Ki Tisa

Ki Tisa

El rescate

Habló también Yahuwah a Moisés, diciendo: Cuando tomes el número de los hijos de Israel conforme a la cuenta de ellos, cada uno dará a Yahuwah el rescate de su persona, cuando los cuentes, para que no haya en ellos mortandad cuando los hayas contado. Esto dará todo aquel que sea contado; medio siclo, conforme al siclo del santuario. El siclo es de veinte geras. La mitad de un siclo será la ofrenda a Yahuwah. Todo el que sea contado, de veinte años arriba, dará la ofrenda a Yahuwah. Ni el rico aumentará, ni el pobre disminuirá del medio siclo, cuando dieren la ofrenda a Yahuwah para hacer expiación por vuestras personas. Y tomarás de los hijos de Israel el dinero de las expiaciones, y lo darás para el servicio del tabernáculo de reunión; y será por memorial a los hijos de Israel delante de Yahuwah, para hacer expiación por vuestras personas. Éxodo 30:11-16

Los pilares del Tabernáculo tienen una base de plata. El Cuerpo del Mesías descansa sobre el fundamento de la salvación, de modo que todos los ministerios realizados junto al Sumo Sacerdote sólo pueden ser realizados por aquellos que pagaron su rescate en plata.
Los hombres mayores de veinte años tuvieron que poner esta suma en el altar de Yahuwah para financiar la construcción de el Tabernáculo. Era una suma universal, los ricos no podían dar más y los pobres no podían pagar menos. Todos poseíamos al menos esta cantidad de dinero, el símbolo de nosotros mismos, nuestra persona que hemos recibido de arriba de forma gratuita y que es necesario volver a poner en el altar para que funcione correctamente.

Este acto simbólico no es más que el prototipo del arrepentimiento, cuando uno toma la decisión de volver a Yahuwah para que nuestra vida y nuestro destino ya no estén en nuestras manos, sino en las de Yahuwah. Nos ponemos en el Altar y sobre el Poder de Yahushua HaMashiah para que comience una nueva vida en nosotros.

Esta ley, en nuestro tiempo, en el Cuerpo del Mesías, se aplica también al sumo sacerdote. Es trabajo de Yahushua recoger el medio siclo de plata que el pueblo le trae, para que puedan servirle. Esta moneda de plata, que simboliza la consagración de nuestra propia vida mediante la aceptación de la Sangre del Cordero, es un capital inicial básico que se entrega a todos. Hombres mayores de veinte años, es decir, cualquier hombre o mujer mentalmente maduro que pueda tomar responsablemente la decisión de poner su vida en manos de quien personalmente los creó.

Becerros de oro cristianos

A continuación, estableceremos el vínculo entre la idolatría del becerro de oro, el pecado en el que cayó el pueblo recién salido de Egipto, y que es uno de los eventos clave de la porción de la Torá de la semana. Parashat Ki Tisa contiene algunos mandamientos que pueden levantar el velo sobre ciertos becerros de oro contemporáneos, a menudo presentes en el Cuerpo del Mesías.

Unción con aceite

Habló más Yahuwah á Moisés, diciendo: Y tú has de tomar de las principales drogas; de mirra excelente quinientos siclos, y de canela aromática la mitad, esto es, doscientos y cincuenta, y de cálamo aromático doscientos y cincuenta, Y de casia quinientos, al peso del santuario, y de aceite de olivas un hin: Y harás de ello el aceite de la santa unción, superior ungüento, obra de perfumador, el cual será el aceite de la unción sagrada. Con él ungirás el tabernáculo del testimonio, y el arca del testimonio, Y la mesa, y todos sus vasos, y el candelero, y todos sus vasos, y el altar del perfume, Y el altar del holocausto, todos sus vasos, y la fuente y su basa. Así los consagrarás, y serán cosas santísimas: todo lo que tocare en ellos, será santificado. Ungirás también á Aarón y á sus hijos, y los consagrarás para que sean mis sacerdotes. Y hablarás á los hijos de Israel, diciendo: Este será mi aceite de la santa unción por vuestras edades. Sobre carne de hombre no será untado, ni haréis otro semejante, conforme á su composición: santo es; por santo habéis de tenerlo vosotros. Cualquiera que compusiere ungüento semejante, y que pusiere de él sobre extraño, será cortado de sus pueblos. Éxodo 30:22-33

Los ministerios, los dones del ministerio y toda actividad que se lleva a cabo en el Cuerpo del Mesías sólo pueden lograrse mediante la dirección y unción de Ruach HaKodesh, según la voluntad de Elohim. El Sumo Sacerdote Yahushua es el único que tiene el derecho de ungir a cualquier persona para su propio ministerio, para que su cuerpo, la Iglesia, sea fortalecido. Cualquiera que intente utilizar el Espíritu Santo para su propio beneficio, para su propio ministerio humano, para su pequeño o mediano “negocio” llamado iglesia de alguna denominación, está cometiendo un grave error.

Quienes están involucrados en este tipo de engaño deben salir a la luz. Quienes los vean deben evitarlos. Debemos pedir el discernimiento de Ruach HaKodesh, para poder reconocer estas falsificaciones, para poder evitarlas, abandonarlas y cesar toda comunión con ellas. Sin embargo, debemos

alejarnos del pecado sin abandonar al pecador.

Y si alguien está encargado de entregar este mensaje por la unción de Yahushua, entonces debemos regresar a estas asambleas e iglesias, reunirnos con sus administradores y líderes, para poder cumplir con nuestra misión apostólica de restauración con paciencia y amor. Este tipo de misión generalmente no dura mucho tiempo, el enviado suele ser despedido muy rápidamente, como ocurre con prácticamente todos los profetas que entregan un mensaje de advertencia o de juicio. Por nuestra parte estemos vigilantes y pidamos a Elohim que nos proteja del dolor y la amargura que nos invadirán, algo que sólo engendraría en nosotros fariseísmo y falta de amor hacia los pecadores. Éstas características de cuales precisamente nos acusan éstos cuando les anunciamos su Palabra. Los afectados suelen decirnos que somos legalistas y odiosos, que nos falta el amor y la paciencia hacia los demás. No dejemos que estas calumnias actúen como una maldición sobre nosotros, porque el rechazo de los impíos genera muchas veces y precisamente estos dos sentimientos. Pidamos poder permanecer firmes manteniendo el corazón de un niño.

Sacrificio del buen olor

Dijo aún Yahuwah a Moisés: Tómate aromas, estacte y uña olorosa y gálbano aromático é incienso limpio; de todo en igual peso: Y harás de ello una confección aromática de obra de perfumador, bien mezclada, pura y santa: Y molerás alguna de ella pulverizándola, y la pondrás delante del testimonio en el tabernáculo del testimonio, donde yo te testificaré de mí. Os será cosa santísima. Como la confección que harás, no os haréis otra según su composición: te será cosa sagrada para Yahuwah. Cualquiera que hiciere otra como ella para olerla, será cortado de sus pueblos. Éxodo 30:34-38

¿Qué nos enseña hoy esta ley y cómo se aplica en estos tiempos de Gracia?

Como la ley anterior: el sacrificio fragante –nuestras oraciones y nuestras alabanzas– tampoco pueden servir a nuestros propios intereses. No tienen como objetivo aturdirnos e intoxicarnos, hacer brillar nuestra propia gloria, ni mostrar nuestras voces y dones como músicos, ni reclutar personas para la iglesia.

Debemos entender una cosa: la vida no comienza con la alabanza, sino con la liberación del estado de muerte mediante el don de la Vida. La alabanza no es otra que la corona del Evangelio y no su fundamento. No pongas música a los oídos de los cadáveres, porque eso no es lo que necesitan, no es lo que les interesa y no oirán lo que tú ya oyes. La alabanza es una consecuencia de la alegría que se siente tras el don de la nueva vida y no una herramienta para hacer olvidar el estado de muerte de quien la escucha o la canta.

En las asambleas a menudo las alabanzas suelen ser exageradas, demasiado largas, los miembros de la banda son demasiado prominentes y sus rostros reflejan el espíritu de Lennon más que el de Cristo.

Casi sería mejor volver a encender nuestras radios y escuchar nuestros viejos éxitos. Dado que el espíritu es el mismo, escuchemos algo de mejor calidad, tanto desde el punto de vista de la composición como de la interpretación. Porque las celebridades de este mundo al menos no cultivan su arte escondiéndose detrás del nombre del Mesías para pisotearlo.

Y muchas veces, después de una hora u hora y media de este tipo de interpretación musical cristiana, se levanta la voz ebria del pastor o de uno de los cantores que no encuentra nada mejor que decir que: “cuando “dios” escuche este tipo de alabanza, se abren las puertas del Paraíso. Mientras tanto, es más bien tu cabeza la que parece haberse partido por la migraña que te provocó.

La consecuencia de todo esto, según la cual debemos eliminar esto, ya no se aplica másy aún no – en el plano físico. En verdad dije ni másy aún no, porque viviendo en los tiempos de Gracia, el tiempo del Juicio y del exterminio ha sido suspendido hasta el regreso del Mesías.

Porque cuando Yahushua regrese, el período de Misericordia expirará y el juicio de la Ley se aplicará una vez más también en el ámbito físico.

Hasta entonces, este aislamiento del pueblo se produce a nivel espiritual. Esto significa: No participes en ello, no lo hagas, apártate de ello, y después de advertir a los que practican estas cosas, apártate también de los pecadores si se niegan a escucharte. Extermina este tipo de práctica religiosa de tu vida espiritual.

Y después de sacudirte el polvo de los pies, no te desesperes y no temas quedarte visiblemente solo. Porque los sin ley parecen ser mayoría y muchas veces tenemos la sensación de estar solos. Que esto no te disuada de hacer lo que está en tu corazón y no te rebeles contra la voz de Ruach HaKodesh cuando te da visión y discernimiento. Muchos hemos dado el paso y Ruach nos une según su voluntad y cuando llegue el momento. No tenemos que sentirnos solos. La superficialidad de los rebeldes, por otra parte, se hará cada vez más evidente para aquellos que persistan en estas cosas, a medida que sus ministerios vayan desapareciendo y vaciándose de su contenido espiritual.

Gracias a lo que yo llamaría campañas de reclutamiento, pero que falsamente se llaman evangelizaciones callejeras con alabanza y música, estas personas aún logran persuadir a uno o dos “melómanos” para que vayan a asistir a sus conciertos en sus iglesias y asambleas. Quizás de vez en cuando incluso logran mojar algunos de ellos en sus piscinas a modo de bautismo, pero los dones espirituales (como sanidad, expulsión de demonios, don del Espíritu Santo y búsqueda de la Santificación), así como los frutos del Espíritu (que son la caridad, el amor, la bondad, el respeto y la humildad hacia Elohim y hacia el prójimo, el funcionamiento de la ley en los corazones o en las personas en una palabra) hace tiempo que están en gran medida olvidados y no son más que viejos recuerdos. El libro de los Hechos de los Apóstoles ha sido relegado por muchos cristianos a la categoría de simple “cuento de hadas bíblico”.

Es entonces cuando comienza el proceso de muerte lenta y extinción, señal de que Ruach HaKodesh se está alejando gradualmente de ellos a medida que aumenta la rebelión consciente. Porque muchos son los que han asumido, de manos del Sumo Sacerdote Yahushua, el funcionamiento de las comunidades y de los individuos que las componen.

Y en su ceguera, estas personas creen que continúan viendo y sintiendo la presencia y operación del Espíritu del Mesías en sus comunidades. A través de la alegría que sienten en estos momentos, a través de las relaciones humanas que los miembros experimentan a pesar de ser muy superficiales la mayor parte del tiempo, a través de la vista de todos los frutos materiales que se recogen a través de la continua extorsión de donaciones y diezmos, ven en estas cosas la bendición y el cumplimiento de las promesas de Elohim.

Confunden el mantenimiento del orden realizado de forma humana y porque son numerosos con las bendiciones que vienen de lo alto y que son fruto de la humildad y la obediencia.

Sin embargo, se debe llamar urgentemente su atención sobre el hecho de que si todo esto fuera una señal de que están avanzando por el camino correcto, entonces no sería otra que la propia Iglesia Católica Romana la que debería ser considerada como la más humilde y sumisa empresa en el mundo. Porque, de hecho, es en la Iglesia católica donde encontramos más música, cantores, instrumentos, dinero, poder y miembros, el evangelio de la prosperidad por excelencia, en definitiva. Pero el problema con ellos también, desde hace casi dos mil años, es que el Espíritu Santo sólo sale como una palabra de su boca, pero nunca han tenido nada que ver con Ruach HaKodesh. Incluso los pequeños vaticanos –las llamadas iglesias protestantes– deben llegar a reconocer una vez más que el espíritu de prosperidad es el espíritu del anticristo y no al revés, para que finalmente puedan dejar de engañarse a sí mismos y volver al modelo del Iglesia original antes de que este período de Gracia antes mencionado finalmente llegue a su fin.

Terumah

Terumah

El Tabernáculo

En el siguiente artículo revelaremos el modelo original del Santuario, aquel del cual el Tabernáculo construido por Moisés era sólo la sombra, la representación simbólica. Además de que este Santuario celestial no es otro que el Cuerpo del Mesías, el cuerpo de los Levitas, es decir todos los que han nacido de nuevo en Cristo y que sirven en este Templo también son individualmente templos del Espíritu Santo.

¿No sabéis que sois templo de Elohim, y que el Espíritu de Elohim mora en vosotros? 1Corinthians 3:16 és 6:19

Esto significa que el Santuario Celestial Original, el Cuerpo de Yahushua HaMashiah, en el cual Yahushua mismo sirve como Sumo Sacerdote, nosotros, sus siervos o asistentes, los Levitas, también somos proyecciones más pequeñas de este mismo Santuario Celestial original y por lo tanto somos sus representantes aquí en la tierra.

El modelo que se le dio a Moisés para que viera, sobre cuya base se construyó el Tabernáculo, no era más que el Cuerpo del Mesías. Todos los símbolos del Tabernáculo se refieren al Mesías, su persona, sus características, su ministerio, su esplendor y su gloria.

«Me reuniré contigo de entre los dos querubines», dice Yahuwah

Yahuwah le dijo a Moisés que de ahora en adelante le hablará y le revelará sus mandamientos de entre los querubines.

El Arca de la Alianza estaba cubierta por las alas de dos arcángeles. Dos arcángeles que protegen los Mandamientos, dos pilares sobre cuya base habla Yahuwah. (Éx 25:22)
El templo de Yahuwah se base sobre los dos pilares o fundamento de los apóstoles y profetas, Yahushua HaMashiah siendo la piedra angular.

Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Elohim, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Yahushua HaMashiah mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en Yahuwah en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Elohim en el Espíritu. Efesios 2: 19-22


Cuando Yahushua se transfiguró y Moisés apareció como Ley – la esencia del ministerio apostólico – del otro lado Elías apareció como el representante más grande de la misión profética, asistimos a la reunificación de una trinidad angelical que fue destrozado por la caída de Hélel (Lucifer) – el luminoso – que se convirtió en Satanás – enemigo, acusador (Mt 17 – Mc 9 – Lc 9)

Yahuwah sí mismo, como Mesías viene a ocupar el lugar vacío dejado por el arcángel caído y habla, lo que significa que esparce el brillo de su gloria por su propia Palabra basándose en la Ley y los Profetas. Él asume este papel porque aquel cuya tarea habría sido originalmente ha abandonado su lugar. Aunque Moisés en ese momento como ser humano era solo un testigo externo de la construcción del Tabernáculo, los querubines no son otros que las representaciones de los Arcángeles Miguel y Gabriel que adornan el Arca de la Alianza. Allí, como en el monte de los Olivos durante la transfiguración, aparece entre y solo en presencia de los dos querubines. Es por el ministerio complementario de esos Querubines (Apostólico y Profético) que Yahuwah habla. Desde aquí sube su voz, que es el Verbo, este Verbo que se hizo carne, el que como Mesías ungido, restaura el ministerio perfecto del Templo Celestial.

Y el Mesías ungido no es una persona distinta, ni una de las tres supuestas entidades de una triple deidad, sino una de las principales manifestaciones del Único Elohim, quien siempre ha estado incluido en Yahuwah y no puede ser separado de Él. Esta unión fusional es similar al estado adámico inicial, cuando el primer Hombre, Adán, incluyó en sí mismo a la mujer, la que luego será retirada y separada de él para recibir el nombre de Eva, porque la situación quería que ella saliera de sí mismo, de modo que el atributo femenino del ser humano sirve de compañera y de ayuda a su lado masculino.
El concepto de la Santísima Trinidad, que intenta multiplicar al Único Elohim por tres, para crear tres dioses que serían uno, es verdaderamente una herejía que tiene al menos dos milenios de antigüedad. Sin embargo, que nadie se pase al otro extremo de esta falsa enseñanza y caiga en una especie de unitarismo, doctrina aún más herética que la primera, porque degrada a Yahushua, el Mesías, a una simple criatura o a un arcángel, privándolo así de Yahuwah de sus atributos como Redentor y Consolador siendo también Ruach HaKodesh.

Ya en la época en que Helel, el arcángel caído luego rebautizado como Satanás, todavía estaba en su lugar y cumplía el papel indicado por su nombre que significa reflejo del brillo de Elohim (el portador de la luz de Elohim, el reflejo de Su brillo en En otras palabras), el poder de restaurar o reparar una posible falla en su Reino Celestial que entonces aún era perfecto, ya residía en Yahuwah. La posibilidad de que Él Salva, de que Yahuwah Salva, que en hebreo se llama YahuShua, siempre ha estado intrínsecamente incorporada en Él. El primer mundo creado, Su Reino no debía tener ningún fallo, pero si así fuera, el poder de Elohim es naturalmente capaz de repararlo todo. Yahuwah como Salvador: El papel de Yahushua el Hijo no tenía que ser activado hasta que todos los seres creados, es decir los ángeles y los arcángeles ocuparan sus lugares y todos cumplieran sus respectivas funciones. El lugar del arcángel caído que quedó vacante después de la caída de este último fue tomado por Yahuwah mismo, por Elohim en su calidad y papel de Hijo, el Salvador, Yahuwah que Salva, Yahushua en una palabra. Él no es una criatura separada, sino una habilidad especial de Yahuwah, una de las principales formas de manifestación de su inconmensurable diversidad. ¡Yahushua es el atributo Redentor, Restaurador, Sanador y Creador del Único Elohim!
¡Reto a cualquiera a que me muestre un pasaje de las Escrituras donde cualquier hombre o profeta hubiera visto en una visión tres seres o dos sobrevolados por una paloma que habrían compartido el Único Trono Supremo! En cada visión, en cada ocasión, apareció solo un Elohim, que incluía en Él al Padre, al Hijo y al Ruach HaKodesh.
Véase también mi artículo: ¿Santísima Trinidad o Triple Santidad?

Restauración del Santuario

Y DESPUÉS de seis días, Yeshua toma á Pedro (Kefash), y á Jacobo (Yaakov), y á Juan (Yohanan) su hermano, y los lleva aparte á un monte alto: Y se transfiguró delante de ellos; y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos fueron blancos como la luz. Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él. Y respondiendo Pedro, dijo á Yeshua: Señor, bien es que nos quedemos aquí: si quieres, hagamos aquí tres pabellones: para ti uno, y para Moisés otro, y otro para Elías. Y estando aún él hablando, he aquí una nube de luz que los cubrió; y he aquí una voz de la nube, que dijo: Este es mi Hijo amado, en el cual tomo contentamiento: á él oíd. Y oyendo esto los discípulos, cayeron sobre sus rostros, y temieron en gran manera. Entonces Yeshua llegando, los tocó, y dijo: Levantaos, y no temáis. Y alzando ellos sus ojos, á nadie vieron, sino á solo Yeshua. Y como descendieron del monte, les mandó Yeshua, diciendo: No digáis á nadie la visión, hasta que el Hijo del hombre resucite de los muertos. Mateo 17:1-9

Este evento es el momento en que el Redentor nos dio una vislumbre del estado restaurado de perfección del Templo Celestial tal como era antes de la rebelión de los ángeles caídos.

Kéfash (Pedro), Yaakov (Jacobo) y Yohanan (Juan), vislumbraron una parte del Santuario Celestial: el Lugar Santísimo. Aquí está la Palabra misma de Yahuwah: el Hijo que está sobre el Arca de la Alianza y nos habla desde entre los dos querubines.

También en nosotros, siendo nosotros mismos las sombras terrenas que representan este Santuario, los Templos del Espíritu Santo, la ley grabada en nuestros corazones por el fuego del Ruach HaKodesh, nos habla para guiarnos desde dentro.

Eliyahu (Elías) ha vuelto

Como podemos leer en el siguiente pasaje de lo que acabamos de leer en Mateo 17:

Entonces sus discípulos le preguntaron, diciendo: ¿Por qué dicen pues los escribas que es menester que Elías venga primero? Y respondiendo Yeshua, les dijo: á la verdad, Elías vendrá primero, y restituirá todas las cosas. Mas os digo, que ya vino Elías, y no le conocieron; antes hicieron en él todo lo que quisieron: así también el Hijo del hombre padecerá de ellos. Los discípulos entonces entendieron, que les habló de Juan el Bautista (Yohanan). Mateo 17:10-13

Del pasaje del Evangelio que acabamos de leer se desprende un fenómeno muy interesante que causa muchos problemas a un gran número de cristianos. Al declarar y confirmar una profecía anterior de que Eliyahu (Elías) regresaría, Yeshua parece estar presenciando alguna forma de reencarnación. Esta promesa es nada menos que la última frase citada en el Antiguo Testamento y que predice la venida del Mesías, por el hecho de que reaparecerá el Profeta de los Profetas, el más grande entre los mensajeros, es decir, que Eliyahu será enviado a la tierra una vez más.

He aquí, yo os envío á Elías el profeta, antes que venga el día de Yahuwah grande y terrible. El convertirá el corazón de los padres á los hijos, y el corazón de los hijos á los padres: no sea que yo venga, y con destrucción hiera la tierra. Malaquías 4:5-6

Yohanán que bautizó es la voz que clama en el desierto, el que hace regresar el corazón de los hijos a su Padre. ¿Cómo es posible que un supuesto «hombre» pueda regresar de esa manera?

¿Cree Yeshua en lo que consideramos seriamente oculto: la reencarnación?

¡Este realmente parece ser el caso! Pero como acabo de mencionar, Elijah no era un hombre común y corriente. Debemos entender que incluso en lo que respecta a la reencarnación, el enemigo no ha inventado nada nuevo. Como de costumbre, sólo toma el original y lo distorsiona, disminuyéndolo o, por el contrario, exagerándolo como en el presente caso, para hacer creer a toda la humanidad que los hombres nacen y renacen en otros cuerpos y en otros tiempos en tierra en forma de humanos, animales o incluso plantas. La reacción del cristianismo ante todo esto es una negación total, que lamentablemente distorsiona su visión profética sobre ciertas verdades bíblicas. El enemigo logra así sembrar dudas sobre la veracidad de la Palabra de Elohim, acusándola de estar en contradicción consigo misma, o incluso haciendo aparecer las palabras de Yeshua como una confirmación de su falsa teoría de la reencarnación, que es la oriental y ¡Versión ocultista, que lamentablemente también está respaldada por el propio judaísmo rabínico!

Las teorías de la reencarnación extendidas a todos los humanos intentan privar a las personas engañadas del mensaje del Evangelio y de la necesidad de la Redención. Porque afirmar que usted o yo o cualquier otra persona podríamos reencarnar en cualquier forma es realmente una gran mentira.
Un ser humano nace en el mundo físico sólo una vez. Período durante el cual tiene la posibilidad de reparar la falta cometida por nuestros antepasados comunes, Adán y Eva, restableciendo su relación con el Padre mediante la aceptación de la Sangre derramada del Cordero de Elohim. No hay segundas ni más oportunidades. No hay otra vida terrenal después de la vida terrenal, donde uno pueda realizar todo tipo de buenas obras y obtener buenas calificaciones, para obtener la gracia a través de sus obras.
Sin embargo, debemos finalmente denunciar esta mentira como todas las demás, para restaurar la versión original de todas las verdades bíblicas así robadas. Debemos darnos cuenta que efectivamente hay algunos personajes que pueden reencarnarse según la voluntad de Yahuwah.

Estos son principados espirituales que, según la voluntad y plan de Elohim, son enviados a la tierra en envoltura humana, concebidos y nacidos de mujeres, y en su caso, también de hombres, de padres terrenales, para cumplir tareas que les son asignadas. tan grandes e importantes que no sería posible confiarlos a simples mortales.

Son Malachim (o mensajeros), ángeles, Shaliachim (enviados) que reciben una forma humana y un cuerpo de carne, para cumplir una determinada tarea y llevar a cabo una misión muy específica. Así como fue el caso de la Misión más grande del mundo, cuando Yahuwah encarnó entre nosotros como el Hijo. Excepto que en su caso, nació únicamente de una madre biológica. Así, la reencarnación es posible en su caso, ya que no vienen entre nosotros para decidir si se salvarán o no, si repararán o no su relación con el Padre a través de la Sangre del Cordero, ya que fueron creados antes que los hombres. y ellos, de hecho, mantuvieron sus lugares y funciones originales durante la rebelión y permanecieron al lado de Elohim incluso antes de la creación del mundo.
Por supuesto, el bando contrario también tiene derecho a enviar dichos delegados de vez en cuando. Así vienen al mundo los demonios y el mismo Satanás, apareciendo en carne para llevar a cabo sus malvadas misiones. Además de poder poseer humanos simples y manipularlos.

Así podemos ver en el caso de Elías, un “hombre” que aparece dos veces en la Biblia, con las mismas características físicas, el mismo estilo de vestir, el mismo estilo de vida y los mismos hábitos alimentarios. Eliyahu aparece como un «hombre salvaje» vestido con pieles de animales y cinturones de cuero, que vive en cuevas, se alimenta de saltamontes y otros insectos, por supuesto, todos son kosher. Un hombre que al igual que Yeshua aparentemente no tiene nada en esta tierra, es decir, no tiene mucho que ver con ella, porque su verdadero lugar está en otro lugar.

Además, y volviendo a Malaquías, es interesante notar que antes de estas dos últimas frases, incluso antes de anunciar el regreso de Eliyahu, en el versículo 4, Elohim llama nuestra atención sobre otro personaje, así como sobre el mensaje transmitido por este último. :

Acordaos de la ley de Moisés mi siervo, al cual encargué en Horeb ordenanzas y leyes para todo Israel. Malaquías 4:4

Una vez más, los dos grandes personajes bíblicos Elías y Moisés son mencionados en paralelo o en el mismo lugar. Los dos siempre aparecen juntos. Los dos ángeles que bloquean el camino a las puertas del Jardín del Edén, los dos querubines que cubren el arca del pacto, los dos principados que rodean a Yahushua en el Monte de los Olivos, los dos ángeles en la tumba vacía después de que Yeshua resucitó de entre los muertos, y presumiblemente los dos testigos que serán revelados dentro de unos meses y que ya son enviados y nacidos en la carne por segunda, o tercera vez, para cumplir su última misión en la tierra.

Habiendo tomado conciencia de la naturaleza especial y de la esencia angelical de los dos personajes, tal vez sea hora de ver si, a partir de la Palabra, ¿hay algún indicio de la verdadera identidad de estos dos ángeles que encarnan y reencarnan como hombres? ¿Quiénes son ellos en la dimensión espiritual, cuáles son sus nombres eternos? ¿Nos revela Elohim en su Palabra los nombres de estos dos querubines tan citados en la Biblia?

Moisés / Michael Elías / Gabriel

Antes incluso de responder a esta pregunta, me gustaría llamar la atención sobre el hecho de que investigar este tema no es inapropiado, irrazonable o innecesario. Desde el momento en que se encuentra algo en la Palabra de Elohim, entenderlo, reconocer las conexiones y vínculos entre los diferentes pasajes de la Biblia nos ayuda a fortalecer nuestra fe en que la Palabra revelada se nos aparece día a día más coherente y reveladora de datos, mensajes y verdades espirituales cada vez más profundos.
Este tipo de reflexión y estudio nos ayuda a comprender mejor la esencia y el papel del mismo Mesías reconociendo siempre con un poco más de profundidad los componentes espirituales del Reino de Elohim y la jerarquía que une a los seres espirituales que lo habitan. Cualquiera que llame a esto ocultismo debe saber que la palabra ocultismo significa algo escondido, es decir mantenido en la sombra. Y que al sacar a la luz lo que está escondido en la Biblia, es decir «ocultado», no hacemos otra cosa que confirmar aún más la Gloria de la Luz misma. Esto es importante para que podamos tener un conocimiento más profundo, para aumentar nuestra confianza en la revelación de la Palabra. Porque precisamente en los tiempos actuales, donde cada vez se perpetran más ataques contra la veracidad de la Biblia y para hacerla parecer incompleta sacando a la luz también manuscritos supuestamente ocultos hasta hoy, para hacer creer incluso a los cristianos que las Sagradas Escrituras están incompletas y que otras verdades nos son reveladas a través de todo tipo de libros apócrifos. Todo esto sacude a muchos creyentes hasta lo más profundo de su fe.


Pero ahora veamos cómo recibí el siguiente mensaje a través de una visión profética y reforzada por las Escrituras.

Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Yahuwah, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle. Y dijo Yahuwah a Satanás: Yahuwah te reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén te reprenda.

Zacarías 3:1-2

Leemos en Zacarías 3, el juicio del sumo sacerdote Josué. Satanás lo acusa y el ángel de Yahuwah le dijo: «que Yahuwah te reprenda».

El Ángel de Yahuwah aparece en varias ocasiones y generalmente se acepta que es el Mesías mismo que se revela así antes del tiempo de la Redención. Por ejemplo, cuando se aparece a los padres de Samson y no puede revelarles su nombre, porque es maravilloso.
Entonces vemos en Zacarías, que el Mesías está defendiendo al Sumo Sacerdote Josué, quien está vestido con una ropa inmunda y está ante Yahuwah. Josué o Yahushua aparece aquí después del sacrificio en la cruz, cuando tomó los pecados del mundo en sí mismo. Se profanó por los demás, como lo hizo el sumo sacerdote antes durante el sacrificio de la vaca roja.
El Mesías, el Rey ungido, defiende a Yahushua (el Salvador), el Sumo Sacerdote. Vemos aquí al Mesías manifestándose en una forma dualista. Se divide en dos personajes, dos funciones distintas ante la Corte Suprema: el Mesías (como Rey Ungido) y Yahushua (como el Cohen HaGadol, el Sumo Sacerdote y Salvador).

En esencia, vemos que el Mesías defiende a Yahushua contra las acusaciones de Satanás.

Y leemos bien: Yahuwah dijo a Satanás: Que Yahuwah te reprima. Aquí también es necesario entender claramente la esencia de la triple santidad de Elohim, ya que vemos a un solo Elohim expresándose desde varios ángulos estando presente en diferentes lugares al mismo tiempo, refiriéndose a sí mismo, como si fuera varias otras personas distintas de Él. Se expresa en diferentes cualidades y atributos, para defenderse sí mismo como Hijo.
El ángel de Yahuwah (el Mesías), como Espíritu, toma la defensa de Yahushua como Sumo Sacerdote que acaba de morir y así se presenta ante la corte celestial después del acto de Redención habiendo tomado sobre Él toda la suciedad del mundo.

Si logramos entender esto, entonces continuemos nuestro razonamiento y miremos la epístola de Judas donde encontramos exactamente la misma historia con diferentes personajes. En lugar del Mesías, encontramos al arcángel Miguel que ya no defiende al sumo sacerdote Yahushua, sino a Moisés contra las acusaciones del mismo Satanás.


Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: Yahuwah te reprenda. Judas 1: 9

Aquí ya no es Yahuwah quien dice: «que Yahuwah te reprenda Satanás», sino que como leemos en Zacarías, Miguel sigue el ejemplo de su Señor, Yahuwah como Mesías, y prefiere pasar el derecho de juicio de nuevo a las manos. del Todopoderoso. Aunque sabemos que el golpe final de gracia que acabará definitivamente con el dragón lo llevará a cabo precisamente este mismo arcángel Miguel.

¿Parece esto bastante obvio ahora?

Josué/Yahushua es la manifestación humana del Mesías
Moisés es la manifestación humana de Michael

La esencia espiritual del personaje es defender su propia manifestación humana contra las calumnias del enemigo luego de haber sido llevado nuevamente a presentarse ante el rostro de Yahuwah.

En el Monte de los Olivos, tres de los apóstoles reconocieron dos figuras emblemáticas varios siglos después de su traslado -Moisés y Elías- en una época en la que ni la pintura ni la fotografía estaban en uso y menos aún autorizadas. ¿Cómo podían saber Pedro, Santiago y Juan que estaban viendo a Moisés y Elías sin haberlos visto antes?

Los propios discípulos como hombres sólo pudieron reconocer a los arcángeles que eran a través de la encarnación humana en la que aparecieron en la tierra varios siglos antes.

No olvidemos tampoco que los judíos identificaron precisamente con el arcángel Miguel esta nube que caminaba delante de ellos en el desierto durante el día y la columna de fuego que hacía lo mismo durante la noche. El pueblo de Elohim a través del Nuevo Testamento, los cristianos, de acuerdo con nosotros, los judíos mesiánicos, sabemos que esta nube no era otra que el Ángel de Yahuwah, Yahushua HaMashiah que caminaba delante de Moisés y del Pueblo.

Veo dos razones por las que los judíos ven a Miguel en lugar del Mesías en este fenómeno. La primera es que, fundamentalmente, la mayoría de los judíos siguen en el exilio bajo el velo que los ciega e impide reconocer al verdadero Mesías. Y la otra razón es que Michael también estaba allí. Directamente detrás de la columna de fuego, entre ella y los judíos, como mediador entre el Mesías y el Pueblo, pero luego encerrado y en el exilio o más bien en una misión en la tierra en un cuerpo humano. Porque cuando el pueblo fijó sus ojos en la columna, también vieron a Moisés que siempre pasaba delante de ellos.

He aquí yo envío el Angel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado. Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión: porque mi nombre está en él. Éxodo 23:20-21

Por lo tanto, tenemos confirmación de esto en la parashá (Mishpatim) de la semana anterior. El ángel que fue enviado delante del pueblo no es otro que Yahushua, ya que Él es el único que tiene el poder de perdonar o no, y sólo en Él podemos encontrar el Nombre del Eterno: Yahuwah. Aunque Miguel también estuvo presente a través de la persona de Moisés; y esta es la razón por la que la comunidad judía identifica a este ángel con el arcángel, ya que Miguel, de hecho, siempre ha sido uno de los principales guardianes del pueblo elegido, después del propio Mesías.

Cuando cayó el lucero de la mañana, cayó con él la tercera parte de las estrellas del cielo. A Satanás, como arcángel, sin duda le siguió el ejército de ángeles que originalmente estaban bajo su mando. Isaías 14:12, Ezequiel 28:11-19

Contrariamente a cualquier idea judía, cristiana u otras ideas fantasiosas provenientes de todo tipo de libros gnósticos extrabíblicos según los cuales habría cuatro, siete, diez o incluso más arcángeles, incluso si se menciona en el llamado libro de Enoc, que nunca fue integrado en los libros sagrados (ni canonizado), en realidad sólo hay tres arcángeles, o más bien dos, porque uno de ellos ha caído.

La Biblia menciona sólo dos Autoridades, que son ni más ni menos que Michael y Gabriel.

Todos los demás nombres de supuestos arcángeles como Rafael, Uriel y otros nombres fantasiosos -nombres que además son francamente blasfemos, como lo explicaré en otro de mis artículos sobre los libros apócrifos- no son más que puras invenciones humanas, ciertamente inspiradas en gran medida por engañosas y espíritus malignos. Estos nombres blasfemos, dado que asumen atributos que son propiedad exclusiva del Todopoderoso, como la curación (Rafael, que significa Elohim Cura). Porque la curación es nada menos que una forma de redención y creación, de creación nuevamente. Peor aún es el nombre de Uriel que significa la Luz de Elohim. La Luz de Elohim no puede ser transferida de Yahuwah a una de sus criaturas, porque eso significaría que la Luz puede ser apartada de Elohim lo cual es imposible. ¿Te imaginas a algún ser declarando de sí mismo ser la Luz de Elohim excepto Yahushua HaMashiah? No hay duda de que sólo hay un ser capaz de semejante blasfemia, y su nombre no es Uriel, sino Satán. Entonces cualquier declaración de este tipo no puede venir de Ruaj HaKodesh sino del anti-Ruaj, del espíritu del Anticristo.
Si hubiera otros principados espirituales de mayor rango como Miguel y Gabriel, la Biblia ciertamente los habría mencionado, por la sencilla razón de que la mera existencia de tales poderes justifica en sí misma que su nombre sea mencionado al menos una vez en los 66 libros canonizados. El rango obliga. Son colaboradores directos de Elohim. Si hubiera otros, es imposible que Él los escondiera. Se trata de criaturas que desempeñan misiones de tal magnitud que sería inconcebible no mencionarlas en las Sagradas Escrituras, y tal omisión es completamente inimaginable.

La historia de la transfiguración de Yahushua en el Monte de los Olivos, donde se encuentra con Moisés y Elías, da testimonio de este número de arcángeles fijado en tres. Uno de los tres arcángeles cayó y, en su peligro, se llevó consigo a muchos otros ángeles. Los otros dos, Michael y Gabriel, se quedaron. Elohim en su calidad de Mesías mismo vino a tomar el lugar dejado vacante por Helel (el espejo de la Luz de Elohim – y no la Luz de Elohim misma como se mencionó antes) quien así se convirtió en Satanás (el acusador/adversario).

Como dice Yahushua: Yo soy la luz del mundo…

Después de la caída y expulsión de Satanás y sus demonios, Elohim no creó nuevos principados en su lugar. El lugar de Helel es tomado por Yahuwah Mismo como Hijo. La sustitución de los otros ángeles caídos, los demonios, en cambio, se resuelve de otra manera. La Luz del Mundo viene a reemplazar a quien debía reflejar esta misma Luz, la Gloria de Elohim.
Con pleno conocimiento de estos hechos, podemos incluso llegar a comprender y vislumbrar la identidad precisa de los dos testigos que aparecerán al final de los tiempos y que se revelarán en apenas unos meses. Ya podemos saber que estos serán naturalmente los mismos Moisés y Elías (Miguel y Gabriel) que viven como hombres en algún lugar del mundo. Pero también y sobre todo podemos comprender y finalmente dar respuesta a la pregunta más antigua y visceral que la humanidad se haya planteado jamás: ¿Por qué Elohim creó al Hombre?

La repuesta a esa pregunta, la tienes aquí: B-Reshit / Plan-B, y tambien en Teología del Reemplazo Verdadero / ¿Para qué fue hecho el hombre?

Mishpatim

Mishpatim

El parashat de esta semana contiene prácticamente exclusivamente recomendaciones. Entonces, todos mis pensamientos al respecto están reunidos en los siguientes escritos:

Leyes del siervo hebreo

Peina de muerte (el mandamiento de la vida)

Carga sin pruebas

Prohibición de consumir la carne del animal apedreado

Derechos de las viudas y de los huérfanos

Respecto de los jueces

Respecto de los príncipes

Prohibición de comer la carne del animal destrozado

Defensa del rico

Defensa del pobre

Respecto de los animales

Yitro

Yitro

Yitro el primero de los prosélitos

Hemos llegado al evento más importante de los libros de Moisés:

La revelación de los 10 Mandamientos de Yahuwah

Es sorprendente que una porción de la Torá que describe el evento más importante en la historia del pueblo judío, el fundamento mismo de su identidad, lleve el nombre del sumo sacerdote del pueblo pagano que seguirá siendo uno de los enemigos más feroces de Israel: Madián. Este pueblo judío, a menudo acusado de comunitarismo y desdén por otras naciones, bautiza la parte más decisiva de sus escritos con el nombre de un extranjero. Además del hecho de haber sido suegro de Moisés, el respeto de Yitro se explica principalmente por el hecho de que fue el primer hombre proselitista de la historia.

Yitro administró la fortuna de Moisés y cuidó de su esposa e hijos, es decir, de su propia hija y nietos. Yitro ayuda a Moisés, sin abrumarlo, sin imponerle su persona ni su voluntad, realmente ayuda a Moisés a cumplir su llamado. También dio testimonio de su fe después de ver el poder de Yahuwah durante la dramática liberación del pueblo judío de Egipto. Luego declara la exclusividad de Yahuwah sobre los demás dioses y en una especie de

prefiguración de la Última Cena cuando los levitas parten el pan con él,

como signo de su integración al Pueblo Elegido.

Aunque la porción de esta semana relata los acontecimientos relacionados con la revelación de los Diez Mandamientos, en contra de nuestra buena costumbre de ir al meollo del asunto de la Ley, dado que ya tenemos innumerables artículos y videos sobre el tema, más bien echaremos un vistazo a Otro elemento aquí, menos tratado por los profesores y que lleva un mensaje muy relevante:

El sistema piramidal original de la Iglesia

El árbol familiar

Después de su Alianza con Elohim, Yitro continuó su ministerio específicamente hacia Moisés y le recomendó, bajo inspiración divina, nombrar 70 sabios entre el pueblo para distribuir su enorme obra de modo que él sólo tuviera que ocuparse de cuestiones más complejas.

Sugiere una especie de esquema piramidal para facilitar el trabajo de Moisés

Este consejo liberó a Moisés para tareas aún más profundas en su ministerio terrenal. Si Moisés hubiera continuado manejando todos los asuntos del pueblo por sí solo, nunca habría tenido tiempo de inclinarse ante Yahuwah para interceder por el Pueblo. Recibió así más tiempo para dedicarse a la oración y a una relación constante con Yahuwah que en el caso de Moisés ocurrió muchas veces con el rostro descubierto. El excesivo trabajo que Moisés se habría visto obligado a realizar tarde o temprano le obligaría a decidir de forma seca y mecánica y habría hecho que su interpretación de la ley se acercara a la letra y se alejara del espíritu. Podemos afirmar que Yitró salvó a Moisés de caer en una forma de fariseísmo.

¿El sistema piramidal estaría entonces en la voluntad de Elohim?

Como podemos observar en muchos otros ámbitos, la construcción de la pirámide no es una excepción a la regla: Satanás no inventa nada por sí mismo, sino que se contenta con apropiarse constantemente de las cosas originales de Elohim para hacer una versión falsa y distorsionada. Su falso sistema piramidal de iglesias cristianas también tiene como objetivo hacer que muchas personas odien la original, de modo que al rechazar y negar todo, terminen eligiendo el caos y la anarquía en lugar de elegir el orden y la Verdad. Así es como mucha gente se aleja de la fe y elige otros ídolos: el ateísmo, la ciencia, los ideales políticos, las drogas, el dinero, el éxito, las mujeres u otras religiones que parecen mejor estructuradas y ordenadas, o incluso, conscientemente eligen permanecer en estas falsificaciones y así quedan en sus establos pseudocristianos.

Los esquemas piramidales humanos están operando en lugar de la Iglesia (con I mayúscula), en lugar o en paralelo con el Cuerpo del Mesías. Sectas más grandes, medianas o más pequeñas, llamadas y oficialmente reconocidas por las autoridades mundiales como iglesias, están falsificando y desacreditando así el modelo original.

El Cuerpo del Mesías, en cambio, es un sistema piramidal que no es de piedra, que no es egipcio ni está arraigado en el mundo. Porque en las actuales falsificaciones de pirámides cada persona ocupa su lugar definitivo, como un bloque de piedra inamovible que pesa varias toneladas y del que es prácticamente imposible arrancarlas. Así funcionan hoy la mayoría de las asambleas e iglesias, donde los pastores y otros ministros son nombrados de manera fija, es decir ungidos unos por otros, después de haber seguido las capacitaciones y los estudios que ellos mismos definieron y escribieron, en lugar de quedarse o someterse a la guía directa de Ruach HaKodesh / el Espíritu Santo. Se establecen así los métodos como norma a seguir, para que las ovejas de un mismo rebaño que no pueden y/o no quieren crecer en espíritu sean gobernadas en el nombre de Jesús por todo tipo de personas y por tiempo indefinido. Al ungirse así unos a otros y especialmente a sí mismos con títulos y otras funciones ministeriales, estos cristianos ni siquiera se dan cuenta de que se están privando de los otros cuatro dones del ministerio. De hecho, para la mayoría de nosotros que somos llamados a ser discípulos, los cinco dones del ministerio deberían funcionar, en diversos grados y dependiendo de los tiempos y la situación. Pero todas las armas y dones espirituales son promesas para todos los discípulos. Cada discípulo, sin embargo, tiene una o más funciones que posiblemente puedan predominar sobre las demás.

Recuerde que David también tomó cinco piedras en el río, pero solo usó una para matar a Goliat, y las otras cuatro quedaron a la espera en su carga de pastor.

El sistema piramidal original de Elohim se parece mucho más a un ÁRBOL GENEALÓGICO, o como mucho a una pirámide invertida, can la cabeza abajo. Los hermanos en el ministerio pastoral sólo deben guiar a las personas hasta que sean capaces de guiarse a sí mismos por el Espíritu y dar la bienvenida a nuevos discípulos que llegan después de ellos. Un niño es niño hasta que llega a la edad adulta, momento en el que debe ser liberado para vivir una vida adulta independiente. Debemos dejar que cada uno se pare por sus propios medios, y si se niegan a independizarse llegado el momento, debemos «expulsarlos» en el sentido espiritual, con todo amor, para que aprendan a crecer. Así es que debería funcionar tanto en las familias físicas como en las comunidades que viven en el Cuerpo del Mesías.

Porque la Iglesia no es un orfanato donde unos pocos educadores supervisan a todo un grupo de huérfanos, incluso para el resto de sus vidas, sino que, siguiendo el modelo de la familia, es una intendencia sobre un número razonable de niños que podemos supervisar sin desplomarnos bajo su peso y su número y cuyo objetivo es siempre guiarlos y llevarlos a la edad adulta y a la independencia espiritual lo más rápido posible.

Una vez que nuestros hijos se hacen adultos simplemente se convierten en hermanos para nosotros, a quienes a lo sumo podemos recordarles lo que han aprendido de nosotros, pero ya no es necesario enseñarles, pues todos somos instruidos desde dentro por el Ruach HaKodesh según la promesa de Jeremías.

En la cima de esta pirámide no hay un pastor ni un Papa ni la mirada «benévola» de una deidad masónica, como las que podemos ver en los billetes de los dólares estadounidenses, o sobre los altares de las iglesias católicas y otras logias de ciertas sociedades oscuras, pero es Yahushua HaMashiah quien es la cabeza, el único Pastor y de quien Moisés fue la prefiguración en esta historia.

Estamos hablando de una pirámide que no está hecha de piedras y polvo cementados durante miles de años, sino de círculos familiares más pequeños, un sistema piramidal que funciona dinámicamente, donde los roles de las personas cambian e intercambian según sus niveles y edades espirituales. Es un sistema de células más pequeñas que se conectan entre sí mediante la difusión de Ruach HaKodesh, al igual que los miembros que componen el Cuerpo.

El propio Pablo no habló de nada más. Cuando llegaba a un lugar determinado, a una asamblea o iglesia, en un momento determinado y en una situación determinada, los títulos y ministerios eran asignados de esta manera: por consejo y guía de Ruach HaKodesh y no en base a papeles y documentos obtenidos a través de todo tipo de estudios y formaciones.

Un Pastor es su líder, el mismo Yahuwah (que salva), es decir, Yahushua. Y no somos los ladrillos de dura cerviz ni de corazón de piedra de un templo de ladrillo, sino los componentes espirituales de un santuario en perpetuo movimiento, basado en el modelo del Santo Tabernáculo en el desierto, que no está fijo, sino en movimiento, móvil y nómada.

Como comentaba en el título, aquí no estamos hablando de una pirámide, o como mucho de una invertida, donde cuanto más grande es alguien menos está por encima del otro, sino que están sirviendo de apoyo desde abajo, como podemos verlo en árboles genealógicos.

Los más viejos, los padres, son más abajo y las nuevas ramas, la siguiente generación, germinan y se alimentan de éstos

Así se cumple la palabra de Yahushua referente al ministerio. Yahushua, siendo la raíz común de esta Familia, es quien lava nuestros pies para que nosotros, en nuestro nivel más humilde, hagamos lo mismo con los que vienen después de nosotros. El que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor. Marcos 10:43. Es también el papel del primogénito de la familia, del Pueblo Elegido, como lo ilustro en otro de mis escritos/vídeo: ¿Pueblo elegido? Sí, pero ¿elegidos para qué? En una palabra, por el servicio a los demás y no al revés.

Al nombrar a los 70 sabios, Moisés no se puso por encima de ellos, sino que él, como columna de apoyo, representando él mismo la columna de la Ley sobre la cual Yahushua construyó su Iglesia, es decir su Cuerpo, sostuvo a sus 70 compañeros, para que mientras ellos se ocupaban de los detalles, él mismo pudiera cumplir su propia función.

Beshalaj

Beshalaj

Las dos formas de cruzar el Mar Rojo

A menudo experimentamos la providencia del Todopoderoso hasta tal punto que tenemos la impresión de que los mares se abren ante nosotros. Durante nuestra vida como discípulo, hay situaciones en las que simplemente somos extraídos de una determinada situación y los que nos persiguen simplemente se ahogan en su propia ira mientras que de nuestro lado seguimos nuestro camino por tierra seca. Mientras tanto,

el mundo con todos sus peligros se erige a ambos lados de nosotros como muros de agua herméticamente sellados en un espectáculo aterrador,

pero sin poder llegar hasta nosotros. Para un creyente joven, Egipto y el faraón son a menudo su propia familia incrédula o simplemente religiosa, así como viejos amigos y otros conocidos. Hacen todo lo posible para evitar que salgas al desierto para presentar tus ofrendas a Yahuwah: el sacrificio de nuestra propia persona. Entonces el Todopoderoso nos separa de ellos de manera espectacular y cesa la hostilidad, como si estos ejércitos egipcios fueran arrojados al fondo del mar. Avanzamos y llegamos al otro lado donde finalmente puede comenzar una nueva vida.

Sin embargo, hay otra historia en la Biblia que implica el agua y el mar. Aquí es donde aparece nuestro Maestro caminando sobre el agua en medio de una tormenta. Esta es una protección donde, habiendo alcanzado una cierta edad espiritual, Yahuwah exige que nosotros también tomemos nuestra parte de responsabilidad. Debemos contribuir con nuestra propia fuerza humana a superar ciertas dificultades. Aquí, el mar ya no está separado a nuestros lados, y ya no caminamos por un camino muy estable, pero por un milagro un poco más «simple»,

debemos aprender a caminar sobre las aguas nosotros mismos.

Si ya no perteneces al mundo, este mundo ya no debe dejarse de lado para que puedas ir de un punto a otro. Ya debes saber cómo mezclarte con este mundo sin volver a caer en él. Tienes que entender cada vez más lo que significa la palabra del Señor Yeshua cuando dice que no serás removido de este mundo, sino que serás preservado (Jn 17:15). Debe asumir la responsabilidad de preservar su vida espiritual.

En nuestro camino de discípulo, el Todopoderoso nos ofrece su providencia según nuestro grado de experiencia, fuerza, visión y sabiduría espiritual. Mientras seamos pequeños, débiles o inexpertos, él interviene de manera más dramática. Así es como vemos soluciones drásticas en nuestros juicios. Si luego vuelven a surgir dificultades similares, Cristo nos llama a acercarnos a Él y poner nuestros pies en el agua. Yo estoy contigo, debes poder caminar sobre el agua, ya no hay necesidad de abrir las aguas ante tu rostro.

Y luego Yeshua hizo á sus discípulos entrar en el barco, é ir delante de él á la otra parte del lago, entre tanto que él despedía á las gentes. Y despedidas las gentes, subió al monte, apartado, á orar: y como fué la tarde del día, estaba allí solo. Y ya el barco estaba en medio de la mar, atormentado de las ondas; porque el viento era contrario. Mas á la cuarta vela de la noche, Yeshua fué á ellos andando sobre la mar. Y los discípulos, viéndole andar sobre la mar, se turbaron, diciendo: Fantasma es. Y dieron voces de miedo. Mas luego Yeshua les habló, diciendo: Confiad, yo soy; no tengáis miedo. Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si tú eres, manda que yo vaya á ti sobre las aguas. Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro del barco, andaba sobre las aguas para ir á Yeshua. Mas viendo el viento fuerte, tuvo miedo; y comenzándose á hundir, dió voces, diciendo: Señor, sálvame. Y luego Yeshua, extendiendo la mano, trabó de él, y le dice: Oh hombre de poca fe, ¿por qué dudaste? Y como ellos entraron en el barco, sosegóse el viento. Entonces los que estaban en el barco, vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Elohim. Mateo 14:22-33

Cuando vemos que surge un problema, a menudo nos detenemos en la orilla y esperamos con impaciencia a que el mar se abra y nos sorprende ver que no hay respuesta de Yahuwah como antes. ¿Por qué nuestra vida como creyente se detiene después de un tiempo sin que suceda nada? La respuesta se acaba de dar aquí. Ya te ha sacado de situaciones similares, ahora te toca a ti jugar, conoces el camino, pon los pies en el agua y empieza. Estamos estancados como la generación que salió de Egipto. Este pueblo no pudo avanzar porque habló contra Yahuwah y Moisés en cada nueva prueba que tuvieron que enfrentar, aunque había sido testigo de innumerables milagros espectaculares en el pasado cercano. Siempre recibían comida y agua, pero se volvieron incrédulos una vez que el hambre y la sed volvieron a surgir entre la gente. La consecuencia fue que esta generación fue condenada a morir en el desierto sin ni siquiera cruzar la frontera de la Tierra Prometida. Esta promesa solo podría cumplirse con la próxima generación.

Esta liberación a gran escala ocurre cuando los demonios son expulsados de ti de maneras a veces espectaculares

Pero a menudo las personas que ya han nacido de nuevo continúan luchando con ciertos pecados y tentaciones. Por lo tanto, hay muchos que continúan buscando y anhelan constantemente someterse a más exorcismos, en lugar de darse cuenta de que deberían simplemente dejar de obstaculizar la difusión del gobierno de Ruaj HaKodesh dentro de ellos. Y esto, por ejemplo, dejando que el Espíritu del Mesías cumpla su promesa de cumplir sus Mandamientos en nosotros. Porque el legalismo como el rechazo de la Ley son dos extremos que impiden al Espíritu Santo continuar su obra santificadora en nosotros reviviendo los Mandamientos del Eterno en nuestros corazones para que el pecado y las tentaciones sean aplastados de raíz, es decir directamente en el nivel de pensamiento, como Yeshua nos prometió a todos.

La solución, por tanto, ya no es expulsar más demonios que ya ni siquiera están en nosotros y la mayoría de las veces, la solución ya no es abrir el mar en dos, sino el acto de poner los pies en el agua y comenzando a caminar en obediencia en el Espíritu del Mesías. En una palabra, renovar nuestra conciencia, como nos llama a hacer Pablo en Romanos: Y no os conforméis á este siglo; mas reformaos por la renovación de vuestro entendimiento, para que experimentéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Romanos 12:2

Porque la raíz de todo milagro es la restauración de una ley, es decir de la Voluntad y la Palabra de Elohim.

Vaera

Vaera

El faraón en nosotros

La historia de las 10 plagas de Egipto se puede leer como se lee una novela o se ve una película como un simple espectador externo que no tiene nada que ver con la historia. El comportamiento rebelde de Faraón en contra de la voluntad de Yahuwah puede incluso molestarnos mientras leemos este pasaje de la Biblia. Sin embargo, es útil analizar esta historia también desde otro ángulo, porque se nos pueden revelar cosas muy interesantes sobre nuestra propia persona. Para mí, este pasaje es siempre una advertencia sobre si todavía hay algo faraónico en mí o no. ¿Hay algo en mi alma y en mi mente que me impida evolucionar en mi camino de discípulo y avanzar en espíritu para servir al Elohim fuera de Egipto? Porque aunque ya salí del armario después de mi conversión y mi renacimiento, todavía quedan cosas por aclarar. Sería una pena simplemente ver al Faraón como un gobernante antiguo que no tiene ningún efecto en el presente y en nuestras vidas. En este caso, perderíamos la posibilidad de que Yahuwah continúe desenmascarando y juzgando la presencia y las acciones de los espíritus extraneros que aún están atrapados dentro de nosotros.

La característica principal del faraón es que entra en pánico y parece someterse a la vista de las plagas. Luego, cuando pasó la tormenta, volvió a endurecer su corazón. Este es un rasgo típicamente humano y pocos de nosotros estamos libres de él.

A menudo nos postramos ante el Elohim cuando surgen problemas.

Nuestra humildad y el número de nuestras oraciones aumenta con el número de plagas. Tan pronto como llega la pausa, volvemos a nuestros pequeños trabajos como si nada hubiera pasado.

Experimentamos estas etapas durante nuestra conversión. Todo se convierte en sangre en nuestras vidas, todo tipo de parásitos y enfermedades nos rodean y nos amenazan. Tenemos la sensación de que todo se derrumba a nuestro alrededor y luego llega la muerte del primogénito. Nuestra propia persona, nuestro ego como primogénito. Este amor propio que se antepone a todo, nuestro principal ídolo que debe morir para finalmente dar el paso a nuestro nuevo hombre, la nueva creación que nace de nuevo en el Mesías.

Sin embargo, este proceso continúa y debe continuar, mientras la santificación continúa en nuestras mentes. Como discípulos nacidos de nuevo en el Mesías, hay muchas cosas que asentar en nosotros, de modo que todos los ídolos actuales, el primogénito actual, continúen muriendo para hacer espacio para el Mesías en todos los segmentos de nuestro ser.

¿Cómo funciona este espíritu faraónico en nosotros?

El faraón, sin embargo, sigue trabajando en espíritu y no desea que sus súbditos escapen de su poder. Aunque no puede resistir el poder de Yahushua quien tiene el poder de sacar a muchos de Egipto, él corre tras ellos, para acompañarlos en su camino de discipulado y sembrar trampas para hacerlos caer si fuera posible. Vemos este espíritu operando dentro del pueblo judío, cuando se rebelaron contra Moisés para exigirle cosas a Egipto, como comida, o incluso pedirle abiertamente que se les trajera de regreso.

Conozco muchas personas que han sido llenas del Espíritu Santo y que, después de nacer de nuevo, continúan alentando de una forma u otra, o incluso practicando abiertamente cosas que normalmente son incompatibles con el Espíritu del Mesías que reside en ellos. No hablo aquí sólo de las tentaciones habituales como el dinero, el poder y las mujeres que están carcomiendo visiblemente a la Iglesia, pero no entiendo, por ejemplo, cómo es posible seguir invocando al Padre con estos nombres de antiguos deidades paganas como Theos, Deus, Dios, Dios, Iesus, etc… como explico en mi artículo Nombres Eternos, mientras se habla en lenguas y esto, ¿por el Espíritu? Asimismo, ¿cómo es posible profetizar sobre un nuevo año, según el llamado calendario pagano gregoriano, a veces bajo un árbol de Navidad decorado?

¿Cómo puede alguien que ha nacido de nuevo desde hace algún tiempo y que normalmente debería ser maduro y adulto en Espíritu todavía celebrar, o simplemente desear una Feliz Navidad a sus hermanos todavía atrapados en su infantilismo pagano, en lugar de señalarles con amor y paciencia que sería mejor abandonar las cosas de la infancia y crecer un poco?

Puedo dar mi propio testimonio para animar a aquellos que se han desanimado por las muchas manifestaciones carismáticas falsas que se ven en todo el mundo.

Yo mismo recibí del Padre que Yahuwah es Su nombre al hablar en lenguas.

Y lo que sale de mi boca no es el discurso habitual que se oye, de gente que pronuncia las mismas dos o tres sílabas indefinidamente y durante años, sino un discurso de un volumen y una variedad que, si se escribe en un papel, ocuparía un volumen equivalente a un cuento o incluso a una novela corta, y todo eso en al menos cuatro o cinco idiomas distintos entre sí. Y naturalmente todo esto, no en público para que todos lo escuchen, sino en privado. Porque mientras no haya nadie para traducirlo, debe quedar exclusivamente entre Él y yo.

Los bababababababa, los kaskaskaskaskas y otros balbuceos dignos de un niño son, como mucho, aceptables sólo al principio, como cuando un niño pequeño empieza a aprender su lengua materna, cuando de su boca salen primero algunos sonidos y luego sílabas para dar lugar a una lengua cada vez más pronunciada y acabar en un discurso complejo, para que pueda ser entendido por quienes lo rodean. ¿Para qué tomamos las lenguas de los ángeles? ¿Por dialectos vulgares que son más primitivos que el nuestro?

El nivel “lingüístico” de los discípulos revela profundamente su estado y su edad espiritual. La pobreza de su hablar en lenguas es sólo el espejo de su incapacidad o de su negativa a querer avanzar en el camino de la santificación y hacerse adultos de espíritu. Y este es precisamente el fenómeno que impide dar el paso a muchos creyentes que toman más en serio su fe, pero no están llenos del Espíritu, porque no entienden lo que es todo este “circo”, e incluso pierden las ganas de nacer de nuevo.

Y los invito a hacer lo mismo que está haciendo actualmente el ejército israelí. “Entra y recupera todos los dones espirituales que han sido tomados como rehenes de las manos de quienes los mantienen cautivos como los rehenes israelíes en Gaza. No os dejéis desanimar, porque estos dones son una promesa y nos pertenecen a todos. Y luego, una vez que los obtenga, regrese y muéstreles cómo funciona realmente.

Porque no todos los fenómenos extraños son demoníacos. Y la mayoría de los fenómenos «extraños» de las lenguas no son falsos, sino que simplemente están estancados en un nivel primitivo e infantil debido a la rebelión de quienes los cultivan. No caigamos en el error de llamar falso a lo que no lo es, pero donde el problema es diferente,

porque nosotros también podríamos entristecer a Ruaj HaKodesh sin darnos cuenta de eso

La señal de tal bloqueo en el infantilismo es, de hecho, cuando distribuimos Felices Navidades, sólo para mantener buenas relaciones con estos hermanos y hermanas que todavía tienen un pie en Egipto o Babilonia, en lugar de ir finalmente a sacarlos como a estos rehenes de Gaza.
Pero que el juicio de estos fenómenos esté en manos de Yahushua.

Los magos de Egipto

Es notable ver que hasta cierto punto, los magos de Egipto pueden reproducir los mismos milagros que Yahuwah logró a través de Moisés y Aarón. Convierten palos en serpientes, agua en sangre, producen ranas, todo tipo de insectos y parásitos, etc. Han surgido muchas teorías y explicaciones sobre los métodos que utilizaron para realizar sus imitaciones. No quiero detenerme en estos detalles, porque de hecho existen explicaciones científicas y otras menos científicas para estas cosas. De hecho, es posible hipnotizar a las serpientes hasta que se vuelvan rectas y rígidas como palos y luego arrojarlas al suelo para despertarlas. La vara de Aarón no estaba hecha de una serpiente hipnotizada, sino de madera seca. Todavía se convirtió en una serpiente, además de una serpiente capaz de tragarse a otros. Los milagros más grandes, por otro lado, son más sospechosos y ciertamente implican una intervención espiritual proveniente de un poder sobrenatural. Por supuesto, para algunas maravillas, es difícil pensar que los trucos de magia o los fenómenos científicos sean suficientes para generarlos. Satanás y su ejército han recibido algún poder que usan de vez en cuando. Esto es ciertamente lo que hicieron entonces, y lo harán pronto para engañar a muchos de acuerdo con las profecías del tiempo del fin. Para saber más sobre este tema vean mi artículo He visto algunos ovnis cautivadores.

Lo que es más interesante para nosotros es observar que el faraón endurece su corazón cuando ve a sus hombres haciendo las mismas hazañas que el Elohim de Israel. Los hombres sencillos parecen tener el mismo poder que el Todopoderoso. El faraón es testigo de los milagros de Yahuwah y se tranquiliza cuando sus hombres hacen lo mismo.

A menudo escuchamos a hombres predicar sobre el tema de las 10 plagas de Egipto dando explicaciones científicas a los fenómenos descritos, por ejemplo, cómo el agua se transforma en sangre. Habría un alga o una bacteria que de vez en cuando empieza a pulular en las aguas del Nilo, dándole un color rojizo y exterminando cualquier forma de vida a su alrededor. Como resultado, los restos de la fauna del río se elevan masivamente a la superficie del agua, favoreciendo la proliferación de sapos o ranas y otros insectos parásitos que transmiten enfermedades. Logran explicar todo el proceso de las 10 plagas con argumentos racionales y científicos que ciertamente fueron generados por la voluntad del Todopoderoso, pero que ciertamente no son tan extraordinarios. Enfatizan que no debemos tomar todo literalmente. Estos maestros bíblicos tibios y astutos enfatizan que no debemos tomar todo literalmente.

Bien pueden surgir bacterias o algas, también es una de las posibles explicaciones del «poder» de los magos, pero la Biblia nos dice que todas las aguas se han convertido en sangre.

Y Yahuwah dijo a Moisés: Dí a Aarón: Toma tu vara, y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto, sobre sus ríos, sobre sus arroyos y sobre sus estanques, y sobre todos sus depósitos de aguas, para que se conviertan en sangre, y haya sangre por toda la región de Egipto, así en los vasos de madera como en los de piedra. Éxodo 7:19

Es obvio que el Todopoderoso es capaz de causar un daño considerable con solo pulir las bacterias en las aguas del río para que su color se vuelva rojo, sin embargo aquí se trata de sangre real, las bacterias por supuesto no suelen apareciendo simplemente así en recipientes de piedra o de madera. Elohim puede usar las fuerzas de la naturaleza ya que todo es su creación. Sin embargo, es peligroso querer convencer a los incrédulos doblando sus reglas para llamar su atención. Al querer involucrar demasiado a las ciencias humanas en la enseñanza de la Palabra, corremos el riesgo, sin saberlo, de desempeñar el papel de magos del faraón. En efecto, los faraones están ansiosos por conseguir que surja una respuesta «racional» y palpable con el fin de neutralizar y anular las señales y juicios dados por Elohim. Porque el corazón de Faraón no siempre se endureció al ver la desaparición de las maravillas. Si leemos bien, veremos que en la mayoría de los casos fue en efecto a la vista del poder de sus propios magos para imitar o explicar las maravillas que persistió en rechazar la obediencia a Yahuwah.

Por eso es importante caminar con los ojos abiertos y prestar atención a los descubrimientos que demuestran que, por ejemplo, el Mar Rojo se partió en dos en algún momento. Por cierto,

Los científicos han descubierto esqueletos de caballos y hombres, así como restos de carros en el fondo del Mar Rojo

y no pueden explicar cómo llegaron allí. No lo saben porque no quieren saberlo. De la misma manera, prestemos atención y divulguemos los resultados de las investigaciones de estos científicos creyentes, a quienes colectivamente se les conoce como científicos creacionistas, porque han logrado resultados muy relevantes que pueden ser medidos y observados con las herramientas científicas del mundo y que , sin excepción, prueban la veracidad de los relatos bíblicos sobre la creación, edad, forma y características físicas de la Tierra.

Así que sed valientes y audaces, porque recordad que el cielo no es de los mansos, de los tibios ni de los diplomáticos, sino de los violentos.

Ver también: CIENCIA y FE: ¿Amigos o enemigos?, Ciencia verdadera

Pin It on Pinterest