No plantarás ningún árbol para Asera cerca del altar de Jehová tu Elohim, que tú te habrás hecho

Deuteronomio 16:21

¿Hay alguna iglesia cristiana en este país donde no se vea un abeto decorado cerca del altar durante la próxima bacanal, ahora más conocida como Navidad?

Creo que no es necesario decir más sobre el lado oscuro de la fiesta navideña y sus raíces paganas, ya que solo aquellos que no quieren saber la verdad y que así se rebelan conscientemente, persisten en no escuchar el mensaje que revela la verdadera naturaleza demoníaca de esta fiesta falsa.

Para aquellos que todavía ven la Navidad como una fiesta cristiana, muchos están al menos asqueados por esta ola materialista y sin sentido que barre el mundo desde mediados de noviembre hasta su punto máximo el 25 de diciembre. Pero incluso estos pueden pensar que son los paganos, es decir, los no creyentes, quienes deshonran así el nacimiento de Jesús al hacerlo. Todavía no se dan cuenta de que esta fiesta siempre ha sido pagana y que les pertenece. Lo celebran, pues, según su principio original, como cualquier otro delirio superficial y materialista. Más bien, debemos purificar la historia de la Natividad y Adviento de Cristo, dando este testimonio de una manera diferente, en otros tiempos más propicios, desdes que

la Navidad no tiene nada que ver con el nacimiento de Jesús,

porque no nació en esa fecha. No sabemos cuándo occurio, pero lo cierto es que más bien debió nacer en un día de fiesta bíblica, ya que los grandes acontecimientos de la historia de la Salvación sucedieron todos exclusivamente en estos días Santos originales. Pero en este caso, no importa cuál. YHWH aparentemente no reveló cuando nació, así que no tenemos que preocuparnos por eso. Elohim no consideró importante conservar la memoria de este acontecimiento, para evitar la tentación de quedarse fijo en el niño Jesús o en la imagen del Jesús humano haciendo ídolo al Salvador. Aunque Yeshuaj aparecio en la tierra en forma humana ya no debe ser considerado como tal para nosotros hoy:

Debemos verlo como el Jesucristo resucitado, el Sumo Sacerdote y el Rey Ungido por la eternidad.

La Navidad no es más que la «cristianización» de la mayor fiesta pagana. Es una de las principales manifestaciones de la política mezcladora del Imperio Romano. Su mayor herramienta para persuadir más fácilmente a los diversos pueblos de su imperio para que acepten la nueva religión. Hemos visto ocurrir el mismo proceso en el caso del cambio del sábado al domingo, o el reemplazo de los nombres Elohim y YHWH por Theos/Zeus/Deus/Goth/Ishtar y otros principados espirituales paganos.

Sería bueno que los creyentes que todavía están celebrando la Navidad se detuvieran un momento y le pidieran a Jesucristo nuestro Señor que pusiera estas preguntas en el lugar que les corresponde. Porque aunque todavía no se trata de una condición de Salvación, mientras la persona sea extraviada e ignorante, haciéndolo con un corazón puro,

sin embargo, debemos crecer en espíritu tarde o temprano.

En otras palabras, debemos permitir que el Espíritu Santo continúe la santificación y la reforma en nosotros, restaurando gradualmente el orden original en nuestros corazones.

Si no cuidamos o no queremos cuidar estos «pequeños detalles», empezamos a vivir en una mente mixta. En tales casos, un espíritu extraño comienza a llenarnos y gradualmente reemplaza la unción del Espíritu Santo. Esta unción ajena nos aleja del original al tiempo que se asemeja a dos gotas de agua. Así podemos ver a personas hablando en lenguas al pie de un árbol de Navidad con los brazos llenos de regalos.

Y el Espíritu de Elohim no usa la fuerza y ​​el poder para influir en nuestro libre albedrío. Cuando ya no hay más oídos para oír, ni más ojos para ver, Él retrocede y espera. Y si perseveráis en vuestras fútiles tradiciones e ideas humanas, abrís la puerta a los espíritus que las hacen obrar y que os harán creer que el Espíritu Santo todavia os guía. Por lo tanto, es importante

proclamar y aceptar el único gobierno de Cristo en y sobre nosotros mismos en cada momento de nuestras vidas, para que la Reforma pueda continuar y finalmente ¡cumplirse!

Ver también: Las fiestas del Señor en Cristo, Sábado / Domingo

RichardSipos/Z.Shlomo/2022/9/4

Pin It on Pinterest

Share This