A los ojos de los judíos tradicionales, la razón por la cual las Sagradas Escrituras, la Palabra de Elohim comienza con la segunda letra del alfabeto ב (bet) y no con la primera, es decir, א (alef), sigue siendo un misterio aún sin aclarar hasta el día de hoy. Para ellos, es completamente ilógico que la primera palabra que comienza la historia sobre el origen de los orígenes no comience con la primera letra א. La pregunta es realmente interesante saber si esto se debe a la casualidad o si realmente Elohim quiso señalarnos algo insospechado a primera vista.

Si bien es cierto que la letra en sí puede ser peligrosa, es bueno saber que cada letra hebrea tiene un significado y un valor numérico que contiene significados profundos adicionales. Entonces, en qué medida, por quién y cuándo vale la pena desempacar estas cosas no será el tema de nuestro análisis aquí, pero sigue siendo un hecho a tener en cuenta.

La pregunta es tanto más relevante cuanto que la palabra Elohim comienza precisamente con alef. ¿Por qué no comienza la historia con su propio nombre en este caso: Elohim creó en el principio, o Elohim, en el principio, creó, etc. Puede parecer extraño para algunos, pero esta pregunta realmente preocupa los judíos desde la antigüedad y personalmente creo que es muy interesante para nosotros también en Cristo hoy.

Pasaremos por alto las respuestas dadas por el judaísmo a esta pregunta y, en cambio, nos ocuparemos de la importancia que un «error» aparentemente pequeño puede tener en términos de la Historia de la Salvación y la Redención.

¿En qué fueron creados la Tierra y el Hombre?

La respuesta la obtenemos desde las primeras líneas: Tohu VáBohu (oscuridad y abismo en una palabra, en caos).

¿Cómo es posible que donde originalmente sólo existe Elohim, pueda haber tinieblas y abismo? ¿Cómo puede el caos en cualquier forma codearse con el Eterno YHWH y Su perfección?

En el tiempo en que sólo estaba Él y nadie más, -si es posible usar determinantes temporales para describir este estado- ¿cómo se puede concebir que haya existido cualquier tohu o bohu, independientemente de Él y aparte de Él?

La expresión B-reshit no es más que un indicio de que estamos presenciando y participando en la creación de un plan B

Así como la Redención del hombre tampoco estaba prevista en el plan original, sino que el hombre fue creado en la perfección de una carne eterna e incorruptible. Este estado que se habría fijando para siempre en cuanto el hombre resistiera la tentación de consumir el fruto del árbol prohibido hasta el final del período de prueba, ganando así la Vida Eterna definitiva.

A pesar de todo, no sucedió como se esperaba, habiendo pecado el hombre desde la primera generación, YHWH se vio obligado a modificar sus planes y preparar el sacrificio expiatorio del Cordero para restaurar a su criatura. Así fue más tarde obligado a presentarse personalmente en la forma del Hijo: vaciarse, nacer de mujer y tomar un cuerpo humano para derramar su sangre y sufrir el juicio por nosotros, a fin de que los que creen en él tengan la Vida Eterna. Entonces podemos ver que la Obra de la Redención tuvo que realizarse debido a la caída del hombre en el pecado.

En una inspección más cercana, la Biblia está llena de planes B similares. Después del asesinato de Abel por Caín, Seth tuvo que ser enviado como sustituto para revivir la línea pura. El nuevo comienzo después del diluvio también fue un plan B. Los exilios impuestos al pueblo después de quebrantar la ley fueron todos planes B. La vida misma de Jacob está plagada de planes B, etc.

La rebelión permanente del pueblo y de la humanidad todavía está impulsando a YHWH, en su inmensa gracia, a ajustar/reparar siempre las cosas, a dar más tiempo, a tener más paciencia y a intervenir en los eventos de tal manera que finalmente beneficien a aquellos. que han pecado, pero que finalmente regresan a Él.

El mundo original creado solo podía ser perfecto

Cuando Elohim creó a los compañeros a Su alrededor dentro de Su propio Reino, todos aquellos principados, autoridades y demás seres espirituales que comúnmente llamamos ángeles, todo era entonces perfecto, eterno y lleno de luminosidad. No había tinieblas, ni abismo donde después se vio obligado a traer la Luz, que es Cristo. El Padre-Hijo-Espíritu Santo, como un solo Elohim, se deleitaba en Sus propias criaturas, entre las cuales estaba también una de Sus más bellas criaturas, uno de los elementos clave de Su creación y que finalmente se volvió contra Él.

La historia de la creación de nuestro mundo fue precedida por otra creación, que no está relatada en la Biblia, pero que podemos percibir, ya que varias profecías se refieren a aquellos tiempos remotos en un mundo todavía exclusivamente espiritual. Además, podemos saber esto porque lo que leemos en las primeras líneas de Génesis no describe las condiciones perfectas que surgen de la presencia única de un personaje como nuestro Creador. Cuando la Biblia comienza, ya vemos un telón de fondo de oscuridad y confusión en el que el Creador se ve obligado a intervenir para restaurar algo original que era perfecto y que aún no percibimos en esta etapa. Es en estas circunstancias caóticas que por Su Gracia, Él interviene para crear nuestra tierra y su cielo trayendo también la solución última, la Luz que no es otra que Cristo en/para y por quien toda la creación fue hecha.

Lo que nuestro Creador diseñó originalmente fue la Perfección misma, no hay duda.

Tienía que haber un Mundo perfecto, un Reino, donde el Rey Creador siendo Él mismo perfecto solo puede crear cosas perfectas.

La caída, cuya consecuencia es el Tohu VaBohu

Por lo tanto, el Reino de Elohim solo podía ser perfecto. Una de esas criaturas perfectas fue Helel, cuyo nombre en latín es Lucifer, no el portador de la Luz sino el luminoso. Él fue uno de los tres arcángeles, que por su propia voluntad y egoísmo finalmente se rebeló y decidió intentar apoderarse del trono de YHWH para gobernar en su lugar. Un tercio de los ejércitos angélicos lo siguió en su caída. Ellos también eran originalmente criaturas angelicales perfectas y eternas y finalmente cayeron para convertirse en Satanás (acusador) y los demonios, Shedim en hebreo (los engreídos). Isaías 14:12-14

En ese momento, se produjo una ruptura extremadamente trágica en este mundo perfecto, donde estos rebeldes ya no podían permanecer. Estos ángeles caídos ya no tenían lugar en el Reino de los Cielos. Así que había que cazarlos en algún lugar, pero ese lugar aún no existía, porque esta situación realmente no se había previsto.

Había que crear una dimensión paralela en la que YHWH no estuviera presente. Fue entonces cuando el “espacio” Tohu VáBohu se apartó, por un tiempo.

YHWH podría haber destruido inmediatamente a los rebeldes, pero no sucedió de esa manera. ¿Por qué? Solo podemos adivinar. Pero en general, no sorprende que ante una rebelión tan destructiva, todavía muestre algo de paciencia. Aquí también, nuestro Padre se comporta como una especie de perfecto «caballero», que en tal situación no actúa por ira y golpea en el acto, sino que da tiempo a su oponente para que pueda probarse a sí mismo y luchar en igualdad de condiciones.

El papel de la tierra

Para que este duelo se llevara a cabo, había que designar un lugar. Este lugar no era otro que el mismo reino de Satanás. Este reino de oscuridad y caos dentro del cual la Tierra fue creada para servir como campo de batalla y dentro del cual el hombre todavía fue creado para servir como botín para el futuro vencedor.

La caída de 1/3 de los ángeles dejó un vacío en el perfecto reino original de YHWH.

En el caso de un intento de golpe entre los hombres, como hemos visto muchas veces a lo largo de la historia, los golpistas son capturados y ejecutados en el acto y se nombran nuevas personas para reemplazar a sus antiguos compañeros que se rebelaron. Los golpistas son generalmente militares, que cuentan con las armas necesarias y que son las personas más cercanas al poder contra el que se rebelan.

Elohim sin embargo no es humano y no piensa como tal. No desea derrotar a los rebeldes con fuerza y ​​poder, sino con su debilidad. Quiere demostrar que incluso en su estado más débil, es capaz de vencer a un enemigo en plena posesión de su fuerza y ​​poder.

YHWH acepta entrar en el reino de Satanás y tiene la intención de derrotarlo en su propio terreno. Es por haber creado al hombre, a través de él y, al nivel de su libre albedrío, que la lucha occure. Al final, ni siquiera lucha en igualdad de condiciones, sino que ofrece al enemigo combatirlo con medios mucho más modestos.

Elohim crea así al hombre para derrotar a Satanás al nivel de su libre albedrío.

Por lo tanto, la tierra fue creada en medio de este mundo caótico para que sirviera de tablero de ajedrez, de teatro para la gran lucha. Y el reto es el hombre. Si logra tentar al hombre y mantenerlo en el pecado hasta el final, Satanás lo llevará consigo a la condenación eterna. Sin embargo, si el hombre logra permanecer (o volver) a su estado original cuando el pecado aún no se había apoderado de él, obtendrá la vida eterna.

El pecado y su solución

Volviendo a la historia de la creación, conocemos bien las tristes consecuencias de la historia. El hombre finalmente cayó desde los primeros escalones. Porque a Satanás se le dio poder en la Tierra y tuvo libre acceso a esa parte del Reino de los Cielos que fue separada y colocada dentro de la tierra, el Jardín del Edén. Así se apareció a Eva en forma de serpiente para tentarla.

Por este acto, el hombre no solo se aisló del contacto directo con el Creador y se sentenció a sí mismo a muerte, sino que también le dio poder a Satanás para arrastrarlo al mundo físico. Aquí el proceso de la muerte y del tiempo lleva al hombre a la primera muerte -la muerte física- y luego a la segunda -la muerte del espíritu- en caso de que Satanás sea capaz de mantener al hombre bajo el dominio del pecado, alejado de la persona del Salvador.

Este Salvador que es Yeshuaj HaMashiaj de Nazaret, el único camino de regreso al Padre.

El que libró al hombre del pecado por su sangre y por su sacrificio en la cruz y que por eso mató a la serpiente antigua

El propósito de la humanidad

Más allá de lo que hemos aprendido hasta ahora, que el hombre es la última apuesta en la lucha entre los dos poderes, la creación del hombre tiene un significado y un propósito mucho más profundo de que nadie realmente habla. Una vez que entendamos esto, habremos respondido la pregunta más antigua y visceral que el hombre jamás haya hecho:

“¿Por qué y quiénes somos y dónde vamos?»

Como se describió previamente:

La caída de 1/3 de los ángeles dejó un vacío en el reino originalmente perfecto de YHWH. El Reino de los Cielos no puede permanecer en este estado temporalmente imperfecto a 2/3 de su esplendor.

YHWH no destruyó inmediatamente a los rebeldes y no creé nuevos principados espirituales y otros ángeles en su lugar con un chasquido de dedos. Al menos no hasta que termine la pelea.

Pero ni siquiera hará eso al final de este. Porque los suplentes ya están creados desde hace tiempo. Estos reemplazos no son otros que la parte redimida de la Humanidad.

Una vez obtenida la Redención de Cristo, el hombre al entrar en la Vida Eterna toma el lugar de los ángeles caídos

Así es como finalmente YHWH llena el vacío dejado para restaurar Su Reino.

En lugar de Satanás como el arcángel y su ejército demoníaco, tenemos a Cristo como Rey tomando el lugar de Helel y los ejércitos de humanos salvos tomando el lugar de los demonios.

Quizás ahora entendamos el verdadero propósito de nuestro mundo y la creación del hombre. También entendemos la contradicción de que lo que Elohim crea no puede ser originalmente imperfecto. Él no crea oscuridad, vacío y muerte. Pero algunas creaciones que originalmente eran perfectas se volvieron imperfectas y se convirtieron en oscuridad, caos y muerte. Helel por su rebelión perdió el estatus de ángel luminoso generando así oscuridad, concepto que no existía hasta entonces.

Entonces vemos que incluso en el Paraíso hubo un «tiempo» cuando las criaturas perfectas del Reino atemporal también tenían albedrío y la oportunidad de decidir si permanecen obedientes al Creador para siempre o eligen otro camino. En cuanto algunos de ellos optaron por esta última opción, era necesario un plan B: ¡Aquí es donde entramos en juego!

YHWH no creó a nadie para reemplazar a Helel/Satanás. Se ofreció a sí mismo como Su Hijo, Jesucristo, para ocupar el lugar desocupado de Helel. Esto es exactamente lo que los discípulos pudieron ver con sus propios ojos durante la transfiguración de Jesús, cuando apareció con Elías y Moisés, tomando así el lugar del tercer arcángel desaparecido. Moisés y Elías siendo ellos mismos los Arcángeles Miguel y Gabriel respectivamente. Un artículo posterior tratará este tema con más profundidad: Terumah

La Iglesia – el Cuerpo de Cristo – fue edificada sobre los cimientos de los apóstoles (Moisés – ley) y los profetas (Elías) y su cabeza es Yeshuaj HaMashiaj

que es la Luz que compensa la desaparición del ángel luminoso. Y los que nacen de nuevo en Él, Su Cuerpo, NOSOTROS tomamos el lugar de 1/3 de la hueste angélica que Satanás llevó a la perdición.

Así es como entendemos cómo los humanos juzgaremos a los ángeles según 1Cor 3:6. El juicio será para ellos, entre otras cosas, ver a una de las criaturas más débiles, pequeñas e insignificantes del mundo, el Hombre, tomar el lugar de éstos engreidos que cayeron. No hay juicio más humillante para ellos y por eso nos odian tanto.

Es importante reconocer estas verdades para que podamos fortalecer nuestra fe y correr cada vez con mayor confianza y convicción hacia la meta que es Cristo. También comprendemos mucho mejor la esencia de la persona del Mesías y por qué era importante que YHWH se apareciera entre nosotros en forma humana, se vaciara y como Hijo diera Su Vida para que encontráramos la nuestra. Así debemos correr, no con fuerza ni poder, sino llenos del Espíritu de YHWH.

Z.Shlomo/10/13/2017

Pin It on Pinterest

Share This