¿Cuál es la verdadera fecha de nacimiento de Yahushua?

En la continuidad de mi artículo exponiendo la Navidad, finalmente me pareció importante tratar la cuestión del día del nacimiento del Salvador, Yahushua HaMashiah. Nunca ha habido una costumbre bíblica, por lo tanto judía, que prescriba la celebración de cumpleaños, pero si es tan importante para los no judíos, entonces creo que vale la pena considerar los hechos que se exponen a continuación. Además, de los relatos del nacimiento de Yahushua en los Evangelios, parece bastante obvio en qué época del año apareció entre nosotros.

La teoría de Sucot

Entre aquellos que rechazan la teoría de finales de diciembre, la mayoría considera la Fiesta de los Tabernáculos como el momento del nacimiento de Yahushua. Durante años, yo mismo consideré esta fecha como la más probable. La mayoría de la gente apoya esta teoría porque podemos leer en Juan 1:14: Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros… La palabra HABITAR en el texto original se expresa con la misma palabra como “tienda” o “tabernáculo”. Por lo tanto, el texto original implica que Él «tabernóculó» entre nosotros – del verbo «tabernacular«.

Sin embargo, conociendo a la gente y especialmente a los romanos, el mejor momento para organizar un censo cuando todos tienen que hacer el viaje para regresar a su pueblo natal es, naturalmente, un momento en que el clima es lo suficientemente favorable como para facilitar el movimiento de personas. Hubiera sido completamente ilógico y tonto obligar a las masas a moverse en la temporada de Sukkot, que es a principios del otoño (incluso y probablemente más hacia principios de diciembre, como veremos más adelante) cuando el clima es impredecible y, a menudo, ya bastante frío. Además, es el tiempo que sigue y cierra las cosechas finales, cuando las multitudes de personas que aún vivían principalmente de la agricultura estaban más exhaustas por el trabajo físico que acabaron de terminar.

Las Fiestas de Yahuwah: Etapas de la Historia de la Salvación

El nacimiento de Yeshua, así como todos los eventos de la historia de la Salvación conocidos hasta ahora, todos y exclusivamente tuvieron lugar durante las fiestas bíblicas “judías” originales. lea más sobre esto aquí

El Sacrificio de la Cruz en Pesaj, la Resurrección en la Fiesta de las Primicias, el don del Espíritu Santo en Shavuot… – ahora la humanidad estuvo en el período entre Shavuot y Yom HaTrua hace casi 2000 años. El próximo cumplimiento será el Rapto, cuando sonará el shofar como se anuncia en 2 Tesalonicenses y Apocalipsis de Juan. Luego, en Yom Kippur, Israel reconocerá al Mesías en Yahushua y lo llorará como el hijo primogénito.

Sucot es la fiesta de la cosecha final, cuando el Mesías regresará y reunirá a los pueblos que no han tomado la marca de la bestia. La duración de Sucot de varios días simboliza la duración del Milenio al final del cual se crearán los nuevos cielos y la nueva tierra como el nuevo comienzo en un nuevo mes de Nisán.

Sucot será la última festividad en cumplirse. Yahushua, el Cordero de Elohim, no pudo haber venido a la tierra entonces, sino al principio de todo, cuando comience la nueva creación.

El primer día del año

Contrariamente a la tradición judía, que considera a Yom HaTrua como el comienzo del año judaico y lo rebautiza como Rosh Hashaná (cabeza del año), las leyes de la física y de la naturaleza dan testimonio de un tiempo completamente diferente, sobre qué momento del año debe ser considerado como su comienzo. Si la palabra de Elohim, que ha definido tiempos y días desde hace mucho tiempo, ya no es suficiente para las personas, entonces que las leyes de la física y de la naturaleza por sí solas den testimonio de ésto: la creación del mundo no pudo haber tenido lugar en otro tiempo que alrededor de la primavera y principios de verano, cuando la Vida brota de la nada.

La vida siempre comienza en primavera, luego pasa por un verano y un otoño para finalmente desaparecer en invierno.

Y para aquellos a quienes les basta la Palabra de Elohim, en base a Éxodo 12:1-2, podemos nuevamente declarar que el primer día del año, por lo tanto el de la creación es el

1 de Nisan

Habló Yahuwah a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año. Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia. Éxodo 12:1-3

El 1 de Nisán, que según el calendario civil suele caer entre finales de marzo y principios de abril de cada año, no se considera feriado. Así, Yosef y Myriam podían ir a donde quisieran, no estaban quebrantando la ley si no subían a Jerusalén.

Todo fue creado en, por y para Yahusha. ¿Cuándo podría haber nacido, si no en este día en que la Vida reaparece?

Por cierto, el nacimiento de Yahushua no fue solo el primer día del primer mes del año, sino también el primer día de la semana, al igual que su resurrección. Por lo tanto, el primer día de la creación fue Nisan 1, el primer día de la semana. Esto, sin embargo, de ninguna manera es una excusa para cambiar la ley de Shabat. Ver Sábado / Domingo

Es interesante notar que la mayoría de los pueblos antiguos, incluidos los griegos y los romanos, establecieron originalmente el comienzo del año en el equinoccio de primavera, que es alrededor del 20 al 21 de marzo. Esto se evidencia por los nombres de ciertos meses que todavía se usan hoy en día, como septiembre, octubre, noviembre, diciembre, que se derivan respectivamente de los números griegos y latinos siete, ocho, nueve y diez. Los meses de julio y agosto se agregaron más tarde, cambiando así su ocurrencia original. Así, el séptimo mes de septiembre se convirtió en el noveno, etc.

El ciclo astrológico pagano también comienza con la constelación de Aries o Carnero hacia fines de marzo. El carnero que por cierto es símbolo de renovación y fertilidad. El cordero sacrificatorio macho de un año también era ya y prácticamente un carnero.

En aquel tiempo, el cordero de un año para el sacrificio, según la ley, era más un carnero joven que un cordero. Algo que se corresponde bien con la naturaleza del animal de reemplazo enviado a Abraham como sustituto de Isaac en el monte Moriah.

Los corderos del sacrificio

Sabemos por los relatos que los pastores estaban afuera con su ganado por la tarde y la noche. Los pastores solo salen con sus rebaños de noche en el momento del parto, cuando las hembras dan a luz a sus crías.

Y las ovejas sobre todo dan a luz durante la primavera.

Otra cosa interesante es que los corderos del sacrificio de la Pascua, que se ofrecían específicamente como holocausto en el Templo de Jerusalén, provenían del área de Belén. Los corderos del sacrificio fueron traídos simbólicamente al Lugar Santo desde la ciudad natal del rey David.

Los pastores locales que aparecen en la Historia de la Natividad no eran otros que los pastores de estos corderos específicos. Elohim revela la noticia del Nacimiento de Su Cordero a estos Pastores, porque ya estaban esperando el nacimiento de los corderos pascuales del sacrificio continuamente y cada año. Esta era su profesión: Estos pastores eran la vanguardia de la espera del Mesías.

Además, según la ley, el cordero pascual debía tener un año. Esto indica claramente que

cada cordero de sacrificio de Pascua tenía que nacer en el período de Pascua del año anterior

La vida de Yahushua no duró un año, sino mucho más. Sin embargo, como Cordero Sacrificial Perfecto, Él también tenía que nacer en el tiempo previsto por la Ley, así como los animales que Le prefiguraban habían nacido todos un año antes.

Además, el día 10 del mes de Nisán, el cordero del sacrificio debía ser separado y llevado a los hogares, unos días antes de su sacrificio en la Pascua, que tiene lugar el 14 y 15 de Nisán. Esto es lo que sucedió el Domingo de Ramos: Yahuwah trae a su propio Hijo, el Cordero, a su propia casa, Jerusalén, a lomos de un burro y lo celebra como Rey.

Ciclo vacacional completado

Yahushua es el Alfa y la Omega, o más bien el א (alef) y el ת (tet) según el alfabeto hebreo original. Todo fue creado en, para y por Él.

Todas las Fiestas ordenadas por Yahuwah apuntan a Él y Él las cumple todas.

El Cordero de Elohim apareció físicamente en el mundo visible el primer día de la Creación del mundo. Bajó aquí para realizar el último Sacrificio del Cordero en una fiesta de Pascua posterior a la de su nacimiento.

Desde su nacimiento, el Mesías lleva en sí todas las fiestas abriendo un nuevo ciclo: el del tiempo de la Misericordia.

Desde Pentecostés, llenos del Espíritu Santo, vivimos el tiempo de la cosecha y esperamos el rapto que tendrá lugar en un momento determinado del primer o segundo día de la fiesta de Yom HaTruá, siendo aún desconocido el año exacto. Mientras tanto, nuestra tarea es reunir almas, así como enseñar y fortalecer aún más a los que ya han sido reunidos, para que permanezcan en la fe hasta el final.

Cambio de tiempos

Entre paréntesis, me gustaría señalar, como lo he hecho en otros escritos, que los registros históricos muestran que el Papa de la época obligó a Hillel HaNasi, un líder espiritual judío que vivió a principios de la Edad Media, a hacer más cambios en el calendario judío y el conteo de los tiempos. Además, el propio judaísmo puede haberlo considerado razonable desde su propia perspectiva adaptar el ciclo de fiestas a la climatología de las regiones de nuestro exilio. Al fin y al cabo, el ciclo agrícola en Europa se termine a finales de septiembre y principios de octubre. Por otro lado, gracias al clima más cálido y duradero en las regiones del Cercano Oriente llamados Creciente Fértil, las cosechas duran hasta mediados de diciembre incluso en los tiempos modernos. Así, en el período anterior al exilio, la fiesta de Sucot probablemente tuvo lugar en esta época, es decir, cuando hoy los judíos celebran Hanukkah, que desde entonces se ha añadido.

Basado en los registros de Josefo Flavio, se sabe que el conteo de los Tiempos se ha retrasado de dos o tres meses y también de ¡210 años! Por lo tanto, en realidad no estamos en el año 5784 según el calendario judío moderno y oficial, sino aproximadamente en el año 5994, como lo demuestran cada día más claramente los signos de los tiempos.

Como ocurre con todo trabajo de dispersión, este factor también complica mucho nuestra situación. Después de todo, los signos celestes, diversos fenómenos proféticos, las lunas de sangre, las guerras lanzadas contra Israel y el cumplimiento de acontecimientos históricos caen en días festivos según el calendario judío actual y oficialmente aceptado en la actualidad. Entonces ¿se ha cambiado o no finalmente? Quizás esto parezca exagerado, y como yo mismo no puedo saber hasta qué punto se ha modificado o no el calendario, cada vez hay más señales que lo indican. Pero parece que Elohim, habiendo dado los cuerpos celestes como señal a la humanidad, parece estar adaptando su apariencia y movimientos al estado de ilusión de la humanidad y les hace aparecer en el cielo cuando y donde la gente espera que estén allí como confirmación de eventos proféticos, y sobre todo cuando les llega el momento real de señalar el cumplimiento de un acontecimiento terrenal. Incluso si la hora de la fiesta o evento en cuestión fuera dos o tres meses más tarde según el reloj de Elohim, todavía se adelanta y se ajusta al cálculo del tiempo modificado, ya que los cuerpos celestes y sus posiciones son para el hombre y no al revés. Por tanto, la principal preocupación de Yahuwah es que los mensajes y señales lleguen a los destinatarios. Si el receptor se aleja dos o tres casas más allá, nosotros también vamos a adaptar el número de casa en nuestras postales, ya que nuestro objetivo es que las lean nuestros familiares y no extraños.

Desde el punto de vista de este artículo, tengo que modificar ligeramente el mensaje en la medida en que, en esencia, el primer día del mes original de Nisán ni siquiera es al comienzo de la primavera, sino al final de ésta, en lo que llamamos: junio (es decir, al final del año escolar).

Y esto es natural: después de todo, Elohim no creó semillas, capullos, animales pequeños y plántulas, ¡sino «productos» terminados! Así como Adán fue creado siendo directamente adulto. Para Elohim, el comienzo de la vida empieza con la perfección y la madurez inmediatas. Esto significa que la primavera no es más que el período en el que todo comienza a revivir del estado de muerte del invierno. La primavera aún no es la época del comienzo original de la vida. Los seis días de la creación no ocurrieron en un período equivalente a lo que llamamos Primavera. La primavera es el comienzo del renacimiento y la recuperación del estado mortal que trae el invierno. La primavera es el período de transición que conduce de regreso al estado que surgió inmediatamente en la creación y que culmina y se puede ver cada año aproximadamente al comienzo del verano.

Porque cuando se pronuncia la frase: «Sea la luz«, la vida apareció en su esplendor de verano desde el comienzo del ciclo de seis días de la creación.

El primero de Nisan, el día en que Elohim trajo al mismo Mesías como La Luz al mundo caído que estaba en oscuridad y caos, obviamente tiene que corresponder a la época del año en la que la luz del sol dura más según nuestro cálculo de tiempo actuál.

Este día en particular, que el mundo pagano llama equinoccio de verano, es el polo opuesto del período de Navidad y otras bacanales discutidos en el otro artículo. Este último es la culminación de las tinieblas y el anterior es la culminación de la Luz.

También me gustaría señalar a los usuarios de programas informáticos astronómicos que, por supuesto, tampoco se puede confiar en ellos al 100%. ¿Por qué lo deberíamos? Pensemos un momento: ¿Cuál es el espíritu que construye y difunde hoy el mundo virtual? El mismo que cambió los tiempos y los mandamientos en la Edad Media por la fundación de la Iglesia Romana. Esta falsificación es un plan a largo plazo que el espíritu del anticristo está preparando para su propia venida en carne al final de los tiempos para que muchos no lo reconozcan. Además: ¿Qué organización es responsable y supervisa casi todo lo relacionado con la astronomía y su estudio y especialmente el programa que muchos cristianos utilizan para estudiar las posiciones de las estrellas? ¡La NASA por supuesto! O podría haber dicho Walt Disney, ya que los dos son uno. Y con unos logaritmos matemáticamente bien ajustados se puede ordenar cualquier modificación respecto a la posición de los cuerpos celestes dados, para que según el plan de este espíritu anticristo aparezca donde quiere que aparezcan.

¿Celebrar su nacimiento?

Pero volviendo al cumpleaños de nuestro Salvador: ¿Podemos celebrar este evento? Sí, lo hacemos, incluso tenemos que hacerlo. Aunque destacamos que celebrar un cumpleaños por separado es muy peligroso e incompleto, porque estamos abriendo un ciclo que ya ha ido más allá. Si sólo retenemos un segmento, nos separamos del todo.
Debemos recordar continuamente su llegada, muerte, resurrección y salida de la tierra como un conjunto inseparable de acontecimientos que constituyen la obra de la Redención, pero no necesariamente en un día en particular.

La Palabra no menciona de manera clara y precisa el momento de su cumpleaños, porque Elohim no quiere que la humanidad se quede atrapada en la imagen del niño Jesús. ¡Visiblemente, hasta ahora no realmente se ha respetado esta intención!

Sin embargo, los elementos de la historia son claros, sólo la primavera o el comienzo del verano pueden entrar en consideración y cualquiera que tenga ojos, oídos y conocimiento de las raíces lo sabe. Es la voluntad permisiva de Elohim y al mismo tiempo su prueba: ¿la Humanidad y entre ellos gran parte del cristianismo va a caer en la tentación? ¿Van a preservar un antiguo acontecimiento pagano en una fiesta pagana para salvaguardar la tradición de sus antepasados en lugar de someterse al don de la Santificación propuesto por el Espíritu del Mesías? La Navidad es una prueba con la que mucha gente todavía tropieza.

De hecho, es posible celebrar el nacimiento del Cordero de Elohim cada Pascua. Pero siempre recordándonos también de todo el resto de su obra y vida:

el Sacrificio de la Cruz, luego la Resurrección, la Ascensión y la venida del Ruach HaKodesh/Espíritu Santo

Pero cualquier celebración siempre debe ir precedida por la entrega de nuestra vida, la conversión y el renacimiento, el bautismo de fuego – estar llenos de Ruach HaKodesh. Porque entonces, todas las fiestas estarán continuamente vivas y activas en nuestros corazones y cuerpos, desde entonces nosotros mismos nos convertimos en templos del Espíritu del Mesías, donde las fiestas se vuelven eternas.

Una de las grandes conspiraciones de la romanización o helenización de la Iglesia también se manifiesta aquí, como escribimos anteriormente en relación con la falsa fiesta llamada Navidad. Ahora, profundizando un poco más, también podemos ver que una vez más un Año Nuevo original se ha tergiversado dos veces: por un lado, el judaísmo rabínico lo pospuso para una festividad posterior que no tiene nada que ver con el Año Nuevo; y por otro lado por los grecorromanos que lo pospusieron para su solsticio de invierno y el año nuevo gregoriano.

Porque el Salvador nació verdaderamente el día de Año Nuevo. Pero no según el calendario romano, ni siquiera según el calendario judío moderno, sino según el calendario bíblico original. Al mismo tiempo y de la misma manera que cuando Elohim habló y dijo el primer día del primer mes de la creación: «Sea la luz«. Esta Luz del Mundo que fue traída a nuestro mundo en este punto del ciclo del año, tanto en la creación como más tarde en Bethlehem.

Artículo relacionado: Mensaje de Navidad del profeta Ezequiel, Prohibición del árbol sagrado

Pin It on Pinterest

Share This