Teología del Reemplazo Verdadero / ¿Para qué fue hecho el hombre?

Teología del Reemplazo Verdadero / ¿Para qué fue hecho el hombre?

En este artículo, no discutiremos la teología de reemplazo habitual. Creo que ya pasó el tiempo de intentar persuadir a los demás; muchos han hecho esfuerzos significativos para librar al cristianismo del preocupante tema del antisemitismo. He abordado este tema en artículos anteriores en múltiples ocasiones yo mismo. Cada tema tiene su momento y un punto en el que debe llegar a una conclusión para que el asunto quede en paz. Aquellos que hasta ahora no se han convencido probablemente ya no se dejarán convencer. Y si, contra todo pronóstico, algunas personas todavía cambian de opinión, hay abundante material disponible en línea o en bibliotecas para que reflexionen.

No, aquí profundizaremos en un tipo completamente diferente de “teología” de reemplazo. Discutiremos una sustitución que siempre ha estado dentro de la intención de Yahuwah. Vamos a explorar el concepto de un gran reemplazo que no sea el resultado de las intenciones corruptas de la humanidad de apoderarse de lo que no les pertenece por derecho. Si bien una parte importante de la cristiandad todavía está lidiando con la idea de tomar el lugar de los judíos al considerarse “judíos en espíritu” de una manera equivocada e inapropiada al interpretar mal las palabras de Pablo, no logra comprender el propósito fundamental de la creación humana y quién está realmente destinado a reemplazar. Porque, durante el tiempo de su salvación, cuando el Esposo, el Mesías, venga a reclamar a su Esposa, la Iglesia,

los individuos nacidos de nuevo tomarán el lugar de entidades que inicialmente tenían un resplandor espiritual mucho allá del de los judíos.

Por lo tanto, los esfuerzos de los individuos religiosos que intentan tomar el lugar del pueblo elegido permanecerán vanos. Mientras tanto, los que han recibido la Salvación estarán juzgando a los ángeles caídos, de quienes están destinados a ocupar los puestos y los lugares que estos ángeles dejaron vacantes.

Uno de los propósitos principales del cristianismo debería haber sido provocar celos entre los judíos al compartir el testimonio de Yahushua. Irónicamente, todavía es una parte importante de la cristiandad la que siente envidia de un pueblo que rechaza persistentemente al Mesías.

¿Puede el hijo de un rey realmente sentir envidia de un vagabundo, incluso si ese vagabundo resulta ser su hermano temporalmente exiliado? ¿O acaso esos celos fuera de lugar indican que quien se cree príncipe no es verdaderamente el hijo del Rey? La envidia parece inconcebible cuando se posee todo lo que podemos imaginar.


Cuando Helel, uno de los arcángeles, más conocido hoy como Satanás, junto con sus seguidores, se rebelaron contra Elohim, fueron desterrados del Reino de los Cielos. Estamos hablando aquí de este Reino Eterno que fue meticulosamente elaborado, donde cada elemento, incluso los ángeles que luego cayeron, tenían roles y funciones específicas. Con su expulsión, surgió un vacío que debía llenarse para restaurar el estado original de perfección.

El hombre fue creado por YaHuWaH para tomar el lugar de los ángeles caídos.

Sin embargo, Elohim no posicionó inmediatamente al Hombre en su lugar final. El hombre tuvo que pasar una prueba de libre albedrío antes de alcanzar el estado de Vida Eterna suprema. Además, Elohim tenía un adversario que vencer, alguien que aspiraba a su puesto y buscaba reemplazarlo. En lugar de destruirlo inmediatamente, Yahuwah le concedió la oportunidad de probarse a sí mismo. Al mismo tiempo, Elohim dio tiempo para mostrar su poder inimaginable ante el mundo creado, incluidos los ángeles y la humanidad.

Satanás tenía la autoridad para tentar al hombre debido a la posesión de libre albedrío de este último. Y así sucedió. Tras la tentación de Adán, la humanidad recibió la sentencia de muerte, como se le había prometido. Sin embargo, Adán y Eva no fueron ejecutados de inmediato. En cambio, Elohim los condenó a un proceso gradual de muerte. Este proceso puede denominarse Historia del Mundo, pero más simplemente,

este proceso no es otro que el propio TIEMPO.

Esta cuenta regresiva representa la encarnación misma de la misericordia de Elohim: un lapso en el que cada individuo tiene la oportunidad de recibir Gracia al reconocer al Salvador Yahushua, reconciliando así su relación con el Padre.

La inmensa gracia y el amor de Elohim se revelan aquí por primera vez. A pesar de que la mayoría de la gente interpreta la expulsión de Adán y Eva del Jardín del Edén como una señal de la ira, el juicio, la retribución e incluso la crueldad de Elohim, debemos entender que fue, de hecho, la máxima muestra de misericordia. Este destierro representa esencialmente la aplicación inicial de la ley de ciudad de refugio. Al final, la rebelión de la humanidad contra Elohim no fue deliberada. No buscaron dañar ni deshonrar a su Creador. Su aspiración era ser como Él. Sus propias debilidades y deseos los venció. Querían reflejarlo pero no reemplazarlo. Sus sentimientos hacia Elohim no estaban manchados por el odio, a diferencia de Helel y sus cohortes, quienes sucumbieron al pecado imperdonable.

Esta cuenta atrás sirve como camino fundamental hacia la salvación del hombre. Se nos concedió tiempo: una ruta de escape, similar al caso del asesino involuntario a quien se le proporcionó un refugio, un lugar para protegerse de la ira de los familiares de la víctima, como se describe en Deuteronomio 19:4-6. De esta manera, se nos dio tiempo para reparar nuestra relación con Elohim. Lo hacemos limpiándonos con la sangre del Cordero, derramada a cambio de nuestros pecados, para apaciguar la ira de Elohim.

El conflicto entre Satanás y Elohim es nada menos que un duelo. Y, al igual que cualquier duelo honorable, y dado que las reglas fueron establecidas por el mismo Elohim, sólo puede desarrollarse de manera justa. El adversario, por astuto o vil que sea, sigue mereciendo un respeto fundamental y posee derechos según las leyes de la guerra. Ambas partes deben mostrar respeto mutuo. Incluso si el oponente ignora las reglas, Elohim se adhiere a ellas y obliga al lado contrario a no transgredir ciertos límites.

Habría sido demasiado simplista descartar todo lo que está corrupto, luego limpiar y repoblar inmediatamente el espacio formando nuevos ángeles. Yahuwah desea llenar estos vacíos con personas que han sido probadas como metales preciosos. Su objetivo es rodearse de almas que, mediante decisiones personales, han elegido voluntariamente la conversión y han sido así purificadas por su Sangre. Anhela tener a su alrededor individuos auténticos, individuos que le sirvan por voluntad propia, no meros autómatas o esclavos condenados a trabajos forzados.

A los ángeles también se les concedió un “tiempo” para decidir después de su creación. Algunos de ellos tomaron una decisión diferente. Aquí es donde el papel del hombre entra en escena. Al hombre se le presenta la oportunidad de tomar el lugar de estos rebeldes y eventualmente juzgarlos por el daño que han infligido a la humanidad a lo largo de sus 6000 años de historia.

El hombre es la apuesta. La elección es clara: o la salvación a través de la sangre del Mesías o el alineamiento con el tentador, que conduce a la condenación eterna.

Satanás y sus demonios están consumidos por la furia. Por un lado, reconocen su incapacidad para dominar a Yahuwah y, por el otro, sufren una profunda humillación. Una vez creyéndose superiores hasta a Elohim, ahora se enfrentan a ser suplantados por seres aparentemente tan insignificantes como los humanos.

Lamentablemente, su consuelo reside en su capacidad de atrapar a muchos en la condenación eterna.

Para nosotros, el consuelo se encuentra en Yahushua HaMashiach. A través de su Sangre, redime a todos los que abrazan su Sacrificio y se someten a Su Autoridad.

Artículos adicionales relacionados: B-Reshit / Plan-B, Cuestión de vida o muerte, Terumah

VERSIÓN VIDEO

B-Reshit / Plan-B

B-Reshit / Plan-B

A los ojos de los judíos tradicionales, la razón por la cual las Sagradas Escrituras, la Palabra de Elohim comienza con la segunda letra del alfabeto ב (bet) y no con la primera, es decir, א (alef), sigue siendo un misterio aún sin aclarar hasta el día de hoy. Para ellos, es completamente ilógico que la primera palabra que comienza la historia sobre el origen de los orígenes no comience con la primera letra א. La pregunta es realmente interesante saber si esto se debe a la casualidad o si realmente Elohim quiso señalarnos algo insospechado a primera vista.

Si bien es cierto que la letra en sí puede ser peligrosa, es bueno saber que cada letra hebrea tiene un significado y un valor numérico que contiene significados profundos adicionales. Entonces, en qué medida, por quién y cuándo vale la pena desempacar estas cosas no será el tema de nuestro análisis aquí, pero sigue siendo un hecho a tener en cuenta.

La pregunta es tanto más relevante cuanto que la palabra Elohim comienza precisamente con alef. ¿Por qué no comienza la historia con su propio nombre en este caso: Elohim creó en el principio, o Elohim, en el principio, creó, etc. Puede parecer extraño para algunos, pero esta pregunta realmente preocupa los judíos desde la antigüedad y personalmente creo que es muy interesante para nosotros también en el Mesías hoy.

Pasaremos por alto las respuestas dadas por el judaísmo a esta pregunta y, en cambio, nos ocuparemos de la importancia que un «error» aparentemente pequeño puede tener en términos de la Historia de la Salvación y la Redención.

¿En qué fueron creados la Tierra y el Hombre?

La respuesta la obtenemos desde las primeras líneas: Tohu VáBohu (oscuridad y abismo en una palabra, en caos).

¿Cómo es posible que donde originalmente sólo existe Elohim, pueda haber tinieblas y abismo? ¿Cómo puede el caos en cualquier forma codearse con el Eterno YHWH y Su perfección?

En el tiempo en que sólo estaba Él y nadie más, -si es posible usar determinantes temporales para describir este estado- ¿cómo se puede concebir que haya existido cualquier tohu o bohu, independientemente de Él y aparte de Él?

La expresión B-reshit no es más que un indicio de que estamos presenciando y participando en la creación de un plan B

Así como la Redención del hombre tampoco estaba prevista en el plan original, sino que el hombre fue creado en la perfección de una carne eterna e incorruptible. Este estado que se habría fijando para siempre en cuanto el hombre resistiera la tentación de consumir el fruto del árbol prohibido hasta el final del período de prueba, ganando así la Vida Eterna definitiva.

A pesar de todo, no sucedió como se esperaba, habiendo pecado el hombre desde la primera generación, Yahuwah se vio obligado a modificar sus planes y preparar el sacrificio expiatorio del Cordero para restaurar a su criatura. Así fue más tarde obligado a presentarse personalmente en la forma del Hijo: vaciarse, nacer de mujer y tomar un cuerpo humano para derramar su sangre y sufrir el juicio por nosotros, a fin de que los que creen en él tengan la Vida Eterna. Entonces podemos ver que la Obra de la Redención tuvo que realizarse debido a la caída del hombre en el pecado.

En una inspección más cercana, la Biblia está llena de planes B similares. Después del asesinato de Abel por Caín, Seth tuvo que ser enviado como sustituto para revivir la línea pura. El nuevo comienzo después del diluvio también fue un plan B. Los exilios impuestos al pueblo después de quebrantar la ley fueron todos planes B. La vida misma de Jacob está plagada de planes B, etc.

La rebelión permanente del pueblo y de la humanidad todavía está impulsando a Yahuwah, en su inmensa gracia, a ajustar/reparar siempre las cosas, a dar más tiempo, a tener más paciencia y a intervenir en los eventos de tal manera que finalmente beneficien a aquellos. que han pecado, pero que finalmente regresan a Él.

El mundo original creado solo podía ser perfecto

Cuando Elohim creó a los compañeros a Su alrededor dentro de Su propio Reino, todos aquellos principados, autoridades y demás seres espirituales que comúnmente llamamos ángeles, todo era entonces perfecto, eterno y lleno de luminosidad. No había tinieblas, ni abismo donde después se vio obligado a traer la Luz, que es el Mesías. El Padre-Hijo-Espíritu Santo, como un solo Elohim, se deleitaba en Sus propias criaturas, entre las cuales estaba también una de Sus más bellas criaturas, uno de los elementos clave de Su creación y que finalmente se volvió contra Él.

La historia de la creación de nuestro mundo fue precedida por otra creación, que no está relatada en la Biblia, pero que podemos percibir, ya que varias profecías se refieren a aquellos tiempos remotos en un mundo todavía exclusivamente espiritual. Además, podemos saber esto porque lo que leemos en las primeras líneas de Génesis no describe las condiciones perfectas que surgen de la presencia única de un personaje como nuestro Creador. Cuando la Biblia comienza, ya vemos un telón de fondo de oscuridad y confusión en el que el Creador se ve obligado a intervenir para restaurar algo original que era perfecto y que aún no percibimos en esta etapa. Es en estas circunstancias caóticas que por Su Gracia, Él interviene para crear nuestra tierra y su cielo trayendo también la solución última, la Luz que no es otra que el Mesías en/para y por quien toda la creación fue hecha.

Lo que nuestro Creador diseñó originalmente fue la Perfección misma, no hay duda.

Tienía que haber un Mundo perfecto, un Reino, donde el Rey Creador siendo Él mismo perfecto solo puede crear cosas perfectas.

La caída, cuya consecuencia es el Tohu VaBohu

Por lo tanto, el Reino de Elohim solo podía ser perfecto. Una de esas criaturas perfectas fue Helel, cuyo nombre en latín es Lucifer, no el portador de la Luz sino el luminoso. Él fue uno de los tres arcángeles, que por su propia voluntad y egoísmo finalmente se rebeló y decidió intentar apoderarse del trono de Yahuwah para gobernar en su lugar. Un tercio de los ejércitos angélicos lo siguió en su caída. Ellos también eran originalmente criaturas angelicales perfectas y eternas y finalmente cayeron para convertirse en Satanás (acusador) y los demonios, Shedim en hebreo (los engreídos). Isaías 14:12-14

En ese momento, se produjo una ruptura extremadamente trágica en este mundo perfecto, donde estos rebeldes ya no podían permanecer. Estos ángeles caídos ya no tenían lugar en el Reino de los Cielos. Así que había que cazarlos en algún lugar, pero ese lugar aún no existía, porque esta situación realmente no se había previsto.

Había que crear una dimensión paralela en la que Yahuwah no estuviera presente. Fue entonces cuando el “espacio” Tohu VáBohu se apartó, por un tiempo.

Yahuwah podría haber destruido inmediatamente a los rebeldes, pero no sucedió de esa manera. ¿Por qué? Solo podemos adivinar. Pero en general, no sorprende que ante una rebelión tan destructiva, todavía muestre algo de paciencia. Aquí también, nuestro Padre se comporta como una especie de perfecto «caballero», que en tal situación no actúa por ira y golpea en el acto, sino que da tiempo a su oponente para que pueda probarse a sí mismo y luchar en igualdad de condiciones.

El papel de la tierra

Para que este duelo se llevara a cabo, había que designar un lugar. Este lugar no era otro que el mismo reino de Satanás. Este reino de oscuridad y caos dentro del cual la Tierra fue creada para servir como campo de batalla y dentro del cual el hombre todavía fue creado para servir como botín para el futuro vencedor.

La caída de 1/3 de los ángeles dejó un vacío en el perfecto reino original de Yahuwah.

En el caso de un intento de golpe entre los hombres, como hemos visto muchas veces a lo largo de la historia, los golpistas son capturados y ejecutados en el acto y se nombran nuevas personas para reemplazar a sus antiguos compañeros que se rebelaron. Los golpistas son generalmente militares, que cuentan con las armas necesarias y que son las personas más cercanas al poder contra el que se rebelan.

Elohim sin embargo no es humano y no piensa como tal. No desea derrotar a los rebeldes con fuerza y ​​poder, sino con su debilidad. Quiere demostrar que incluso en su estado más débil, es capaz de vencer a un enemigo en plena posesión de su fuerza y ​​poder.

Yahuwah acepta entrar en el reino de Satanás y tiene la intención de derrotarlo en su propio terreno. Es por haber creado al hombre, a través de él y, al nivel de su libre albedrío, que la lucha occure. Al final, ni siquiera lucha en igualdad de condiciones, sino que ofrece al enemigo combatirlo con medios mucho más modestos.

Elohim crea así al hombre para derrotar a Satanás al nivel de su libre albedrío.

Por lo tanto, la tierra fue creada en medio de este mundo caótico para que sirviera de tablero de ajedrez, de teatro para la gran lucha. Y el reto es el hombre. Si logra tentar al hombre y mantenerlo en el pecado hasta el final, Satanás lo llevará consigo a la condenación eterna. Sin embargo, si el hombre logra permanecer (o volver) a su estado original cuando el pecado aún no se había apoderado de él, obtendrá la vida eterna.

El pecado y su solución

Volviendo a la historia de la creación, conocemos bien las tristes consecuencias de la historia. El hombre finalmente cayó desde los primeros escalones. Porque a Satanás se le dio poder en la Tierra y tuvo libre acceso a esa parte del Reino de los Cielos que fue separada y colocada dentro de la tierra, el Jardín del Edén. Así se apareció a Eva en forma de serpiente para tentarla.

Por este acto, el hombre no solo se aisló del contacto directo con el Creador y se sentenció a sí mismo a muerte, sino que también le dio poder a Satanás para arrastrarlo al mundo físico. Aquí el proceso de la muerte y del tiempo lleva al hombre a la primera muerte -la muerte física- y luego a la segunda -la muerte del espíritu- en caso de que Satanás sea capaz de mantener al hombre bajo el dominio del pecado, alejado de la persona del Salvador.

Este Salvador que es Yahushua HaMashiah de Nazaret, el único camino de regreso al Padre.

El que libró al hombre del pecado por su sangre y por su sacrificio en la cruz y que por eso mató a la serpiente antigua

El propósito de la humanidad

Más allá de lo que hemos aprendido hasta ahora, que el hombre es la última apuesta en la lucha entre los dos poderes, la creación del hombre tiene un significado y un propósito mucho más profundo de que nadie realmente habla. Una vez que entendamos esto, habremos respondido la pregunta más antigua y visceral que el hombre jamás haya hecho:

“¿Por qué y quiénes somos y dónde vamos?»

Como se describió previamente:

La caída de 1/3 de los ángeles dejó un vacío en el reino originalmente perfecto de Yahuwah. El Reino de los Cielos no puede permanecer en este estado temporalmente imperfecto a 2/3 de su esplendor.

Yahuwah no destruyó inmediatamente a los rebeldes y no creé nuevos principados espirituales y otros ángeles en su lugar con un chasquido de dedos. Al menos no hasta que termine la pelea.

Pero ni siquiera hará eso al final de este. Porque los suplentes ya están creados desde hace tiempo. Estos reemplazos no son otros que la parte redimida de la Humanidad.

Una vez obtenida la Redención del Mesías, el hombre al entrar en la Vida Eterna toma el lugar de los ángeles caídos

Así es como finalmente Yahuwah llena el vacío dejado para restaurar Su Reino.

En lugar de Satanás como el arcángel y su ejército demoníaco, tenemos al Mesías como Rey tomando el lugar de Helel y los ejércitos de humanos salvos tomando el lugar de los demonios.

Quizás ahora entendamos el verdadero propósito de nuestro mundo y la creación del hombre. También entendemos la contradicción de que lo que Elohim crea no puede ser originalmente imperfecto. Él no crea oscuridad, vacío y muerte. Pero algunas creaciones que originalmente eran perfectas se volvieron imperfectas y se convirtieron en oscuridad, caos y muerte. Helel por su rebelión perdió el estatus de ángel luminoso generando así oscuridad, concepto que no existía hasta entonces.

Entonces vemos que incluso en el Paraíso hubo un «tiempo» cuando las criaturas perfectas del Reino atemporal también tenían albedrío y la oportunidad de decidir si permanecen obedientes al Creador para siempre o eligen otro camino. En cuanto algunos de ellos optaron por esta última opción, era necesario un plan B: ¡Aquí es donde entramos en juego!

Yahuwah no creó a nadie para reemplazar a Helel/Satanás. Se ofreció a sí mismo como Su Hijo, Yahushua HaMashiah, para ocupar el lugar desocupado de Helel. Esto es exactamente lo que los discípulos pudieron ver con sus propios ojos durante la transfiguración de Yahushua, cuando apareció con Elías y Moisés, tomando así el lugar del tercer arcángel desaparecido. Moisés y Elías siendo ellos mismos los Arcángeles Miguel y Gabriel respectivamente. Un artículo posterior tratará este tema con más profundidad: Terumah

La Iglesia – el Cuerpo del Mesías – fue edificada sobre los cimientos de los apóstoles (Moisés – ley) y los profetas (Elías) y su cabeza es Yahushua HaMashiah

que es la Luz que compensa la desaparición del ángel luminoso. Y los que nacen de nuevo en Él, Su Cuerpo, NOSOTROS tomamos el lugar de 1/3 de la hueste angélica que Satanás llevó a la perdición.

Así es como entendemos cómo los humanos juzgaremos a los ángeles según 1Cor 3:6. El juicio será para ellos, entre otras cosas, ver a una de las criaturas más débiles, pequeñas e insignificantes del mundo, el Hombre, tomar el lugar de éstos engreidos que cayeron. No hay juicio más humillante para ellos y por eso nos odian tanto.

Es importante reconocer estas verdades para que podamos fortalecer nuestra fe y correr cada vez con mayor confianza y convicción hacia la meta que es el Mesías. También comprendemos mucho mejor la esencia de la persona del Mesías y por qué era importante que Yahuwah se apareciera entre nosotros en forma humana, se vaciara y como Hijo diera Su Vida para que encontráramos la nuestra. Así debemos correr, no con fuerza ni poder, sino llenos del Espíritu de Yahuwah.

Lee también: Bereshit: Sea la Luz, YHWH está codificado genéticamente en nosotros

R.Sipos/10/13/2017

Miketz

Miketz

El reconocimiento de Yosef

Cuando la soga se aprieta a nuestro alrededor, cuando el mundo nos rechaza, cuando surgen problemas incluso dentro de nuestra comunidad (donde los conflictos y las injusticias no son infrecuentes),

a menudo tendemos a identificarnos con Yosef

Es bueno leer que hubo alguien que había sufrido daños similares, alguien que fue empujado al pozo por sus propios hermanos como a veces somos nosotros mismos. Nuestra identificación con Yosef es, sin embargo, a menudo ilegítima y peligrosa.

En la enseñanza de la parashá de la semana pasada, estábamos hablando de Yosef como la prefiguración del Mesías. Además, entre las prefiguraciones del Mesías, Yosef era el más puro y cercano a la santidad del Mesías. Yosef era uno de los más desprovistos de instintos humanos. Es mejor estar muy atentos cuando nos comparamos con un personaje así, porque fácilmente podemos engañarnos a nosotros mismos. Yosef no tiene ningún pecado en su haber, al menos según el relato bíblico. Por nuestra parte, rara vez podemos decirlo.

Las malas noticias traídas a su padre también fueron mandadas por el Todopoderoso y no hay cuestión de culpa o abuso de poder en su caso. Sólo la «bondad» humana y el humanismo en sí mismos están en el origen de las dudas y acusaciones contra Yosef, al igual que en muchos otros casos de otros personajes de la Biblia o del propio pueblo judío a lo largo de la historia. En un mundo tan humano y egocéntrico como el que vivimos ahora, es el espíritu el que busca incesantemente circunstancias atenuantes para legalizar el pecado y pisotear los Mandamientos de Yahuwah quien está tratando de hacer aparecer a Yosef como un soplón vulgar. perpetuamente cometiendo el pecado de la mala lengua (Lashon HaRa).

Cuando nos metemos en problemas, generalmente nos identificamos con Yosef instantáneamente como para fortalecer nuestra supuesta inocencia. Sin embargo, lo más frecuente es con Jonah que deberiámos compararnos.

Porque, de hecho, si estamos en peligro o si somos insultados, la mayoría de las veces se debe a nuestra insubordinación hacia Yahuwah. Cuando la oscuridad nos rodea, piensa siempre si es realmente estamos en el tanque de Yosef o más bien simplemente en la panza del pez donde se encontró Jonah al huir de su destino.

Porque en el caso de Jonah, fue por su desobediencia que los marineros lo arrojaron por la borda. Es bueno aclarar la situación de lo contrario corremos el riesgo de quedar bloqueados en el espíritu sin poder avanzar, porque no tenemos la humildad de ver nuestras faltas para liberarnos implorando la Gracia de Yahuwah.

Siempre nos gustaría ser comparados con Yosef, porque sentimos su pureza y aspiramos a ella nosotros mismos. Especialmente tenemos problemas para confesar nuestros errores y es más fácil identificarnos con los ganadores. Pero en la mayoría de los casos, deberíamos contentarnos con el título más modesto de Jonah para poder avanzar y parecernos un poco más al codiciado Yosef. Jonah tuvo que sufrir las consecuencias de su falta. Él era verdaderamente un hombre de Yahuwah, un gran profeta, uno de los personajes principales de la Biblia, pero también tenía algunas cosas que poner en orden en su relación con Yahuwah.

Todo esto, naturalmente, no nos excluye de ser sometidos a persecuciones cobardes e injustas de vez en cuando. Los problemas no surgen solo cuando somos rebeldes. Se nos ha dado la pesada promesa de tener que sufrir persecución debido a nuestra fe en el Mesías. A menudo nuestro vecino nos acusa falsamente y debemos sufrir esto en silencio. También debemos evitar caer en el otro extremo y juzgarnos constantemente a nosotros mismos, siempre tratando de encontrar algo malo en nosotros, incluso lo que no es cierto, solo para agradar a Yahuwah y a nuestro propio espíritu de religiosidad. Es prudente primero postrarnos ante el Todopoderoso pensando que somos como Jonah para que Él ocasionalmente nos asegure que es por nuestra pureza y en Su nombre que somos rechazados por otros. Que Él sea siempre el único que tenga el derecho de nombrar la naturaleza del mal que permanece en nosotros.

La humildad no se detiene aquí por cierto. Porque tenemos nuestro propio Yosef. Nunca podremos saber quiénes son y cuándo y cómo los empujamos al fondo del pozo. A menudo pensamos que somos Yosef-es, aunque simplemente somos uno de los hermanos de quien creemos ser.

Vayeshev

Vayeshev

Yosef el pastor entre pastores

Desde el comienzo de su historia, aprendemos que Yosef le estaba dando malas noticias a su padre sobre sus hermanos nacidos de las siervas de Lea y Raquel. Esto puede no parecer muy positivo a primera vista y podríamos pensar que Yosef era un niño mimado que denunció deliberadamente a sus hermanos para desacreditarlos y fortalecer su propia imagen ante los ojos de su padre. Sin embargo, fue el propio Jacob quien envió a su hijo a cumplir esta misión y no se trataba de hacer acusaciones falsas, sino de mantener una mirada benévola sobre los hijos que, sin duda alguna, realmente lo necesitaban.

Jacob ha cometido muchos errores en el pasado, porque era un hombre, un joven lleno de vitalidad y hormonas que muchas veces rechazaba el cumplimiento de la voluntad divina en su vida. Sin embargo, hemos llegado aquí a un período en la vida de Jacob, donde su propia persona comienza a dar un paso atrás dando cada vez más el camino a este Israel en el que Yahuwah siempre ha querido que se convierta. Ahora, leemos acerca de un Jacob mayor, más experimentado y mucho más sabio que antes. Vemos a un hombre que va tomando conciencia de la naturaleza de su llamado y el de sus hijos, especialmente en el caso de Yosef. En mi opinión,

Jacob no cometió ningún error al preferir a Yosef sobre sus otros hijos

No sólo le agradaba más porque había nacido de esa esposa en particular a quien Jacob realmente amaba, sino porque la elección de Yosef no se basó en una decisión humana. No se equivocó haciéndole una hermosa túnica y enviándolo a «espiar» a sus hermanos. Este trato preferencial estaba de hecho en la voluntad de Yahuwah. La elección de Yosef entre sus hermanos, como la de Jacob en comparación con Esaú, fue la voluntad del Todopoderoso y de ninguna manera no fue el resultado de un sentimiento humano. No fueron Isaac y Rebeca quienes decidieron que Jacob sería el favorito de Yahuwah. En el caso de Yosef ocurre lo mismo. Yosef es una figura separada entre los 12 hijos de Jacob, un enviado entre los mensajeros que tiene un llamado pastoral que cumplir entre sus hermanos.

Los pastores también forman un rebaño, el Rebaño de Yahuwah, donde los miembros a menudo se dispersan dejando los rebaños que se les asignan sin supervisión o protección.

Así es como el Padre envió a su único Hijo para velar por su pueblo, para comunicarle noticias de su comportamiento y, en última instancia, para reunir al rebaño espiritualmente desconcertado. Yahushua HaMashiah también fue odiado por la mayoría de sus hermanos por las mismas razones que Yosef, porque tenía una relación más profunda e íntima con el Padre, vestía una vestidura más hermosa, tenía un llamado más valioso.

Jacob ciertamente actuó de acuerdo con la voluntad de Yahuwah al favorecer a su hijo Yosef y enviarlo a sus hermanos con una vestimenta particular. Esto se hizo precisamente en interés de los hermanos ingratos, para que no se dispersen y no arruinen el patrimonio familiar. Esta fue la providencia que rechazaron al rechazar a Yosef.

Sueños de Yosef

Yosef tiene dos sueños, uno de los cuales llega incluso a enojar a su padre. Uno muestra gavillas y el otro estrellas. Las gavillas de sus hermanos se inclinaron ante las suyas, y el sol, la luna y once estrellas también se inclinaron directamente ante Yosef.

El cumplimiento de estas profecías ocurrirá muy pronto. De hecho, la hambruna estalló con bastante rapidez y

Los once hermanos se arrastraban a los pies de Yosef vestido de príncipe de Egipto.

Las gavillas de los hermanos se inclinaron ante las de Yosef.

Sin embargo, aquí sólo se hace realidad el primer sueño.

Jacob, todavía no se inclina ante su hijo y su madre Raquel mucho menos ya que ella murió mucho antes de que él soñara nada.

¿Cómo se realiza este segundo sueño, cuando el sol y la luna, es decir, el padre y la madre, glorifican a su hijo? El cumplimiento de esta profecía no ocurre en el mundo visible. Es un evento que se lleva a cabo en espíritu.

cuando las almas de Jacob, Raquel y los once hermanos se encuentren con Yahushua y lo reconozcan como el Mesías y Redentor.

Mientras tanto, las once estrellas no se limitan a los once hermanos de Yosef, sino que representan a todos los descendientes, las famosas 144.000 almas salvas de Israel que tienen la promesa de reconocer la verdadera identidad de su Mesías y que se postrarán a los pies de Yahushua HaMashiaj, el evento que ocurrirá dentro de unos años en el día del Yom Kipur Supremo.

Desde el punto de vista humano, es verdaderamente escandaloso escuchar a un niño decir cosas así sobre sus padres, especialmente en el contexto histórico y moral del Medio Oriente de aquella época. Jacob se siente ofendido, pero guarda esta historia en su memoria, tal como la leemos, lo que significa que en el fondo siente que lo que dijo su hijo pródigo debería hacerse realidad algún día. Es en esta etapa de la historia que

podemos entender la contradicción de las palabras de Yahushua a los fariseos cuando afirmó ser el hijo de David y su Señor al mismo tiempo.

Marcos 12: 35-36

El paralelo es idéntico. Así como Yosef fue la prefiguración del Mesías, así su llamado es tan elevado que incluso sus padres deben inclinarse ante tal poder. Aunque físicamente es descendiente del rey David según su árbol genealógico, el Mesías está reinando sobre todo y todos en espíritu, incluso sobre el mismo David.

Numerosos personajes bíblicos son las prefiguraciones de Yahushua HaMashiach, como Moisés. Sin embargo, pocos muestran tanta pureza e inocencia como Yosef. Él fue quien mejor encarnó la santidad del Santísimo. Yosef fue uno de los personajes bíblicos en el que el lado humano estaba más ausente. No hay rastro de insubordinación o error humano en su caso.

Él prefiguró a ese Yahushua HaMashiah de Nazaret que, como él, fue rechazado por sus propios hermanos y vendido no por 20, sino por 30 piezas de plata por uno de ellos. Él es el Mashiah a cuyos pies Jacob y Raquel están permanentemente postrados en el mundo espiritual, en el Reino de los Cielos.

De judío a egipcio, de egipcio a judío

Yosef nació, como diríamos hoy, «judío», pero más precisamente, nació como israelita. (El término judío proviene de los descendientes de Judá y otros remanentes que fueron expulsados de Israel durante la destrucción del Segundo Templo en el año 70 EC).

Sin embargo, debido al pecado de sus hermanos, se vio obligado a adoptar una identidad diferente por un tiempo.

Yosef fue un regalo de Yahuwah para su familia y hermanos en particular para que a través de sus visiones, fidelidad y virtud pudiera velar por ellos y servirlos.

Por otra parte, rechazaron esta providencia. Por esta razón, el Todopoderoso ha confiado a su siervo a una potencia extranjera por un tiempo determinado. Los egipcios vieron y aceptaron la supremacía de Yosef hasta tal punto que prácticamente lo elevaron al rango de faraón. Egipto lo quería y lo compró por 20 siclos para usarlo y explotarlo para sus propios fines. Aunque fue por interés personal y comunitario, los egipcios lo amaban y respetaban. Fue tan elogiado que el supremo soberano pagano lo designó como su mano derecha.

Tras el rechazo de Yahushua HaMashiah, comenzó el mismo proceso. Yahushua ha sido adoptado por un imperio espiritual donde Él recibió un lugar privilegiado junto o más bien un nivel debajo del faraón. En este imperio que ahora es más poderoso que nunca, su nombre es invocado con amor y respeto entre muchas otras deidades alienígenas. Sabemos quiénes son estos faraones y de qué se trata este imperio. Desde el demonio de la falsa virgen María, pasando por la horda de «santos» y otras instituciones humanas llamadas iglesias, llegamos finalmente a la persona del Papa y otras autoridades e iglesias «pastorales» que, invocando el nombre del Mesías, se arrogan el derecho a gobernar a miles de millones de seres humanos.

Como a Yosef, se le concedió otro traje, otro rostro e incluso otra identidad. (¡Por ejemplo, simplemente cambiando su nombre de Yeushua a iesus!). No nos dejemos engañar, porque no se trata simplemente de la Iglesia Católica, aunque ésta sea la directora de esta malvada sinfonía. Estamos hablando aquí de un movimiento más amplio que va más allá de las fronteras de Roma y que abarca todas las corrientes espirituales, incluso muchos cristianos «ultrareformados». Los íconos, estatuas y otras manifestaciones a menudo carismáticas del dios barbudo y de rostro pálido son falsificaciones de la verdadera persona del Mesías. (como los diversos actores que encarnan a nuestro Salvador, en particular las películas que van más allá del Evangelio y llegan a una especie de Midrash cristiano como la serie Chosen, por ejemplo). El ecumenismo es hoy sin duda el mayor obstáculo para el reconocimiento de la esencia de la persona del Mesías, especialmente desde el punto de vista judío.

En resumen, vemos en Yosef a un judío que llegó a ser la autoridad suprema de Egipto.

Fue a través de Yosef que el pueblo entró a Egipto.

Posteriormente Moisés será quien los sacará de ella.

Yosef nació israelita y se convirtió prácticamente en faraón, Moisés comenzará su vida casi siendo él mismo un faraón para finalmente convertirse nuevamente en israelita. Una historia similar ocurrió hace unos 2000 años. Cuando Yahushua fue vendido al Egipto de ese tiempo, a Roma quien lo usó en gran medida para propósitos ajenos a la voluntad de Yahuwah quien Él encarnó. Pero el Todopoderoso interviene en la vida de cada uno y envía su Espíritu Santo para abrir los ojos y distinguir el original del fraude. Está en la voluntad de Yahuwah que la adoración a los ídolos se transforme en verdadera redención y liberación. Que cuando aquellos que inconscientemente acuden a las falsificaciones de nuestro Salvador, reconozcan quién es Él realmente.

Yahuwah quiere que todos pasen de la adoración del crucifijo y de otros ídolos barbudos al gobierno del Real Mesías.

Por otro lado, la túnica púrpura que vestía antes de morir le fue entregada por los soldados romanos. Su colorida vestidura es blanca como la nieve según las profecías.

Los judíos de hoy ven a Yahushua vestido con una túnica romana y lo consideran como el soberano de un imperio pagano.

Para ellos, Él sigue siendo un extraño que inspira miedo, ya que fue principalmente por su nombre falsificado que fueron perseguidos durante muchos siglos. Sin embargo, el hambre hace que sus ojos se vuelvan cada vez más hacia Él. La voz de Jacob, en otras palabras, la voz de nuestro Padre, ya está diciendo a los judíos que deben ir a su encuentro si no quieren morir de hambre. Así, que vayan a ver a este hermano judío que se convirtió en gobernante «egipcio», porque Él es en verdad el único que está en posesión del grano de la vida. Este alimento ahora es consumido sólo por los súbditos egipcios, mezclado con sangre, carne de cerdo y otras sustancias impuras, pero si finalmente lo haces tuyo también, podrás volver a hacer alimento kosher con él, para que los egipcios también puedan limpiarse de sus espíritus mezclados.

La palabra de Yeshua registrada en el Nuevo Testamento predice el cumplimiento de todas las profecías y promesas hechas en el Tanakh (Antiguo Testamento) que son esperadas por el Pueblo Elegido durante miles de años.

Jacob no envió a sus hijos a Egipto para convertirse en egipcios, sino para mantenerlos con vida y poder regresar y recuperar su lugar entre su pueblo en su identidad. Cuando finalmente se inclinaron ante Yosef con humildad, él reveló su identidad ante sus hermanos. En ese momento Yosef volvió a ser israelita, el Yosef que siempre ha sido. Ha cumplido su llamado y ha recuperado su identidad. Esto es lo que Yeshua está esperando. ¡Así que los judíos se apresuran a encontrarse con él porque el tiempo del hambre está muy cerca!

VERSIÓN VIDEO

Vayishlaj

Vayishlaj

Paz con el enemigo

Jacob deja la tierra de Labán con su familia y ganado y luego envía mensajeros a su hermano Esaú para decirle que tiene muchas riquezas. La noticia vuelve informando a Jacob que su hermano viene a él escoltado por 400 soldados armados hasta los dientes. No se han visto en 20 años. Tantos años no han sido suficientes para apaciguar la ira de Esaú. Jacob está naturalmente asustado y divide a su pueblo en dos grupos para preservar uno en caso de que el otro sea asediado por las tropas de Esaú. Luego se dirige al SEÑOR de los ejércitos en oración. Entonces

vemos a un hombre en peligro a quien le llega una «buena idea» para resolver su problema y luego se presenta ante el Señor pidiendo su ayuda.

Todos los problemas que tuve que enfrentar hasta ahora en mi vida, excepto los que Yahuwah me dio como pruebas, vinieron de este tipo de proceso inverso. La mayoría de mis problemas fueron consecuencia del hecho de que siempre tengo una muy buena idea al principio, que pongo en práctica antes de volverme finalmente hacia aquel a quien le habría pedido ayuda de inmediato. A menudo nos imaginamos a nosotros mismos como buenos creyentes, lo suficientemente puros y fieles como para poder juzgar a la vez y tomar decisiones instantáneas basadas en nuestra supuesta sabiduría. Aquí es cuando surgen los problemas. Afortunadamente para nosotros, los problemas realmente surgen y lo suficientemente fuerte como para abrirnos los ojos a nuestro error y darnos cuenta de quién es la única solución a todos nuestros problemas.

Después de despertar a la bestia, Jacob elabora otra estrategia. Quiere redimirse literalmente con su hermano. Intenta establecer una paz duradera de mutuo acuerdo y ganarse su simpatía por falta de su amor. Le ofrece a Esaú una parte de la riqueza que ha recibido de Yahuwah como señal de sumisión a la autoridad de su hermano.

Como podemos leer, por alguna razón desconocida, Esaú rompió a llorar al ver a su hermano y su familia. Por las que parece que el Todopoderoso había cumplido en él lo que había hecho en Labán en la parashá de la semana pasada cuando le ordenó que no hiciera daño a Jacob, su siervo.

El enemigo, sin embargo, no se resigna tan fácilmente. Primero le propone a Jacob que se alíe con todo lo que posee. Jacob se niega. Esaú luego trata de convencerlo de que acepte que algunos de sus hombres escolten a Jacob y su familia en su camino. Jacob también se niega de una manera sutil. Aquí vemos cómo el enemigo se niega a dejarte ir y se esfuerza por mantener cierto control o tener cierta visión de la vida de quien está siguiendo el camino de Yahuwah.

Esaú finalmente acordó haber recibido solo la bendición secundaria de su padre.

Al ver la situación de Jacob, los años de esclavitud con su suegro, el mismo Esaú llegó a comprender que no quiere tener nada que ver con una bendición que resulta en un calvario como el de su hermano. Esaú ciertamente no trabajó tan duro como Jacob para adquirir su fortuna. Podemos imaginarnos cómo un cazador como él pudo hacerse rico. Esaú es un hombre de mundo y, como tal, solo en este mundo se siente bien. Este mundo donde puede cazar, saquear y tener derecho a disfrutar de tus bienes al instante.

No comprende ni puede comprender el contenido de la bendición de Jacob. Porque ésta bendición no se basa en los placeres terrenales y el éxito rápido. No hay garantía de que esa bendición se cumpla durante la vida de quien la reciba.

Las verdaderas bendiciones del Señor son a largo plazo y conciernen a muchas personas y generaciones. La bendición de Jacob es para todo el Pueblo y permanece para siempre. La mayor bendición para un creyente es saber que son sus hijos, su descendencia los que van a disfrutar de los frutos de su devoción. Al transmitir la herencia espiritual de generación en generación, la bendición continúa creciendo. La buena bendición para un hombre de mundo como Esaú es la que da frutos de inmediato y que sirven al bienestar del individuo sin preocuparse realmente por el futuro de sus hijos.

Para muchos, los niños son importantes solo en la medida en que ayuden a elevar la imagen de los padres a los ojos del mundo. La mayoría de las veces, el niño cuenta siempre que los padres puedan enorgullecerse de su belleza, tamaño, fuerza, inteligencia o cualquier otra aptitud para ciertas cosas de la vida actual.

Sin embargo, para nosotros la verdadera bendición es cuando vemos los frutos de nuestro trabajo en nuestros descendientes. Cuando, a través de nuestro ministerio y de nuestro ejemplo, nuestros propios hijos, una vez adultos, permanezcan bajo el dominio de Yahuwah y de su Mesías, perpetúen la herencia espiritual heredada de nosotros y que luego transmitirán a su vez a sus propios hijos para que los frutos alimentan a nuestros descendientes hasta por mil generaciones.

Parashat próxima: Vayeshev

VERSIÓN VIDEO

Vayetze

Vayetze

Jacob: su sueño

Al huir de la ira de su hermano, Jacob se encuentra en medio del desierto y se queda dormido. Toma una piedra que le pone debajo de la cabeza y se duerme. Hace un sueño. Ve una escalera cuya parte superior llega al cielo y ángeles suben y bajan por ella. Jacob estaba en problemas para esconderse y sin duda estaba asustado. Su único consuelo en este árido y frío desierto era una piedra que usaba como cojín, símbolo de la dureza de su prueba. Sin carpa, sin edredón cálido, sin almohada suave, solo una piedra debajo del cuello. En el texto hebreo original se destaca que la piedra era una de las piedras del lugar. A medida que avanzamos en nuestro camino de discipulado, los problemas y preguntas de nuestro pasado y futuro no deberían importar. Lo que queda atrás y lo que sucederá en el futuro son cuestiones que bloquean nuestro deber actual. Durante nuestros ministerios, la única pregunta que importa es cuáles son los pecados actuales del lugar en el que nos encontramos y cómo solucionarlos. Nuestras oraciones subiendo a Yahuwah como mensajeros en una escala celestial son el soporte de la solución al mismo tiempo, ya que los ángeles ascienden, pero bajan de la misma manera. La quintaesencia de la oración se describe aquí. El origen de la oración de la tarde es precisamente esta comunicación entre Jacob y Elohim. Jacob habló con Elohim y Elohim le respondió enviando los mensajeros. Entonces

Jacob recibió respuestas a sus preguntas, soluciones a sus problemas, consuelo en su tristeza y curación de su dolor.

El Todopoderoso hace la promesa de brindarle asistencia y protección. Jacob construye un altar donde vierte aceite para sellar su pacto con Elohim.

Jacob: su prueba

Después de su encuentro con Elohim, Jacob todavía se encuentra en esclavitud, bajo el yugo de una autoridad extranjera. Allí, los mandamientos ajenos son de fuerza. En el mundo, existen dos tipos diferentes de leyes. Primero, los que no necesariamente contradicen los Mandamientos de Yahuwah y que se basan en la lógica y el racionalismo siendo bastante legítimos incluso desde el punto de vista divino. Labán declara que no es costumbre casarse con la menora antes que con la mayora. Esta tradición es de hecho una garantía para proteger a las mujeres jóvenes del abandono y la soledad. Podríamos decir que este es un comportamiento sabio para proteger a los niños. El otro tipo de ley, en cambio, se basa en el egoísmo y el desprecio por el prójimo. Cuando Labán está ocultando conscientemente este pequeño detalle, sabiendo que Jacob estará motivado a trabajar duro para conseguir a la mujer de sus sueños, no hace más que engañar a su sobrino para sacarle el máximo partido de él como un vulgar sinvergüenza. Jacob sirvió dos veces siete años a un hombre que era pariente, hermano de su madre Rebeca. Labán es un personaje tan excepcional como el de Rebecca. Salvo que, a diferencia de su hermana, Labán se distingue por su mediocridad e hipocresía.

Los polos opuestos se encuentran al igual que en muchas otras historias de la Biblia.

(Caín y Abel, Esaú y Jacob, Saúl y Jonatán, …)

No podemos saber la razón por la que Yahuwah le permite a Jacob vivir tal prueba. ¿Por qué tiene que trabajar tan duro durante 14 años y luego durante 6 años más para conseguir sus rebaños? ¿Por qué también tiene que «engañar» a Labán para obtener lo que se le debía cuando estaba manejando el nacimiento de las cabras y los corderos de su suegro? No quiero adivinar, sin embargo, la estadía de Jacob en ese lugar fue obviamente una prueba, una preparación y una estufa que ayudó a limpiar el alma de Jacob quien, como la mayoría de nosotros, tenía una fuerza de carácter que no armoniza bien con la Suprema Voluntad.

A menudo me encuentro en situaciones difíciles por voluntad de Elohim. Allí, tengo que trabajar duro mientras sufro constantemente injusticias flagrantes. Porqué Labán siempre está ahí, presente a nuestro alrededor y esperando ponerte la correa alrededor del cuello. Muchos cometen grandes injusticias y / o dejan el camino abierto a tales pecados. A menudo me hago la pregunta a Yahuwah: «¿No es por tu voluntad que estoy donde estoy? ¿No querías que trabajara aquí? ¿Por qué todavía tengo que pasar por tales situaciones? Es en estos momentos que llega la respuesta. Es mejor permanecer en silencio y no luchar en vano. Al querer defendernos nos encontramos con los poderes que gobiernan este mundo y son mucho más poderosos que nosotros. No solo debemos sufrir la humillación causado por el mal que nos rodea, pero todas las maldiciones que vienen de él también nos alcanzan. Salimos de la protección divina y nos aventuramos en el campo de batalla alienígena donde el enemigo tiene los derechos y las armas para defenderse.

En efecto, el hombre pecador no tolera que el recién llegado le dé sermones y le diga cómo deben funcionar las cosas en su pequeño mundo. Es mejor sufrir en silencio un rato y volverse directamente al Todopoderoso en oración. Es mejor enviar nuestros mensajeros a Elohim para que las respuestas lleguen. Sólo Yahuwah de los ejércitos es empoderado para poner orden en nuestras vidas y en nuestro entorno. Enviará su ejército cuando lo considere oportuno, tal como lo hizo Jacob cuando salió de la casa de Labán. Solo Elohim tiene derecho a ajustar nuestras cuentas y restaurar las cosas y situaciones que nos rodean según Su voluntad y no la nuestra. Es entonces cuando a menudo nos damos cuenta de que si tenemos que sufrir problemas, eso se debe al hecho de que ciertas cosas deben limpiarse. Nuestro orgullo cristiano a menudo piensa saberlo todo mejor que esos pobres incrédulos. Muy a menudo, ese no es realmente el caso. Nuestros propios pecados a menudo nos llevan a ser purgados de vez en cuando y esto también implica tener dolor.

Jacob: su fortuna

Una vez más, es en un sueño que el Todopoderoso aconseja a Jacob que obtenga su ganado manejando hábilmente los nacimientos dentro de los rebaños de Labán. Esta es la historia de las cabras moteadas y rayadas.

Aquí de nuevo no se trata de una impostura, porque es el mismo Todopoderoso quien interviene en la injusticia

sufrida por Jacob durante todos estos años.

Labán explota de ira al ver el éxito de Jacob con su ganado. Elohim interviene de nuevo y le ordena a Labán que no le haga bien o mal a Jacob. Elohim le habla a un hombre que no le pertenece, que está bajo el yugo de un poder espiritual extranjero y con quien apenas tiene alianza.

Es sorprendente leer que Labán no solo no puede hacerle daño a Jacob, sino que tampoco se le permite ninguna buena acción. ¿Qué estaría mal en hacer el bien?

De hecho, el «bien» del mundo es a veces mucho peor que el mal mismo. La espina más grande en el pie de Jacob habría sido estar en deuda con Labán, tener que estar agradecido con un sinvergüenza como su suegro. Una de las mayores clemencias de Yahuwah es precisamente liberarnos de toda deuda con el enemigo y el hombre en general. De manera similar, su abuelo Abraham se separó del rey de Sodoma después de ayudarlo en su lucha contra los reyes enemigos. Quería honrar el apoyo de Abraham, pero se negó categóricamente a que cualquier humano pudiera decir que Abraham le debía su fortuna a un hombre y no a Yahuwah. (aquí no se le dijo a Abraham que lo hiciera, vino de su sabiduría interior).

También es a veces muy tentador aceptar una indemnización después de un largo período de servidumbre. A menudo sentimos que lo merecemos porque hemos sufrido injustamente durante años. Es bueno saber en estos casos que la verdadera restitución solo puede venir de Yahuwah. Puede ser que esta compensación venga de los hombres hasta cierto punto como en el caso del ganado de Jacob, pero el Todopoderoso se asegura de que este bien no provenga directamente de la fortuna concreta del hombre. El bien siempre está purificado de toda expectativa e influencia del hombre. Las ovejas y las cabras obtenidas por Jacob no afectaron en absoluto el capital de Labán, ya que no habría invertido su propiedad como lo hizo Jacob. Jacob simplemente levantó un capital por su bien que no dañó el capital original de Labán, el cual fue devuelto en su totalidad a su dueño según lo acordado. Por tanto, Labán no fue perjudicado por Jacob y los animales se mantuvieron según lo acordado.

Me parece asombroso que la memoria de Jacob necesite ser rehabilitada a los ojos de prácticamente todo el mundo.

La historia es tan clara que me resulta difícil creer que millones de cristianos y judíos adoptaron ciegamente el pensamiento y la retórica de Esaú diciendo que todas las miserias de Jacob son solo la consecuencia de sus pecados. A medida que leemos la historia, podemos presenciar cómo nacen y se difunden los chismes para mancillar la imagen de una persona inocente.

Jacob siempre ha sido una persona honesta y de buena voluntad.

Sin embargo, tenía una falta muy grave, y más que nadie en la Biblia tenía prisa por resolver sus problemas de forma autónoma, de acuerdo con sus propios pensamientos. Fue esta terquedad la que lo llevó a muchos problemas.

Jacob, su falso pacto

Jacob comete el mismo error que su padre y su abuelo. Cuando todo ha terminado, cuando están al borde de la liberación, el enemigo intenta un asalto final. Sabiendo que no puede retenernos bajo su poder, el enemigo siempre está lanzando una última ofensiva para causar el máximo daño antes de dimitir. Ataca el lado humano de la persona y actúa sobre los miedos de la gente. Propone firmar un tratado de no agresión del territorio donde se encuentra, asegurando al conquistador que no intentará ninguna ofensiva contra él. Te deja ir, pero te hace aceptarlo como tu aliado. Esto es lo que sucedió entre Abraham y Abimelec, entre Isaac y Abimelec, y esta vez entre Jacob y Labán.

Pero si consideramos al enemigo como nuestro aliado, ¿no nos convertimos en nuestro propio enemigo?

Dejo tolerar y legitimar el pecado contra el cuál pueda tener que pelear un día por voluntad de Elohim, ¿porque es mi vocación? Si le prometo que no tomará su territorio, ¿qué pasará si, el mismo mientras tanto, toma posesión del territorio que el Todopoderoso me habría dado?

Una vez más, se pasó una falsa alianza entre un patriarca y el enemigo que obstruía el Pacto real. Después de veinte años de arduo trabajo al servicio de su tío y suegro, quien no solo explotó a su sobrino, sino que también piensa que todo lo que pertenece a Jacob, sus esposas e hijos son suyos, podemos entender el cansancio de Jacob en frente de tal arrogancia. Además, el recuerdo de su hermano Esaú, persiguiéndolo en busca de venganza, también debería haber perseguido los pensamientos de Jacob, especialmente porque sabía que la reunión estaba cerca. Estaba cansado de pelear y se resignó a firmar un pacto que no debería haber firmado. No tuvo fuerzas para decir que no, como en muchos casos solemos hacer nosotros mismos.

A menudo nos da vergüenza hacer valer nuestros derechos y sentimos compasión por nuestros oponentes. Esta vez también, Elohim es indulgente y envía a sus soldados detrás de Jacob para cancelar este contrato ilegal y dejar el camino libre en Espíritu a Jacob para que pueda cumplir su llamado sin tener sus manos atadas a nadie de su pasado.

Durante el período entre nuestra conversión y nuestro nacimiento de nuevo, también cometemos con frecuencia este tipo de error. Los falsos convenios nos impedirían continuar nuestro viaje si Elohim no nos diera la gracia de romper estos lazos que nos atan a nuestro pasado. Sin embargo, Yahuwah no toma en cuenta el tiempo del desconocimiento y tenemos la oportunidad de implorar su clemencia por nuestros traspiés y nuestras malas decisiones para que todo se anule, aniquile y deje de ser efectivo. Así podemos avanzar hacia nuestro destino en completa libertad. Aquí Jacob aún no se había convertido en Israel y de ese modo estaba en un especie de infancia espiritual.

Las dos caras de Rachel

Rachel era hermosa en tamaño y figura. En la primera aparición de Rebecca, la noción de belleza me parece completamente diferente que en el caso de Rachel. Rebecca fue descubierta por un viejo sirviente de Abraham. Un hombre sabio de edad avanzada que, de hecho, ya no tenía ningún interés en la belleza de las mujeres. No miraba al sexo opuesto como suele hacer la mayoría de los hombres, sino con ojos mucho más sobrios y sabios. Jacob era un hombre joven en la cima de su virilidad cuando conoció a Raquel y tenía otras prioridades. El siervo de Abraham todavía hablaba de la belleza en el caso de Rebeca. Por supuesto, el desinterés y la vejez no excluyen el sentido de la belleza y el refinamiento por el contrario. Sin embargo, la belleza descrita por Eliezer era de otro tipo. A medida que envejezco, me doy cuenta de cuánto están cambiando mis gustos y se vuelven más refinados a lo largo de los años a medida que me santifico aún más. La belleza se mueve desde la superficie hacia las capas más profundas del ser humano.

Rebecca era sin duda una chica muy bonita en el sentido físico también, pero su verdadera belleza provenía especialmente de más allá de su cuerpo.

Con Rachel, no encontramos rastro de tal tipo de belleza.

Leemos que tenía un rostro hermoso y un cuerpo hermoso. En el texto hebreo original, la palabra hermosa que se usa para ambas mujeres es diferente.

Rebecca se define con el término טובה – tova (buena, amable) y Rachel se describe como יפה- yafa (hermosa en el sentido físico).

Rebecca se encargó de dar de beber no solo a los hombres sino también a sus animales, mientras que Rachel escondía los ídolos de su padre debajo de su vestido incluso después de casarse con Jacob. Por eso Jacob maldice a la persona que cometió tal crimen sin saber que era su amada. La maldición pronto llegará a Rachel cuando nazca Benjamín. Ella morirá en su camino y será enterrada sola en el camino mientras estaban a solo unas pocas horas de la cueva de Makpela donde están enterrados todos los patriarcas y matriarcas excepto ella. Incluso Leah será enterrada allí más tarde. Aunque era su esposa favorita, Jacob decidió no enterrar a Raquel en la bóveda familiar.

Raquel cometió un error. No miró hacia adelante, sino hacia atrás, como en el caso de la esposa de Lot. Raquel no se limpió de su pasado pagano y le costó la vida física. Debería haber sido exclusivamente fiel al Elohim de su esposo, pero ese no fue el caso. Ella todavía ha cumplido con su llamado desde que dio a luz a Benjamín y Yosef, pero no se le había permitido ver a sus hijos llenar el de ellos.

También sabemos por el sueño posterior de Yosef que Raquel, apareciendo simbólicamente a través de la imagen de la luna, se postró ante Yosef, o más precisamente ante aquel de quien José era la sombra, es decir, Yahushua HaMashiah. Yosef nos reveló que en el mundo espiritual, Raquel finalmente abandonó sus ídolos y se inclinó ante el único Rey Mesías, logrando así la meta. Sin embargo, es peligroso sobreestimar a una persona que, durante su vida terrena, no fue realmente un ejemplo a seguir.

Otra imagen falsa de alguien a quien habría que poner en el lugar que le corresponde. A diferencia de Jacob, que fue contaminado y degradado, la imagen que tenemos de Raquel está demasiado sobrevalorada. Por qué ? Porque son los hombres quienes escriben la historia y pierden sus medios ante la vista de la belleza femenina. ¿Qué esperar de todos modos de estos hombres judíos contemporáneos que son sólo los descendientes “dignos” de nuestro antepasado Jacob, quien fue el primero en perder la cabeza desde la primera aparición de Raquel?


Un gran número de judíos visitan la tumba de Raquel todos los días. Miles de sus hijas llevan su nombre, mientras que la mayoría no tiene nada que ver con ella, a menos que alguien sea descendiente de Benjamín o Efraín/Manasés. Sin embargo, hoy en día casi ningún judío puede decir esto con total certeza.

Entonces, de una forma u otra, deberíamos cuidar un poco más de nuestros verdaderos antepasados, Leah, por ejemplo.

Este nombre, en cambio, se le da mucho menos a sus hijas estos días…

Como en el caso de María (Mirjam) en algunas iglesias cristianas, valdría la pena sacar de sus pedestales a todas las personas sobrevaloradas y ponerlas en su lugar legítimo con el debido respeto, para destruir todos los falsos cultos humanos construidos a lo largo de los siglos en torno a sus personas.

VERSIÓN VIDEO

Pin It on Pinterest