¿Santísima Trinidad o Triple Santidad?

¿Santísima Trinidad o Triple Santidad?

3 personas diferentes o 3 atributos diferentes

En los círculos cristianos contemporáneos, hay una tendencia creciente de enseñanzas emergentes que cuestionan la doctrina de la Santísima Trinidad. En primer lugar, es crucial reconocer que sus argumentos principales –que el término «Santísima Trinidad» no aparece en las Sagradas Escrituras y fue formulado deliberadamente de esta manera dentro de la Iglesia Romana- son completamente justos y válidos. Este concepto no encuentra ninguna expresión en la Biblia de ninguna forma.

No hay duda de que existe cierta confusión subyacente, que requiere una reevaluación del concepto de la Santísima Trinidad porque…

Presenta una deidad compuesta por tres individuos distintos, aunque no son tres individuos sino uno: Yahuwah Echad, quien se revela de tres maneras distintas. Tenemos un Elohim singular que se manifiesta y revela Su naturaleza a través de tres modos separados, cada uno de los cuales cumple funciones distintas.

Triplicar el concepto de Elohim presenta un obstáculo importante para el judaísmo (y el Islam) a la hora de reconocer a Yahushua como el Mesías. Para ellos, parece inconcebible que Aquel que tradicionalmente han descrito como Echad, que significa Uno, ahora sea referido como shalosh, que indica tres.

¡Nunca hubo tres individuos distintos, sino Uno que encarna tres características primarias, roles, formas de manifestación, cualidades, etc.!

La estructura plural del término hebreo ELOHIM transmite de manera similar este triple papel en lugar de indicar tres individuos distintos.

Una de las analogías más persuasivas que se utilizan a menudo en el cristianismo para aclarar este concepto es la del agua. Así como el agua existe en tres estados físicos distintos regidos por leyes naturales: gas (vapor), sólido (hielo) y líquido, aunque sigue siendo fundamentalmente agua, pués Elohim también comparte características similares. Quizás esta analogía resume mejor la esencia de lo Eterno y ayuda a las personas a acercarse a comprenderlo.

Para aquellos que encuentran insuficiente la comparación anterior y aún no se escandalizaron por la imagen que les puse anteriormente (las tazas de café Jacob’s 3 en 1), consideren esto: al tomar un sorbo de este tipo de café, aunque los componentes se mezclan en la taza, todavía sentimos claramente los tres aspectos simultáneamente. La presencia combinada de estos elementos realza el sabor. Es indivisible pero perceptible como componentes separados, y si falta algún elemento, el sabor pierde su plenitud.

Aunque alguien pueda preferir el café sin azúcar y/o leche, tales preferencias no afectan el juicio de las personas.

Sin embargo, para la salvación, los tres componentes de Elohim deben funcionar armoniosamente en nuestras vidas.

Sin embargo, si nos concentramos exclusivamente en la naturaleza del Redentor, podemos identificar más divisiones dentro de Él, ya que el Mesías mismo encarna una forma de «santa dualidad». Yahushua, en su papel como sumo sacerdote benévolo, tiene distintos roles y responsabilidades que difieren del Mesías reinante, quien está destinado a regresar como un Rey consagrado para administrar juicio sobre el mundo.

Muchas personas luchan por comprender la naturaleza extraordinaria de Elohim, ya que en la Biblia surgen aparentes contradicciones sobre este asunto. Estas contradicciones abarcan declaraciones hechas por el mismo Yahushua, tales como:

«… el Padre es mayor que yo… Se sentó a la diestra del Padre… y habla con el Padre…»

Ciertamente, estas declaraciones existen, pero no cambian el hecho de que Él sigue siendo uno con el Padre. Las personas suelen conversar consigo mismas, no sólo por senilidad. Estar sentado a la diestra del Padre significa ser La Diestra de Elohim. Él encarna la Mano que crea y actúa. Él no es un cuerpo, persona o entidad separada.

Cuando Él desciende entre nosotros en forma humana, Él no deja de existir en el reino espiritual – en el Reino de Elohim – como el Padre, como Yahuwah. En cambio, Él se humilla (como se describe en Filipenses 2:5-11) y se manifiesta en el mundo a través de dos formas distintas: una es espiritual y ubicua, mientras que la otra es física, emergiendo en la Tierra Santa hace unos 2000 años, hasta que finalmente regresó a Su lugar original y último. Ver también Hebreos 2:9 – …Yeshua, el cual fue hecho menor que los ángeles por un poco de tiempo…

El profeta Zacarías nos trae específicamente una historia del Mundo Espiritual, que representa al Rey Ungido reprendiendo al adversario por blasfemar a Yahushua el Sumo Sacerdote. También en este relato, observamos que el Ángel de Elohim (el Mesías – Cristo) es hasta cierto punto distinto de quien era en la carne, cuando caminó entre nosotros como Yahushua, el Cordero de Elohim. Él ahora existe en el Reino de Elohim, continuando Su ministerio hacia la humanidad en un papel especial como Sumo Sacerdote del orden de Melquisedec. Además, está preparado para regresar como el Mesías Ungido, para unirse con Su Novia y provocar la caída de aquellos que no lo reconocieron como el Salvador.

Santísima Trinidad como las tres etapas de la Salvación

Nosotros, como seres con mentes capaces de comprender sólo tres o máximo cuatro dimensiones, no podemos captar estos conceptos a menos que Ruach HaKodesh los revele a individuos selectos y en espíritu.

Lo que sigue siendo innegable es que para alcanzar la Salvación, cada individuo debe pasar por tres fases:

  1. Debemos reconocer al Hijo para que nuestros pecados puedan ser perdonados
  2. Así nuestra relación con el Padre se restablece a través de la Sangre del Cordero.
  3. Luego a través del Pacto de agua y fuego finalmente somos llenos de Ruach HaKodesh (el Espíritu Santo)

Estos tres pasos se suceden y ninguno de ellos puede omitirse en la secuencia. No es suficiente simplemente reconocer al Mesías en Yahushua; también debemos obedecerlo y establecer un pacto con Él en el mundo visible mediante la inmersión en agua y luego siendo llenos de Su Espíritu.

Y no termina aquí; esto es sólo el comienzo, ya que Ruach HaKodesh comienza a construir el Templo dentro de nosotros a través de nuestra santificación, lo que involucra la Ley y, en un sentido más amplio, la Palabra de Elohim siendo inscrita en nuestros corazones.

Esta Trinidad es santa e inevitable. Por lo tanto, en este contexto, podemos referirnos genuinamente a la Santísima Trinidad, porque los tres aspectos de Yahuwah deben estar activos en nosotros para que seamos redimidos, lo que significa tener nuestros nombres escritos en el Libro de la Vida. Este triple sello en nuestras vidas también podría llamarse Santísima Trinidad.

Cualquier teoría y teología que intente multiplicar al Único Elohim a través del concepto de la Santísima Trinidad son de hecho enseñanzas falsas.

Nuestra percepción humana

La Trinidad de Elohim es un misterio en el que muchas personas dedican demasiado tiempo a reflexionar. Cuando profundizamos excesivamente en un tema que resulta difícil de comprender para nuestros sentidos humanos, podemos llegar a muchas conclusiones incorrectas y equivocadas.

En mi infancia, había una caricatura que mostraba a un ser extraterrestre que era traído a la Tierra por un astronauta a su regreso de un viaje espacial. Este extraterrestre vino de un planeta habitado únicamente por formas de vida bidimensionales. Podía oír las voces de las personas y comunicarse con ellas, pero sólo podía percibir su propio espacio bidimensional con sus otros sentidos, incluidos los ojos. El personaje humano principal a menudo intentaba explicarle al extraterrestre cómo era el mundo tridimensional o cuatridimensional, pero el huésped extranjero no podía comprenderlo.

El deseo de Satanás es incitar en los humanos la compulsión hasta el punto de que no descansen hasta haber definido y comprendido meticulosa y exhaustivamente la totalidad de Elohim.

Los humanos a menudo experimentan un impulso innato de captar y comprender la esencia precisa de Elohim, temiendo que sin esa comprensión, su salvación pueda estar en peligro.

Sin embargo, no debemos dar crédito a estos susurros engañosos que surgen en nuestro interior. Necesitamos calmarnos y reconocer que nuestras capacidades están limitadas por nuestra naturaleza humana. Elohim no espera que poseamos un nivel tan alto de comprensión espiritual y percepción de los detalles más mínimos de Su Reino y de Él mismo. Lo que Él realmente desea de ti es que

aceptes la visión espiritual que Él personalmente ha apartado y santificado para ti y para nadie más.

Entonces el paso inicial para todos nosotros es pasar por este proceso de Triple Salvación antes mencionado, el cual debéis atravesar con fe infantil y amor incondicional. Después de eso, viene nuestra obediencia, mientras servimos al Mesías de acuerdo con la guía del Ruach HaKodesh, el Espíritu de Elohim que opera dentro de nosotros y se comunica con nosotros y a través de nosotros.

No necesitamos comprenderlo todo; en cambio, debemos abrazar lo que Elohim decide revelarnos. Necesitamos aceptar ciertas verdades fundamentales y, en ocasiones, incluso asuntos que actualmente están envueltos en un velo de misterio. Esto debe hacerse sin dejar lugar a debates polémicos, especulaciones teológicas y otras filosofías humanas. Es similar a un niño que siente curiosidad por saber cómo se conciben y nacen los bebés y, sin recibir una comprensión más específica de la sexualidad, tiene que contentarse con la explicación menos detallada y tangible de sus padres.

El problema a menudo radica en nuestros intentos de definir, limitar y explicar al Padre y al Hijo sin buscar el discernimiento del Ruach HaKodesh. Sólo estando llenos del Espíritu Santo podremos obtener progresivamente una comprensión más profunda de la esencia de la Unidad entre el Padre, el Hijo y el Espíritu a medida que avanzamos en el camino de la santificación.

El conocimiento, la vista y la comprensión completos de todo esto sólo se realizarán cuando seamos transformados en seres glorificados y vengamos ante el Padre, Yahuwah (como se afirma en 1 Corintios 15:51-52).

En el Libro del Apocalipsis, Juan encuentra solo UN Elohim, que es retratado como el Hijo del Hombre, vestido con un manto con un cinturón dorado, con cabello blanco, ojos como fuego ardiente, pies como bronce y una voz como aguas corriendo. En ninguna parte del texto podemos encontrar una representación de dos hombres de pelo blanco o de un personaje mayor y otro más joven con una paloma blanca de una manera que recuerde cierta imaginería católica.

La siguiente figura complementa efectivamente la analogía del agua al ilustrar la pregunta.

Holy trinity 1

El encuentro de Abraham con los tres «ángeles» es otro ejemplo donde se presenta este triple aspecto de Elohim. Yahuwah, como Luz del mundo, se manifiesta a la humanidad en la Tierra, atravesando la capa de agua, que representa el firmamento de la bóveda celeste.

revelando los tres atributos principales de la Luz del Mundo como los colores del arco iris, que se vuelven distintos al pasar por un prisma.

Por lo tanto, Yahuwah se manifestó en la forma de tres «ángeles» como se observa desde la Tierra. Es digno de mención que aunque Abraham, nuestro patriarca, estaba frente a tres individuos, se dirigió a ellos en singular, refiriéndose a Él como Yahuwah (o Señor, según la traducción actual de la Biblia). (ver también mi artículo sobre Vayera, donde hablo más sobre este encuentro).

Muchos participan en debates sobre un tema que los humanos no pueden comprender de manera integral. Mientras tanto, es posible que no nos demos cuenta de que nuestra atención debería centrarse en fomentar la unidad entre nosotros. Es fundamental volver a la Palabra pura y eliminar los excesos humanos que crean divisiónes entre nosotros. El adversario ya está construyendo su propia falsa unidad ecuménica, donde se mezclan todos los pecados, excesos y tradiciones humanas, en detrimento de Elohim.

El judaísmo necesita deshacerse de sus influencias babilónicas, y el cristianismo debe deshacerse de sus elementos romanos para unirse a través de la bendición de Ruach HaKodesh, con todos los individuos llenos del Espíritu del Mesías. Esto representa el momento crucial de la reunión, donde ambas comunidades finalmente reconocen al verdadero Mesías, Yahushua.

Volvamos al estado Espiritual de la fundación de la Iglesia en Shavuot (Pentecostés), para experimentar nuevamente esta Unidad, y entonces todos tendremos la visión correcta de la persona y multifacética de Yahuwah.

En ese momento, todos los ídolos falsos, ya sean barbudos y colgados de un crucifijo o retratados como Yahushua en la pantalla, dejarán de existir. El cristianismo finalmente estará en condiciones de poner celoso a su hermano mayor, pero todavía engañado, el judío. Pero mientras se presente la imagen falsa del Mesías, reduciendo a Yeshua al estado de un ídolo y adorándolo como tal, los judíos espiritualmente sanos nunca lo reconocerán como su Mesías. Esto también se aplica a nuestros primos árabes musulmanes, que comparten una perspectiva y un concepto similares que nosotros concerniendo al Altísimo.

Ser santo según la trinidad de Elohim

Entonces no existe la Santísima Trinidad como tres personas diferentes, sino que hay un Elohim que se aparece a las personas en 3 formas principales con roles y misiones distintas.


Los seres humanos, que a su vez están compuestos por tres componentes principales (cuerpo, alma y espíritu), no actúan ni se comportan de manera uniforme en diferentes situaciones y entornos. Un hombre actuará como esposo con su esposa, como padre con sus hijos, como empleado en la oficina y será un hijo a los ojos de sus padres y en el mejor de los casos un discípulo ante Yahushua.

Un ser humano también puede expresarse e interactuar con otros, ya sea en persona, por teléfono, a través de otros medios intermediarios o por correspondencia, pero siguen siendo el mismo individuo singular.

Esencialmente, aquellos que creen en la Santísima Trinidad están equivocados, porque multiplican a Elohim, mientras que los que niegan la Trinidad, por otro lado, simplemente mutilan al Único Elohim de sus miembros individuales, roles y diversidad, que nos es dado para recuperar la Vida.

En resumen, el problema es mayor de lo que pensamos.

Cuando aparece en el mundo visible, físicamente, ese es el papel del Hijo. No una persona o criatura separada, sino Yahuwah quien salva a Yahushua. En tal caso, Él es ciertamente más pequeño que el Padre, como solía decir el Hijo, ya que se ha despojado de sí mismo para poder descender y aparecer entre nosotros. Tuvo que rebajarse a nuestro nivel, tomar cuerpo humano, para poder ser tocado, visto e incluso sacrificado.

¿Cómo podría alguien imaginar que la totalidad de Elohim podría caber en un manto de max. ¿175 cm de alto y 75 kg de sangre y huesos de carne humana?

Pero una pregunta aún mayor es ¿cómo puede alguien imaginar que el Altísimo no tendría el poder de aparecer en persona en semejante máximo? ¿175 cm de altura y 75 kg de manto humano si Él quiere, si es necesario, por nuestra culpa?

Como muestra de su infinito amor, sufrió incluso la humillación y la muerte de las manos de su indigna criatura.

Cuando toma forma humana y desciende entre nosotros para ofrecer el Sacrificio Expiatorio, Él no deja de existir allá arriba en el Reino de Elohim como Todopoderoso, porque entonces todo colapsaría, lo cual es imposible. Y en el caso de que la gente se detenga en la forma humana que es el Hijo, tallan en ella un ídolo de Jesús barbudo. No es casualidad que Yahushua decidiera aparecerse a sus discípulos en otra forma después de su resurrección (Marcos 16:12).

No quería que lo recordaran a través de sus rasgos faciales después de su Resurrección. Tenía la intención de dar a entender que Él es Espíritu y no quería que lo recordaran por Su imperfecta forma física. De hecho, a partir de ese momento, Él regresó a la diestra del Padre, convirtiéndose efectivamente en la Mano Diestra del Padre mismo. Dejó de existir físicamente en el mundo visible y se transformó nuevamente en el Ungido en Espíritu.

Y el que está ungido es ungido para gobernar, que significa actuar, así como una mano derecha es la primera para actuar, para crear, para trabajar, para construir y también: para restaurar. Si esto último es rechazado (restauración), Él también es ungido para juzgar y ejecutar a los rebeldes.

Deseando a todos mis lectores que eviten estas dos últimas frases, dejemos que Ruaj HaKodesh lleve a cabo las restauraciones necesarias en nosotros y en la Iglesia. El tiempo está cerca, el Esposo ya está a la puerta.

Preparémonos para encontrarnos con Él pronto.

VERSIÓN VIDEO

Miércoles Santo: El Día del Sacrificio de Yahushua

Miércoles Santo: El Día del Sacrificio de Yahushua

Grandes y notables cambios positivos han estado ocurriendo en el cristianismo en todo el mundo durante varias décadas. La Reforma continúa, especialmente en lugares como los continentes americano y africano. El nombre Yahuwah se ha utilizado ampliamente durante décadas en la forma de Yahweh, que es igual en términos de consonantes, ligeramente diferente en términos de vocales del nombre original Yahuwah, pero la esencia sigue ahí: YHWH

Entre las muchas distorsiones, las circunstancias y el momento del Sacrificio del Cordero no podían dejarse de lado. El enemigo nunca duerme. Varias personas están tratando este tema, que es importante porque es fundamentalmente nuestro deber restaurar todo lo que ha sido deformado por las pseudo-iglesias institucionales. Sin embargo, con este artículo, también examinaremos

¿Cuáles son los efectos espirituales más profundos de restaurar cuestiones aparentemente “menores”?

¿En qué día murió Yahushua?

Según la tradición cristiana, el sacrificio de Yahushua en la cruz ocurrió un viernes. Entonces, como también leemos en las Escrituras, el domingo por la mañana el sepulcro ya estaba vacío y se había producido la Resurrección. Se eligió el viernes porque leemos en las Escrituras que este evento tuvo lugar un día antes del sábado. Por lo tanto, mucha gente piensa que la festividad de Pesaj en ese momento caía en un sábado semanal. Parecen haber olvidado que en el Antiguo Testamento, todas las festividades principales se consideran Shabbat. Ver en la Torá, libro de Vayikra (Levítico) capítulo 23. Además:

No importa cómo interpretemos el concepto de día, ya sea desde la perspectiva griega o hebrea, siempre falta un día o una noche en el cuadro y no se necesita mucho conocimiento matemático para ver que entre el viernes y el domingo muchas cosas pueden encajar, excepto3 días y 3 noches.

Sin embargo, la promesa es la siguiente:

Porque como estuvo Yonáh en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.

Mateo 12:40

Según el calendario judío, los días comienzan en la tarde del día anterior. Este tiempo de la víspera es lo que llamamos Erev, como en la expresión erev shabbat, que también es el nombre de nuestro ministerio. El día judío comienza en la tarde del día civil anterior, cuando se pone el sol.

El primer día de la semana, Yom Ejad (domingo), comienza el sábado por la noche.

Pero si contamos los 3 días y las noches hacia atrás desde el domingo por la mañana o el sábado por la noche, no caeremos en viernes en ninguno de los dos casos.

La crucifixión tuvo lugar el miércoles

A partir de aquí podemos empezar a contar:
– Miércoles: CRUCIFIXION + PRIMERA noche
– Jueves PRIMER día + SEGUNDA noche
– Viernes SEGUNDO día + TERCERA noche
– Sábado TERCER día + con la llegada del primer día de la semana, sábado por la noche: RESURRECCIÓN

Los judíos se estaban preparando para el sábado. Pero este Shabbat era la gran fiesta como leemos en el Antiguo Testamento y no el sábado semanal. Por lo tanto, las mismas leyes se aplican para Pessach desde que las Grandes Fiestas también se consideran shabbat completos.

Además, leemos: Cuando pasó el día de reposo, Myriam Magdalena, Myriam la madre de Yakov, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle. Marcos 16:1

Aquí también podemos ver que un Sábado tenía que pasar y el otro tenía que venir antes del primer día de la semana, para que entre los dos las mujeres pudieran comprar el aceite y las especias para la unción del cuerpo de Yahushua. Porque nadie trabaja en Shabbat y todo está cerrado, y es poco probable que estas mujeres fieles hayan violado la ley del Shabbat incluso por tal acto.

¿A qué hora murió Yahushua?

El problema de las horas es similar. El cronometraje civil de hoy es idéntico al cronometraje romano de esa época, según el cual el día comienza a la medianoche. Entonces, la primera hora comienza a la medianoche y luego un ciclo de 12 horas comienza nuevamente al mediodía.

Curiosamente, el cálculo de las horas judías no comenzaba con el inicio de la tarde, sino que las horas del día solo comenzaban al amanecer. En este tiempo alrededor de Pesaj en Israel, el sol sale entre las 6 y las 7 de la mañana. Así, las horas mencionadas en los Evangelios se cuentan a partir de este tiempo.

Yahushua fue crucificado en la hora tercera. Esto fue aproximadamente entre las 9 y las 10 a. m., hora romana/moderna. Era la hora tercera cuando le crucificaron. Marcos 15:25 y Cuando vino la hora sexta, hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena. Marcos 15:33

Y la oscuridad se extendió por el mundo alrededor del mediodía. ¿Cuándo, si no entonces? En el momento en que el sol alcanza su punto más alto, cuando es el más cálido y sobre todo el más brillante. En resumen, la oscuridad llegó cuando la gente menos lo esperaba. Elohim no deja nada al azar, y ordena sus signos de tal manera que no puedan ser mal interpretados o explicados con otros argumentos.

Esta oscuridad duró tres horas más después de que se rasgó el telón, es decir, el miércoles aproximadamente a las 3 o 4 de la tarde.

Después de eso, lo pusieron en la tumba y comenzó el período de 3 noches y 3 días.

¿Hubo dos noches de Seder?

Todavía queda una gran pregunta con respecto a los eventos descritos en la historia.

Yahushua y sus discípulos comieron el cordero en la última cena en el primer día de los panes sin levadura el 14 de Nisán de acuerdo a la instrucción Mosaica como leemos: El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, vinieron los discípulos a Yahushua, diciéndole: ¿Dónde quieres que preparemos para que comas la pascua? Mateo 26:17

Así es como recordamos esa noche, el día antes del día del éxodo, cuando el ángel de la muerte mató a los egipcios primogénitos. Tuvimos que sacrificar el cordero de 1 año, que es un carnero joven, y untar su sangre en los marcos de nuestras puertas y luego comer todo rápidamente, completamente vestidos y listos para partir.

Si este evento cayera en la fecha en que Yahushua y los 12 discípulos comieron su última comida en la tierra, los fariseos y saduceos tendrían que arrestarlo un día antes sin darles la oportunidad de reunirse y tener la Última Cena juntos. ¿Por qué insistaron a la ejecución solo al día siguiente que, según el acto de celebración de Yahushua, ya era el día de la Pascua, por lo tanto, un Shabbat?

¿Por qué los judíos de ese tiempo no observaron el primer día de la Fiesta de los Panes sin Levadura cuando Yahushua y sus discípulos lo hicieron?

¡Porque habrían tenido que intentar matarlo antes de esa noche precisa en que el Maestro y los discípulos se encontraron por última vez y no al día siguiente!

Si el resto de los judíos hubieran comido la carne del cordero entonces, como Yahushua y sus discípulos, no habrían podido llevar a nadie a la hoguera al día siguiente, pues ya era fiesta, es decir, ¡sábado!

No sabemos exactamente por qué ocurrió este cambio. ¿Quizás Yahushua lo trajo un día antes para que los judíos lo sacrificaran simbólicamente como un cordero cuando los sacrificios de cordero también se hacían de acuerdo con la ley? ¿O tal vez una distorsión babiloniana modificó el conteo original de fechas? Quizás algo pasó en Babilonia que además de modificar los Mandamientos también modificó las fechas y se olvidó un día en alguna parte. ¿Puede haber quedado un día judío en Babilonia? ¿Quién sabe? No tengo una respuesta a esa pregunta por el momento. No existe tal registro histórico que yo sepa. Pero esta última explicación parece más lógica, aunque en este caso el desplazamiento no se extendía a los días de la semana, sino sólo a las fechas. De hecho, Yahushua y sus discípulos siempre han guardado los mismos Shabbats en el mismo momento de las semanas que los demás judíos.

Pero lo que es seguro:

El sacrificio de Yahushua debía caer en el día en que los judíos hacian los sacrificios de corderos.

Secuencia de eventos

Yahushua come el cordero del sacrificio con sus discípulos
El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, vinieron los discípulos a Yahushua, diciéndole: ¿Dónde quieres que preparemos para que comas la pascua?
(…) Fueron, pues, y hallaron como les había dicho; y prepararon la pascua. Cuando era la hora, se sentó a la mesa, y con él los apóstoles. Y les dijo: ¡Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca!
Mateo 26:17 y Lucas 22:13-15

Yahushua ora en el Huerto de Getsemane
Cuando hubieron cantado el himno, salieron al monte de los Olivos (…) Otra vez fue y oró, diciendo las mismas palabras. Al volver, otra vez los halló durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sueño; y no sabían qué responderle. Vino la tercera vez, y les dijo: Dormid ya, y descansad. Basta, la hora ha venido; he aquí, el Hijo del Hombre es entregado en manos de los pecadores. Levantaos, vamos; he aquí, se acerca el que me entrega.
Marcos 14:26, 39-42

Yahushua es arrestado
Trajeron, pues, a Yahushua al sumo sacerdote; y se reunieron todos los principales sacerdotes y los ancianos y los escribas.
Marcos 14:53

Yahushua es llevado ante Pilato
Muy de mañana, habiendo tenido consejo los principales sacerdotes con los ancianos, con los escribas y con todo el concilio, llevaron a Yahushua atado, y le entregaron a Pilato.
Marcos 15:1

Crucifixión en la hora 3 (alrededor de las 9:00 a.m.)
Era la hora tercera cuando le crucificaron.
Marcos 15:25

Oscuridad alrededor del mediodía hasta las 3 de la tarde
Cuando vino la hora sexta, hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena.
Marcos 15:33

Yahushua muere / el Velo se rasga en dos
Y a la hora novena Yahushua clamó a gran voz, diciendo: Eloi, Eloi, ¿lama sabactani? que traducido es: Elohim mío, Elohim mío, ¿por qué me has desamparado? (…) Mas Yahushua, dando una gran voz, expiró. Entonces el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo.
Marcos 15:34, 37-38

Se aseguran de que Él es muerte
Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí.
Juan 19:31

Yahushua es puesto en una tumba
Cuando llegó la noche, porque era la preparación, es decir, la víspera del día de reposo, Yosef de Arimatea, miembro noble del concilio, que también esperaba el reino de Elohim, vino y entró osadamente a Pilato, y pidió el cuerpo de Yahushua. Pilato se sorprendió de que ya hubiese muerto; y haciendo venir al centurión, le preguntó si ya estaba muerto. informado por el centurión, dio el cuerpo a Yosef, el cual compró una sábana, y quitándolo, lo envolvió en la sábana, y lo puso en un sepulcro que estaba cavado en una peña, e hizo rodar una piedra a la entrada del sepulcro. Y Myriam Magdalena y Myriam madre de Yosef miraban dónde lo ponían.
Marcos 15:42-47

Las mujeres compran, luego preparan el aceite de la unción y finalmente descansan el sábado
Cuando pasó el día de reposo, Myriam Magdalena, Myriam la madre de Yakov, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle
(…) Y vueltas, prepararon especias aromáticas y ungüentos; y descansaron el día de reposo, conforme al mandamiento.
Marcos 16:1 y Lucas 23:56

Pesaj se cumple

Entonces Yahushua celebró el Seder – la noche antes del Éxodo, cuando los judíos que vivían en la tierra de Gosén comieron la carne del cordero del sacrificio mientras el ángel de la muerte estaba matando a los primogénitos en Egipto.

Entonces los discípulos bebieron la sangre del cordero, untando así simbólicamente la sangre con la que fueron redimidos en los dinteles de sus corazones para que la muerte ya no tuviera poder sobre ellos. Al día siguiente, a través de la muerte del Cordero de Elohim, le ofreció a la humanidad la puerta y la oportunidad de la Salvación: el éxodo final de la humanidad del mundo caído.

El resto de los judíos, que no seguían al Mesías, crucificaban al Salvador en el Día del Sacrificio del Cordero, precisamente cuando se sacrificaban los corderos en preparación para la Pascua.

Proféticamente, los judíos sacrificaron a su Mesías como un Cordero,

que la mayoría de los judíos aún no han consumido desde entonces, porque persisten en rechazarlo. Pero al final de los tiempos, es decir, ahora, más y más de nosotros, judíos, nos estamos reuniendo alrededor de esa mesa de Seder donde nuestro Maestro se sentó con sus discípulos. Cada vez somos más los que nos reunimos allí continuamente para aceptar Su sacrificio y Su sangre para el perdón de nuestros pecados y como sello de nuestra salvación.

¿Por qué son importantes estas preguntas?

Una vez más y como he escrito muchas veces: Las fechas y los tiempos no os salvan, como nos advierte Pablo. Las fiestas se cumplen en nosotros al nacer de nuevo, por nuestro pacto con Yahushua HaMashiach y Ruach HaKodesh llenando nuestros corazones. (Ver: Las fiestas de Yahuwah en Yahushua)

La restauración de fechas y horas es importante porque son parte del cuadro completo.

Son parte del Evangelio. Y como tal, todo tiene su función y lugar exactos. Y si hacemos trabajo Restaurador – trabajo Apostólico – debe abarcar todo. No para crear nuevos dogmas/leyes/teologías y engendrar nuevos y aún más fariseos, sino porque Yahuwah lo ordenó de esa manera y si Satanás se mete con eso en cualquier nivel,

entonces es nuestro deber por Ruach HaKodesh restaurar los detalles también, para que así se fortalezca toda la verdad.

Muy a menudo, el mundo rechaza el Evangelio que les traemos porque ven las contradicciones causadas por estas desviaciones. Y si no podemos dar respuestas a sus preguntas y objeciones, o si nos acercamos a ellos contaminados por estas distorsiones nosotros mismos, entonces no somos creíbles y nuestro testimonio es débil.

Hay otro problema muy grande con esto: el mayor distanciamiento de los judíos del reconocimiento del Mesías. Cuando el mismo Salvador, Yahushua, declara que no se dará otra señal a este pueblo – los judíos – que la señal de Yonah, entonces cualquier alteración de los tiempos y días añade más ladrillos al muro que separa al pueblo escogido del suyo propio. Mesías. Por lo tanto, la responsabilidad colectiva recae en grupos de creyentes que no allanan el camino entre el judío y Yahushua, como una vez comenzó Yohanan (Juan el Bautista). Tal persona obra en contra de las profecías y no para su cumplimiento.

Nunca perdáis de vista que una de las esencias de nuestro ministerio como discípulos es la siguiente:

¡Preparad camino a Yahuwah; enderezad calzada en la soledad a nuestro Elohim!

Isaías 40 / Mateo y Lucas 3…

Este es el resumen básico de la reforma: quitar todos los obstáculos y piedras del camino entre el Hombre y Elohim.

Ver también: Día de Año Nuevo: ¡Cuando nació el Mesías!, Mensaje de Navidad del profeta Ezequiel, Las fiestas de Yahuwah en Yahushua

VER TAMBIÉN LA VERSIÓN EN VIDEO DE ESTA ENSEÑANZA

No tendrás nada y serás feliz

No tendrás nada y serás feliz

Estructura original de la Iglesia primitiva y su sistema de administración y riquezas

Puede parecer extraño que cuando escribo sobre el testimonio de Yahuwah que cuida de nosotros y nos provee el pan de cada día, use como título una frase usada cínicamente por las fuerzas del anticristo. Satanás, como un mono de Elohim, nuevamente no inventó nada por su cuenta, ¡así que nadie debe dejarse engañar por esta frase!

Cuando sale de la boca de los títeres del Anticristo, nos indignamos con razón, ya que esconde intenciones y aspiraciones malsanas. Pero una vez más, la situación nos prueba que el enemigo se quiere apropiar de una idea muy noble, incluso de una promesa, y nosotros, los discípulos, ni siquiera nos damos cuenta de que esta frase es una de las claves que debe regir nuestra vida diaria. No somos conscientes de que la Iglesia ha perdido y abandonado esa bendición hace mucho tiempo. Porque la promesa de Elohim es la misma entonces y ahora. Por lo tanto, es hora de que regresemos y lo restablezcamos lo antes posible. Porque en verdad, como seguidores del Mesías:

Tenemos y no podemos tener nada en este mundo.

Así como nuestro Señor Yahushua no tenía dónde recostar su cabeza.

Sin embargo, todavía tenemos casas, coches, contratos de trabajo o negocios, y damos gracias a Elohim por eso. Pero siempre debemos considerar estas cosas como si no nos pertenecieran.

No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. Mateo 6:19-21

¡Quizás también hayas experimentado ya que cuanto menos estabas atado a las cosas materiales, más libre y puro eras en espíritu!
No estoy predicando aquí el evangelio de la pobreza, sino el Evangelio, que está libre de todo tipo de excesos. Me refiero a las promesas originales, donde las posesiones terrenales son una bendición, siempre que se nos den exactamente de acuerdo con nuestras necesidades.

¡Ni más ni menos!

Porque los dos evangelios extremistas, uno del exceso y otro de la privación, son enormes mentiras que se oponen y se nutren mutuamente y que mantienen a muchos cristianos en una servidumbre espiritual y física muy crítica.

El evangelio del éxito y el evangelio de la pobreza: el primero que usa al Todopoderoso como herramienta para satisfacer los objetivos humanos y el segundo que, descuidando la obra y el poder de Yahushua y Ruach HaKodesh (el Espíritu Santo), cae en el pecado de la autoredención y de la autosantificación.

Por nuestra parte, seamos sabios y evitemos estas dos tontas doctrinas y preguntemos a nuestro Padre lo que le pidió Agur en el libro de los Proverbios:

Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan necesario; No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Yahuwah? O que siendo pobre, hurte, Y blasfeme el nombre de mi Elohim. Proverbios 30:8-9

No quiero detenerme en el tema del diezmo en lo que sigue, pero para resumir:

nuestro diezmo en Yahushua HaMashiah no es otro que todo nuestro ser y todas nuestras posesiones

Cuando consagramos todo lo que SOMOS y todo lo que TENEMOS en el altar de Elohim, la pregunta de qué sucederá mañana ya no se puede hacer. A partir de ahí, Elohim es el Dueño de todo y Él personalmente nos cuida. Aquellos que todavía tienen miedo del día siguiente no están completamente comprometidos y algunas áreas de sus vidas aún no han sido entregadas al Sumo Sacerdote, nuestro Mesías Yahushua.

Este suele ser el caso, especialmente en nuestra relación con las cosas materiales. En tales casos, el problema es que todavía no podemos aceptar incondicionalmente lo que Elohim quiere darnos y que todavía no vemos. Es difícil para los humanos aceptar avanzar un poco a ciegas sin poder planificar nuestro futuro por nosotros mismos o simplemente sin ver lo que nos depara el mañana. Siempre quisiéramos saber, pero el Reino de los Cielos no funciona así y debemos aceptarlo y renovar nuestra conciencia.

Para nosotros los hombres, la cuestión de las finanzas, así como nuestra relación con las mujeres, son entre todas las demás, las cuestiones más sensibles que tenemos que enfrentar.

Esto es lo que nuestro Señor Yahushua HaMashiah le preguntó al joven rico. Al compartir su riqueza, no debería haber seguido luchando por sí mismo y preocupándose por lo que sucederá con sus posesiones. Distribuyendo su riqueza, podría haber sostenido la comunidad fraterna en la que habría tenido su lugar/función y todo lo que necesitaba.

El que atesora tesoros celestiales no es otro que el que se deja edificar por el Ruach HaKodesh y luego predica el Evangelio y proclama el perdón de los pecados, el nuevo nacimiento y pasa el Espíritu Santo al hermano nacido de nuevo. Tal discípulo también recibirá bienes terrenales de acuerdo a sus necesidades para poder hacer este trabajo sin obstáculos. Al joven rico se le ofreció lo mismo que a nosotros hoy:

podemos continuar con Yahushua, con menos bienes personales, pero con una familia numerosa y eterna, rodeado de hermanos y hermanas, evitando tanto las privaciones como los lujos.

Entonces entenderemos y veremos el cumplimiento de la siguiente promesa:

No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Elohim y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal. Mateo 6:31-34

Así como la Tierra Santa no es propiedad del pueblo judío, sino que es simplemente su legítimo y único inquilino, nuestros hogares y otras posesiones materiales deben servir a la gloria de Yahuwah. Más nos vale colgar todo lo que somos a Elohim, declarándolo dueño de todo lo que nos pertenece para que nuestras posesiones estén en las mejores manos que podamos imaginar. Nuestra vida y nuestra riqueza serán bendecidas solo si somos capaces de declarar esto de todo corazón y categóricamente. Así es como realmente funciona la providencia de Elohim.

¿Cuál es la verdadera Providencia de Elohim?

Pués, creo que deberíamos vivir un estilo de vida mucho más radical como seguidores del Mesías. Una forma de vida que comenzó en el pasado, hace casi 2000 años como podemos leerlo en el libro de los Hechos, pero que lamentablemente cayó en desuso.

¿Es realmente bueno tener algo registrado en nuestros propios nombres?

¿No es esa la peor fuente de tentación en la que cae la mayoría de la gente? ¡Son creyentes, pero están abrumados espiritualmente y físicamente porque están consumidos por preocupaciones materiales y dinero!

Cuando adquirimos riqueza, la disfrutamos como la gente del mundo e inmediatamente empezamos a necesitar siempre más y más como ellos. Al final nos aterroriza la idea de perderlo todo. Porque el miedo a ver que la polilla y el óxido carcomen nuestros bienes también nos carcome por dentro. Este miedo es un ladrón poderoso en sí mismo que nos está robando nuestro tiempo y energía en detrimento, por ejemplo, del ministerio que deberíamos estar haciendo.

Pero para aquellos creyentes que dieron todo por y para el REY y que son simples usuarios y no los dueños de los bienes de los que viven, no hay nada que temer del día siguiente. De hecho, esa persona sabe perfectamente bien que incluso si algo malo sucede, el Dueño está allí para reemplazar, restaurar y hacer que todos nuestros problemas se conviertan en una bendición. Todo tiene un propósito específico, incluso cuando surgen problemas. Lo que nos roban pertenece al Rey Supremo.

¿Cómo puede alguien pensar que Él no es capaz de llenar todos nuestros vacíos fácilmente?

¿Quién creemos que es Él? ¿No es Él el Todopoderoso, el Eterno de los Ejércitos? Nuestro Maestro no es solo un banquero, sino también un asegurador (además de un médico, un maestro, etc.).

Además, nuestro Rey es también nuestro Esposo. Para nosotros los hombres, nuestro papel y lugar con relación a Él es similar al de la mujer que, en tiempos más equilibrados, estaba realmente en su lugar y asumía sus tareas con entusiasmo y alegría. Como ese tipo de mujer, nuestra tarea es cuidar del jardín y de los niños. Mientras estamos trabajando de esa manera, es nuestro Esposo quien realiza las tareas más difíciles cultivando la tierra para satisfacer las necesidades de la familia.

El Esposo se ocupa plenamente de las necesidades de su esposa e hijos. Por lo tanto, la esposa no tiene que preocuparse de que algo salga mal que no pueda reemplazar por sí misma. No tiene que preocuparse si surge un peligro del que no puede protegerse a sí misma ni a sus hijos. Y por supuesto, no tiene por qué estresarse con la idea de no tener nada que poner en la cacerola para alimentarse a ella y a toda la familia.

Nosotros los hombres, viviendo en el Mesías, tenemos una relación similar con Yahushua como la esposa tiene con su esposo.

Nuestro Esposo es la cabeza, El nos protege, El provee, El reemplaza, El restaura y en Su caso, nos sana diariamente. Sólo debemos cuidar a los niños y cultivar la huerta: En otras palabras, nuestro deber es dar vida a los nuevos discípulos por medio del evangelismo, luego llevarlos a la edad adulta enseñándoles, alimentándoles con la Palabra así como fortaleciendo a los que son ya hermanos y maduros.

Kibutz cristiano

Aquí también vale la pena echar un vistazo a algunas comunidades judías,

para ver cómo en Cristo debemos posicionarnos en relación con el dinero, las cosas materiales, los objetos, el trabajo y entre nosotros. No estoy pensando aquí en los hombres de negocio y banqueros judíos, y aún menos en las comunidades religiosas ortodoxas, sino en aquellos colonos israelíes que vivieron en los famosos kibbutzim desde los años cuarenta hasta los setenta. Vivían en comunidades más pequeñas cultivando sus propios alimentos y cultivando la tierra. Dado que estos grupos autosuficientes estaban funcionando notablemente bien en muchos aspectos hasta la década de 1980.

Al decir esto, no deseo de ninguna manera cristianizar los ideales comunistas/socialistas, sino enfatizar que son precisamente estas falsas ideologías las que se han apoderado de nosotros y nos han robado los modelos originales.

Los primeros colonos judíos también crearon y administraron estas comunidades basándose en doctrinas socialistas y otras antroposofías y no de acuerdo con la Palabra y la Voluntad declaradas de Elohim, es decir la Torá. Por lo tanto, los kibbutzim no pudieron sobrevivir por mucho tiempo, ya que se basaron en intereses e ideas humanas. De hecho, cuando los cimientos son falsos, el edificio se derrumba tarde o temprano. Sin embargo, pueden servir para abrirnos los ojos y reconocer el modelo original del que solo eran las sombras.

No podemos permitir que falsas ideologías nos roben la raíz principal de las bendiciones que se nos prometen. Recuperemos la forma estructural original del Cuerpo del Mesías, como leemos en los Hechos de los Apóstoles. Porque la triste y dañina herencia de esos satánicos sistemas socialistas y comunistas consiste precisamente en que expropiaron algo santo para falsificarlo y profanarlo. Habiendo sido rebajados estos nobles conceptos y convertidos en desagradecidos, los cristianos ni siquiera se dan cuenta de que es el tipo de modelo social que se inventó para ellos en primer lugar.

Pero este sistema sólo puede funcionar y subsistir si se somete al poder único de Elohim.

Anteriormente, escribí sobre cómo el enemigo anticipa las verdades, las acciones y el cumplimiento de las profecías de Elohim al crear una falsificación, que lanza «al mercado» por adelantado, antes de que aparezca el original. Utiliza esta estrategia para distraer la atención de la gente del original. Ver: Herramientas de engaño 1 – ADELANTAMIENTO

Nuestro kibutz cristiano no es otro que nuestra vida, el funcionamiento de nuestras relaciones con nuestros hermanos, nuestros ministerios, nuestra obra civil y nuestros lugares de residencia. Todas estas cosas deberían verse y funcionar como lo que estamos leyendo de la siguiente manera:

Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Elohim, y dijeron: Soberano Señor, tú eres Elohim que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay; que por boca de David tu siervo dijiste: ¿Por qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan cosas vanas? Se reunieron los reyes de la tierra, Y los príncipes se juntaron en uno Contra el Señor, y contra su Cristo. Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Yahushua, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel (…) Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Yahushua. Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Elohim. Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común. Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Yahushua, y abundante gracia era sobre todos ellos. Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad.

Hechos 4:24-35

¿Qué precedió al surgimiento de esta forma social perfecta?

1 – DECLARARON EL REINADO ÚNICO DE YAHUSHUA HAMASHIAH
2 – PIDIERON LA PROTECCIÓN DE YAHUWAH
3 – PIDIERON CORAJE, ARMAS ESPIRITUALES, SEÑALES Y MILAGROS PARA EL MINISTERIO
4 – ESTABAN EN UNIDAD Y POR LO TANTO FUERON LLENOS DE RUACH HAKODESH / EL ESPÍRITU SANTO

Fue entonces cuando aprendieron a convivir y conectarse adecuadamente.

Así como en el día de Shavuot se cumplieron los Mandamientos del Antiguo Testamento con la llegada del Ruach HaKodesh, entre estos también se cumplieron las leyes concernientes a la estructura social y al funcionamiento del pueblo elegido. Eso se realizó aquí en su forma más perfecta, como leemos en Hechos 4:32 a 5:16.

Relaciones fraternales mal organizadas

El modelo descrito en los Hechos de los Apóstoles es el funcionamiento que todavía debe caracterizar a la Iglesia hoy. Desafortunadamente, este ya no es el caso.

El Padre, el Hijo, Ruach HaKodesh y Su Palabra son todos los mismos hoy como lo fueron entonces y lo serán para siempre.
Si esto es un hecho, entonces todo lo descrito en Hechos, así como todas las características de la Iglesia de ese tiempo deben funcionar hoy también : la vida comunitaria, los tipos de lenguas, las profecías, los señales, los prodigios, las curaciones y la santificación.

Esto no puede lograrse mediante la voluntad y el esfuerzo humano, sino sólo

bajo la guía de Ruach HaKodesh, donde todos nosotros, en unidad, ponemos nuestra confianza solo en Elohim.

Una vez que se haya alcanzado tal nivel de fe, los hermanos y hermanas ya no tendrán que vivir en diferentes niveles sociales y económicos.

Si alguien es arquitecto, ingeniero o economista (por citar como ejemplo algunas de las profesiones mejor pagadas del mercado), no debería importarle que las personas que reparten el correo o las que limpian sus oficinas tengan prácticamente la misma cantidad de dinero como ellos para vivir a diario. Aunque sean ellos los que generen la mayor parte de los ingresos, si son hermanos: cada uno debe tener el dinero repartido de acuerdo a sus necesidades.

Porque el cartero o el ama de llaves invierten tiempo y esfuerzo en su trabajo, como él, quizás incluso más. ¿Es por tanto normal que deban luchar constantemente para sobrevivir y no puedan llegar a fin de mes sin verse obligados a endeudarse? Mientras que por su parte, su mayor preocupación suele ser elegir a qué restaurante invitar a sus socios comerciales, a qué país lejano ir en las próximas vacaciones con la familia, incluso ver qué nuevo coche comprar o en qué invertir su dinero excedente.

Porque el trabajo es un todo que se desmorona si algún vínculo se rompe o deja de existir. Somos interdependientes. Un cirujano no puede realizar con éxito cirugías sin tener a su lado a sus ayudantes/enfermeras y sin que previamente se haya limpiado a fondo el quirófano.

Si elimina a los personajes secundarios y deja que solo el actor principal actúe solo en el escenario o en una película, la obra perderá todo su significado, poco importa cuán bueno sea el actor restante. La actuación se volverá pesada e indigerible y el auditorio pronto quedará vacío.

Cualquiera que esté verdaderamente lleno del Espíritu debe entender que el coeficiente intelectual y las condiciones sociales correctas, el nivel de educación, haber nacido en el lugar correcto, en el momento correcto, en la familia correcta, etc., no deben permitir que nadie tolere o, peor aún, practique tal nivel de diferencia en ingresos y estilo de vida en comparación con hermanos de condiciones más difíciles. Esta concepción viene del mundo, es contra la Ley, es despiadada, profundamente humana y egoísta.

¿Dónde se pueden encontrar comunidades hoy – fuera de los Amish – donde estas leyes de la jungla no sean aceptadas y cultivadas incluso en el Cuerpo del Mesías? «Así es el mundo», dicen los cristianos modernos. «¡Oremos al Señor para que al menos nos haga parecer más a los lobos que a sus presas!»

Desgraciadamente, esta forma de pensar ha calado en lo más profundo de las comunidades y gobierna la vida de los cristianos con impunidad y escasos remordimientos.

Esto es lo que predican los maestros del evangelio del éxito. Donde, en lugar de restaurar los Mandamientos de Elohim, animan a orar al Todopoderoso, para que Él los bendiga con tal bendición como los lobos de afuera. Entonces, una vez llenos los bolsillos, echan un diezmo aquí, una ofrenda allá, como sacrificio de gracia hacia el Padre, pero sobre todo como sacrificio de expiación hacia la propia conciencia que sabe muy bien que algo anda realmente mal.

En el mejor de los casos, estas ofrendas van directamente a los necesitados, pero por lo general terminan en la alcancía de la iglesia local. De cualquier manera, las conciencias de las personas se mantienen limpias, se lavan las manos como Pilato y se van rápidamente como el joven rico de la parábola, para que no tengan que enfrentarse a la Palabra de Yahuwah y reconocer lo que realmente deberían estar haciendo y cómo deberian administrar sus riquezas.

Así, los discípulos contemporáneos permanecen apegados a sus propios bienes, obtenidos por su propio trabajo, que utilizan para sus propios intereses y bienestar. De modo que al final muchos podrían preguntarse: «¿En qué se diferencian todavía los cristianos de la gente del mundo exterior?»

¡Mientras la base del Cuerpo de Cristo siga siendo el modelo del capitalismo cristiano estadounidense y no el original, no se espera un avivamiento, que nadie se deje engañar!

De hecho, es desde esa dirección (los EE. UU.) que el abarrotamiento del evangelio de la injusticia nos ha estado llegando durante más de medio siglo.

Y mientras damos gracias al Señor, ni siquiera nos damos cuenta de que Mammon todavía gobierna nuestras finanzas.

Desafortunadamente, este enfoque material es el más válido en el caso de comunidades que fueron creadas originalmente sobre la base de las bendiciones y actividades pentecostales. Parece que cuanto más se acercan los cristianos a las raíces originales, más pesado es el contraataque de parte del enemigo.

Pero si nuestra manera de pensar es realmente en el espíritu pentecostal, entonces debemos darnos cuenta de que un trabajador no debe vivir en condiciones más difíciles que un hermano que es médico o abogado.

De hecho, estos últimos tendrán más ingresos, ya que los obtienen del mundo injusto. Pero tan pronto como regresen al espacio de vida común, entonces todo debe ser puesto en el fondo común junto con el dinero de aquellos que tienen menos ingresos, para que todos reciban de él según sus necesidades.

¡Así nuestro dinero será santificado y bendecido!

Además, si alguien nació en una mejor familia, tuvo una infancia más cómoda y armoniosa con una herencia genética más saludable, porque fue concebido en un ambiente más ordenado, donde no hubo «tantos» pecados, alcoholismo, etc. tiene un intelecto más estable, o incluso características físicas más ventajosas que básicamente le abren puertas a más oportunidades en la vida, ¿significaría todo esto que como miembro del Reino de Elohim, debería seguir disfrutando para sí mismo de todos los beneficios que tales bienes pueden traer incluso después de nacer de nuevo en el Mesías?

Pueden surgir varias preguntas cuando trato de proteger los derechos de las personas con menos educación y calificaciones:

– ¿El egresado no invirtió mucho trabajo en sus estudios para llegar a donde está?
Sí, porque al nacer con tales ventajas, no fue demasiado problema para él cultivar lo que básicamente tenía. Una familia solidaria, un buen intelecto y riqueza suficiente para financiar sus estudios, todo eso contribuyó a eso.
Pero recuerda siempre que mientras fue estudiante, no tuvo que ir a trabajar como su hermano pobre que, por falta de medios económicos e intelectuales, tuvo que ir a ganarse la vida desde una edad temprana.
Los que estudian, simplemente posponen sus actividades profesionales por muchos años. Mientras el otro ya está trabajando, el primero está adquiriendo conocimientos por sí mismo. En el momento de asumir el cargo, el otro ya habrá trabajado durante muchos años, habiendo pagado todo tipo de impuestos que, entre otras cosas, habrán servido para ayudar al primero a obtener sus títulos. Todo esto haciendo trabajos que son mucho más duros y físicos que los que el graduado hará alguna vez en su vida.

El mundo también permite que los trabajadores se jubilen antes que los que trabajan en oficinas.

El siguiente argumento que se les puede ocurrir:

– «¡Cuanto más alto el cargo, mayor la responsabilidad!»
Si tomamos el ejemplo de un médico, podemos decir que si nuestra fe estuviera en orden, es posible que ni siquiera los necesitáramos. Al menos no en esta medida. Pero por lo demás, ingenieros, abogados, economistas, etc., esta gente está trabajando en la construcción de un mundo en perpetuo crecimiento como la Torre de Babel, más que en la edificación del Santuario Celestial: la Iglesia. Esto no significa que los seguidores de Yahushua no puedan practicar tales profesiones, pero ciertamente no en la forma en que se hace hoy.
Además, un mayor nivel de responsabilidad implica un mayor número de retos e interés por su trabajo que son fuente de motivación. La motivación, por otro lado, es uno de los principales impulsores del bienestar que da satisfacción en lo que estamos haciendo. Cuando una persona está motivada, ya ha recibido una de las mayores recompensas que puede dar el trabajo: el hecho de estar satisfecho con lo que estamos trabajando.

No hay sentimiento más doloroso que la falta de motivación. ¡Qué sentimiento de desesperanza cuando no tienes más metas y perspectivas en tu vida! Cuanto más alto esté en la jerarquía, más «importante» puede parecer su papel, menores son las posibilidades de que se sienta miserable en su trabajo.

Sin embargo, ¡no hay trabajo inferior o más sucio!

Todas las profesiones son importantes y nobles si se realizan correctamente. Todos los trabajos pueden ser inspiradores y motivadores si los hacemos con buena conciencia.

Lo que el mundo considere valioso o no es su problema y no es asunto nuestro. Esto no debe influir en nuestra forma de pensar.

Elohim no mira el diploma y el nivel de estudios de las personas, sino el corazón y la energía que invierten en su trabajo.

Elohim mira la cantidad de sudor, el trabajo realizado en relación a los talentos que la persona ha recibido en primer lugar. Lo que le interesa a Yahuwah es la actitud de las personas hacia el trabajo que recibieron, el grado de gratitud y entusiasmo que muestran mientras trabajan, así como el nivel de gloria que se le devuelve durante las tareas. ¿Realmente la persona trabaja para la Gloria de Elohim, con y para Él? ¿Él o ella también demuestra humildad y respeto hacia sus superiores? La única pregunta que hace es: ¿Estamos cumpliendo Sus requisitos como están escritos en el Nuevo Testamento?

¡Estas son las cosas que realmente le importan a Elohim!

Si todos fuéramos miembros del mismo Cuerpo, entonces, con base en la parábola de 1Corintios 12, se podría hacer la pregunta ¿cómo un miembro se hizo más fuerte o creció desproporcionadamente más grande en comparación con los demás? Si somos los miembros del mismo Cuerpo,

¿No deberíamos alimentarnos del mismo estómago que también deberíamos compartir?

Y si hoy en día estas evidentes diferencias dentro del cristianismo están claramente presentes, entonces nos estamos alimentando de diferentes estómagos, lo que simplemente significa que no somos un solo cuerpo en absoluto. El Cuerpo del Mesías no debe parecerse a un mutante cuyos miembros parecen haber sido heredados de Arnold Schwarzenegger para unos y de Mahatma Gandhi para otros.

Pobreza resultante de la pereza

Por supuesto, hay un gran número de personas que deben su miseria también a sus propios pecados de omisión y pereza en particular. Muchos podrían haber estudiado y aprendido, pero no lo hicieron. Muchos podrían haber ascendido en la escala social, pero preferían el vino, el juego y las mujeres. (ver el libro de Proverbios sobre el camino de los necios).
Pero cuando tal persona se arrepiente, se bautiza, nace de nuevo en el Mesías, se llena de Su Espíritu y se convierte en miembro de Su Cuerpo, sus pecados le han sido perdonados y nadie puede culparlo por estar en tal situación.
A partir de aquí se le debe ayudar a aprender a trabajar ya amarlo. Por lo tanto, la pregunta es: ¿en qué medida cumple de ahora en adelante las condiciones que se pueden esperar de un cristiano nacido de nuevo?

Cualquiera que persista en el parasitismo y la pereza, tarde o temprano tendrá que ser expulsado de la comunidad,

hasta que cese esta lepra espiritual y la persona quede libre de ella. Una vez más, los mandamientos de la Torá nos dan las respuestas sobre cómo debe funcionar el Cuerpo del Mesías hoy. Porque hay diferencias entre el extranjero, el viajero, el jornalero y el habitante y no debemos confundir los derechos de estas personas.

Debemos pedir al Padre que el Ruach HaKodesh cumple los decretos en cuanto al funcionamiento del Pueblo de Israel dentro de la Iglesia de hoy. ¡Encontramos el manual completo en el Antiguo Testamento!

No es el comunismo o cualquier otra utopía de lo que estoy hablando aquí, sino del Reino de Elohim, que está entre nosotros, por lo tanto dentro de nosotros. Esta es una promesa, y es nuestro deber orar por la restauración de este orden original de la Iglesia.

Si el Mesías gobierna sobre nosotros y nuestras comunidades, entonces Su Ley también debe vivir y actuar entre nosotros. Así nos protegerá también de los indeseables que vienen entre nosotros con malas intenciones para vivir como parásitos y aprovecharse de nuestros bienes comunes. Así sucedió en el caso de esta pareja de impostores que querían engañar a los Apóstoles reteniendo parte de la suma de sus bienes vendidos en Hechos 5.

Trabajador/Ingeniero: ¿Mismo salario?

Como hemos explicado, el mundo es el que piensa que cuanto más conocimientos, títulos y habilidades lingüísticas tienen las personas, más valiosas son. Pero estos son solo talentos. Elohim los distribuye de acuerdo a Su voluntad y ama de la misma manera a quienes los reciben sin importar el número de talentos que Él les haya dado. ¡Pero cada uno tiene el deber de hacerlos crecer!

Elohim, en cambio, mira con cuántas gotas de sudor, incluso lágrimas, alguien está haciendo su obra. Si recibió menos talentos, ¿los trata según sus Mandamientos?

Quien nació en una mejor familia, quien creció en un mejor barrio, con mejores capacidades físicas e intelectuales, será más responsable al final.

No recibimos más, para edificarnos y mirar a nuestros hermanos como deben luchar para evitar el hambre y la ruina.

¿Un manager, ingeniero o médico tiene más responsabilidades? ¡Que sea más feliz y alabe aún más al Señor! Porque había recibido un trabajo más interesante y emocionante, una fuente de mayor alegría y más satisfacción. Esto en sí mismo es una gran remuneración y una recompensa adicional para su alma. Está más arriba en la escala, por lo que está menos expuesto a posibles jefes menores. Esta situación de ninguna manera justifica diferencias de 10-20 o incluso más veces el salario de otra persona.

Cabe recalcar que aquí se trata sólo del funcionamiento del Cuerpo del Mesías. El mundo es como es, no depende de nosotros cambiarlo. No estoy hablando de reformar el sistema económico mundial. Éste corre a su pérdida como está escrito desde hace mucho tiempo en el buen Libro. Aquí, estoy hablando de reformar la Iglesia a su modelo original. Es el Cuerpo del Mesías el que podría y debería funcionar de esta manera y dar testimonio ante los ojos del mundo de la justicia y el amor de Yahuwah al hacer funcionar una sociedad tan justa.

Naturalmente, un ingeniero o un médico necesita herramientas diferentes y más costosas para trabajar. Cada uno recibiría del fondo común lo que necesita para cumplir su función. También hay que tener en cuenta el número de hijos, pero en términos de dinero de bolsillo, gastos diarios, comida-calefacción-acceso a la vivienda, etc, nada de esto debe diferir tan significativamente entre hermanos y hermanas como lo que vemos que sucede en el mundo y en el cristianismo de hoy.

Lo que los discípulos obtengan de las riquezas injustas debe ser santificado en el Altar de Elohim para ser redistribuido justamente de acuerdo a Su voluntad y sus necesidades.

Aquí también, sucederá que alguien recibe más que otro, porque tiene una familia más numerosa o precisamente un trabajo que implica más responsabilidades, requiere equipos más sofisticados y por lo tanto más costosos. Por supuesto, el estetoscopio de un médico cuesta más que la escoba de un ama de llaves. Un arquitecto, por el contrario, necesitará dispositivos informáticos más caros y eficientes que un mecánico de automóviles, que solo los usaría para el ocio y, por lo tanto, tendría que hacerlo con modelos menos eficientes y de menor costo. Aquellos que viajen más durante su trabajo podrán comprar un automóvil más eficiente, etc.

No estamos hablando aquí de un sistema bolchevique rígido y ciego, sino de

un mundo literalmente perfeccionado por la acción del Espíritu de Elohim,

donde la verdad del Todopoderoso obraría de una manera casi inimaginable y perfecta para el bien común.

Un sistema similar a este está surgiendo ahora en el mundo: una falsificación de ese modelo perfecto y original, que el anticristo está construyendo en estos días. Este será el último orden mundial en el que la élite gobernante recuperará del mundo occidental el derecho a una vida de lujo y ociosidad que ha llevado desde el final de la Segunda Guerra Mundial. La era pre-covid fue verdaderamente un sistema insostenible y dañino, especialmente para la parte del mundo que no se benefició de los recursos comunes. El concepto de recuperar todo de las manos de los occidentales como nosotros es, por lo tanto, una muy buena idea en principio. Pero es precisamente el mismo espíritu que fue el responsable de la construcción de este sistema caótico y perverso el que ahora viene como salvador para poner orden a su manera y siempre para su propio beneficio.

El objetivo es la sumisión perfecta y final de toda la humanidad al poder central.

Este sistema mundial del tiempo del fin será uno en el que nosotros, los seguidores de Yahushua, ya no tendremos nuestro lugar. Nos veremos obligados a volver a la forma social ya la vida de que trata este artículo. Porque cuando los que no lleven la marca de la bestia en las manos de la frente y por lo tanto ya no puedan comprar ni vender, sólo nos quedará una cosa por hacer con nuestros diplomas y otras patentes: coserlas en el forro de nuestras chaquetas para reducir la sensación de frío que nos desafiará una vez en la calle. Desafortunadamente, parece que el rapto en realidad no ocurrirá hasta que comience la gran tribulación, como muchos afirman. Pero de una forma u otra, el Cuerpo del Mesías tendrá que durar al menos 3,5 años. Si no seguimos y restauramos este modelo social, nos sorprenderá y la prueba solo será mayor.

Media Verdad del Anticristo / Plenitud de Cristo

La frase del título no solo nos fue robada, sino que, como es habitual, el enemigo usa todos los originales de forma incompleta o agregando algo a ellos. En este caso, algo falta. Efectivamente, porque en la frase: «No tendrás nada y serás feliz» hay que añadir:

¡y no te faltara nada!

Cuando el anticristo ofrezca su sello, a través del cual se puede mejorar significativamente el conocimiento y la condición físico-espiritual de las personas, mediante la intervención externa y humana (con la IA por ejemplo), entonces la humanidad alcanzará verdaderamente la aparente felicidad terrenal que todos anhelan. Lo que se puede lograr aquí en la tierra, a través del conocimiento, la ciencia y la tecnología, pronto llegará a su apogeo. A través de la conexión del perfecto conocimiento y salud con Internet, las organizaciones y centros de salud, se abren puertas y oportunidades casi inimaginables para el hombre moderno, el transhumano.

Todas las fuentes de felicidad colectiva estarán disponibles mañana. Las personas no tendrán propiedades privadas, por lo que no tendrán que preocuparse por lo que sucederá si las pierden. El poder central proporcionará todos los medios necesarios para continuar con esta forma de vida parasitaria y fútil que ha gobernado el mundo durante más de medio siglo. Como en el socialismo de antaño, cuando la gente vivía en pisos municipales y recibía los servicios públicos casi gratis (las facturas entonces eran una porción mucho menor de los salarios de lo que son hoy). El trabajo también será completamente diferente, muchos ni siquiera trabajarán, pero los robots harán el trabajo por ellos, como en las últimas décadas del Imperio Romano, cuando los esclavos trabajaban mientras los ciudadanos privilegiados disfrutaban en las plazas públicas de los eventos culturales financiados por el Estado. Muy pronto, todos recibirán la Renta Básica Universal de la que muchos ya hablan desde el Covid. Este salario básico será parte integrante de los derechos fundamentales del Hombre y del Ciudadano.

Solo habrá un problema con todo esto, será necesario venderte conscientemente a un gobernante que de manera abierta e irreversiblemente pedirá que le vendes tu alma, o más bien tu espíritu, a cambio de todas estas ventajas.

Entonces todos sabrán, al menos aquellos que todavía creen en la Vida después de la muerte, que ya no podrán recibir la Salvación, la Vida Eterna y la ciudadanía del Reino de Elohim descrito y ofrecido por Yahushua nuestro Salvador. Muchos aceptarán de todos modos. Porque les será tan atractivo el estado del paraíso en la tierra, cuando no haya más enfermedades ni guerras ni accidentes ni ningún otro inconveniente -al menos eso se les promete- que no podrán resistir la oferta. El falso Mesías aplicará falsas promesas y falsos mandamientos, o más exactamente imitaciones de los originales.

Muchos serán engañados y creerán que la vida eterna, la felicidad, la paz y la seguridad se lograrán aquí en la tierra. ¿Cómo podría uno resistirse a eso?

Y para aquellos de nosotros que resistimos, la estructura de la Iglesia descrita en Hechos debe ser restaurada, o de lo contrario estaremos en una situación crítica. Las persecuciones obligarán finalmente al Cuerpo del Mesías a aceptar esta verdad, pero mejor no esperar hasta entonces. Que los miembros de la Iglesia no esperen a ser expulsados de sus casas para finalmente encontrarse en las calles una vez que se hayan quedado sin hogar.

Sería mejor comenzar a planificar ahora y con urgencia, porque el último acto ya ha comenzado, el anticristo está a punto de ser ungido como rey.

Y ahora, retomemos otro lema que nos fue arrebatado y que no está dirigido a los proletarios, sino a los seguidores de Yahushua: «Unámonos»: Regresemos juntos a Shavuot/Pentecostés, para que Ruach HaKodesh se esparce sobre nosotros y nos llena uniformemente. Para que nuestro diezmo, es decir, todos nuestros bienes, se distribuyan entre nosotros con justicia.

El Reino de Elohim ya está aquí, entre nosotros y ya debemos experimentarlo aquí y ahora.

See also: Los Hechos de los Discípulos, Paz y seguridad – ¿Ciencia ficción o realidad?

VERSIÓN VIDEO

Día de Año Nuevo: ¡Cuando nació el Mesías!

Día de Año Nuevo: ¡Cuando nació el Mesías!

¿Cuál es la verdadera fecha de nacimiento de Yahushua?

En la continuidad de mi artículo exponiendo la Navidad, finalmente me pareció importante tratar la cuestión del día del nacimiento del Salvador, Yahushua HaMashiah. Nunca ha habido una costumbre bíblica, por lo tanto judía, que prescriba la celebración de cumpleaños, pero si es tan importante para los no judíos, entonces creo que vale la pena considerar los hechos que se exponen a continuación. Además, de los relatos del nacimiento de Yahushua en los Evangelios, parece bastante obvio en qué época del año apareció entre nosotros.

La teoría de Sucot

Entre aquellos que rechazan la teoría de finales de diciembre, la mayoría considera la Fiesta de los Tabernáculos como el momento del nacimiento de Yahushua. Durante años, yo mismo consideré esta fecha como la más probable. La mayoría de la gente apoya esta teoría porque podemos leer en Juan 1:14: Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros… La palabra HABITAR en el texto original se expresa con la misma palabra como “tienda” o “tabernáculo”. Por lo tanto, el texto original implica que Él «tabernóculó» entre nosotros – del verbo «tabernacular«.

Sin embargo, conociendo a la gente y especialmente a los romanos, el mejor momento para organizar un censo cuando todos tienen que hacer el viaje para regresar a su pueblo natal es, naturalmente, un momento en que el clima es lo suficientemente favorable como para facilitar el movimiento de personas. Hubiera sido completamente ilógico y tonto obligar a las masas a moverse en la temporada de Sukkot, que es a principios del otoño (incluso y probablemente más hacia principios de diciembre, como veremos más adelante) cuando el clima es impredecible y, a menudo, ya bastante frío. Además, es el tiempo que sigue y cierra las cosechas finales, cuando las multitudes de personas que aún vivían principalmente de la agricultura estaban más exhaustas por el trabajo físico que acabaron de terminar.

Las Fiestas de Yahuwah: Etapas de la Historia de la Salvación

El nacimiento de Yeshua, así como todos los eventos de la historia de la Salvación conocidos hasta ahora, todos y exclusivamente tuvieron lugar durante las fiestas bíblicas “judías” originales. lea más sobre esto aquí

El Sacrificio de la Cruz en Pesaj, la Resurrección en la Fiesta de las Primicias, el don del Espíritu Santo en Shavuot… – ahora la humanidad estuvo en el período entre Shavuot y Yom HaTrua hace casi 2000 años. El próximo cumplimiento será el Rapto, cuando sonará el shofar como se anuncia en 2 Tesalonicenses y Apocalipsis de Juan. Luego, en Yom Kippur, Israel reconocerá al Mesías en Yahushua y lo llorará como el hijo primogénito.

Sucot es la fiesta de la cosecha final, cuando el Mesías regresará y reunirá a los pueblos que no han tomado la marca de la bestia. La duración de Sucot de varios días simboliza la duración del Milenio al final del cual se crearán los nuevos cielos y la nueva tierra como el nuevo comienzo en un nuevo mes de Nisán.

Sucot será la última festividad en cumplirse. Yahushua, el Cordero de Elohim, no pudo haber venido a la tierra entonces, sino al principio de todo, cuando comience la nueva creación.

El primer día del año

Contrariamente a la tradición judía, que considera a Yom HaTrua como el comienzo del año judaico y lo rebautiza como Rosh Hashaná (cabeza del año), las leyes de la física y de la naturaleza dan testimonio de un tiempo completamente diferente, sobre qué momento del año debe ser considerado como su comienzo. Si la palabra de Elohim, que ha definido tiempos y días desde hace mucho tiempo, ya no es suficiente para las personas, entonces que las leyes de la física y de la naturaleza por sí solas den testimonio de ésto: la creación del mundo no pudo haber tenido lugar en otro tiempo que alrededor de la primavera y principios de verano, cuando la Vida brota de la nada.

La vida siempre comienza en primavera, luego pasa por un verano y un otoño para finalmente desaparecer en invierno.

Y para aquellos a quienes les basta la Palabra de Elohim, en base a Éxodo 12:1-2, podemos nuevamente declarar que el primer día del año, por lo tanto el de la creación es el

1 de Nisan

Habló Yahuwah a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año. Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia. Éxodo 12:1-3

El 1 de Nisán, que según el calendario civil suele caer entre finales de marzo y principios de abril de cada año, no se considera feriado. Así, Yosef y Myriam podían ir a donde quisieran, no estaban quebrantando la ley si no subían a Jerusalén.

Todo fue creado en, por y para Yahusha. ¿Cuándo podría haber nacido, si no en este día en que la Vida reaparece?

Por cierto, el nacimiento de Yahushua no fue solo el primer día del primer mes del año, sino también el primer día de la semana, al igual que su resurrección. Por lo tanto, el primer día de la creación fue Nisan 1, el primer día de la semana. Esto, sin embargo, de ninguna manera es una excusa para cambiar la ley de Shabat. Ver Sábado / Domingo

Es interesante notar que la mayoría de los pueblos antiguos, incluidos los griegos y los romanos, establecieron originalmente el comienzo del año en el equinoccio de primavera, que es alrededor del 20 al 21 de marzo. Esto se evidencia por los nombres de ciertos meses que todavía se usan hoy en día, como septiembre, octubre, noviembre, diciembre, que se derivan respectivamente de los números griegos y latinos siete, ocho, nueve y diez. Los meses de julio y agosto se agregaron más tarde, cambiando así su ocurrencia original. Así, el séptimo mes de septiembre se convirtió en el noveno, etc.

El ciclo astrológico pagano también comienza con la constelación de Aries o Carnero hacia fines de marzo. El carnero que por cierto es símbolo de renovación y fertilidad. El cordero sacrificatorio macho de un año también era ya y prácticamente un carnero.

En aquel tiempo, el cordero de un año para el sacrificio, según la ley, era más un carnero joven que un cordero. Algo que se corresponde bien con la naturaleza del animal de reemplazo enviado a Abraham como sustituto de Isaac en el monte Moriah.

Los corderos del sacrificio

Sabemos por los relatos que los pastores estaban afuera con su ganado por la tarde y la noche. Los pastores solo salen con sus rebaños de noche en el momento del parto, cuando las hembras dan a luz a sus crías.

Y las ovejas sobre todo dan a luz durante la primavera.

Otra cosa interesante es que los corderos del sacrificio de la Pascua, que se ofrecían específicamente como holocausto en el Templo de Jerusalén, provenían del área de Belén. Los corderos del sacrificio fueron traídos simbólicamente al Lugar Santo desde la ciudad natal del rey David.

Los pastores locales que aparecen en la Historia de la Natividad no eran otros que los pastores de estos corderos específicos. Elohim revela la noticia del Nacimiento de Su Cordero a estos Pastores, porque ya estaban esperando el nacimiento de los corderos pascuales del sacrificio continuamente y cada año. Esta era su profesión: Estos pastores eran la vanguardia de la espera del Mesías.

Además, según la ley, el cordero pascual debía tener un año. Esto indica claramente que

cada cordero de sacrificio de Pascua tenía que nacer en el período de Pascua del año anterior

La vida de Yahushua no duró un año, sino mucho más. Sin embargo, como Cordero Sacrificial Perfecto, Él también tenía que nacer en el tiempo previsto por la Ley, así como los animales que Le prefiguraban habían nacido todos un año antes.

Además, el día 10 del mes de Nisán, el cordero del sacrificio debía ser separado y llevado a los hogares, unos días antes de su sacrificio en la Pascua, que tiene lugar el 14 y 15 de Nisán. Esto es lo que sucedió el Domingo de Ramos: Yahuwah trae a su propio Hijo, el Cordero, a su propia casa, Jerusalén, a lomos de un burro y lo celebra como Rey.

Ciclo vacacional completado

Yahushua es el Alfa y la Omega, o más bien el א (alef) y el ת (tet) según el alfabeto hebreo original. Todo fue creado en, para y por Él.

Todas las Fiestas ordenadas por Yahuwah apuntan a Él y Él las cumple todas.

El Cordero de Elohim apareció físicamente en el mundo visible el primer día de la Creación del mundo. Bajó aquí para realizar el último Sacrificio del Cordero en una fiesta de Pascua posterior a la de su nacimiento.

Desde su nacimiento, el Mesías lleva en sí todas las fiestas abriendo un nuevo ciclo: el del tiempo de la Misericordia.

Desde Pentecostés, llenos del Espíritu Santo, vivimos el tiempo de la cosecha y esperamos el rapto que tendrá lugar en un momento determinado del primer o segundo día de la fiesta de Yom HaTruá, siendo aún desconocido el año exacto. Mientras tanto, nuestra tarea es reunir almas, así como enseñar y fortalecer aún más a los que ya han sido reunidos, para que permanezcan en la fe hasta el final.

Cambio de tiempos

Entre paréntesis, me gustaría señalar, como lo he hecho en otros escritos, que los registros históricos muestran que el Papa de la época obligó a Hillel HaNasi, un líder espiritual judío que vivió a principios de la Edad Media, a hacer más cambios en el calendario judío y el conteo de los tiempos. Además, el propio judaísmo puede haberlo considerado razonable desde su propia perspectiva adaptar el ciclo de fiestas a la climatología de las regiones de nuestro exilio. Al fin y al cabo, el ciclo agrícola en Europa se termine a finales de septiembre y principios de octubre. Por otro lado, gracias al clima más cálido y duradero en las regiones del Cercano Oriente llamados Creciente Fértil, las cosechas duran hasta mediados de diciembre incluso en los tiempos modernos. Así, en el período anterior al exilio, la fiesta de Sucot probablemente tuvo lugar en esta época, es decir, cuando hoy los judíos celebran Hanukkah, que desde entonces se ha añadido.

Basado en los registros de Josefo Flavio, se sabe que el conteo de los Tiempos se ha retrasado de dos o tres meses y también de ¡210 años! Por lo tanto, en realidad no estamos en el año 5784 según el calendario judío moderno y oficial, sino aproximadamente en el año 5994, como lo demuestran cada día más claramente los signos de los tiempos.

Como ocurre con todo trabajo de dispersión, este factor también complica mucho nuestra situación. Después de todo, los signos celestes, diversos fenómenos proféticos, las lunas de sangre, las guerras lanzadas contra Israel y el cumplimiento de acontecimientos históricos caen en días festivos según el calendario judío actual y oficialmente aceptado en la actualidad. Entonces ¿se ha cambiado o no finalmente? Quizás esto parezca exagerado, y como yo mismo no puedo saber hasta qué punto se ha modificado o no el calendario, cada vez hay más señales que lo indican. Pero parece que Elohim, habiendo dado los cuerpos celestes como señal a la humanidad, parece estar adaptando su apariencia y movimientos al estado de ilusión de la humanidad y les hace aparecer en el cielo cuando y donde la gente espera que estén allí como confirmación de eventos proféticos, y sobre todo cuando les llega el momento real de señalar el cumplimiento de un acontecimiento terrenal. Incluso si la hora de la fiesta o evento en cuestión fuera dos o tres meses más tarde según el reloj de Elohim, todavía se adelanta y se ajusta al cálculo del tiempo modificado, ya que los cuerpos celestes y sus posiciones son para el hombre y no al revés. Por tanto, la principal preocupación de Yahuwah es que los mensajes y señales lleguen a los destinatarios. Si el receptor se aleja dos o tres casas más allá, nosotros también vamos a adaptar el número de casa en nuestras postales, ya que nuestro objetivo es que las lean nuestros familiares y no extraños.

Desde el punto de vista de este artículo, tengo que modificar ligeramente el mensaje en la medida en que, en esencia, el primer día del mes original de Nisán ni siquiera es al comienzo de la primavera, sino al final de ésta, en lo que llamamos: junio (es decir, al final del año escolar).

Y esto es natural: después de todo, Elohim no creó semillas, capullos, animales pequeños y plántulas, ¡sino «productos» terminados! Así como Adán fue creado siendo directamente adulto. Para Elohim, el comienzo de la vida empieza con la perfección y la madurez inmediatas. Esto significa que la primavera no es más que el período en el que todo comienza a revivir del estado de muerte del invierno. La primavera aún no es la época del comienzo original de la vida. Los seis días de la creación no ocurrieron en un período equivalente a lo que llamamos Primavera. La primavera es el comienzo del renacimiento y la recuperación del estado mortal que trae el invierno. La primavera es el período de transición que conduce de regreso al estado que surgió inmediatamente en la creación y que culmina y se puede ver cada año aproximadamente al comienzo del verano.

Porque cuando se pronuncia la frase: «Sea la luz«, la vida apareció en su esplendor de verano desde el comienzo del ciclo de seis días de la creación.

El primero de Nisan, el día en que Elohim trajo al mismo Mesías como La Luz al mundo caído que estaba en oscuridad y caos, obviamente tiene que corresponder a la época del año en la que la luz del sol dura más según nuestro cálculo de tiempo actuál.

Este día en particular, que el mundo pagano llama equinoccio de verano, es el polo opuesto del período de Navidad y otras bacanales discutidos en el otro artículo. Este último es la culminación de las tinieblas y el anterior es la culminación de la Luz.

También me gustaría señalar a los usuarios de programas informáticos astronómicos que, por supuesto, tampoco se puede confiar en ellos al 100%. ¿Por qué lo deberíamos? Pensemos un momento: ¿Cuál es el espíritu que construye y difunde hoy el mundo virtual? El mismo que cambió los tiempos y los mandamientos en la Edad Media por la fundación de la Iglesia Romana. Esta falsificación es un plan a largo plazo que el espíritu del anticristo está preparando para su propia venida en carne al final de los tiempos para que muchos no lo reconozcan. Además: ¿Qué organización es responsable y supervisa casi todo lo relacionado con la astronomía y su estudio y especialmente el programa que muchos cristianos utilizan para estudiar las posiciones de las estrellas? ¡La NASA por supuesto! O podría haber dicho Walt Disney, ya que los dos son uno. Y con unos logaritmos matemáticamente bien ajustados se puede ordenar cualquier modificación respecto a la posición de los cuerpos celestes dados, para que según el plan de este espíritu anticristo aparezca donde quiere que aparezcan.

¿Celebrar su nacimiento?

Pero volviendo al cumpleaños de nuestro Salvador: ¿Podemos celebrar este evento? Sí, lo hacemos, incluso tenemos que hacerlo. Aunque destacamos que celebrar un cumpleaños por separado es muy peligroso e incompleto, porque estamos abriendo un ciclo que ya ha ido más allá. Si sólo retenemos un segmento, nos separamos del todo.
Debemos recordar continuamente su llegada, muerte, resurrección y salida de la tierra como un conjunto inseparable de acontecimientos que constituyen la obra de la Redención, pero no necesariamente en un día en particular.

La Palabra no menciona de manera clara y precisa el momento de su cumpleaños, porque Elohim no quiere que la humanidad se quede atrapada en la imagen del niño Jesús. ¡Visiblemente, hasta ahora no realmente se ha respetado esta intención!

Sin embargo, los elementos de la historia son claros, sólo la primavera o el comienzo del verano pueden entrar en consideración y cualquiera que tenga ojos, oídos y conocimiento de las raíces lo sabe. Es la voluntad permisiva de Elohim y al mismo tiempo su prueba: ¿la Humanidad y entre ellos gran parte del cristianismo va a caer en la tentación? ¿Van a preservar un antiguo acontecimiento pagano en una fiesta pagana para salvaguardar la tradición de sus antepasados en lugar de someterse al don de la Santificación propuesto por el Espíritu del Mesías? La Navidad es una prueba con la que mucha gente todavía tropieza.

De hecho, es posible celebrar el nacimiento del Cordero de Elohim cada Pascua. Pero siempre recordándonos también de todo el resto de su obra y vida:

el Sacrificio de la Cruz, luego la Resurrección, la Ascensión y la venida del Ruach HaKodesh/Espíritu Santo

Pero cualquier celebración siempre debe ir precedida por la entrega de nuestra vida, la conversión y el renacimiento, el bautismo de fuego – estar llenos de Ruach HaKodesh. Porque entonces, todas las fiestas estarán continuamente vivas y activas en nuestros corazones y cuerpos, desde entonces nosotros mismos nos convertimos en templos del Espíritu del Mesías, donde las fiestas se vuelven eternas.

Una de las grandes conspiraciones de la romanización o helenización de la Iglesia también se manifiesta aquí, como escribimos anteriormente en relación con la falsa fiesta llamada Navidad. Ahora, profundizando un poco más, también podemos ver que una vez más un Año Nuevo original se ha tergiversado dos veces: por un lado, el judaísmo rabínico lo pospuso para una festividad posterior que no tiene nada que ver con el Año Nuevo; y por otro lado por los grecorromanos que lo pospusieron para su solsticio de invierno y el año nuevo gregoriano.

Porque el Salvador nació verdaderamente el día de Año Nuevo. Pero no según el calendario romano, ni siquiera según el calendario judío moderno, sino según el calendario bíblico original. Al mismo tiempo y de la misma manera que cuando Elohim habló y dijo el primer día del primer mes de la creación: «Sea la luz«. Esta Luz del Mundo que fue traída a nuestro mundo en este punto del ciclo del año, tanto en la creación como más tarde en Bethlehem.

Artículo relacionado: Mensaje de Navidad del profeta Ezequiel, Prohibición del árbol sagrado

Pablo y la Ley 2

Pablo y la Ley 2

Introducción

No estamos bajo la ley. ¡Claro que no! Porque si estamos en Aquel que está por encima de la ley (Yahushuah), entonces estamos por encima de la Ley con Él. Sin embargo, la ley nos sirve como pilar bajo nuestros pies, como uno de los pilares de sustentación del Templo que somos y no para pisotearlo, como todavía lo hacen la mayoría de los cristianos.

En Hechos 21:18-26 leemos muy claramente que por consejo de sus compañeros apóstoles, Pablo se sometió a dar testimonio ante todo el mundo de que él también vivía y obedecía las leyes de Moises. Cuando Jacob y los ancianos le pidieron que se afeitara la cabeza con los otros cuatro hombres como señal de respeto a los Mandamientos, Pablo no se resistió y lo hizo en silencio.

Acerca de las “contradicciones” del apóstol Pablo

En el siguiente artículo, me gustaría analizar los escritos del apóstol Pablo (Rav Saúl) sobre la ley desde una perspectiva judía. Obtendremos una visión general del papel de la ley en los tiempos de Gracia, después del sacrificio de Yahushua HaMashiah, en lo que respecta a judíos y no judíos, principalmente a través de la epístola a los Romanos. Es importante devolver el asunto al pensamiento original, ya que la carta está dirigida a la congregación judía y no judía helenizada que vive en Roma y escrita por un hombre judío que creía en Yahushua, pero nunca negó su identidad. Todo lo que Pablo escribió fue inspirado por Ruach HaKodesh/el Espíritu Santo de Elohim.

Es importante señalar que para los judíos que vivían en Roma en ese momento, la ley difería de la Ley inicialmente revelada por Moisés y esto, por dos razones:

Por un lado, los Mandamientos originales aún no estaban completamente separados y purificados de las leyes farisaicas humanas añadidas de Babilonia, y por otro lado, las Leyes originales contenidas en la Torá también fueron interpretadas y aplicadas de acuerdo con la forma de pensar farisaica que aprendieron desde su nacimiento. Esta forma farisaica de pensar ocurre a nivel intelectual en lugar de venir del corazón.

En la epístola a los Romanos, Pablo no va en absoluto en contra de los Mandamientos de Elohim, sino que:

se opone a las leyes farisaicas que los judíos agregaron a la Ley original de Elohim

ADEMÁS

está trabajando en la restauración de los Mandamientos de Elohim que el espíritu romano del helenismo ya había comenzado a torcer y mezclar con el paganismo

Guardar estas leyes adicionales según la letra condujo a la justicia propia, contra la cual Yahushua luchó. Esta fariseísmo atribuye un efecto de salvación propia a la observancia de la ley en sí misma. Esta forma de pensar deja en un segundo plano la relación personal con Elohim, la que nace de la fe y del amor que viene de dentro. Ser fariseo por supuesto no implica ser fiel a todos los mandamientos, sino anteponer su observancia a la necesidad de escuchar directamente la voz de Yahuwah. Alguien es fariseo porque no guarda la ley por fe, para honrar a Elohim a quien ama, sino porque espera de él recompensas en una especie de relación comercial espiritual.

Pablo luchó contra estas leyes adicionales, que no provienen de la fe, que no se guardan porque lo hacemos con alegría, no por obligación, sino porque amamos a Elohim. Al experimentar una relación restaurada con Yahuwah, el hombre se siente más libre que nunca, porque la Ley está ahí para proteger su vida y restaurar el orden en su relación con Elohim y con su prójimo. Pablo lucha contra el espíritu de guardar la ley mediante la coerción, mediante el temor de un dios que lo reprende. Pablo quiere restaurar la Ley viva que fluye de nuestra fe interior y amor por Elohim.

Además, Pablo estaba luchando para que la ley no ocupara el primer lugar en la mente de la gente. A partir del Sacrificio en la cruz, el orden cambió y se invirtió. La ley ya no es nuestro pedagogo hasta el Mesías, sino todo lo contrario: el Ruach del Mesías nos enseña la Ley desde el momento en que nacemos de nuevo en Él. Primero conocemos a Yeshua, luego Él revela quién es Él mostrando cómo cumple los Mandamientos y las Profecías que son la Palabra de Elohim, los que se hicieron Carne en Él.

Así la historia cambia y ya no es la Ley la que nos enseña al Mesías, sino que es el Mesías quien nos enseña la Ley después de haber obtenido la Gracia y haber pasado por el bautismo de Agua y de Fuego

Pablo también lucha con hermanos mayores que intentaron enseñar decretos que aún no se refieren a discípulos espiritualmente recién nacidos. ¡El que acaba de salir del agua y nacer de nuevo no necesita a Moisés TODAVÍA! Las 7 Leyes de Noé, las rudimentarias y universales reglas básicas recibidas tras el Diluvio para toda la Humanidad, son más que suficientes para ellos y por el momento. Moisés es un alimento más pesado pero a los niños todavía les necesitan leche. Con esto Pablo no anula ni destruye a Moisés ni los Mandamientos recibidos a través de él, sino que está poniendo todo en su lugar. Aunque no se expresa, queda claro que considera que los mandamientos de Moisés naturalmente siguen siendo válidos, pero que cada uno debe ocuparse de lo que es apropiado para su edad espiritual.

Pablo estaba trabajando para restaurar estas distorsiones, porque la obra apostólica es ante todo una obra de Reforma

Así se puede entender la esencia de Yahushua HaMashiah. ¿Qué significa que Él cumple la Ley? Cuando me pongo bajo el dominio del Mesías y renazco en Yahushua por inmersión en agua y luego por el bautismo de fuego, entonces ya no vivo yo, sino que Él vive en mí. En este momento Él no me exime de la Ley, sino al contrario, la aplica y la pone en vigor. A partir de ese momento guardo la ley porque ya no está escrita en tablas de piedra, sino que está grabada en la carne de mi corazón a través del bautismo de fuego y la morada en mí de Ruach HaKodesh.

Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne, para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Elohim.

Ezequiel 11:19-20

Es exactamente esta profecía la que se cumplió en Shavuot, en Pentecostés. Cuando las dos tablas de piedra se transformaron en dos lenguas de fuego que quedaron grabadas en los corazones de los discípulos, a continuación de que comenzaron a hablar en lenguas.

No olvidemos que los judíos, hasta el día de hoy, celebran el regalo de los 10 Mandamientos en este preciso día de Shavuot/Pentecostés. Es una de las pocas costumbres judaicas que tiene un poder profundamente profético, y por la descripción de la historia tal como la leemos en la Torá, queda claro que este evento realmente ocurrió alrededor de esta fecha, es decis aproximadamente 50 días después de haber salido de Egipto después Pesaj.

Pero ahora, veamos los versículos sobre las leyes en Romanos:

1. ¿Qué ventaja tiene, pues, el judío? ¿o de qué aprovecha la circuncisión? Mucho, en todas maneras. Primero, ciertamente, que les ha sido confiada la palabra de Elohim. Romanos 3:1-2

De esta parte se destaca inmediatamente la palabra “Palabra” como la Palabra de Elohim que fue confiada al pueblo de Israel. Cuando hablamos de los 10 mandamientos, estas son las 10 leyes fundamentales que tienen 613 o más bien 700 extensiones adicionales y que se pueden resumir todas en los 2 Grandes Mandamientos del Amor (Amor a Elohim y al Prójimo). (Las mitzvot en realidad son entre 650 y 700, ya que los rabinos no las han enumerado todas).
La Palabra es uno de los sinónimos de la ley, pero en su conjunto abarca todo el Antiguo Testamento incluyendo todas las Profecías, pero una parte muy importante y significativa de las cuales son los Mandamientos. Así es también como Juan comienza la historia de la venida de Yahushua HaMashiah:

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Elohim, y el Verbo era Elohim…Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Juan 1:1-14

Juan inmediatamente comienza describiendo la esencia misma de Yahushua. Él mismo era el Verbo, la Palabra, es decir, era la Ley. ¿Qué otra cosa podría haber significado la Palabra sino la palabra de Elohim, que Él dio a su pueblo en el Monte Sinaí? ¿Qué fue esta palabra declarada sino la ley y los profetas? Los profetas que fueron precisamente enviados a pronunciar juicios por la transgresión de la Ley y cuya principal labor fue restaurar los Mandamientos anunciando la ira que vendría sobre el Pueblo por su transgresión.

2. ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado. Romanos 3:20

¿Cómo podemos saber lo qué es el pecado sino por la ley? ¿Y cómo actúa la gracia si no podemos reconocer el pecado? ¿Cómo saber que necesitamos la Gracia si no reconocemos el estado de pecado en el que nacimos? ¡La Ley nos enseña esto, para que podamos reconocer nuestra necesidad del Mesías! ¿Es entonces posible la Gracia sin la Ley? En absoluto, porque si anulamos la ley, ¡la Gracia automáticamente también se vuelve inútil!

Aquí también la palabra de Pablo se dirige principalmente a los judíos que buscaban su justificación por la simple observancia de la ley, y no a personas de otras naciones a quienes no les importaba la ley, porque aún no la conocían. La Ley debe ser promulgada a su debido tiempo a las Naciones para que comprendan cuál es la obra de la Redención. Los judíos, por su parte, deben ser liberados de las leyes adicionales y de las distorsiones que mancharon las leyes originales mediante la asimilación.

3. Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe. Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la fe, y anulada la promesa. Pues la ley produce ira; pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión. Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros. (como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes) delante de Elohim, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen. El creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia. Romanos 4:13-18

Donde se abolió la ley, reina la anarquía. ¿Será por eso que tanta gente rechaza los Mandamientos para lavarse las manos como Pilato y decir que no tenemos nada que ver con ellos? ¿Es por eso que Pablo escribió estas líneas? No lo creo. Aquí también se hace hincapié en la necesidad de conocer la ley, porque de ella surge el reconocimiento del pecado, lo que implica la necesidad y la aceptación de la obra redentora del Mesías. ¡Sin ley no hay juicio, sin juicio no habría necesidad de misericordia! Sin la ley, la ejecución de mi viejo hombre no podría ocurrir y yo nunca me convertiría completamente en una nueva creación. (Ver: Peina de muerte (el comienzo de la VIDA)

Aquellos que son descendientes de Abraham por el Espíritu (el Cuerpo del Mesías) deben demostrar el mismo nivel de obediencia y fe. Abraham fue obediente, por eso también era justo. ¿Por qué era justo? Porque observó las leyes conocidas hasta entonces. ¿Por qué los obervó? No por obligación, sin esperar ningún bien a cambio, sino por gratitud, con alegría, porque amaba a Elohim con todo su corazón. El Mesías ya vivía en gran medida en él, incluso antes de su venida al mundo visible. Gran parte de la ley ya estaba viva en él cuando Yahuwah aún no se las había dado a Moisés.

4. ¿Acaso ignoráis, hermanos (pues hablo con los que conocen la ley), que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que éste vive? Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido. Así que, si en vida del marido se uniere a otro varón, será llamada adúltera; pero si su marido muriere, es libre de esa ley, de tal manera que si se uniere a otro marido, no será adúltera. Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo del Mesías, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Elohim. Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas que eran por la ley obraban en nuestros miembros llevando fruto para muerte. Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra. ¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás. Mas el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia; porque sin la ley el pecado está muerto. Y yo sin la ley vivía en un tiempo; pero venido el mandamiento, el pecado revivió y yo morí. Y hallé que el mismo mandamiento que era para vida, a mí me resultó para muerte; porque el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, me engañó, y por él me mató. De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno. ¿Luego lo que es bueno, vino a ser muerte para mí? En ninguna manera; sino que el pecado, para mostrarse pecado, produjo en mí la muerte por medio de lo que es bueno, a fin de que por el mandamiento el pecado llegase a ser sobremanera pecaminoso. Romanos 7:1-13

En este pasaje, aparece claramente que la Ley debe ser guardada y conocida. Pero desde Cristo ya no somos nosotros, sino el Espíritu del Mesías que vive en nosotros quien gestiona su funcionamiento. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Elohim en él. 2 Corintios 5:21

Nuevamente, podemos leer de Pablo que para exponer el pecado, la Ley que se hizo carne, Yahushua se hizo pecado, para que la Gracia pudiera tener efecto. ¿Significa esto que Elohim declaró culpable a Su Hijo? Ciertamente no, pero su gran gracia se muestra en esto: que puso sobre el único que siempre ha sido inocente todas las consecuencias, el juicio que todos merecemos según la Ley.

Ley/Pecado/Juicio/Misericordia son conceptos inseparables desde la caída de Adán y Eva

5. Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena. De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí. Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Romanos 7:15-21

Pablo opone aquí dos clases de leyes. Las leyes de Elohim, y la anti-ley (las leyes del anticristo), que proviene de nuestros deseos carnales. Además, aquí Pablo no está hablando de su estado espiritual personal real, sino que habla como un ser humano universal para hacer que las personas que aún no han nacido de nuevo o que aún son débiles en su fe, para que entiendan el proceso del pecado en el mundo. La Ley, el Mesías, el Ruach HaKodesh vivía y gobernaba en Pablo. Estaba libre de pecado y no luchó con nada desde el momento en que nació de nuevo.

6. Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en el Mesías Yahushua, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en el Mesías Yahushua me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Elohim, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Elohim; porque no se sujetan a la ley de Elohim, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Elohim. Romanos 8:1-8

Sólo la ley de Elohim puede protegernos contra la ley del pecado. Pero a causa de la carne, el hombre no puede conservarlos por sí solo. Por eso es necesario que ya no estén grabados en tablas de piedra, sino en tablas de carne, inmediatamente en el corazón de los hombres, para que puedan actuar instintivamente según la ley. Esto es lo que significa nacer de nuevo en el Mesías. Incluso si cometo un pecado, lo reconozco inmediatamente sin que nadie me lo diga ni busque el artículo exacto en las Escrituras, porque el Espíritu Santo que vive en mí inmediatamente me lo señala, me detiene y me juzga para que me doy cuenta de que todavía tengo algo que resolver. Así funciona la Santificación. Sin una conexión interna con el Mesías y sin nacer de nuevo, la Ley misma conduce a la justicia propia y sigue siendo vana. Sin embargo, cuando me encuentro bajo el reinado del Mesías, la Ley cobra vida en mí y empiezo a aplicarla instintivamente y sin ninguna dificultad ni sentimiento de coacción. Mi viejo hombre ya no está ahí para intentar detenerme, para hacerme amar el pecado en lugar de la santidad. De esto tratan los siguientes versos:

7. Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia; para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Yahushua HaMashiah, Yahuwah nuestro. ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en el Mesías Yahushua, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como el Mesías resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Romanos 5:20-6:4

Es difícil comprender con el pensamiento humano lo que sucedió a través del sacrificio del Cordero. En la congregación judía de la época, Pablo usaba a menudo las siguientes fórmulas: “¿Qué diremos, pues…” y luego continúa: “…de ninguna manera…”. Desde el momento de la ascensión al trono del Mesías, entran en vigor órdenes que son fácilmente malinterpretadas incluso por los judíos. “¿Entonces, anulamos la ley por esta fe? ¡De ningún modo! Más bien, respetamos la ley, etc.”. Este giro tantas veces repetido también lleva a la conclusión de que

ciertamente hay un cambio, pero que todavía no hay un cambio esencial, sino que algo viejo e imperfecto se ha vuelto perfecto y realizado.

La ley no salva, pero la ley que se hizo carne salva por supuesto. Es difícil incluso para una persona iniciada comprender los pensamientos y obras más elevados de Elohim, y el enemigo se aprovecha al máximo de esta debilidad humana: “¿Para qué es la Ley, mira, incluso Pablo habla en contra…”. Una vez más, Satanás saca los versículos bíblicos de contexto para distorsionar la verdad basándose en verdades parciales.

Por otro lado, cancela de manera muy disimulada el orden de las leyes concernientes a la pureza y los sacrificios del Templo explicando que incluso los judíos de hoy ya no las respetan ya que no hay más Templo, entonces que se espera de nosotros cristianos?

8. Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición. 2 Tesalonicenses 2:3

Cada ley, además de su contenido físico, también tiene un significado espiritual. Las leyes relativas a los sacrificios son tan válidas como las demás. Sin embargo, el Cordero de Elohim después de haber derramado su Sangre de una vez por todas, nuestros sacrificios son trasladados a otro nivel y los animales son reemplazados por otros bienes que nos pertenecen. Tal es la entrega de nuestra propia vida, de nuestra familia, de nuestro trabajo, de todo lo nuestro. Ya no son las cabras, corderos u otros animales los que sacrificamos, porque este tipo de sacrificio físico ha sido hecho de una vez por todas por Yahushua. Pero según el modelo de este sacrificio único, ¿qué tipo de sacrificios podemos hacer en espíritu para que nuestras vidas seán en armonía en el mundo visible con el Mesías que habita en nosotros?

¡Los judíos de hoy tampoco sacrifican animales! Por qué ? Porque el Templo de Jerusalén está destruido. No hay sacrificio hasta que se construye el tercero. Pero vos recuerdo que este tercer Templo existe desde hace mucho tiempo, y no es otro que el Cuerpo del Mesías, Él que fue edificado en tres días. Este Templo ya no es de piedra, ni de ninguna materia física visible, sino del Espíritu. Por lo tanto, el sacrificio también debe tener lugar a nivel del Espíritu. Estas viejas leyes escritas desde mucho tiempo nos dan precisamente la respuesta a cómo debería funcionar todo. Hay un solo Sumo Sacerdote, Yahushua, no según el orden de Aarón, sino según el de Melquisedec, y todos los que nacemos de nuevo en Él somos los Levitas. Entonces todas las leyes concernientes a los Cohenes y a los Levitas son válidas concernientes a Yahushua y a nosotros, sus discípulos.

El tipo de ley de ‘no tocar a los muertos’, por ejemplo, no significa que ni siquiera pueda enterrar a mis padres si mueren, porque no puedo tocar a los muertos, pero significa que tengo que estar de pie, lejos de estos espíritus y de las personas que los llevan. No estemos en comunión con ellos, para que no nos contaminen. Pero estemos cerca de ellos para que podamos predicarles a Aquel que puede traerles la Vida. Alejémonos también de las acciones muertas que no nos hacen avanzar.

Otra pregunta es qué leyes se aplican solo al pueblo judío y cuáles se aplican a todas las personas. Aquí me gustaría tratar sólo de la validez de la Ley en su conjunto y en el contexto del Tiempo de la Misericordia. El resto posiblemente podría ser tema de otra lección.

9. Pues en verdad la circuncisión aprovecha, si guardas la ley; pero si eres transgresor de la ley, tu circuncisión viene a ser incircuncisión. Si, pues, el incircunciso guardare las ordenanzas de la ley, ¿no será tenida su incircuncisión como circuncisión? Y el que físicamente es incircunciso, pero guarda perfectamente la ley, te condenará a ti, que con la letra de la ley y con la circuncisión eres transgresor de la ley. Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne; sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Elohim. Romanos 2:25-29

Un tema recurrente, ¿a quién se debe considerar judío? ¿Existe un Israel espiritual, y por qué mantener nuestra identidad judía si creemos y ya estamos en el Mesías? ¿No hay diferencia entre griego y judío? En resumen, no confundamos la norma que se utiliza en el juicio de cada persona, independientemente de su origen y de su género, con la tarea y el llamado terrenales que Elohim dio a los diferentes pueblos y que, en efecto, difieren entre sí. Un pagano que se ha hecho miembro del Pueblo de Elohim, que renace en el Mesías, sí puede ser un gran juicio para el judío que se ha desviado de Elohim por el testimonio de su vida, en cuanto a cómo debe ser la relación viva con Yahuwah.

Tal no judío nacido de nuevo será considerado más circuncidado que un judío rebelde que solo está circuncidado debajo de sus calzoncillos.

Esta forma puramente física de circuncisión es vana en sí misma. Pero esto no implica que cualquier persona que no sea judía de repente se convierta en un judío real y genuino.

Nadie debe privar a los israelitas de las promesas, roles, tareas y identidad que Elohim nos ha dado desde hace mucho tiempo para que lo cumplamos en el mundo visible. Porque algunas tareas recaen en nosotros y nadie más es capaz de cumplirlas.

10. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en el Mesías Yahushua. Galatas 3:28

En este mundo ciego de izquierda liberal en el que vivimos hoy, donde pronto serán encarcelados aquellos que se atreven a afirmar que existe incluso una diferencia notable entre un hombre y una mujer, es cada vez más difícil para los cristianos, que son cada vez más vinculados al mundo, para hacerles comprender que efectivamente existe una diferencia no sólo entre hombres y mujeres, sino también entre judíos y griegos. Elohim nos ama por igual y no habrá diferencia en Su amor y juicio una vez que estemos en el Mesías. Sin embargo, nuestras llamadas siguen siendo diferentes y distintas entre sí, aunque tenemos que hacerlo juntos como un matrimonio: precisamente como deben hacerlo juntos un hombre y una mujer. Nuestros llamamientos se completan y refuerzan mutuamente.

Y si alguien todavía malinterpreta esta frase de Pablo, invito a esa persona, si es hombre, a que se consiga ropa de mujer y una peluca, se la ponga, se aplique colorete en los labios y luego vaya a la iglesia el próximo domingo para asistir al culto vestido así. Especialmente si es el pastor u otro ministro. En este caso, trate también de imitar la voz de una mujer y predique de esta manera a sus discípulos. Luego, cuando regrese a casa después de que sus hermanos lo miraran consternados, que escriba sus impresiones y experiencia en la sección de comentarios al final de esta página porque tendría mucha curiosidad por saber cómo había vivido tal experiencia. Y después de eso, ¿que vaya especialmente a pensar en cuándo y cómo retomará y enseñará todo lo que salga de la pluma del apóstol Pablo?

Lo recomiendo especialmente a todas aquellas personas que, por odio o incluso por amor a los judíos, se identifican tanto con nosotros que acaban declarándose judíos de mente, de corazón o de lo que sea. El apóstol Pedro advierte contra el uso arbitrario de las palabras difícilmente comprensibles de su compañero, ya que esto puede tener graves consecuencias. Es mejor vivir una experiencia tan humillante de travesti en medio de la asamblea, que tener un día para rendir cuentas ante Yahuwah por las tonterías que se pudo haber dicho refiriéndose a Pablo.

El pueblo judío no es rechazado. Sigue sirviendo de ejemplo a otros pueblos, aunque aún no esté en el Mesías.

Antes de que una profecía le suceda a alguien, primero se cumplirá en el mundo visible sobre el pueblo judío, como una especie de prototipo, como prueba principal, como un maniquí en una ventana. (La Shoa es un ejemplo de ello). Esto es lo que significa ser un pueblo elegido o profético, elegido y apartado por Elohim para la eternidad para una tarea diferente y especial. Esto también aplica para la era mesiánica, aún cuando gran parte del pueblo persiste en no reconocer al Mesías en Yahushua.

La ley de la circuncisión también se aplica sólo a los judíos, incluidos los que están en el Mesías, ya que hay que seguir llevando la señal física y visible de la antigua Alianza teniendo además la circuncisión del corazón como signo de Gracia, del mismo pacto que había sido revivido por el Mesías.

Sin embargo, nuestra circuncisión en el Mesías sólo puede ser como la de Teófilo, para que podamos servir a nuestro pueblo. La señal de la Alianza perfecta y definitiva es a través del Agua y el Fuego. Nuestra circuncisión física sólo sirve para abrir las puertas a los miembros tradicionales de nuestro pueblo para que podamos llevarles el Evangelio.

Esta tarea es sólo nuestra y es eterna. Pero si somos infieles a Elohim, entonces un no judío circuncidado de corazón puede humillar a un circuncidado de carne siendo más justo que él. Sin embargo, en última instancia, a nuestro juicio, no disfrutaremos de ninguna ventaja debido a nuestro carácter judío. De hecho, estaremos en una situación peor que los demás, ya que siempre hemos sido los mayores en comparación con ellos. Cuanto más se nos haya confiado, más rendiremos cuentas. ¡Por eso nadie debería estar celoso! En espíritu uno puede ser descendiente de Abraham por la fe, como el pueblo de Elohim por el Mesías, pero el Israel espiritual no existe.

Israel y Judá, son las primeras esposas de Elohim y la mayor. No deben mezclarse con su hermana menor: Efraín, que es la próxima Novia de Elohim.
Por increíble que parezca, en las profecías, cuando se menciona a Judá, ¡se aplica que nos estamos refiriendo a Judá! Y de la misma manera, cuando escuchamos acerca de Israel, bueno, simplemente se trata de Israel: todos los miembros de las 10 tribus perdidas cuya reunión aún está en progreso. En las profecías, a las otras naciones se les llama con el nombre: Efraín. Nunca mezcla los tres ni los confunda, porque perdería el punto y quedaría cegado en su visión profética.

11. Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras. Tú crees que Elohim es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan. ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta? ¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras? Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Elohim, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Elohim. Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe. Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino? Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta. Santiago 2:17-26

¿De qué tipo de obras está hablando Santiago aquí? ¿De dónde pueden venir las obras? ¿De nuestra voluntad humana, del humanismo bien intencionado, de nuestro deseo de agradar a los demás? Cuando Abraham creyó y actuó en consecuencia, ¿no obedeció a la palabra de Elohim y a sus Mandamientos que había conocido hasta ese momento? (Dado que Abraham vivió antes que Moisés, no pudo haber conocido toda la Ley revelada, sin embargo, había leyes que conocía incluso en su estado incircunciso siglos antes de Moisés.) Las obras no son más que la observancia de la Ley, su aceptación y obediencia. ¿Cómo podría actuar si no conozco la ley? Sin ley no hay buenas acciones posibles.

La fe sin obras está muerta. Es decir, ¡la fe está muerta sin la ley y la gracia no tiene sentido sin ella!

¡Cualquiera que piense que es posible actuar bien fuera de la Voluntad, Palabra y Ley de Elohim se equivoca!

En conclusión, me gustaría terminar esta enseñanza no con las palabras de Pablo, sino de nuestro Señor Yahushua HaMashiah mismo:

12. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. Mateo 5:18-20

Como lo escribí antes en otra enseñanza, Pablo hablaba de muchas maneras, porque le estaba hablando a personas muy diferentes en términos de estado y madurez espiritual. En los días de Yahushua nadie había nacido todavía en el Espíritu, porque Ruach HaKodesh aún no había sido enviado para llenar a los discípulos, al menos no tan ampliamente.

Y si no entendemos a Pablo, apeguémonos a las palabras de Yahushua. Basándonos siempre y principalmente en lo que dice Yahushua, porque Pablo no es el mesías. Sin embargo, a través de Pablo, el Mesías nos habló de maneras que muchos no entienden. Ya sea porque no saben o porque no quieren entender. Ya sea porque no saben crecer en espíritu o porque se niegan a crecer. Sobre todo, Pablo no debe convertirse en piedra de tropiezo, porque muchos serán los que tropezarán con él para su propia ruina, como decía el apóstol Pedro cuando hablaba de su colega que, efectivamente, a veces es muy difícil de comprender. 2Pedro 3:15-16

Escritos Adicionales: Esencia de la Ley, ¿Mandamientos en Yahushua HaMashiah?, Pablo y la Ley 1

Pablo y la Ley 1

Pablo y la Ley 1

Sobre las “contradicciones” del apóstol Pablo

Cuando analizamos la relación del apóstol Pablo con los Mandamientos de Elohim, vale la pena partir de las palabras pronunciadas por otro apóstol que desde el principio llamó nuestra atención sobre el problema de la interpretación errónea que la gente hace de las declaraciones de su colega. Leamos, pues, lo que Pedro nos dice acerca de Pablo en su segunda epístola en el capítulo 2 versículos 15 al 16:

Y tened entendido que la paciencia de nuestro Yahuwah es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición. 2Pedro 3:15-16

El caos reina en la Iglesia debido a ciertas declaraciones de Pablo que son difícil de interpretar. Esto es lo que intentaremos remediar con estas dos enseñanzas siguientes.

Si realmente queremos ser honestos, todos habrán notado al menos una vez en su vida que Pablo parece estar en total contradicción, tanto con el Antiguo Testamento, como con las declaraciones de Yahushua, e incluso con las suyas propias.

Sin embargo, debemos estar de acuerdo en una verdad fundamental:

NO hay ni PUEDE haber contradicción

en aquellos escritos que fueron inspirados por el Espíritu Santo de Elohim y conservados por el mismo Espíritu durante los procesos que los hombres comúnmente llaman canonización.

A partir de ahora ya no debemos huir de lo que nos parece difícil, ni siquiera retirar lo que es bueno para luego barrer el resto bajo la alfombra. Más bien deberíamos pedir persistentemente que Ruah HaKodesh nos ilumine y nos dé las respuestas a estas preguntas cardinales.

Judíos y cristianos están de acuerdo en una cosa esencial respecto del carácter de Pablo. Según ambas partes:

Pablo es quien «canceló» la Ley.

Esto se considera un sacrilegio a los ojos de los judíos y una bendición suprema para los griegos.

Por un lado, los judíos, consideran un escándalo que alguien afirme que la ley ya no es un objetivo a alcanzar y que la principal tarea del hombre no es cumplirla. Por otro lado, las Naciones que originalmente eran forajidas cuando aún no conocían a Yahushua HaMashiah, siempre buscan beneficiarse sólo de los lados positivos de las Alianzas y descuidan lo que les parece difícil o desagradable.

Pablo se situó entre estas dos percepciones extremistas y erróneas de cuál debería ser nuestra relación con Elohim. Es en este estado de término medio espiritual donde todos deberíamos ser como Pablo. Advirtió que nos abstengamos de seguir el espíritu de los fariseos que apuestan todo a la Ley y las obras que de ella se derivan, para no pisotear el sacrificio del Cordero de Elohim.

En el momento en que la mayoría de los primeros discípulos eran judíos recién convertidos, salidos directamente del judaísmo tradicional, el desapego y la purificación del judaísmo babilónico aún no se habían logrado por completo. Todavía no estaba del todo claro para ellos cuál era la diferencia entre las leyes añadidas por los “sabios babilónicos” y las reveladas a Moisés por el mismo Yahuwah.

Pero el problema dista mucho de ser tan simple. Porque los Mandamientos originales también pueden abordarse de dos maneras diferentes. La Ley original puede interpretarse farisaicamente y no espiritualmente. Cuando obedecemos la Palabra del Padre para obtener retribución y evitar el castigo, lo hacemos sólo por amor propio. Pero también podemos obedecer la voluntad de nuestro Padre por amor a Él sin esperar ninguna recompensa de Él, sino simplemente “para agradarle”. Esta forma de obediencia que proviene del amor puro e incondicional es el camino correcto. Es cuando su Hijo perfecto vive en nuestros corazones y nos dirige desde dentro, lo cual es la señal de que los Mandamientos han sido grabados y cumplidos en nuestro interior.

La primera actitud es moralista, es decir formal, basada en concesiones mutuas, como en un contrato entre dos socios comerciales. No por la fe y el corazón, sino por la razón, no por el amor a Yahuwah, sino por el miedo a él, como lo podemos ver principalmente hoy en día en religiones como el Islam, donde los creyentes tienen miedo mortal de su dios al que sirven como esclavos en lugar de hacerlo como hijos.

Todos debemos ser hijos de Elohim a través del Ruach HaKodesh, cuando el Espíritu del Hijo Yahushua llene nuestros corazones para gobernar desde dentro.

Así el Mesías aplica la Ley en nosotros, sin que tengamos que hacer el esfuerzo de respetarla. Simplemente comienza a funcionar por sí de dentro de nosotros, como por instinto.

Por tanto, Pablo ataca no solo al falso judaísmo, que es fundamentalmente humano, sino también a este cumplimiento de la Ley original que se basa en el esfuerzo del hombre por querer perfeccionarse. Este esfuerzo humano es inútil y dañino. Ambos conducen a la muerte.

¿Por qué Pablo contradice a Yahushua? ¿“Ya no estamos bajo la ley” versus “Ni un ápice pasará de la ley…”?

Partamos de un principio fundamental que debemos aplicar en todas las circunstancias:

Si hay una contradicción entre las palabras de Yahushua y las de cualquier otro personaje en la Biblia, la norma es SIEMPRE lo que dice Yahushua.

Si no entendemos, no nos aferremos a lo que más nos simpatiza o a lo que los teólogos nos han metido en la cabeza a lo largo de los siglos. Hasta que seamos lo suficientemente sabios y espiritualmente maduros para entender las palabras de Pablo, que de hecho son a menudo muy difíciles de entender, debemos aferrarnos muy firme y exclusivamente a la palabra de Yahushua y actuar en consecuencia, porque ningún mal puede resultar de esto.

Luego, cuando alcanzamos el nivel de madurez y obediencia suficiente, nos daramos cuenta de que, en última instancia,

Pablo nunca contradijo a Yahushua

La gran diferencia entre ellos fue que a diferencia del mensaje de Yahushua, el mensaje de Pablo estaba dirigido principalmente a personas que ya habían nacido de nuevo y eran de edades y estados espirituales muy diferentes. Yahushua estaba en una situación «más simple», se podría decir, ya que todos estaban en el mismo nivel espiritual y nadie había nacido de nuevo y había recibido el Espíritu Santo todavía.

La ley engendra la muerte

La ley es un arma peligrosa como un cuchillo. Con ella se puede matar, mutilar y herir si se considera como una simple letra, pero también se puede utilizar para alimentarse, para cortar tumores y gangrenas, incluso para defenderse, en una palabra para mantener y preservar la Vida, si se vive en el Espíritu.

La letra mata y el Espíritu da vida.

2 Corintios 3:6

Y si no aprendes del Padre cómo usarlo, te haras daño a tu mismos y a los demás. Y si la rechazas por miedo o por cobardía, al final la ley misma te juzgará.

La Ley es la Palabra, y la Palabra se hizo carne. El que no muere como un hombre viejo y no resucita como una nueva creación en Yeshua, en la Palabra, en la Ley Viva, será alcanzado por el juicio de Yahushua en su regreso.

La cuestión de los débiles

La raíz de todo lo que parece contradictorio en lo que dice Pablo es el concepto de debilidad. Él pone en segundo plano todas las leyes y mandamientos de Elohim para los débiles, para los que aún son niños en espíritu, para que no los carguemos con cosas que aún no les conciernen. Los temas que conciernen a los mayores no deben ser tratados en oídos de los más jóvenes, para que ninguna costumbre, dogma u otra tradición falsa llegue a velar el corazón de los niños. Si se obligaran a hacer cosas en lugar de dejar que el Mesías los moldeara desde dentro, eso sólo los alejaría del Espíritu del Mesías.

Porque la ley de la VIDA y del AMOR prevalece sobre todas las demás.

Si se ha restablecido en nosotros una ley que aún no se ha restablecido en nuestro prójimo, evitemos enseñarles a obedecerla, porque en lugar de acompañarlo por el camino de la santificación, lo pondríamos nuevamente bajo la maldición de la ley. Así, su relación con la ley se reduciría a la letra, a las formalidades, al farisaísmo, en una palabra, a la religiosidad. Lo haríamos un fariseo y no un discípulo capaz de discernir por sí mismo, a través del Espíritu, lo que debe pensar y actuar en una determinada situación y en un determinado momento de su camino. Terminaría obedeciendo los decretos con la esperanza de obtener más recompensas y bendiciones y extrañaría la conducta del Ruah HaKodesh quien a su vez terminaría retirándose momentáneamente por falta de sumisión a Él.

Los mandamientos se han cumplido en mí cuando ya no los obedezco por obligación, sino instintivamente, sin pensarlo e incluso deseando profundamente cumplirlos y sin siquiera poder imaginarme hacerlo de otra manera.

Es bueno poder resistir la tentación. Pero si el problema no se resuelve a nivel del espíritu y obedecemos la voluntad de Elohim sólo a costa de luchas internas, tarde o temprano surgirán grandes problemas en nuestra vida espiritual. Lo que todavía tengo que resistir cuando ya he nacido de nuevo es un pecado del que aún no estoy libre. Es por tanto necesario deshacerme de él, limpiarlo para que el poder del Mesías no deje de progresar en mí. Este mecanismo no es más que el

PROCESO DE SANTIFICACIÓN

El pecado es la raíz de todo desorden y de todos los obstáculos. Sólo la ley puede exponer el pecado. Y Yahushua puede liberarnos del pecado aplicando los Mandamientos. Porque Él es Sumo Sacerdote que ejecuta juicio contra el pecado en nuestros corazones – al nivel de nuestra mente.

Somos los Templos de Su Espíritu y Él ministra en nosotros como Sumo Sacerdote según el orden de Melkishedek y según todos los Mandamientos concernientes a los Sumos Sacerdotes que desde hace mucho tiempo han sido revelados en la Torá. En lugar de terneros, novillas, cabras y otros animales, Él quema nuestros pecados restantes mediante la ejecución de la Ley.

Esto puede manifestarse a nivel de nuestras relaciones con nuestro entorno en el mundo visible: relaciones mueren, otras reviven o surgen; vínculos se rompen, otros se fortalecen; personas hasta ahora hostiles cambian repentinamente su actitud hacia nosotros; nuestras condiciones de vida se estabilizan o incluso mejoran; etc. Pero pienso aquí sobre todo en los problemas internos de nuestra persona que, como obstáculos, nos impiden avanzar.

La raíz de todo pecado es la infracción de una ley. A la larga esto implica la muerte si no nos desprendemos del pecado, pero también puede engendrar vida si el Espíritu del Mesías nos libera de él. Es dejando que Yahushua aplique la sentencia contra el pecado que hay en mí que al mismo tiempo me libera de él. Así que es Él, Yahushua, quien toma el lugar del pecado en mi corazón para que Su Ley de ahora en adelante sea aplicada en y a través de mí. Obedezco así la orden dada, porque ella vive dentro de mí y actúa por sí misma, sin esfuerzo, como el soplo que da vida.

Como hemos discutido en varios otros escritos, la Ley, como leemos en las 10 Palabras, o Mandamientos, son promesas, no fueron escritas en modo imperativo en el hebreo original, sino en tiempo futuro: (si vive en nosotros y vivimos en Él), entonces no robaremos, no mataremos, no engañaremos, no fornicaremos…, porque ya no querremos.

Los débiles necesitan leche. Necesita experimentar y ver la Gracia, escuchar la Evangelio, experimentar la liberación, la curación, para que su fe se fortalezca. Luego, gradualmente, comenzará a tener hambre de alimentos cada vez más sólidos. Además de las 5 leyes fundamentales que Pablo nos enumera en Hechos 16:29 (beber sangre, ahogar animales, fornicación, etc.) que todos debemos aplicar desde el principio, tarde o temprano

debes tener la curiosidad de aprender lo que contiene la Palabra, incluidos los mandamientos que se encuentran en los 5 libros de Moisés.

Si queremos conocer cada vez más a fondo la esencia del Mesías, entonces debemos dejar que comience este proceso.

Y mientras masas de maestros predican la negación de la ley, masas aún mayores de creyentes se ven privados de esta curiosidad y de la capacidad de ir en busca de alimento sólido por sí mismos, no a través de maestros, sino independientemente, como adultos espirituales, a través de la guía directa y la enseñanza del Ruach HaKodesh. Cuando, según la promesa, ya no nos enseñemos unos a otros (Jeremías 31:33 y Hebreos 8:11).

Todos tenemos que alcanzar este nivel de madurez espiritual permitiendo así que el Ruach HaKodesh cumpla esta promesa en nosotros y dejar de enseñar a nuestros propios hijos espirituales cuando ellos también se conviertan en adultos como nosotros. Como en el caso de una familia física. No somos los mismos padres para nuestros hijos adultos que cuando eran niños. Una vez que crezcan, en el mejor de los casos debemos presentarnos ante ellos como testigos y ejemplos.

Por tanto, no prohibamos a nadie comer conejo o cerdo, celebrar el domingo y la Navidad, o poner nombres extranjeros al Eterno, siempre y cuando estas personas lo hagan con un corazón puro y que sean todavía inmaduros de espíritu, porque ofenderlos. Y, si él nos escuchara y regresara a los originales, a lo sagrado, pero no es Ruach HaKodesh quien restaura estas preguntas en su corazón y en el momento apropiado, sino yo y a nivel de su intelecto, entonces yo hubiera trabajado en vano.

Porque es posible salvarse incluso ahogándose en carne de cerdo, si el Salvador nos pilla a tiempo y le decimos sí. Nadie debe intentar forzar o acusar a alguien que, por pureza de corazón, aún no cumple un decreto que ya se ha vuelto importante y natural para nosotros.

Pero si ya no eres parte de los débiles, porque ya eres adulto o al menos lo suficientemente maduro para pasar a cosas más serias, entonces deja de hacerte el niño y pretender no preocuparte por toda la Palabra de Elohim. Porque si sigues alejándote y negándote a conocer y obedecer la ley, terminarás en un gran problema.

A partir de cierta edad, también nos pueden golpear con palos si continuamos con nuestro infantilismo.

En nuestro ministerio, no debemos jugar a ser pequeños cristos juzgando a los débiles, sino presentarles al misericordioso Yahushua. Porque aún no ha llegado el momento del regreso del Mesías que juzga. El tiempo de la Gracia aún continúa, pero la Ley sigue siendo eterna y válida. Cualquiera que predique lo contrario está predicando un evangelio extranjero. El hecho es que la Ley es aplicada por Ruaj HaKodesh en la vida de cada individuo, según su edad espiritual.

Regresar a la Torá es en sí mismo un acto de suicidio. Pero no volver a la Torah es igualmente suicida. Regresar al Antiguo Testamento pasando por alto Shavuot/Pentecostés conduce a la muerte. Tenemos que entender que la Torá debe quedar grabada en nosotros en la mente a través del Ruach HaKodesh, y luego comenzamos a darnos cuenta con nuestra conciencia cómo funciona en la práctica todo lo que estuvo escrito en la Torá hace mucho tiempo.

No debemos enseñar la cruda ley a nuestros hermanos menores, sino mostrarles el camino a caminar con el Ruach HaKodesh, quien puede fijar los Mandamientos vivos en sus corazones.

Luego, cuando estemos convencidos de que Ruaj HaKodesh también los dirige desde dentro, entonces podremos comenzar a presenciar cómo Él ha restaurado los Mandamientos dentro de nosotros.

Leer más: Pablo y la Ley 2

Artículos relacionados: Esencia de la Ley, ¿Mandamientos en Yahushua HaMashiah?

Pin It on Pinterest