Pero él no aumentará para sí caballos, ni hará volver al pueblo a Egipto con el fin de aumentar caballos; porque Jehová os ha dicho: No volváis nunca por este camino.

Deuteronomio 17:16

Nuestro Rey, el Mesías Yeshuaj, vive y actúa no por la fuerza o el poder, sino por el Espíritu del Señor de los Ejércitos.

No era el mesías que esperaban los judíos de la época, el que toma una espada, monta un poderoso ejército israelita y cabalga sobre los romanos para finalmente sentarse en el trono.

Yeshuaj vivió modestamente, no tenía dónde reclinar la cabeza, y cuando entró en Jerusalén, donde la multitud lo aclamaba como Rey, se sentó sobre el lomo de un simple pollino.

No fue un héroe poderoso, sino un hombre de dolor y enfermedad, porque en la cruz tomó nuestras enfermedades y cargó con nuestras dolencias. Porque Aquel que verdaderamente se hizo Grande sobre todo, fue servidor de todos nosotros cuando andaba aquí en la tierra.

Creo que está claro quién es el único Rey en la historia del mundo que cumplio esas condicones.

ni hará volver al pueblo a Egipto

De donde Él me sacó una vez, nunca me traerá de regreso. Así como Moisés, uno de sus más grandes precursores, nunca lo hizo, aunque los rebeldes lo convocaron a menudo para que lo hiciera. Si el Pueblo regresa allí de todos modos, solo puede ser por su propia desobediencia.

Jesús pasó parte de su infancia en Egipto hasta que escapó de la ira de Herodes, pero después de regresar a casa nunca vilvió allí.

Ni tomará para sí muchas mujeres, para que su corazón no se desvíe; ni plata ni oro amontonará para sí en abundancia.

Deuteronomio 17:16

Jesucristo es perfectamente fiel y santo. Por eso tiene una sola esposa: Nosotros, es decir, Su Cuerpo, la verdadera y única Iglesia: la Esposa.

No tiene otra relación exmatrimonial con ninguna prostituta, ya sea ecuménica o no, ya sea que ella busque el camino a «Dios» con o sin Él. Tampoco tiene una novia musulmana que acepte al profeta Jesús, ni una amante romana que adore a la Virgen María ya otros ídolos.

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Juan 14:6

Y esa declaración implica: «Como lo mando y ordeno», independientemente de cualquier buena voluntad o pensamiento humano arbitrario.

Y cuando se siente sobre el trono de su reino, entonces escribirá para sí en un libro una copia de esta ley, del original que está al cuidado de los sacerdotes levitas; y lo tendrá consigo, y leerá en él todos los días de su vida, para que aprenda a temer a Jehová su Elohim, para guardar todas las palabras de esta ley y estos estatutos, para ponerlos por obra

Deuteronomio 17:18-19

Cristo en nuestro corazón, cuando está allí entronizado, proclama esta copia de la Torá, que ahora está escrita en la carne y ya no en tablas de piedra.

Cuando ocupa el trono en nuestro corazón y adquiere poder en nosotros, entonces el Espíritu Santo opera y lee la Torá, la Ley, para que ya no tengamos que pensar en lo que debemos hacer en una situación dada, pues actuaremos instintivamente y le obedecimos con alegría. El guardará toda la Ley como siempre lo hizo desde que estuvo sin pecado. De ahora en adelante, la pregunta es, le obedeces, o te vuelves a veces a la izquierda o a la derecha, de lo que Él te dice como juez interior, desde tu conciencia. Porque en este caso, avergüenzas al Rey que vive en ti ante los ojos del mundo exterior.

para que no se eleve su corazón sobre sus hermanos, ni se aparte del mandamiento a diestra ni a siniestra; a fin de que prolongue sus días en su reino, él y sus hijos, en medio de Israel.

Deuteronomio 17:20

Jesucristo y sus hijos ciertamente vivirán en el Reino, en la Nueva Jerusalén, por mucho tiempo, es decir para siempre. Debemos estar atentos para no perder la Filiación. Debemos en la medida de nuestro “conocimiento”, o mejor dicho, de nuestra madurez espiritual y de nuestra sensibilidad, no ir en contra de los mandamientos que ya conocemos y que están grabados en nosotros. Podemos pecar sin darnos cuenta, pero no podemos volver a caer conscientemente en el pecado del que ya hemos sido limpiados, eso sería una rebelión consciente y el pisoteo de la Sangre de Cristo, la blasfemia del Espíritu Santo.

Ver también: Las condiciones de la elección del Rey

RichardSipos/Z.Shlomo/2022/9/4

Pin It on Pinterest

Share This