Sinagoga de Satanás

Sinagoga de Satanás

He aquí, yo entrego de la sinagoga de Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten; he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado. (Apocalipsis 3:9)

Muchos han tratado de explicar quiénes pueden ser estos falsos judíos, de quienes YHWH le está hablando a Juan. Esta frase es posiblemente una de las herramientas más comunes utilizadas por los antisemitas para intentar desacreditar la elección del pueblo judío. Muchos están inquietos por una declaración tan visiblemente violenta y permanecen en estado de shock, sin poder discernir su significado. Aquí veremos de una manera muy sencilla quiénes serán, o más bien quiénes ya son, los que caen en esta categoría de falsos judíos, miembros de la sinagoga de Satanás. Como todos los demás asuntos relacionados con las Sagradas Escrituras, no debería ser complicado ni innecesario filosofar demasiado sobre el tema. Después de todo, la Palabra declarada de YHWH está hecha para todos, para que todos los humanos la entiendan sin importar el nivel de estudio y el coeficiente intelectual. Las personas que son demasiado inteligentes, o que tratan de parecerlo, a menudo tienden a desviar las verdades extremadamente simples a fuerza de parlotear demasiado sobre los temas que están discutiendo. El habla, al ser universal, también se dirige a personas sencillas. Entonces, en lugar de explicaciones innecesarias, volvamos al texto sin formato en sí. ¿Qué quiere expresar? Simplemente, hay judíos entre nosotros que cuentan como tales, pero que no lo son. Estos sirven a Satanás por completo. Pertenecer a tal «sinagoga» no significa en sí mismo que sean automáticamente hijos de condenación. En su mayor parte, se trata de personas engañadas que, con suerte, se arrepentirán de su error a tiempo. Siempre es la minoría la que actúa por naturaleza demoníaca y depravación innata y visceral, estas engañan y arrastran consigo a muchas almas cuyo destino aún no ha sido decidido para llevárselas con ellas en su pérdida.

Interpretación cristiana tradicional

La visión más común del cristianismo es que la sinagoga de Satanás son simplemente los judíos de hoy que desde el rechazo del Mesías en Jesús de Nazaret han ido a la adoración de Satanás. Este razonamiento puede parecer lógico y comprensible en alguna parte, porque es cierto que, por definición, cualquiera que niegue a Cristo está bajo el dominio de Satanás. Jesús mismo les dice a los fariseos que su padre es Satanás, entonces, ¿qué más? Sin embargo, los fariseos a los que se dirigía eran esa categoría de demoníacos que acabo de mencionar y que engañaban a gran parte de la gente de la época. Esta gran parte del Pueblo, así como sus descendientes, no sufrieron el rechazo de Elohim, sino que fueron puestos en una especie de cuarentena hasta que se cumpliera el tiempo de las Naciones. Los sacerdotes de la época ya estaban en esta categoría de la sinagoga de Satanás, pero este no era el caso del judío promedio, la gente que fue engañada por sus líderes espirituales corruptos. Ciertamente es beneficioso ser judío, como Pablo también dijo porque, por un tiempo, disfrutan de una protección especial del poder de Satanás de YHWH a pesar del rechazo momentáneo de Yeshuaj. En cada ser humano no redimido y no salvo hay algún nivel de protección del Señor, porque la vida no podría persistir en el mundo de otra manera. Pero esta protección está aún más presente en el caso del pueblo originalmente elegido, ya que la antigua Alianza del Monte Sinaí sigue siendo válida hoy.

Interpretación tradicional antisemita

Los antisemitas incrédulos están de acuerdo con los antisemitas cristianos. Defienden la tesis de la ilegitimidad del estado de Israel, entre otras cosas, promoviendo la tesis jázara y otras teorías de conspiraciones dirigidas y acusando a toda la comunidad judía de forma unilateral. Y aunque muchas de sus críticas se basan en hechos verdaderos y correctos, la mala noticia para ellos es que sus argumentos son válidos solo para una parte muy pequeña de la población judía. Estos antisemitas mundanos son típicamente aquellos que generalmente refutan la Palabra del Señor revelada en la Biblia, así como la sangre derramada del Salvador, pero que, sin embargo, se permiten referirse a la Biblia y extraer oraciones de ella fuera de contexto cuando este parece apoyar sus ideas.

La esencia de estas dos formas de antisemitismo es el deseo de ocupar el lugar de los judíos como Pueblo Elegido. ¿Su falsa elección no los convierte también en falsos judíos y, por lo tanto, también entran en la categoría de la sinagoga de Satanás? ¡A menudo lo declaran con sus propias bocas y afirman que son los verdaderos judíos, los judíos de corazón o de espíritu! Tenga en cuenta también que Satan’s Synagogue rima con SS.

Interpretación de los amigos cristianos de los judíos

Otro extremo es cuando el judío se convierte en un ídolo tal que algunos cristianos llegan a convertirse a ese judaísmo que insiste en negar siempre al Mesías en Yeshua. Muchos van tan lejos como para imaginar que adquirir la identidad judía es una señal de salvación más grande que la misma Sangre derramada por Yeshua. Nunca hablan del tema de la sinagoga de Satanás, lo evitan porque cuestionan a una parte de esta gente que tanto aman. Entre ellos, hay muchos que pueden incluirse en esta categoría, incluso si lo que hacen no lo hacen conscientemente. No importa cuánto usen la máscara de Cristo, si se proponen servir a los poderes del anticristo, no pueden ser parte de ningún otro tipo de sinagoga. Ils n’œuvrent pas à la greffe de la chrétienté à l’olivier franc, mais assassinent davantage ces-derniers en esprit en les replaçant sous le joug de la religiosité, de la superficialité de traditions et de folklores judaïques, voir même sous celui de la Ley. Distribuyen el título de judío a todo tipo de personas que nunca tuvieron el origen del mismo, sometiéndolos así a la mentira de una falsa identidad. Se llaman a sí mismos judíos, pero no lo son. Parece obvio que también entran en esta categoría.

Incluso hay teorías aberrantes que provienen de personas que afirman ser judíos y mesiánicos al mismo tiempo y que niegan abiertamente cada vez más hechos que definen fundamentalmente la persona de Cristo y su origen divino. Se expresan teorías que refutan el hecho de que el Mesías nació de una virgen y la acción del Espíritu Santo, alegando que José fue el padre biológico de Jesús y que su concepción se hizo de forma natural. También niegan que la muerte en la cruz fue un sacrificio y que la preciosa Sangre de Cristo no fue derramada para el perdón de nuestros pecados. Lamentablemente, tales declaraciones demoníacas se están escuchando en estos días y aquí en nuestro país (Hungría). Su odio a la cristiandad, su identidad mal vivida y el complejo de inferioridad que se deriva de ella, los empuja a gritar siempre más fuerte y a decir algo siempre más grande para conmocionar los espíritus, hasta el punto de caer. mismísimos fundamentos de nuestra fe. Su voluntad de restaurar la cristiandad adquiere proporciones tan extremas que llegan al extremo de negar a Cristo y, por lo tanto, a la Salvación que proviene de ella. Es de personas como ellos que Pablo escribió lo siguiente: Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. (Gálatas 1: 8-9)

Pueblo elegido

Como se explica en otras enseñanzas ( Antisemitismo y anticristianismo ), lo que YHWH elige es automáticamente elegido por el enemigo también. Sí, podemos decir que lo que nuestros oponentes solían decir sobre nosotros es verdad, el pueblo judío es el pueblo elegido por Satanás. Sin embargo, el contexto en el que se hace esta afirmación es totalmente erróneo. Porque el pueblo judío siempre y sobre todo seguirá siendo el pueblo elegido de YHWH. Satanás eligió al pueblo de YHWH porque lo sabemos bien, siempre trata de apoderarse de todo lo que le pertenece al Señor. No solo su trono, sino también sus siervos, sus súbditos, sus bienes, sus posesiones. Satanás quiere expropiar a toda la humanidad y dentro de ella, presta especial atención a todo aquel que haya hecho una Alianza con el Eterno. Las personas a las que ataca con más asiduidad son, por un lado, el pueblo judío debido al Pacto en el Sinaí y la Iglesia, por otro lado, debido al Pacto por la Sangre de Cristo.

Judíos que refuerzan las teorías de la conspiración

La sinagoga de Satanás son también todos aquellos judíos de sangre y origen que se han convertido en magnates financieros, banqueros inmensamente ricos, personas o más bien dinastías y generaciones enteras que han abandonado su fe durante siglos para servir al mundo, mamón y los ídolos del mundo. No tienen ningún deseo de volver a vivir en Jerusalén y volver a ser judíos plenos, pero se sienten perfectamente a gusto en el exilio babilorromano, cuyas reglas consideran que son las verdaderas leyes a seguir y respetar. Entre ellos, encontramos a los que llegan a vender su alma en el altar de las ideologías políticas o incluso de los preceptos masónicos o francamente satánicos. Muchos de ellos, a pesar de ser de origen judío, luchan ferozmente contra todas las formas de religión y comunalismo con el pretexto de una raza humana global única e individualista basada en la fe en la ciencia. De modo que están luchando no solo contra la cristiandad, sino también contra la comunidad judía y especialmente contra Israel. Y como no pueden frustrar la voluntad de YHWH de ver a su pueblo regresar a Tierra Santa, sin destruir el estado judío, tratan de interferir en su funcionamiento. Así es como podemos entender los vínculos entre el sionismo y la masonería. Israel es así puesto de rodillas por las potencias mundiales que lo obligan a someterse a través de presiones políticas, militares o económicas. Por eso Israel se comporta como una prostituta que vive a expensas de sus clientes y proxenetas.

Judíos religiosos

También encontramos personas que son miembros de la sinagoga de satanás dentro de la comunidad religiosa judía que se adhieren cada vez más que nunca al rechazo de Jesús como el mesías. Aquellos que no están satisfechos con el estudio de sus futilidades rabínicas y otras tradiciones talmúdicas – algo que al menos tiene la ventaja de mantener viva su identidad judía – pero que continúan despreciando y blasfemando abiertamente el nombre de Yeshua con una rabia que la medida es directamente relacionado con el grado de remordimiento que su inconsciente esconde en lo más profundo de sí mismos.

En Internet, apenas hay enseñanzas de «rabinos y sabios» quien logra abstenerse de no mencionar el nombre de Jesús. Tarde o temprano se sienten obligados a atacarlo para justificar no aceptarlo como el mesías. Si fuera psicólogo, probablemente estaría más entusiasmado con el fenómeno. En efecto, la ciencia conoce bien este mecanismo psíquico cuando una falta del pasado no deja la conciencia tranquila a quien la cometió y la pregunta trabaja en él incesantemente. Solo que soy maestra y no psiquiatra. Si bien sé que hay algo de verdad en este razonamiento, desafortunadamente tengo una visión mucho más pesimista al respecto.

Así como nuestro Salvador declaró a los sacerdotes, fariseos y sumos sacerdotes que eran hijos del diablo (Juan 8:44), así no es el hombre común, ya sea un judío mundano o ortodoxo, el que causa problemas. , pero son los líderes espirituales, los «rabinos» o «hombres sabios». El diablo nunca permite que cualquiera realice funciones tan importantes, sino que favorecerá a las personas «dignas de su confianza», aquellas que él considera suficientemente dedicadas al falso judaísmo rabínico. A ellos les confiará la función de maestros del pueblo. Por lo tanto, también son parte de la sinagoga de Satanás, porque son responsables de la enseñanza distorsionada y la lamentable condición espiritual de la gente. Ellos son los que avivan el odio contra Yeshua entre aquellos a quienes quizás no les moleste particularmente su persona en la base. Son ellos los que llevan a los creyentes judíos cada vez más lejos de Cristo, y sin los cuales muchos de estos últimos ya hubieran reconocido al verdadero Mesías en Yeshua hace mucho tiempo. Aunque estos falsos maestros son probablemente en su mayor parte meras almas humanas, ellos mismos engañados y para quienes la Gracia de Cristo todavía es válida, algunos de ellos tienen su destino sellado de antemano y solo han aparecido en un cuerpo humano por el simple hecho de hacerlo. para provocar problemas, como era el caso de la mayoría de los fariseos y saduceos de la época, que sabían exactamente a quién se enfrentaban. Desde nuestra perspectiva, no importa, no somos el juez. Ya sea uno u otro, la conclusión es que estas personas no tienen nada que enseñarnos y nosotros no tenemos nada que aprender de ellos. Escucharlos no nos aportaría nada, al contrario.

Para simplificar, podemos decir que son miembros de la sinagoga de satanás todos los judíos que todavía continúan gritando hoy como lo hacía la multitud en el pasado ante Pilato: & nbsp; «¡Crucifícalo! & nbsp;», y nuevamente : «¡Queremos a Barrabás!» No importa cuánto el cristianismo en el nombre de un falso Cristo y el crucifijo en la mano sea responsable de la muerte y persecución de nuestros antepasados, el judío que aún hoy continúa rebelándose conscientemente contra el Mesianismo de Yeshua solo puede ser considerado como parte de Satanás. sinagoga.

Sin embargo, muchos judíos prefieren permanecer en silencio. Su sabiduría les impide decir algo de lo que algún día se arrepientan si se equivocan. Estos son como Gamaliel, quien advirtió a los magistrados que consideraran cuidadosamente la decisión que estaban a punto de tomar contra los primeros discípulos. Porque si resulta que la cosa es de YHWH, pasarían por rebeldes ante el Altísimo, pero si la cosa no es de Él, tarde o temprano desaparecerá por sí sola. (Hechos 5: 34-39). Me atrevo a pensar que hoy en día la gran mayoría de los judíos pertenecen a esta categoría. El de los que prefieren esperar en silencio y no decir nada. No juzgan a Yeshuaj, aunque tendrían toda la razón para hacerlo en vista de lo que la cristiandad les ha hecho soportar en su nombre a lo largo de los siglos. Constituyen este famoso remanente que será injertado nuevamente en la raíz del olivo, según la promesa. Hasta entonces, se les permite permanecer tibios para evitar que caigan en el pecado mucho mayor de la blasfemia y la rebelión.

Judíos no religiosos

La gran mayoría de los judíos de hoy, y especialmente los israelíes, creen en Elohim, pero no se han adherido a ninguna corriente religiosa. Rechazan toda forma de ortodoxia y practican su fe de manera libre, asistiendo a las sinagogas solo en los días festivos importantes como máximo. Estas personas respetan las enseñanzas rabínicas porque todavía no pueden discernir entre el bien y el mal, sino que solo se someten a ellas en la medida en que su sentido común se lo permita. Estos judíos son como los mencionados anteriormente, no están conscientemente del lado de lo que está en contra de Cristo. Estos judíos son excesivamente tolerantes y por lo tanto no atacan a Yeshua, sino que lo respetan como los profetas de otras religiones. También son parte del remanente tibio que tiene la ventaja de estar ya en gran parte purificado de derivas rabínicas.

Último templo en la tierra

La sinagoga de Satanás más notable y obvia que aparecerá en forma física en el mundo es este templo en Jerusalén que los judíos pronto estarán reconstruyendo. Este famoso tercer templo donde todos los utensilios y adornos ya están listos y donde los futuros sacerdotes del anticristo solo esperan el momento en que podrán presentar nuevamente los sacrificios de animales como en el pasado. La reanudación de los sacrificios es sin duda un acto de rebelión contra el Cordero de YHWH. Porque en el Gólgota se cumplió el sacrificio último y definitivo en la Cruz, aboliendo así para siempre las ofrendas del templo que hasta entonces eran sólo su presagio. YHWH se ha asegurado de que su pueblo rebelde contra Cristo al menos no caiga en el pecado de perpetuar el orden de los sacrificios. Así que dejó que las tropas romanas destruyeran el templo de la época, para acabar con la práctica de las ofrendas. El Señor no permitió que su pueblo cometiera este ultraje ni siquiera inconscientemente.

Habrá judíos que persistan en apoyar al Anticristo incluso cuando sea evidente para aquellos que conocen la Palabra que él no es el verdadero Mesías. En el Tercer Templo, sucederán cosas que harán obvio a los judíos religiosos que el Anticristo todavía no es el Mesías tan esperado. No podrá engañar a todo el mundo. En ese preciso momento, una gran decepción abrumará al resto del pueblo judío, pues inicialmente ellos mismos habrían creído que este era el correcto. El enemigo no tiene poder absoluto. En esta batalla, el Señor sostiene armas infalibles capaces de proteger y convencer a muchos. Entre estas armas, su Palabra es sin duda el mejor escudo protector.

Uno de estos eventos será la mezcla espiritual que caracterizará el funcionamiento del Último Templo. De hecho, los sacerdotes ya nombrados para hacerse cargo del orden de los sacrificios han dicho desde el principio que el próximo templo no será solo el de los judíos, sino que será un santuario para todos y para todas las religiones. Harán sus sacrificios en presencia del Papa, el Dalai Lama y otros líderes religiosos con quienes rezarán juntos por la paz mundial. Será el escenario de un verdadero circo ecuménico que puede que no sea del agrado de todos. Además, se erigirá allí una estatua ante la cual todas las rodillas tendrán que inclinarse, según la profecía. El momento en que los fieles tendrán que abandonar la ciudad sin demora según la advertencia. Es evidente que los puritanos ortodoxos no se someterán a tales rituales y pasarán por una gran crisis espiritual, pues se sentirán doblemente engañados, una vez en el tercer nivel del templo y una vez en la persona del Mesías. Será de esta gran confusión que resultará el reconocimiento del verdadero Mesías.

Eso es todo, no tengo una idea más profunda más allá de lo que se acaba de citar con respecto a la naturaleza de esta falsa sinagoga mencionada en el libro de Apocalipsis. Quizás sea eso. Pero puede ser incluso más complejo. Lo que me parece seguro es que los judíos mencionados anteriormente y que sirven a espíritus extranjeros bajo yugos demoníacos han estado con nosotros durante mucho tiempo y, sin duda, pueden caer en esta categoría. Desenmascararlos se convierte en una prioridad cada vez más urgente a medida que se acerca la llegada del falso mesías.

Entonces, estos son judíos que no lo son. Mantienen sus marcas físicas en sus calzoncillos como máximo, pero sus mentes, sus corazones están muy lejos de eso. No son judíos porque de acuerdo con las verdaderas leyes de Moisés, consideramos judíos solo a aquellos que son paralelos en términos de sangre y espíritu. Los dos criterios son inseparables, si falta uno, no se puede hablar realmente de un judío. El criterio de consanguinidad no es suficiente en sí mismo y viceversa. Solo la conexión espiritual con lo divino hace que un judío de sangre sea un verdadero israelita. O alguien simplemente no es judío porque no tiene ascendencia y lo quiera o no nunca se convertirá en judío en espíritu o en corazón, o otro no volverá a ser judío hasta que su corazón sea finalmente circuncidado, al igual que su pene.

Tenga cuidado de no condenar a un judío leal a YHWH, incluso si está en el error momentáneo del judaísmo rabínico. Evitemos juzgar a cualquiera que sea temporalmente parte de esta mala sinagoga, ya que esto sería visto como un ataque directo a la niña de los ojos del Señor. Cualquiera que me maldiga a mí, judío, será maldecido según la promesa hecha a Abraham. Debemos orar y trabajar para que la mayor cantidad posible de personas escape. ¿Quién, como extranjero o incluso como hijo menor, se atreve a interferir en el juicio del Padre sobre su hijo mayor? Si algo no es de nuestra incumbencia, ¡tengamos cuidado de no interferir, no sea que acabemos recibiendo los azotes que tanto deseábamos ver infligidos al otro!

La asamblea de Satanás

Pero Satanás no solo tiene una sinagoga, sino también una gran cantidad de «iglesias» cristianas. Aquellos que dicen ser de Cristo, pero no lo son. Aquellos que con sus iglesias institucionales y sus leyes o teologías agregadas arrojan el velo sobre la verdadera naturaleza del Salvador de la misma manera que el judaísmo rabínico ciega a sus seguidores que aún son incapaces de reconocer al Mesías. Estos son todos aquellos que son capaces de hacer ídolos de todo incluso de Jesús y no solo esculpiendo o pintando su supuesta imagen. Aquellos cuyas iglesias falsas debilitan y sabotean el funcionamiento de la única y verdadera Iglesia que es el Cuerpo de Cristo.

¿Dónde estamos personalmente?

Finalmente, la sinagoga de Satanás son todos aquellos que trabajan, conscientemente o no, para desacreditar y destruir al Pueblo de Elohim. Son judíos, cristianos y otros por igual, todos tienen en común el deseo de ocupar el lugar del pueblo elegido. Todos podemos caer en este error. La pregunta es, ¿vamos a darnos cuenta a tiempo de cómo necesitamos cambiar urgentemente nuestro pensamiento, nuestra actuación y nuestro estado mental antes de que sea demasiado tarde? La membresía en la sinagoga de Satanás no implica automáticamente la perdición. Existe la posibilidad de liberarse de ella, de salir de ella. Pero para que eso suceda, tenemos que desvelar lo que significa, con el fin de liberar a los cautivos. Pero revelar su naturaleza también es esencial para que todos los cristianos de corazón puro que quieran injertarse en las raíces judías no caigan en la trampa de las falsas enseñanzas judías, ya sean tradicionales o mesiánicas.

Básicamente, esta sinagoga del diablo simboliza y engloba a todos los que persiguen a los verdaderos seguidores de Cristo siendo persuadidos a sostener la verdad última.

Lo cierto es que no queda mucho tiempo antes de que estemos definitivamente fijos en la verdadera naturaleza de este misterio.

Zeev Shlomo / 3/5/2021

Estado Judío y Sionismo

Estado Judío y Sionismo

Hace mucho tiempo que no deberíamos explicar a los cristianos por qué el estado judío es legítimo a la luz de la profecía. Desafortunadamente, esto sigue siendo necesario, porque las falsas doctrinas cristianas que intentan sustituir a Israel en espíritu representan tal proporción del mundo cristiano que aún no se puede descuidar a sus grupos de personas y debemos continuar la lucha por su favor para abrir sus ojos.

Pero entre aquellos que aceptan las profecías, a menudo surge la pregunta: ¿qué tipo de profecía permite que un país visiblemente tan depravado como el moderno estado cionista siga existiendo? ¿Cómo uno de los estados el más ateo que sufre de todo típo de pecados puede ser el cumplimiento de la profecía bíblica de acuerdo con la voluntad del Todopoderoso?

La pregunta es realmente legítima, y ​​si estamos en Espíritu y miramos a Eretz, rápidamente nos damos cuenta de que ningún sentimiento de catarismo espiritual nos gana, al contrario.

¿Quién es el dueño de Tierra Santa?

Es imperativo tener en cuenta que el único propietario de Tierra Santa es YHWH sí mismo y no el pueblo judío, o más ampliamente, los israelitas o cualquier otro pueblo. Este es el único pedazo de tierra donde, desde el principio, el señor de este mundo, Satanás, no tiene derecho a disponer. Y le agradó a YHWH haber reservado esta Tierra para el Pueblo Elegido desde el principio hasta el fin de los tiempos. Cuando de vez en cuando, en contra de su voluntad, se ve obligado a exiliar a sus hijos desobedientes, el país se encuentra temporalmente en manos de otros pueblos.

Sionismo

Tivadar Herzl, periodista de habla alemana de origen judío húngaro, nacido al lado de la Gran Sinagoga de la calle Dohàny en Budapest, pero viviendo en Viena y trabajando para un periódico vienés, estaba en misión en París cuando el famoso caso Dreyfus tenía lugar. Vio al oficial Dreyfus, acusado de traición, ser privado de sus funciones y de su rango en público, cuando le rompieron la espada. Herzl se sorprendió cuando vio a una multitud jadeante reunirse gritando «Muerte al judío». No podía creer que apenas un siglo después de la revolución francesa y la proclamación de los derechos humanos, el pueblo francés estuviera todavía en este nivel de primitividad. Como se descubrió más tarde, los culpables eran los altos oficiales cristianos franceses de Dreyfus, y los documentos secretos del ejército francés fueron entregados a los oficiales alemanes a través de un aristócrata húngaro, el conde Eszterházy. Fueron ellos, los traidores que eligieron a un judío como chivo expiatorio. Fue la visión de la humillación de Dreyfus y la rabia del pueblo lo que dio origen al concepto del estado judío moderno en la mente de Tivadar Herzl en París en este momento de la historia. Se dio cuenta de que necesitamos un país donde disfrutemos de la autodeterminación, donde podamos defendernos con armas y vivir en paz entre notros.

El sionismo, desde Herzl hasta el día de hoy, siempre ha sido tradicionalmente ateo y socialista. Esta es principalmente una iniciativa proveniente en su mayoría de judíos asimilados y no creyentes que sintieron en esta Europa antes de los pogromos y el Holocausto que se estaba preparando algo muy malo y que había llegado el momento de irse y regresar a nuestra patria ancestral.

Esto finalmente se realizó un poco tarde a fines de 1946, cuando finalmente se proclamó el Estado de Israel.

Anti-sionistas

Muchos saben que los antisionistas más grandes del mundo son a menudo judíos, y aquellos que oficialmente cuentan como judíos de sangre son enemigos feroces del estado judío. (Por ejemplo György (Georges) Soros – proclamado persona non grata en Israel, persona indeseable, partidario y declarado financista de grupos terroristas árabes. También fue utilizado como «perro detector» durante su adolescencia por los nazis en Budapest durante la guerra. Fue él quien ayudó a sus amos nazis a expropiar los objetos de valor abandonados en los apartamentos de los judíos que habían sido deportados. Vea los videos de entrevistas sobre este tema en youtube donde explica y confiesa su pasado casi con orgullo.

Existe otra forma de antisionismo judío que no se basa en el ateísmo, sino por el contrario, en el extremismo religioso. Aquí también, son los judíos de origen húngaro los que se destacan entre la multitud. La corriente ortodoxa de Szatmár (de la región húngara del mismo nombre) se niega fundamentalmente a permitir que nadie establezca un estado judío en Tierra Santa. Para ellos, solo el Mesías tiene el poder de devolver la vida al estado de Israel. Hasta entonces, ningún judío tiene derecho a hacerlo. Sin embargo, el regreso de los judíos a Tierra Santa está, según ellos, también autorizado e incluso recomendado. Estos también funcionan a favor de la profecía del regreso, pero de una manera diferente, descuidando por completo el lado político y administrativo del tema. Son los que disfrutan del sistema de seguridad, protección militar y beneficios sociales del estado sionista, pero que se niegan a contribuir a él, a trabajar o servir en el ejército. O más bien, son sus esposas las que envían a trabajar para ellos, porque el hombre naturalmente tiene que estudiar los textos de la mañana a la noche. Durante este tiempo, esperan que sus mujeres vayan a ganar el pan que comerán por la noche, mientras se las arreglan para mantener un hogar limpio y digno y para cuidar a sus 5 a 13 hijos por familia en promedio.

La ortodoxia Szatmar es la corriente más extendida en el mundo. Habitan principalmente las ciudades de Amberes y Nueva York, donde hay las comunidades más grandes fuera de Israel.

Dentro de esta ortodoxia se ha desarrollado la corriente neturei karta, «defensores de la ciudad» que no se limitan a la resistencia pacífica, sino que militan violentamente contra el Estado de Israel. Ellos son los que, vestidos con banderas palestinas, queman banderas israelíes mientras financian a los grupos terroristas árabes que derraman sangre judía y que a menudo aparecen con los líderes de los principales enemigos de Israel. Ellos son los que indirectamente cometen fratricidio, violando así una ley mucho más fundamental que la de la defensa de establecer un estado judío en lugar del Mesías. Son unos vulgares asesinos que según nuestras leyes, y las suyas al mismo tiempo, merecen la muerte inmediata por lapidación. Naturalmente, son aún más ciegos a este hecho obvio, ya que sus delirios talmúdicos extremos superan a los del promedio de los otros ortodoxos.

Un ortodoxo digno de ese nombre y en armonía consigo mismo, si eso les es possible, se permite profesar sus puntos de vista antisionistas solo de una manera descendiente y moderada. Un judío digno de ese nombre nunca hará un pacto con el enemigo y criticará a su hermano en público, ni incitará su odio y destrucción. Y si siente ganas de quemar una bandera israelí, lo hará con su familia detrás de las cortinas y no en las calles a los ojos del mundo entero.

Orden / promesa de devolución

Esta situación caótica donde humanamente es muy difícil decir quién tiene la razón, debe ser vista desde el punto de vista del Señor. Porque todos tienen directa o indirectamente verdades fundamentales que provenienen de YHWH y la mayoría de las partes tienen una buena excusa para su comportamiento desviador.

Según la voluntad del Señor y tras la destrucción del santuario, alrededor de los 70, el pueblo judío inició el exilio más largo de su historia que se prolonga hasta nuestros días. Sin embargo, según las profecías, el pueblo debe regresar a su patria original antes del regreso del Mesías.

Aquí tenemos que ver con un pueblo que ha caído en dos extremos. Algunos han abandonado la práctica de su religión y están enojados con su Creador porque no comprenden cómo este último les pudo haber permitido sufrir tanto. A menudo han preferido abandonar su identidad, que consideran la fuente y la causa de todos sus males.

Por otro lado, encontramos judíos que siguen al pie de la letra los preceptos religiosos. Estos preceptos que pueden estar basados ​​en la Torá, la Palabra revelada de YHWH, se han desviado mucho de ella por una multitud de enseñanzas superfluas y humanas. Son precisamente estas enseñanzas y preceptos disfrazados los que constituyen el velo que se ha posado en sus corazones y ojos y que les impide reconocer al Mesías en Yeshuaj. Entre ellos, las persecuciones sufridas a lo largo de los siglos solo aumentaron su fundamentalismo religioso para recuperar la simpatía de Elohim. Es este hermano un poco tonto que a pesar de todo será el primero de su clase tanto que estudiará para demostrar que es todo lo contrario. Es el pitufo con gafas de la comunidad, el que incluso hace lo que no se espera de él para complacer al papá pitufo. Es él quien seguirá vistiendo un schtreimel y un caftán muy negro (sombrero de piel y túnica larga negra) incluso después de haber dejado sus frías estepas rusas mientras ha vivido durante mucho tiempo bajo el sol abrasador del Medio Oriente. Lo hace porque esto es lo que los grandes «sabios» de Israel le pidieron que hiciera 150 años antes y creen que así lo están haciendo bien. Y se podrían enumerar los muchos absurdos que aún contiene la literatura rabínica. Sin embargo, su comportamiento sigue siendo conmovedor porque está muy convencido de que así es como agrada al Padre.

Está claro que ninguna de las partes ya no está cumpliendo el papel, la identidad y el camino original que Elohim les asignó, especialmente porque el Mesías no fue reconocido en Yeshuaj. Sin embargo, la promesa, el mandamiento, la profecía del regreso a Tierra Santa en algún momento sigue siendo válida, porque el Pueblo nunca fue rechazado y nunca lo será (ver Romanos 11, si aún es necesario llamar la atención a esto).

Imagínese a un padre que se ve obligado a echar a sus hijos de la casa porque no pueden obedecer las reglas de la casa. Luego, antes de dejarlos ir, les ordena que regresen a casa antes del atardecer porque el peligro se acerca. Los hijos pueden vagar todo el día, algunos de ellos alejándose aún más de los preceptos del padre y otros tratando de custodiarlos con un celo cada vez más delirante e innecesario. Ninguno de los dos regresa realmente a la Palabra del Padre, pero ambos sienten el peligro de que llegue la noche y se apresuran a regresar a casa. Quién según sus propios motivos e intenciones ateas o religiosas, pero lo importante es que todos vuelvan. Incluso si no lo hacen con el debido arrepentimiento, lo principal es que permanezcan vivos y a salvo de los peligros de la oscuridad.

Israel, como estado secular, que en muchos sentidos también está influenciado por las fuerzas del anticristo, al menos tiene la ventaja de reunir al rebaño perdido. Así, el Eterno permite que este encuentro se realice temporalmente bajo banderas extranjeras, como el sionismo socialista y ateo. Entonces, aquellos que critican el secularismo de Israel lo hacen correctamente, pero simplemente no tienen la visión de que el regreso a Eretz no podría hacerse de otra manera en el caso de muchos judíos. Y en lugar de criticar, debes alegrarte, por falta de lo demás, de ver al menos cumplirse esta ley, la de volver a la Tierra Prometida. Por otro lado, los quienes aceptan a Israel suelen caer en el otro extremo, el de la idolatría del judío o el del cumplimiento de la profecía. Ellos, incluso si no aceptan conscientemente los pecados, todavía lo toleran echando el velo sobre los pecados de Israel en lugar de remediarlos exponiéndolos y anunciando el camino de la curación que es Cristo. Por lo tanto, esta hipocresía y política de avestruz solo contribuye a empeorar la situación.

Y la comunidad judía religiosa algún día tendrá que darse cuenta de que la mayoría de sus hermanos seculares no abandonaron la fe simplemente por antisemitismo. Muchos han sido disuadidos de permanecer en la fe debido a las doctrinas y leyes talmúdicas visiblemente humanas que son inherentemente muy ajenas a la mentalidad judía original. Un judío sobrio y lúcido nunca se convertira a la ortodoxia y esto no es una cuestión de fe. Cualquiera que tenga alguna idea de las cosas del Señor pronto se dará cuenta de que el judaísmo rabínico está lleno de doctrinas, leyes y demandas inaceptables, tanto la nivel intelectual como espiritualmente. Y como no hay otra alternativa que seguir siendo judío, muchos prefieren salir al desierto del mundo y usar sus talentos para triunfar en la vida y sobrevivir. Éstos no tendrán otro objetivo que garantizar la mejor educación posible a sus hijos para que ellos también puedan sobrevivir en un mundo que les es ajeno y hostil. El dinero no compra la felicidad, pero a menudo es una gran ayuda y un medio de supervivencia. Este punto de vista es humanamente comprensible y los líderes del actual estado sionista operan sobre este principio. Mientras haya suficiente dinero y armas, todo está bien. Estos son sus ídolos, por ahora.

La cuestión palestina

Según algunos, parece que hoy no hay pueblo palestino. Pero esa no es la pregunta. Muy bien podrían existir, mejor ser los descendientes directos de los antiguos filisteos, que permanecerían tan ajenos a la Tierra Santa como lo fueron originalmente. Los filisteos, sus supuestos antepasados, siempre han sido intrusos y usurpadores cuya presencia en Tierra Santa y la hostilidad hacia los judíos fue una consecuencia directa de los pecados de Israel. Entonces, realmente no entiendo el debate y, sobre todo, no entiendo por qué nadie predica esta verdad fundamental en lugar de discutir y explicarse innecesariamente.

O más bien sí, los palestinos existen efectivamente y eso desde la época romana. Por supuesto, cuando el imperio decidió dejudaizar al pueblo y al estado judío, comenzaron a llamar a nuestro país Palestina ya llamar a nuestro pueblo los palestinos. Aún, hasta la década de 1930, las enciclopedias definían a los colonos judíos como palestinos, y la bandera de Palestina que la acompañaba era esencialmente la misma que la bandera israelí de hoy, fondo blanco con la estrella de David azul en el medio. Entonces, si lo desea, los palestinos todavía existen, ese ha sido uno de nuestros apodos durante más de 2000 años.

Pero desde el punto de vista de los árabes llamados palestinos, es la historia de los cananeos, y no la de los filisteos, lo que es mucho más interesante. Como se desprende de la historia de Rahab en el momento de la primera conquista, los antiguos inquilinos de la Tierra Prometida tampoco estaban muy contentos de ver desembarcar al pueblo israelita. Sin embargo, por las palabras de Rahab, sabemos que la llegada y la intención de los israelitas de tomar posesión de la tierra no les llegó inesperadamente. La gente se enteró de la llegada de los judíos y tuvo miedo, como leemos en Josue 2: 9 – Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros.

Hoy tambien, muchas personas invierten en bienes inmobiliarios. Compran pisos en el centro de las ciudades para permitir que sus hijos todavia menores puedan estudiar y empezar su vida una vez adultos. Hasta entonces, alquilan sus apartamentos para amortizar su inversión pero también para que la propiedad se mantenga y no quede en barbecho. Lo mismo sucede con la Tierra Santa.

Entonces habló el Señor. Se puso en el corazón de los cananeos de que había llegado el momento. Ciertamente no recibieron el mensaje justo antes cuando llegó el momento, cuando los judíos ya estaban rodeando Jericó, pero a sus antepasados ​​ya se les debe haber dicho en el fondo de sus almas. Ciertamente, todas las generaciones de cananeos siempre han sentido que esta tierra no era de ellos, pero que podían usarla por algún tiempo. Deben haberse sentido extranjeros desde el principio. Luego, cuando llegó el momento de que el propietario entregara la propiedad a su propio hijo mayor, los inquilinos reaccionaron de diferentes maneras y muchos de ellos se rebelaron.

Nada ha cambiado desde entonces. El Señor no rechaza a los árabes. La promesa de Agar e Ismael, en la medida en que los árabes de hoy son sus descendientes, es tan válida como las promesas hechas a Israel. Recuerda que no somos un pueblo privilegiado, sino simplemente un pueblo elegido. Seleccionado, reservado para el servicio, para el servicio de los demás, y no al revés. Sin embargo, también tenemos el derecho a la vivienda, el derecho a tener un país en algún lugar del mundo.

En un sentido más amplio y en Cristo, también esperamos que los árabes se unen con nosotros en la familia extendida, especialmente porque también somos parientes consanguíneos. El Señor no arroja a la gente a las calles con crueldad. La mayoría de los cananeos deben haberse asentado un poco más lejos, donde, habiéndose fusionado con la población local, sus descendientes actuales son, sin duda, parte del mundo árabe. Viven, solo en otros lugares, de manera diferente, tal vez mejor. En un lugar donde realmente se sientan como en casa. Quizás sean precisamente los descendientes de los cananeos obedientes de aquel época quienes hoy viven de la riqueza del petróleo. ¿Quién sabe?

El grupo árabe llamado Palestino desde la década de 1940 hasta hoy, habiendo habitado la Tierra Santa durante los últimos siglos, sin duda habría recibido un nuevo hogar también, si hubieran obedecido. Pero, en última instancia, incluso aquellos que se fueron para establecerse en Jordania continúan reclamando sus derechos en la Tierra Santa y solo están esperando la luz verde de los Estados del mundo para recuperar la posesión de lo que creen que es suyo.

Así, se someten a una terrible maldición y corren un gran peligro por su perseverancia en no devolver lo que no es suyo. Los sentimientos de perdón y resignación deben desarrollarse en ellos, y la convicción de que si YHWH toma algo, siempre da algo más, algo mucho mejor.

No hay duda de que el Espíritu de YHWH ha caminado ante los colonos judíos desde finales del siglo XIX hasta la fundación del estado en 1946 y hasta la actualidad. Así, las etnias que viven allí, como los cananeos de la época, recibieron el ultimátum de devolver el país y pasárselo, no a los judíos, sino a su único dueño legítimo, YHWH. Él que quería que sirviera como una tierra acogedora para el pueblo judío.

Elohim no tiene intención de arrojar ni barrer a nadie. Pudo haber bendecido a este pueblo que causan tantos problemas en el mundo y darles una nueva patria. Si hubieran obedecido, se habrían recuperado abundantemente en otros lugares, todo lo que perdieron aquí. Ha llegado el momento y el judío debe regresar a casa para que se cumplan las profecías del recogimiento en preparación para el regreso de Cristo. Cualquiera que se oponga a este proyecto se pone en peligro de muerte.

El ejército israelí, por otro lado, no aprovechó la oportunidad hace 40 o 50 años, cuando no habría molestado a nadie en el mundo, excepto a los propios árabes, expulsar a todos los árabes del territorio de Israel mientras aun quedaba tiempo. Hoy, el mundo espera que les pidamos perdón por todo, incluso prácticamente por querer evitar sus puñaladas. Tomar las armas contra ellos después de años de provocación y misiles disparados contra los judíos se ha convertido en un sacrilegio que la mayoría de las naciones que se han vuelto completamente locas condenan ciegamente. ¡Aquí es donde estamos!

Sin embargo, no niego que algunos árabes a veces son sometidos a un trato inadecuado. Después de todo, en una situación de guerra cualquiera puede volverse loco en cualquier momento, como dicen, y un soldado israelí también puede comportarse de manera inhumana. Sin embargo, esto de ninguna manera excusa la presencia ilegítima y la actitud rebelde de los árabes en el territorio, por lo que los posteriores excesos de los soldados judíos, aunque a menudo reprobables, no justifican sus supuestos derechos.

Además, alguien que provoca incesantemente no debería sorprenderse de una respuesta defensiva a cambio. Señalar con el dedo después de encender el fuego es un comportamiento particularmente vil y cínico. Además, una humanidad cuya mente se basa en un humanismo desmesurado y desproporcionado, nunca entenderá cómo el que es visiblemente más fuerte puede tener razón frente al que parece completamente desamparado.

Elohim los habría bendecido abundantemente en otros lugares, donde los árabes ya viven en algún lugar de los millones de kilómetros cuadrados que representa el mundo árabe. Si mi frase te hace sonreír, compruébalo tú mismo: 13.150.000 km², área del mundo árabe desde Marruecos hasta la frontera iraní, desde el Mediterráneo hasta la África negra. ¿Algunos dirían que gran parte de esta tierra es un desierto inhabitable? ¿De quién es la culpa? La Tierra Santa también lo fue antes de la llegada de los judíos. Casi milagrosamente convirtieron gran parte de la región en un oasis exuberante. Con un estilo de vida adecuado y la voluntad de trabajar y no solo salir a pastar sus cabras y ovejas que eventualmente digerirán hasta la última brizna de hierba, el hombre es capaz de restaurar y mantener un medio ambiente saludable.

Creo que es inútil discutir el carácter mezquino y codicioso de este espíritu que se obstina en rechazar esta pequeña parcela de tierra de tamaño insignificante a un pueblo que no tiene dónde ir hace 2000 años y que protege tontamente a una supuesta minoría desfavorecida. El área actual de Israel es de 21.000 km². Aquí viven 6 millones de judíos y 3 de árabes. Sabiendo que el número de judíos oficiales aún dispersos en el mundo es de 12 millones de almas adicionales, sin contar los descendientes de las tribus perdidas que aún no se han reunido o los miembros perdidos de la tribu de Judá que están asimilados y cuya reunión también está en curso, en el caso de una reunificación a gran escala de acuerdo con las promesas bíblicas, corremos el riesgo de sentirnos más como sardinas que como judíos en nuestro pais. En tal caso, los árabes que siempre insistirán en quedarse acabarán huyendo aunque sólo sea por el olor.

Judíos falsos y verdaderos jázaros o viceversa

Nuestro derecho básico a la Tierra proviene del hecho de que nos consideramos los descendientes de Jacob, principalmente sus hijos Judá y Benjamín. Sin embargo, según algunas teorías, la masa judía de Europa Central no es de Jacob, sino que desciende de los jázaros que se convirtieron al judaísmo. En otro artículo, ampliaré este tema con un poco más de detalle. Pero muy brevemente, hay tres posibilidades, ninguna de las cuales puede excluirse. La primera es que la teoría está equivocada y que todos venimos de Jacob. La otra es que solo la clase jázara gobernante se convirtió al judaísmo, como afirman muchos historiadores judíos y no judíos.

El tercer caso, a menudo aceptado por algunos judíos, historiadores y genetistas, es que la teoría es absolutamente correcta y que los judíos de Polonia, Hungría, Ucrania, Rumania, hasta la montaña rusa de los Urales, son en gran parte descendientes de estos prosélitos jázaros.

Y aquí, por lo general, dejamos de razonar. De repente, los judíos desafiados permanecen en silencio y prefieren pasar la página y no profundizar en este tema delicado.

Sin embargo, el territorio jázaro se encuentra a unos cientos de kilómetros al noreste del Reino de Israel. ¡Qué coincidencia! De hecho, esta es la dirección exacta en la que fueron deportadas las 10 tribus. Es mucho sospechoso cuando alguien siente una profunda atracción por el pueblo judío, tanto que siente un impulso irresistible de convertirse al judaísmo. ¡Esto no es lo que pasa en la gran mayoría de los casos! El contacto con los judíos generalmente genera algo más que atracción. El odio, el desprecio y la hostilidad son los sentimientos que genera nuestra presencia en el corazón de las naciones y no cualquier forma de simpatía o atracción. La relación de las naciones con los judíos generalmente no refleja la actitud de los Jázaros, sino más bien la de los cosacos. En muchos casos, la atracción comienza cuando genes similares entran en contacto entre sí. Esto es un poco como Juan el Bautista debió haber sentido en el vientre de su madre cuando María visitó a Isabel con Yeshuaj en su vientre.

Esto no me fue revelado, no es una visión profética, sino un simple razonamiento humano casi matemático, pero tengo la fuerte sensación de que si la teoría Jázara resulta ser cierta, también resultaría que los Jázaros, al menos una gran parte de ellos, no eran otros que los descendientes de las diez tribus deportadas. Así se cumpliría la profecía del recogimiento, no en los últimos días como se entiende hoy, sino en los últimos días como los presenta Jesús como ya comenzados durante su vida en el mundo. Por lo tanto, la reunión de las tribus perdidas se realiza hace 2000 años.

Los judíos asquenazíes de hoy en día solo tendrían que ser revelados de qué tribu provienen realmente. Hasta ahora pensábamos que descendíamos de Judá, Benjamín, Simeón o incluso Leví, ya que estos cuatro permanecieron, pero pronto resultará que muchos de nosotros que desearíamos ser los hijos de Raquel tendremos que dejar en claro que ni siquiera lo somos. descendiente de Leah, pero posiblemente de una de las dos criadas de esta última.

El funcionamiento de El Shadai en el territorio del actual Israel

Cualquiera que todavía tenga dudas de que el estado actual de Israel tiene algo que ver con las antiguas profecías bíblicas, vea los medios de comunicación y los relatos del pueblo de la Tierra Santa, cuántos verdaderos milagros han presenciado los judíos de Israel desde la fundación del estado. Tomemos solo el caso más común: cohetes disparados desde Gaza. Se ha disparado una cantidad inimaginable de cohetes desde Gaza hacia Israel desde principios de la década de 2000. Estos deberían haber cobrado un gran número de vidas. Sin embargo, el número de heridos y muertos e incluso daños materiales es tan bajo en comparación con el número de proyectiles que atribuirlo al azar ni siquiera sonaría como una broma de mal gusto.

A pesar de la apariencia y la voluntad de la mayoría, queriendo retratar a los filisteos modernos como pequeños Davides y contra el gran Goliat que representan los soldados israelis, la historia sigue siendo la misma que durante el reinado de Saúl. Israel puede tener una fuerza de ataque enorme, siendo el ejército más formidable del mundo, el gigante no es menos el llamado filisteo con sus mil millones de hermanos musulmanes detrás para apoyarlo sin contar las naciones anteriormente cristianas que han renunciado a su fe y se unen cada vez más a los enemigos de la nación judía.

El David moderno todavía se las arregla para defenderse solo con su propio poder contra Goliat, sus enemigos. Pero pronto llegará el momento en que, como el David original, derrotará al enemigo de una vez por todas, pero poniendo su confianza solo en el Señor de los Ejércitos.

El papel de Israel en los últimos días

Este es el lugar de reunión de los judíos, donde se les revelará colectivamente la verdadera identidad del Mesías cuando lo lloren como se llora a un primogénito.

El estado de Israel es también el lugar de predilección del Anticristo. Porque allí se edificará el último templo, que se convertirá en el trono del anticristo. Allí se unificarán las religiones del mundo, y donde Jerusalén, la ciudad indivisible según la voluntad de YHWH, se dividirá en tres partes. Aquí es donde se erigirá la imagen de la bestia y ante el cual casi todas las rodillas se verán obligadas a inclinarse, como en la época de Daniel.

Israel es también el lugar donde Gog y Magog se encuentran al final del milenio.

Jerusalén es también la ciudad donde los Dos Testigos serán ejecutados antes de que resuciten y regresen al cielo.

Sería demasiado largo enumerar todos los eventos que no podrían ocurrir sin el regreso del pueblo judío a la Tierra Santa. Pero que nadie imagine que este regreso debe realizarse en armonía y entendimiento entre los pueblos, teniendo en cuenta todas las tradiciones religiosas de la región. Las profecías no anuncian ni prometen tal cosa. Lo que está escrito es que debemos regresar y reclamar la Tierra, que les guste o no a algunas personas, como en el momento de la primera conquista con Josué. Quien no logra desconocer sus sentimientos humanistas y su justicia humana cae en la trampa tendida por el enemigo: hacer que se rebele contra la voluntad y el plan de YHWH. Tal falta actúa como un veneno que bloquea a la cristiandad e impide que cumpla su papel esencial junto con los judíos en el cumplimiento de las profecías de los últimos tiempos.

Con respecto a la minoría cristiana pro-judía, estas palabras también deberían incitar a la precaución. Porque cada trampa tiene su doble, su antítesis, su otro extremo que a menudo es más peligroso que el primero porque funciona en nombre del amor y de la tolerancia. No lo defiendas todo con el pretexto de que la cosa lleva el sello de judío. El veneno está igualmente presente allí y puede paralizarte tanto en tu llamado como en el caso de tus hermanos judeoescépticos.

ZeevShlomo / RichardSipos / 28/04/2021

Antisemitismo y anticristianismo

Antisemitismo y anticristianismo

El título puede parecer especial dado que los dos temas no se tratan juntos muy a menudo, el segundo es incluso muy raro. Para mí no solo es importante examinar los dos conceptos juntos porque pertenezco a ambos grupos al mismo tiempo, sino porque el enemigo está atacando cada vez más todo lo que pertenece a YHWH. Y dado que los dos pueblos en cuestión son elegidos, se deduce que Satanás está en perpetua lucha contra ambos en paralelo.

En el análisis del antisemitismo, ambos lados, antisemitas y antifascistas por igual, caen en el error desde el principio. Examinan el problema desde un punto de vista humano, social, histórico, político y económico. Pero incluso cuando el tema se trata desde un punto de vista religioso, el análisis sigue siendo muy incompleto.
Entre los judíos, como en todas partes, hay buenos y malos ejemplos. Un lado enfatiza los aspectos positivos mientras que el otro se enfoca solo en los aspectos negativo del pueblo elegido. Cada uno guiado por sus propios intereses. Ya es tiempo para ver las opiniones de personas que no están motivadas por el odio ni por la falsa y excesiva admiración de los judíos, sino solo por la Verdad.

El antisemitismo es un tema muy tratado, aún demasiado. Este exceso, precisamente, está empeorando la situación. Porque por mucho odio que hayamos encontrado a lo largo de nuestra historia, los continuos «lamentos» judíos que podemos presenciar especialmente desde la década de 1990 hasta hoy, no sirven a la memoria de los mártires y a nuestro mejor futuro, al contrario. Como judío, me resulta difícil entender por qué algunos de nosotros nos sentimos obligados a mostrar nuestros dolores en a este punto. ¿Por qué tenemos que arrojar nuestras perlas delante de los cerdos y luego sorprendernos de que les pisoteen y que nos despedacen lo mismo? Por la palabra cerdo me refiero a esos espíritus malignos que llevan a muchas personas a odiar a los judíos.

Además, hay otros holocaustos en la historia que precedieron al nuestro y que fueron casi tan devastadores. ¿Cuándo se ha hecho una película sobre el exterminio de armenios por parte de los turcos, o sobre los 5 millones de africanos exterminados en el Congo Belga, incluso si no fueron víctimas del odio, sino más bien de divagaciones de un rey tonto? Pero también podría mencionar quizás el primer y más antiguo genocidio cometido en Europa, cuando 2/3 de la antigua población húngara fue aniquilada por la misma espada turca durante el siglo XVI.

Podemos leer mucho sobre las raíces y las causas del antisemitismo en Internet. Los artículos siempre reflejan los intereses de cualquiera de las partes de forma unilateral. Por el lado antisemita, por supuesto, relativizan el fenómeno y tratan de demostrar su legitimidad. Por otro lado, cualquier crítica a nuestro pueblo es vista como un ataque antisemita. Muchos pueden pensar que yo mismo, como judío, y debido a la naturaleza de nuestro sitio, me pondré del lado de esta última categoría. No lo hará.

Para mí, como con todos los demás asuntos, la Verdad de YHWH es la única norma por el cual me atrevo a examinar y declarar cualquier cosa. El tema del antisemitismo, tal como se sirve hoy en día, es engañoso y ensancha la brecha entre los dos lados. Para tener una visión clara sobre el tema, solo la perspectiva de YHWH puede tomarse como estándar. Necesitamos salir de esta ceguera bilateral derecha/izquierda que oculta la verdad sobre la naturaleza del pueblo judío. Un extremismo siempre nutre y fortalece al otro en un vórtice sin fin que algún día debe detenerse.

La raíz del antisemitismo

La raíz real y única del antisemitismo es el mismo Satanás. No es necesario buscar más y perder el tiempo en detalles, él es la causa principal. Porque todo lo que YHWH tiene, el enemigo lo odia y trata de agarrarlo. Entonces, los dos pueblos elegidos: el primogénito, el judío y el segundo, los cristianos, es decir todos los que nacen de nuevo en Cristo, son los dos grupos de personas que Satanás principalmente ataca y trata de destruir. También trata de poner a los dos pueblos uno contra el otro y convertirlos en un tema de disgusto a los ojos de los forasteros. Él los odia más que nada y hace que tú también los odies. Si eres uno de los dos, se esforzará por hacerte odiar al otro.

El pueblo elegido de Satanás

Como Satanás siempre trata de robar todo lo que pertenece a YHWH, nadie debería sorprenderse de que si el pueblo judío es el pueblo elegido de YHWH, automáticamente también es el pueblo elegido de Satanás. Esto significa que cuanto más fuerte sea la alianza con YHWH, mayores serán los ataques del enemigo. De hecho, no necesita luchar por aquellos que no están en una u otra Alianza de YHWH.

El objetivo es simple. El enemigo trata de convencer al mayor número posible de personas de que es mejor evitar y despreciar todo lo que pertenece a YHWH, todo lo que proviene de Él, hasta que el Eterno mismo sea rechazado. Por esto, calumnia al pueblo judío y al cristianismo para convertirles en un tema de disgusto.

Dado que la mayoría de los judíos todavía no están en Cristo, y la mayoría de los cristianos todavia no nacieron de nuevo en Él, pero son soló sus fans a lo sumo, por lo tanto, incitando al odio entre ellos, logra enraizar cada parte aún más profundamente en el estado de religiosidad en el que ya se encuentran. El odio de los cristianos contra los judíos, las persecuciones pasadas, la teología sustituta y la adoración de Jesús salpicada de una multitud de ídolos solo fortalecen a los judíos en la negación de Cristo. Y a la inversa, los excesos talmúdicos no sirven para acercar a los cristianos a sus raíces originales. Los judíos y los cristianos religiosos no se dan cuenta de que ambos tienen que regresar a la fuente bíblica original, la Palabra, y abandonar todos los depósitos cristianos rabínicos y denominacionales para finalmente redescubrir la verdadera esencia de Yeshua.

Las herramientas del descrédito

Para hacer que las naciones odien al pueblo judío, el enemigo usa la táctica más antigua del mundo: el descrédito. Usa calumnias hasta que la mayoría de la gente empieza a creer lo que dice. Y no siempre miente en la línea, pero a menudo basa sus mentiras en la verdad. En efecto, utiliza personas que son nuestras, personas que son judías por su origen y manipula sus vidas para hacerlas odiosas y sobre todo para acusar a toda la comunidad de ser como estas ovejas negras. Así es como desacredita a todo el pueblo.

La psicología humana básicamente se esfuerza por simplificar siempre todo de una manera bastante primitiva. Si, por ejemplo, mientras viajo por África, veo a alguien comiéndose a su vecino, tendería a afirmar que los africanos son todos caníbales, que nadie debería ir allí y que incluso podría ser «más sabio» deshacerse de ellos antes de que vengan a comernos también. Así nacieron las inquisiciones y los pogromos, hasta la solución final de los nazis. Nuestros «caníbales» judíos son aquellos que han abandonado su fe y que a menudo llegan al extremo de someterse conscientemente a dominaciones espirituales extranjeras. Aquí, no estoy pensando específicamente en los judíos asimilados a otras religiones, sino en aquellos que, conscientemente o no, sirven al Anticristo a través de sus convicciones políticas e ideológicas y algunos de los cuales son miembros de todo tipo de obediencias masónicas.

Todos conocemos a estos individuos, estas familias, estas dinastías plenamente dedicadas al servicio del mamón y que han construido verdaderos imperios financieros que dominan cada vez más el mundo. Desafortunadamente, estos no son casos aislados. Estimo su número en varios miles de personas de origen judío, pero cuyas vidas hasta ahora se han dedicado por completo a la incitación antisemita y la preparación para el advenimiento del Anticristo. Ellos son los que hacen una de cada tres películas de Hollywood sobre el tema del holocausto, viviendo de la sangre de nuestros mártires como vampiros mientras despiertan la frustración de otras naciones al generar artificialmente un sentimiento colectivo de culpa.

Tenemos ancestros comunes por sangre, pero ya no tenemos el mismo Padre y Señor. Algunos de ellos nunca lo tuvieron de todos modos. Los demonios a menudo se apoderan de los individuos judíos, los habitan o, a veces, ellos mismos simplemente nacen en un cuerpo judío y cometen actos malvados a través de ellos y en nuestro nombre común, con el fin de generar antisemitismo. (Un poco como Fantomas con sus máscaras).

En lo que sigue, veremos algunas herramientas concretas utilizadas por Satanás para desacreditar al pueblo judío. Algunas son mentiras descaradas, mientras que otras, lamentablemente, se basan en la realidad, pero la mayoría de las veces se desvían de ella:

  • Asesinatos rituales

Este es un método conocido y eficaz de generar antisemitismo y especialmente en uso en Europa central hasta el siglo XIX. Por supuesto, incluso la ley talmúdica más estúpida nunca pidió a ningún judío que asesinara a una persona, especialmente a un niño, para hacer comida con su sangre. Es bastante primitivo pensar que los judíos que se toman muy en serio la prohibición del consumo de sangre van a sazonar el pan sin levadura con sangre. Esta acusación, como la de los judíos que envenenaron los pozos para propagar la plaga, no tiene fundamento y nunca lo ha tenido.

  • Abreviaturas talmúdicas

La literatura judía a menudo es acusada de racista y discriminatoria. Está realmente plagada de este tipo de declaraciones de odio. De hecho, la hostilidad milenaria y continua de las naciones hacia los judíos no ha contribuido realmente en algunos al desarrollo de un sentimiento de simpatía y amor hacia todas estas personas hostiles. Además, la literatura rabínica malinterpreta y da falsas enseñanzas sobre el concepto de Pueblo Elegido. Como en muchos otros casos, este tema también está degradado a nivel humano. Entonces, no es de extrañar que un pueblo que ha sufrido tanta violencia y discriminación por parte de la mayoría de las otras naciones, sufra un enorme complejo de inferioridad y trate de compensar sus frustraciones de una u otra forma. La psicología conoce y estudia este fenómeno desde hace mucho tiempo. Esto no solo es cierto en el caso de los individuos, sino que también pueden verse afectadas colectivamente comunidades, grupos étnicos y naciones enteras.

Sin embargo, esto de ninguna manera es aceptable. Nuestra elección no nos convierte en reyes que puedan ejercer poder sobre los demás. Como mencioné en otra de mis enseñanzas, hemos sido elegidos para servir. ¿Pueblo Elegido?. Así como Yeshuaj asumió el papel del más pequeño, aunque el más grande, cuando lavó los pies de sus discípulos. Hizo esto para que recordemos y permanezcamos humildes. Nuestra elección significa nada más que el hecho de que somos los primogénitos entre las Naciones. Como en cualquier familia que se precie, no son los más jóvenes quienes sirven a los mayores, sino todo lo contrario. Las personas mayores tienen responsabilidades con las personas más jóvenes. Los hermanos mayores ayudan a los padres a educar y cuidar a los pequeños. A veces tenemos que alimentar, cocinar, lavar, cuidar y enseñar a nuestros hermanos y hermanas pequeños. Lo que ya sabemos debe transmitírseles de inmediato. Ésta es la única forma de concebir el concepto de Pueblo Elegido. Cualquier otra interpretación que contradiga esta debe considerarse anatema. Por otro lado, también implica que los más jóvenes deben imperativamente aceptar y respetar a sus mayores para que éstos puedan desempeñar sus funciones adecuadamente.

Los judíos tradicionales han perdido este papel durante algún tiempo, por lo que ya no se les puede culpar por no cumplir con su deber en el período entre el rechazo de Cristo y su reconocimiento al final de los tiempos. Pero esto de ninguna manera es una excusa para su pecado de malinterpretar su elección y así alimentar la ira de otros, en resumen, el antisemitismo.

El enemigo también se ha infiltrado en la literatura rabínica, la herramienta de difamación por excelencia: la pedofilia. Por mucho que los «rabinos» se expliquen sobre el tema, buscando todo tipo de excusas y dando todo tipo de interpretaciones distintas, está escrito en blanco y negro. De hecho, el talmud hace claras declaraciones de pedófilos, como cómo y bajo qué circunstancias es concebible. Para los judíos, esta es una tarea que algunos intentan reinterpretar, otros niegan, la mayoría guarda silencio sobre el tema o en el peor de los casos incluso llegan a aceptarlo y enseñarlo.

Que esta aberración extrema contenida en el talmud sea una llamada de atención para todos los judíos que todavía creen en el judaismo rabbinico, revelando cuán falsa es la literatura rabínica y cuánto el zohar, michnah, guemará y talmud están lejos de la Torá.

  • Teoría de la conspiración global

Lo cual de hecho no es una teoría, sino una realidad cada vez más obvia. Como mencioné anteriormente, el enemigo también está utilizando a un gran número de nuestra gente para llevar a cabo su malvado plan. Sin embargo, su número sigue siendo insignificante en comparación con el número total de personas involucradas en esta conspiración. A pesar de esto, curiosamente todavía son los judíos que vemos en el escaparate cuando se saca a relucir el tema y los crímenes y aspiraciones pasan a primer plano . De hecho, todo llevaría a creer que son los judíos quienes mueven los hilos y que son ellos quienes se instalan en la cima de la jerarquía. De hecho, somos un pueblo con valiosos conocimientos y experiencia de vida y supervivencia de más de 4.500 años. Nuestro instinto de supervivencia está tan desarrollado que casi todos somos capaces de servir con mucha eficacia a cualquier causa, ya sea buena o mala, ya sea en el servicio del Señor o incluso en el servicio del anticristo. El problema aquí también es la generalización. Las pocas manzanas podridas atraen el odio en toda la cesta. Como en el caso del famoso panfleto «El protocolo de los ancianos de Sión», que obviamente fue escrito por cosacos y no por judíos. El libro fue escrito con un estilo, espíritu y grosor (solo unas pocas páginas) que es muy ajeno a la mentalidad judía. El documento claramente sirve para convencer a la gente de que toda la comunidad judía está luchando por la dominación mundial.

La El desprestigio del cristianismo

La degradación del concepto de cristianismo en el buen sentido de la palabra al cristianismo en el mal sentido ocurre de la misma manera hace casi 2000 años. Aquí también, la pedofilia es uno de los medios de difamación más utilizados. Todos conocen los muchos escándalos causados ​​por las perversiones de sacerdotes idólatras llamados cristianos. El problema, sin embargo, va más allá del mero daño a la reputación de su propia iglesia, ya que la iglesia romana fue creada esencialmente por el enemigo con el propósito de debilitar y apoderarse de la verdadera iglesia: el Cuerpo de Cristo. El problema es que los extranjeros, incluidos los judíos, no distinguen entre cristianos. Al escuchar este tipo de noticias escandalosas, los judíos, musulmanes o cualquier otra persona no sentirán la necesidad de unirse a una comunidad cristiana y escuchar sobre el Salvador y el Evangelio. Necesitamos saber que a los ojos de los judíos y otros grupos no cristianos, el catolicismo y todas las demás denominaciones cristianas son iguales (así como la mayoría de nosotros no distingue necesariamente entre el Islam sunita y el chií). Por lo tanto, la autoridad de la Iglesia verdadera, el Cuerpo de Cristo, recibe un duro golpe cuando alguien comete un pecado mientras afirma ser de Cristo.

Pero no hace falta enumerar las otras herramientas del enemigo, todos los pecados y su memoria que se utilizan con más frecuencia: teología de la sustitución, Inquisición, cruzadas, pogromos, holocausto, etc.…, que realmente no favorecen la conversión de los judíos a Cristo.

Pero otro tipo de ataque espiritual contra el Cuerpo de Cristo también está ocurriendo constantemente, cuando las diferentes denominaciones cristianas protestantes no están en relación fraterna sino en guerra entre sí. Cuando nace una nueva iglesia cada luna nueva con nuevos dogmas en lugar de ver comunidades reformándose día a día en unidad y bajo la única guía del Espíritu Santo. ¿Cómo podemos imaginar que al ver tal caos, cualquier católico querría embarcarse en el camino de la reforma cuando todo lo que vemos de protestantes en la superficie son facciones y disputas? Es natural que la mayoría de ellos opten por permanecer en su iglesia idólatra, donde se les asegura al menos una apariencia de paz y unidad. Mientras tanto, los protestantes luchan hasta que, sofocados y agotados por siglos de guerra espiritual, finalmente se refugian bajo las alas protectoras del ecumenismo propuesto por la Iglesia romana. Así es como Satanás destruye lo que la Reforma le dio al mundo.

En mi opinión, este último proceso es la peor herramienta anticristiana desde el comienzo de la Reforma.

¿Existe alguna forma legítima de antisemitismo?

Por supuesto que sí. Con base en los hechos descritos anteriormente, ¿alguien todavía duda de esto? De hecho, hay «buenos antisemitas». O, mejor dicho, no existe buen antisemitismo, pero el antisemitismo puede provenir de una buena fuente y puede tener consecuencias positivas al nivel espiritual. Pero esto solo es cierto desde el punto de vista de la víctima, es decir, el judío. Aquel de donde proviene cualquier forma de antisemitismo está, en cualquier caso, bajo la maldición.

En la Torá, recibimos la promesa a través de Moisés de que tan pronto como nos apartemos de la voluntad y la ley de YHWH, seremos perseguidos por naciones extranjeras. Estas son las maldiciones y enfermedades que se proclamaron en el monte Ebal. Por supuesto, esto no es excusa para los de quienes emana antisemitismo. Pero hay muchos antisemitas que no se atreverían a hacernos daño y no sufren ese odio visceral, instintivo y asesino que padecen muchos otros. Su odio viene de afuera, se posa sobre ellos como aluvión y aumenta en ellos cuando, por ejemplo, nos miran.

¿Cuándo pasa esto?

Cuando, por ejemplo, una persona busca la Verdad según las leyes de Elohim que están grabadas en su corazón, esa misma Verdad que nos ha sido confiada. Sin embargo, cuando nos encuentra, ve que no solo llevamos la Torá, sino un montón de otras leyes humanas, que a menudo son tan tontas y viles que atribuirlas a Elohim es una blasfemia en sí mismo. Esto irrita a cualquier individuo no judío que busque la Verdad y el conocimiento del Señor. Como resultado, su simpatía por nosotros disminuye enormemente.

También existe el caso, incluso peor, en el que ya ni siquiera llevamos la Torá con nosotros y luego la pregunta es, ¿por qué existimos?

Pero el peor de los casos es cuando no solo renunciamos a la Torá, sino que la rechazamos, la humillamos y la pisoteamos predicando doctrinas opuestas. Estos incluyen ideologías como la democracia, el socialismo o el capitalismo, la propaganda de todas las formas de libertinaje (drogas, aberraciones sexuales), etc. y toda clase de absurdos que se oponen a la voluntad de YHWH. Este es también el caso cuando los sábados, en lugar de ir a la sinagoga, algunos de nosotros salimos, participamos o incluso organizamos gay prides exhibiendo a homosexuales y transexuales de todo tipo bajo la mirada de asombro de los goyims mientras que estos últimos solo querían tomar un paseo con la familia y los niños y no presenciar este tipo de espectáculo por la calle. Por lo tanto, me parece natural que se formen en sus cabezas algunas críticas a nuestra pueblo, ¡y lo están haciendo bien!

Cuando el judío no es necesariamente masón de manera abierta y conscientemente, pero acepta y promulga el espíritu de la masonería de todos modos, sirviéndole como marionetas. Porque tras el trauma del holocausto, muchos están haciendo campaña ciegamente por la igualdad y la tolerancia excesiva.

Yo mismo conozco a un (gran) «rabino» que, en Shabbat en la sinagoga, lee felizmente en hebreo de la Torá cómo los hombres homosexuales deben ser apedreados hasta la muerte, y luego, de domingo a viernes, sigue publicando artículos en facebook apoyando la homosexualidad. ¡Qué integridad!

Mientras tanto, el enemigo se regocija, porque estás logrando el holocausto y la solución final en ti mismo y de la manera más efectiva, al nivel del espíritu. Hitler, ¡solo logró destruir a tus antepasados ​​en su carne!

E incluso se da el caso de defender ciegamente a ciertas minorías y sus derechos sin esperar ningún sentido de responsabilidad a cambio. Lo estamos haciendo en nuestros buenos y seguros vecindarios judíos desprovistos de estas minorías, llamando fascista a cualquiera en la mayoría que se atreva a criticar o quejarse de estos grupos étnicos. Sin embargo, estas personas son víctimas y, a menudo, atraviesan un infierno en su entorno de vida, que se ha vuelto inhabitable. Esta mayoría, que a menudo se ha convertido en minoría en su entorno inmediato, ya no está protegida por la policía, los políticos o el poder judicial. No tienes idea de lo que es vivir entre esas personas, pero te permites juzgar a quienes los maldicen porque no tienen los medios económicos para deshacerse de sus guetos y tienen que soportar amenazas y acoso incesante. ¿Defiendes el crimen y el parasitismo de algunos y te sorprende que los que más sufren, la mayoría no simpatizan contigo a cambio? Defiende ciegamente a las personas en cuyos barrios nunca pones tu pie. Abandona tu viejo barrio judío y ve a instalarte un par de años en un buen barrio gitano de Budapest para ver qué dices después ¿Y luego te sorprende que aquellos a los que acusas de fascistas acaben convirtiéndose en fascistas y que tú seas el primero al que le van a escupir? ¿Nos sorprende que estas personas maltratadas terminen enchufando sus vallas a 220V, que creen milicias de autodefensa para sentirse más seguras? ¿No es eso nuestra responsabilidad en alguna parte? ¿Y quién está hablando del hecho de que, al hacerlo, son los miembros emergentes de estas minorías problemáticas quienes son los mayores perdedores de esta historia? ¿Aquellos cuya reputación continúa empañada a pesar de que hacen todo lo posible para ganar aceptación y convertirse en miembros dignos de la sociedad?

Si realmente examinamos estas preguntas en profundidad y con claridad, tendremos que darnos cuenta de que realmente existe una forma de antisemitismo legítimo de la que solo nosotros los judíos, o más bien algunos de nosotros, son plenamente responsables. Aquellos de nosotros, por otro lado, que no lo hacemos, pero se callan y no intentan razonar con los demás, son naturalmente cómplices, tibios y hipocritas. Pero como mencioné, este tipo de antisemitismo es también una esperanza, una bandera roja, para que el judío vuelva a su raíz original y se aleje de su mareo mundano. Este antisemitismo es como cuando el médico nos da una mala noticia sobre nuestro estado de salud. No suena bien escucharlo, pero sin ese diagnóstico, el proceso de curación ni siquiera comenzaría. Recibimos esta promesa a través de Moisés. Es hora de reconocer y tratar el tema sin más hipocresías. Finalmente debemos estar a la altura de nuestras responsabilidades en lugar de escondernos detrás de la acusación antisemita.

Sin embargo, este tipo de antisemitismo «beneficioso» solo es bueno para el judío. La voluntad suprema de Satanás es hacerte odiar todo lo que pertenece a YHWH. Y no penséis que cualquier perversión de los judíos os autoriza a odiarlos, aunque el odio sea una consecuencia natural de sus pecados. Dijo Jesús a sus discípulos: Imposible es que no vengan tropiezos; mas ¡ay de aquel por quien vienen! (Lucas 17:1). Esto también se aplica en este caso.

No caigas en la trampa del odio o de la tolerancia. Porque el odio te pone automáticamente bajo la maldición, sin importar a quién odies. Pero en el caso de las personas elegidas por YHWH, puede ser incluso peor. Es necesario distinguir entre el pecado y el pecador, entre el mal y lo humano en el que habita. Debemos pedirle al Señor que nos enseñe a amar al pecador sin renunciar al odio del pecado. Es algo muy difícil, solo el Espíritu Santo puede hacer esto en nosotros.

Antisemitismo visceral

Por otro lado, existe el tipo de odio que llamo antisemitismo visceral. Cuando importa poco si el judío hace lo que tiene que hacer o no, si su relación con Elohim está en orden o no, e incluso si es un judío que ha aceptado a Yeshua como Mesías, ¡siempre va a querer nuestra pérdida! Existe una especie de odio que es supremo e ilimitado, y cuyas raíces son demoníacas.

Hay personas poseídas por demonios, pero también hay demonios que tienen cuerpo humano porque son enviados en una misión a la tierra a través de mujeres para nacer físicamente. Solo la oración y la mano de YHWH pueden protegernos contra estos. Ésta fue la raíz de todo acontecimiento histórico que pretendía herir y destruir al pueblo judío desde Esaú, pasando por Amán, los cosacos; los nazis y hasta el día de hoy.

La elección del pueblo judío está respaldada por pruebas masivas. No solo a través de relatos y declaraciones del Antiguo Testamento, sino también, porque incluso el Salvador también proviene de nosotros, y a pesar de nuestro pequeño número y dificultades históricas, todavía estamos vivos.

Como resultado del rechazo de Cristo, gran parte de nuestro pueblo ha sido puesta en cuarentena y no ha sido rechazada. La sangre de Cristo estuvo y estará sobre nosotros, como nuestros antepasados ​​declararon entonces, hasta que aceptemos individualmente esa sangre para la remisión de nuestros pecados.

Lo que todavía impide que alguien reconozca que nuestra supervivencia hasta el día de hoy es un hecho completamente irracional. ¿Ceguera o codicia, o sus sentimientos viscerales mencionados anteriormente? Solo Cristo puede curarte de estas enfermedades, ya que él es quien puede liberar a los judíos del judaísmo y de todos los demás tipos de perversión.

Han intentado exterminarnos, destruirnos, echarnos casi cada 50 años durante 3500 años, pero todavía estamos aquí.

Somos uno de los pueblos más pequeños del mundo. Es históricamente y sociológicamente imposible que una nación así sobreviva durante tanto tiempo, incluso si no hubiera habido persecuciones. Solo hay una civilización fuera de la nuestra que es tan antigua: China. Son el otro extremo y la garantía de su supervivencia es su inconmensurable número. Solo la mano del Todopoderoso puede hacer que un pueblo como el nuestro sobreviva bajo tanta presión y durante tanto tiempo.

Quien sea incapaz de ver todo esto, pida la visión y liberación del Mesías. Porque en el Reino de los Cielos, los antisemitas tampoco tendrán su lugar, aunque tuvieran una muy buena razón para estarlo.

Anti-sionismo

La versión más moderna y de moda del antisemitismo es el antisionismo. Este es un mutante bastante interesante de versiones anteriores porque infecta a una escala mayor, llegando no solo a ciertos grupos de edad, sino a todas las generaciones y personas con los ideales políticos y visiones del mundo más diversas. Esta variante también puede afectar a los humanistas, los liberales de izquierda y aún a los propios judíos. En resumen, todos aquellos que no se inclinaban por el antisemitismo clásico. La causa es el mismo humanismo descrito anteriormente que lleva a muchos a defender ciegamente a grupos de criminales con el pretexto de que parecen débiles y desconcertados. Vea mi enseñanza: Estado de Israel y sionismo, que es una especie de continuación de eso.

/ ZeevShlomo / RichardSipos / 19/04/2021

El burro judío

El burro judío

El burro es mucho menos estúpido y agresivo de lo que algunos mitos quisieran hacer creer. La investigación científica y muchos informes de ganaderos de burros dan una imagen muy diferente de este animal amigable que, no hace mucho tiempo, fue uno de nuestros amigos más cercanos y una ayuda muy útil y preciosa para la humanidad.

Terco, estúpido, ignorante, enojado … algunos entre muchos ejemplos de calumnias que se le atribuyen. También nos burlamos de él por sus grandes orejas y nariz larga. Muchas ideas idiotas han empañado su buena reputación de antaño. Sin embargo, fue uno de los principales ayudantes de la humanidad durante miles de años. Después de algunas décadas de motorización, casi se ha olvidado, y solo la encontramos en varias expresiones degradantes de nuestra vida diaria. Sin embargo, es uno de los animales más disciplinados capaz de hacer las labores más sórdidas, y quien ha sido el compañero más fiel del hombre en su miseria.

A pesar de estos indicadores, debemos recordar que las famosas orejas de burro que una vez fueron colocadas sobre las cabezas de los malos estudiantes no fueron originalmente utilizadas para burlarse del niño dado, sino que simbolizaban el deseo del adulto de ver un poco del animal. sabiduría pasando por la cabeza del niño que los usa. El burro gentil, educado, atento y racional fue utilizado por los antiguos maestros ante los alumnos como un ejemplo a seguir.

Es muy raro que un burro patee. Si eso sucediera, significa que tenía una muy buena razón para hacerlo. A diferencia del caballo que patea con frecuencia, los burros pelean solo en caso de peligro y defensa propia. También puede ser el resultado de un accidente. También es raro que los burros se enfrenten entre sí. Mientras que los caballos deben estar separados, cuando las raciones se distribuyen a ellos, los burros se pueden alimentar juntos de forma segura. Por lo general, se reúnen alrededor de la comida recibida y la comparten de manera equitativa antes de comerla juntas. Solo los hombres a veces entran en conflicto entre ellos generalmente debido a una mujer encantadora. Solo los burros maltratados criados en condiciones muy malas pueden volverse agresivos y peligrosos para los humanos.

En general, el burro es un animal dulce al que le gusta la compañía. Aman mucho a los niños y tienen una gran necesidad de afecto que se les devuelve cientos de veces.

Si pueden vivir una comunidad de burros. Esta vida comunitaria comienza con la pequeña cuando se presenta a la comunidad a la edad de 23 años, la madre es presentada a la comunidad. Durante 6 a 10 meses de amamantamiento, aprende a vivir con otros. Como a un burro le importa instintivamente, fuera de la madre, otros miembros de la comunidad participan activamente en la crianza del potrillo.

A diferencia de los caballos, donde uno puede ver rápidamente qué individuo es el individuo dominante en la manada, hay igualdad entre los burros. A una edad muy temprana, hay una falta de competencia por la autoridad, que se puede observar en casi todos los animales y en la mayoría de las personas. Sin embargo, un hombre mayor puede ser una especie de «viejo sabio» y actuar en una forma si surge una situación de conflicto entre dos banqueros. Los mayores son muy respetados y los recién llegados son mucho más inteligentes que los caballos entre ellos.

En resumen, los grupos de burros funcionan como una familia unificada donde todos escuchan y asumen la responsabilidad de la comunidad. El respeto y la serenidad en las relaciones entre ellos son conductas innatas y anticipadas.

Si pueden, los burros viven en comunidad. Esta vida comunitaria comienza cuando el recién nacido es presentado a la comunidad por su madre después de los 23 días. Aprenden a vivir con los demás durante los 6 a 10 meses de amamantamiento. Como el burro se preocupa instintivamente por sus compañeros, junto a la madre, otros miembros de la comunidad participan activamente en la crianza del potrillo.

A diferencia de los caballos, donde puedes ver rápidamente quién es el individuo dominante entre la manada, entre burros, reina la igualdad. El espíritu de competención no existe. Esto es aún más notable ya que la competencia es una de las principales características de todas las almas vivientes. Sin embargo, un miembro más viejo del rebaño a menudo cumple el papel del «viejo sabio de la tribu» e interviene en caso de conflictos eventuales entre los machos jóvenes. Los miembros más antiguos son respetados y los recién llegados son aceptados mucho más rápido que entre los caballos.

En resumen, las manadas de burros funcionan como familias muy unificadas donde todos asumen su responsabilidad, se preocupan por los necesitados y por los demás. El respeto y la serenidad son caracterostocas innatos y requeridos dentro del grupo.

Los etólogos consideran que los burros son más inteligentes que los caballos ya que tienen más personalidad que los últimos. Según la observación de los etólogos, los burros son mucho menos sumisos que los caballos. Además, su sistema social les permite adaptarse mucho más fácilmente a situaciones nuevas.

Su supuesta terquedad esconde de hecho un alto grado de sabiduría y prudencia. Cuando se niega a seguir adelante y obedecer las órdenes de su maestro, no lo hace por rebelión sino porque está percibiendo un peligro. El burro no pondrá sus pezuñas en suelo helado, blando o fangoso, si no es seguro que pueda cruzarlo de manera segura. Cuando golpea el suelo, no es por capricho sino por prudencia para probar la consistencia del suelo donde camina.

Antes de irse en cualquier cosa, el burro se para, piensa y finalmente toma una decisión. Los consideran caprichosos y rebeldes por su prudencia, inteligencia y sabiduría. El caballo, por otro lado, no teme a nada, salta, se arremete contra los campos de batalla y los campos de minas sin hacer preguntas si se le ordena hacerlo. El burro, por otro lado, considera que su vida y la de su maestro son más importantes que las órdenes de este último. El burro nunca obedecerá a personas despóticas e irresponsables. Él obedece solo a los que ama. Obedece a los que considera ser un miembro de su propia familia.

Pero se nos opondrá, si lo que le pedimos va en contra del sentido y del interés común.

Está tan atento que si sale a caminar con un grupo de personas y uno de ellos se desvia o se aleja del grupo, lo va a esperer y solo continuará su viaje cuando la persona se reunirá con los demás. Si lo montas y te caes, se detendrá y esperará hasta que te levantes. Nunca dejará su equipaje sin supervisión. ¡El caballo ni siquiera se detiene cuando su propio maestro cae de su espalda!

Los científicos también observaron que los burros tienen sus tácticas para lograr sus objetivos. Examinan la valla hasta que encuentran una brecha desde donde podría escapar si es necesario, por ejemplo, para poder unirse a su ser querido.

Vivió 3000 años en humildad al servicio del hombre. Desde la invención del motor de combustión, su papel se olvidó. Sin embargo, sigue ayudando a los niños enfermos. Como la competencia se excluye entre los burros, los niños discapacitados y tímidos son más capaces de desarrollar una relación afectiva con el animal rápidamente, lo que sería mucho más difícil con un caballo.

Desde el punto de vista del mundo, el burro no es realmente un símbolo de éxito, de fuerza y de poder. Por lo que sé, no aparece en ninguna bandera, escudo de armas o cualquier otro símbolo de cualquiera nación. Pero si lo examinamos bajo la luz de la Palabra, este animal juega un papel muy interesante en la Biblia. Aparece en la historia de Balaam donde, a diferencia de su maestro, el asna vio al ángel de יהוה y se negó a avanzar para proteger a su maestro de una muerte segura. En su ceguera, Balaam reacciona violentamente y empieza a golpear a su humilde animal. Fue aquí que el Señor le ofreció al animal la capacidad de hablar. En ningún otro parte de la Biblia encontramos ejemplos de animales terrestres capaces de expresarse en el lenguaje humano. Un animal recibe un atributo humano para revelar los absurdos humanos y humillar al hombre.

Sansón también venció a los filisteos con una mandíbula de burro. Pero más tarde, se le ofrecerá un papel aún más noble a nuestro animal.

El burro aparece en varios mandamientos, señal de su importancia entre el pueblo judío. La tribu de Isacar lo tiene como símbolo, ya que Jacob declara que su hijo es un asno fuerte.

También fue con un asno que Abraham subió al monte Moria para ofrecer a su hijo Isaac como holocausto. Moisés puso a su esposa e hijo en un burro cuando regresó a Egipto, y Yeshua también hizo el mismo viaje en un burro cuando tenía que huir con José y María en frente de la ira de Herodes. Más tarde, el burro recibió el mayor papel en su historia cuando se cumplió la profecía, según la cual el Rey llega a Jerusalén sentado en un pollino de asna. Jn 12.15

El asno es uno de los muchos animales de la tierra. No es ni el más hermoso ni el más noble entre las especies. Sin embargo, es uno de los principales actores en la historia de la salvación. Con el camello, jugó un papel importante en el transporte, el movimiento y el trabajo de los hombres. Es un tipo de símbolo del pueblo judío como portador de la Palabra de יהוה. Un pueblo que no es el más brillante en la base, un pueblo muy pequeño entre muchos otros. No son ni los más fuertes ni los más bellos. No puede ser un esclavo que sirva a los intereses humanos y se opondrá a cualquier cosa que va en contra del sentido común o más bien en contra de los Mandamientos del Todopoderoso. Fuimos ofrecidos a las Naciones para servirles así como el burro sirvió a la humanidad entera. Un portador de carga cuidadoso, obediente y reflexivo que trae al Señor en persona. Nunca irá donde la carga sería en peligro y nunca servirá a los intereses egoístas y humanos que puedan profanar lo que se le ha confiado. Nadie puede usarlo a él y a sus talentos para sus propios propósitos tiránicos. Su comportamiento extraño e inusual es deliberadamente malinterpretado, y sus buenas cualidades se desvían conscientemente de su contexto para poder acusarlos del contrario de lo que son en realidad.

El judío es el asno en el cual el Salvador apareció en el mundo, porque él era de nuestra sangre, de la tribu de Judá, el descendiente del Rey David. El judío es el asno de este Balman que aún no conoce a Cristo, pero lo verá más temprano en el camino y mostrará una mayor humildad que el profeta pagano que lleva y que habla con Elohim, incluso en el nombre de Jesús.

La moral en todo esto para el judío: hay que seguir siendo un asno, llevar la Palabra de יהוה y tolerar las maldiciones de los adoradores de caballos.

Zeev Shlomo 

2010.08.07

VERSIÓN VIDEO

¿Pueblo elegido?

¿Pueblo elegido?

Cuando se habla de judíos con no judíos, creyentes o no, todo está bien hasta que surge el concepto del Pueblo Elegido. Podemos observar que el espíritu de igualdad entre hombres tan característico del hombre moderno explota y se opone a cualquiera que afirme pertenecer a un Pueblo Elegido, es decir, superior a los demás, según ellos. El espíritu de igualitarismo, o más bien de estandarización – un mecanismo demoníaco también llamado globalización con el propósito de abolir las fronteras entre pueblos y etnias- se levanta furiosamente para tratar de destruir una realidad deseada por el Señor. Lo más interesante de esto es que cuanto más el individuo en cuestión se considera enemigo de la globalización, más virulenta es la oposición al concepto del pueblo elegido.

Las acusaciones bien conocidas surgen todo el tiempo: «¿cómo puede una persona pude declararse elegida entre los demás?», O «usted afirma ser el pueblo elegido, nosotros también, los nacionalistas húngaros, por ejemplo, también tienen una conciencia de pueblo elegido entre las naciones: «entonces, ¿por qué tu elección debería ser más legítima que la nuestra y dondé esta la prueba de que eres tú que tienes razón? … y entonces todos somos iguales ante Elohim y él nos ama a todos sin distinción «, etc.

En los últimos días, me han preguntado dos veces con ralación al pueblo judío y el título de pueblo elegido ha sido negado categóricamente. La primera persona fue incrédula, es decir, no creció en la redención de Cristo, sino a una forma de deidad única, la otra era miembro de una iglesia cristiana, tenía fe en Cristo, pero rechazando visiblemente el fundamento de la Palabra y de la Voluntad divina al negarse a reconocer el papel básico que el pueblo judío ha recibido. En el último caso, tuve que darme cuenta de que muchas personas que se definen a sí mismas como creyentes y creyentes no tienen respeto ni fe en la Palabra del Señor y se rebelan de manera consciente contra su voluntad y sus revelaciones. Además, este hombre era miembro de una iglesia donde el Antiguo Testamento se toma más en serio que en las iglesias cristianas en general.

En hebreo, el término elección tiene un significado muy diferente que en otros idiomas. El espíritu europeo basado en el feudalismo y el helenismo define la elección como un privilegio y es sinónimo de pereza, explotación, tiranía y de dominación sobre las personas subyugadas. Es muy importante recordar que el Señor no otorgó las palabras hebreas originales con el contenido que la vulgata y otras traducciones le dieron posteriormente.

El Eterno ha elegido al pueblo judío para ministrar y servir a su causa. El ministerio al cual asignó a los judíos es el mismo por el cual llamó a los miembros de todos los pueblos desde la venida de Cristo en la tierra. Nuestra elección se trata de llevar la Palabra de יהוה y el Evangelio a todos los que aún no lo conocen. El Señor eligió a Israel para representar y divulgar Sus Leyes a las naciones. Nuestra elección no es la marca de un privilegio que la gente puede ejercer en perjuicio a los otros pueblos, sino que, por el contrario, implica una responsabilidad casi parental, o más bien fraternal ante aquellos que no tienen conocimiento sobre el Creador de este mundo. Por lo tanto, no es un privilegio, sino una responsabilidad pesada y difícil.

Así como un hermano mayor se encarga de los más pequeños y actúa como la mano derecha del padre y la madre, nuestro deber es alimentar a nuestros hermanos y hermanas con este alimento espiritual que no proviene de nosotros, pero que recibimos de nuestro Padre a todos. El hermano mayor es un modelo para lo siguiente. Él muestra cómo comportarse con los padres, él toma una parte activa en el aprendizaje de los más pequeños junto a los padres. Este es el verdadero significado de la palabra hebrea. El pueblo judío es el hermano mayor que el primero, fue informado de la voluntad del Padre Celestial. Somos los ayudantes de nuestro Padre para todos.
El ejemplo más perfecto del significado de la palabra Elección es cuando el Elegido entre los elegidos, Yeshua mismo, nos da el ejemplo de cuál es nuestro papel como pequeños elegidos, judíos o nacidos de nuevo en Cristo. Cuando nuestro Maestro se arrodilló y se puso a lavar los pies de sus discípulos. Esta es la esencia de la palabra Elección, así como la representación pictórica por excelencia de la identidad del judío: una tipo de cuidador. Aunque Peter era judío, tuvo problemas para entender el comportamiento extraño de Yeshua. Del mismo modo, aquellos que acusan a los judíos de comunitarismo y de pueblo vanidoso son incapaces de comprender nuestro carácter.

Yeshua también fue elegido entre los elegidos. Entonces no fue aceptado por los gobernantes fariseos que controlaban a la gente en aquella époqua. Los sacerdotes de su tiempo, como los antisemitas de hoy, rechazaron la elección de los elegidos legítimos para proteger sus propias elecciones supuestas e ilegítimas.

De una manera bastante profana, no es con las palabras de la Biblia que debemos responderles y hacerles comprender el peso de nuestra elección, sino con las palabras de una película conocida: «Sé que estamos el pueblo elegido, pero ¿no te parece que deberse en cuando podrias elegir algún otro? (De la película: «El violinista en el tejado». Esta réplica aparece en la película, cuando el jefe de la policía anuncia al protagonista la llegada de un pogrom en su pueblo.

De hecho, el pueblo judío se encerró en sí mismo con el tiempo, porque otros pueblos en general no han acogido la Palabra del Señor que se nos ha dado para representar. Lo que puede parecer orgullo y segregación de nuestra parte es un reflejo de autodefensa, prevención y precaución para evitar nuevas reacciones hostiles de los pueblos entre los cuales estamos esparcidos, porque el sello de יהוה está en nuestra frente.

El que no es judío, pero aún quiere ser parte de un pueblo elegido, tiene la oportunidad. Esto es precisamente lo que el Señor quiere, que todos sean los beneficiarios de su elección. La garantía de este estado es exclusivamente el Pacto con Cristo. Sin embargo, debe saberse que la elección, es decir, la Alianza, es válida solo si se acepta la totalidad de la Palabra revelada, incluida la elección inicial del pueblo de Israel. Solo bajo esta condición es posible la elección, aunque sea un poco diferente de la nuestra, para dar la bienvenida a nuevos miembros y servirlos como Yeshua sirvió a sus seguidores.

Zeev Shlomo

14.08.2014

VERSIÓN VIDEO