¿Cuántos Mandamientos hay?

Los mandamientos, que el judaísmo llama las 613 mitzvot, son el orden de las leyes que se pueden leer en los cinco libros de Moisés, en el Pentateuco. De hecho, hay más de 613. Su número real está entre 650 y 700.

Este no es un conjunto de leyes adicionales que Moisés recibe de Yahuwah, sino la versión más detallada de los 10 Mandamientos. Las 10 Palabras son así explicadas e ilustradas en una especie de práctica con casos concretos. Así como los 10 Mandamientos mismos son de hecho el desarrollo, la versión más detallada de los 2 Grandes Mandamientos del Amor. (amor a Elohim y amor al prójimo). Para resumir,

solo hay 2 Mandamientos que se desarrollan en 10 y luego en 613+ Mandamientos explicativos.

¿Son estos mandamientos parte de las leyes fariseas?

El mandamiento “613” NO pertenece a las leyes judaicas adicionales, sino a la parte aún válida e inseparable del 2º y 10º Mandamiento y las Sagradas Escrituras, y la Palabra que se hizo carne en Yahushua.

Estas son las leyes que el Padre quiere grabar en nuestros corazones por medio de su Espíritu, precisamente para que ya no busquemos obedecerlas desde afuera, sino desde adentro, a través de los puros instintos de nuestro hombre nuevo.

No las obedecemos con la esperanza de la Salvación, sino como consecuencia de la Salvación que ya hemos obtenido.

En resumen, por nuestro renacimiento, les permitimos actuar en nosotros por la acción del Espíritu Santo.

¡Ya no estamos bajo la ley!

Como advierte Pablo, ya no estamos bajo la maldición de la ley. Siempre que estos sean grabados en nuestro espíritu por el fuego del Espíritu Santo. Por otra parte, cualquiera que se someta a estas leyes sin nacer de nuevo y sin confesar el reinado del Mesías Yahushuah tratando de observarlas por sí mismo es alguien que verdaderamente queda bajo la maldición que envuelve el juicio de la Ley.

Por otro lado, cualquier seguidor del Mesías que continúa negando la validez de la Ley, cumplida y regulada por el Espíritu Santo, también permanece bajo la maldición de la misma.

Por la sencilla razón de que negar la validez de la ley excluye el pleno funcionamiento de Ruach HaKodesh en nuestros corazones.

La ley ya no es un fin, sino un medio. Los Mandamientos son incapaces de traer la Salvación. Siguen siendo, sin embargo, señales de gran importancia para ayudarnos a permanecer en el camino angosto y lleno de baches que conduce directamente a la Salvación. Estas señales nos permiten permanecer espiritualmente vivos hasta que finalmente pasemos a la Vida Eterna al final de nuestro viaje de discipulado. Esta es la diferencia esencial entre la antigua y débil Allianza que produce muerte y la perfecta y vivificante Nueva Allianza.

La Nueva, en cambio, sólo es válida sobre la base de la Antigua. Si nos permitimos retirar lo viejo, nos excluimos de lo nuevo. Cualquiera que considere el Nuevo Pacto como autónomo e independiente del antiguo, no comprende su significado profundo y se encuentra bajo el poder de un pacto falso o extraño. El mensaje, la promesa y los mandamientos de Yahuwah siguen siendo los mismos, porque son inmutables. En el caso de los Mandamientos, es el modo de aplicación el que ha cambiado tras la venida del Mesías. Yahushua ha quitado de las manos de los hombres el derecho de ejecutar las sentencias resultantes de la aplicación de los mandamientos. Sin embargo, este derecho existe y sigue funcionando, pero sólo por la acción del Espíritu del Mesías y principalmente a nivel del espíritu. Incluso se debe aplicar la pena de muerte, porque si no se le da muerte a nuestro viejo hombre, no podríamos nacer de nuevo. Sin juicio, ninguna Gracia es posible. Sin Ley, tampoco hay juicio. En una palabra, la Ley debe cumplirse para poder dar paso a la Gracia.

Por lo tanto, lo que ha cambiado desde el Sacrificio del Cordero y Pentecostés es el material que lleva los mandamientos:

Piedra en el caso de lo antiguo: la letra que mata, y Corazón o Espíritu en el caso de lo Nuevo: que da Vida.

Ley y Mesías: los espejos uno del otro

La ley fue nuestro pedagogo para conducirnos al Mesías, como podemos leer en la carta a los Gálatas. Asimismo y por la venida del Espíritu Santo,

el Mesías nos enseña a través de la Ley para santificarnos desde dentro.

El Espíritu de Yahushua HaMeshiah es nuestro maestro, desplegando su orden y ley y colocándolos dentro de nosotros como la Palabra Viva. Los pueblos no son herederos del pacto concluido en el monte Sinaí, sino del sellado en el Gólgota. Aquí el proceso comienza a la inversa. Lo que el judaísmo no ha podido conservar está grabado y animado en el corazón y en el espiritu de su pueblo por el Mesías en persona, sean judíos o no.

Así se cumplen dos promesas:

Este es el pacto que haré con ellos. Después de aquellos días, dice Yahuwah: Pondré mis leyes en sus corazones, Y en sus mentes las escribiré.

Hebreos 10-16

No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.

Mateo 5:17

Por lo tanto, los mandamientos y sus comentarios que encontrará en este sitio web de ninguna manera pretenden ser estrictamente seguidos en el esfuerzo humano. Más bien, están destinados a arrojar luz sobre áreas de nuestra vida como creyentes en las que todavía estamos estancados y, a menudo, ni siquiera sospechamos que la razón es que nos han mentido al respecto durante casi 2000 años. Mentiras como los mandamientos solo son válidos para los judíos y ya no son válidos para otros que están en Cristo, nos impiden tener una relación plena y floreciente con el Espíritu Santo.

El conocimiento de los Mandamientos y su vigencia actual nos ayuda a ver como los 2 Grandes Mandamientos del Amor aún no están completos dentro de nosotros, para que podamos pedirle a nuestro Salvador que continúe Su obra purificadora en nuestros espíritus por medio de Su acción.

Lea también: Esencia de la Ley y Shavuot – Pentecostés

RichardSipos/2021/05/21

Pin It on Pinterest

Share This