Acerca de las “contradicciones” del apóstol Pablo

Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición. 2Pedro 3:15-16

El caos reina en la Iglesia debido a ciertas declaraciones de Pablo que son difíciles de interpretar. Esto es lo que trataremos de remediar con estas dos enseñanzas siguientes.

Si realmente queremos ser honestos, todos pueden haber notado al menos una vez en su vida que Pablo parece estar en total contradicción, tanto con el Antiguo Testamento, con las declaraciones de Yahushua, e incluso con las suyas propias.

Sin embargo, debemos estar de acuerdo en una verdad fundamental:

NO hay y NO PUEDE haber ninguna contradicción

en aquellos escritos que fueron inspirados por el Espíritu Santo de Elohim y preservados por el mismo Espíritu durante los procesos que los hombres comúnmente llaman canonización.

De ahora en adelante, ya no debemos huir de lo que nos parece difícil, incluso retirar lo que es bueno para luego barrer el resto debajo de la alfombra. Más bien deberíamos pedir persistentemente que Ruach HaKodesh nos ilumine y nos dé las respuestas a estas preguntas cardinales.

Judíos y cristianos están de acuerdo en una cosa esencial sobre el carácter de Pablo. Según ambas partes:

Pablo es el que “anuló” la Ley.

Esto se considera un sacrilegio a los ojos de los judíos y una bendición máxima para los griegos.

Por un lado, los judíos, consideran un escándalo que alguien afirme que la ley ya no es un fin a cumplir y que la principal tarea del hombre no es cumplirla. Por otro lado, las Naciones que originalmente estaban fuera de la ley cuando aún no conocían a Yahushua HaMashiah, siempre buscan beneficiarse solo de los lados positivos de las Alianzas y descuidan lo que les parece difícil o desagradable.

Pablo se interpuso entre estas dos percepciones extremistas y erróneas de lo que debería ser nuestra relación con Elohim. Es en este estado de término medio espiritual que todos deberíamos ser como Pablo. Advirtió que nos abstengamos de seguir el espíritu de los fariseos que apuestan todo a la Ley y las obras que de ella se derivan, para no pisotear el sacrificio del Cordero de Elohim.

En el momento en que la mayoría de los primeros discípulos eran judíos recién convertidos directamente del judaísmo tradicional, el desapego y la purificación del judaísmo babilónico aún no se habían logrado por completo. Todavía no estaba del todo claro para ellos cuál era la diferencia entre las leyes añadidas por los «sabios babilónicos» y las reveladas a Moisés por el mismo Yahuwah.

Pero el problema está lejos de ser tan simple. Porque los Mandamientos originales también se pueden abordar de dos maneras diferentes. La Ley original puede interpretarse farisaicamente y no espiritualmente. Cuando obedecemos la Palabra del Padre para obtener retribución y evitar el castigo, lo hacemos solo por amor propio. Pero también podemos obedecer la voluntad de nuestro Padre por amor a Él sin esperar ninguna recompensa de Él, sino simplemente “para agradarle”. Es esta forma de obediencia que proviene del amor puro e incondicional que es el camino correcto. Es cuando su Hijo perfecto habita en nuestro corazón y nos dirige desde dentro que es la señal de que los Mandamientos han sido grabados y cumplidos en nosotros.

La primera actitud es santurrona, es decir, formal, sobre la base de concesiones mutuas, como en un contrato entre dos socios comerciales. No por la fe y el corazón, sino por la razón, no por el amor a Yahuwah, sino por el temor de él, como lo podemos ver principalmente hoy en día en religiones como el Islam, donde los creyentes están muertos de miedo de su dios, a quien están sirviendo como esclavos en lugar de hacerlo. hijos.

Todos debemos ser hijos de Elohim a través del Ruach HaKodesh, cuando el Espíritu del Hijo Yahushua llene nuestros corazones para gobernar desde adentro.

Así el Mesías aplica la Ley en nosotros, sin que tengamos que hacer el esfuerzo de respetarla. Simplemente comienza a funcionar por sí mismo dentro de nosotros, como por instinto.

Pablo ataca, por tanto, tanto al falso judaísmo, que es fundamentalmente humano, como a este cumplimiento de la Ley original que se basa en el esfuerzo del hombre queriendo perfeccionarse. Este esfuerzo humano es inútil y dañino. Ambos conducen a la muerte.

¿Por qué Pablo contradice a Yahushua? ¿“Ya no estamos bajo la ley” vs. “Ni un ápice pasará de la ley…”?

Partamos de un principio fundamental que debemos aplicar en todas las circunstancias:

Si hay una contradicción entre las palabras de Yahushua y las de cualquier otro carácter en la Biblia, el estándar SIEMPRE es lo que dice Yahushua.

Si no entendemos, no nos aferremos a lo que más nos simpatice o a lo que los teólogos nos han metido en la cabeza a lo largo de los siglos. Hasta que seamos lo suficientemente sabios y espiritualmente maduros para entender las palabras de Pablo, que a menudo son muy difíciles de entender, debemos aferrarnos muy firme y exclusivamente a la palabra de Yahushua y actuar en consecuencia, porque ningún mal puede resultar de esto.

Entonces, cuando alcanzamos el nivel de madurez y obediencia suficiente, nos damos cuenta de que en última instancia

Pablo nunca contradijo a Yahushua

La gran diferencia entre ellos era que, a diferencia del mensaje de Yahushua, el mensaje de Pablo estaba dirigido principalmente a personas que ya habían nacido de nuevo y tenían edades y estados espirituales muy diferentes. Yahushua estaba en una situación «más simple» se podría decir, ya que todos estaban en el mismo nivel espiritual y nadie había nacido de nuevo y recibido el Espíritu Santo.

La ley engendra la muerte

La letra mata y el Espíritu vivifica.

2 Corintios 3:6

La ley es un arma peligrosa como un cuchillo. Con ella se puede matar, mutilar y herir si se la considera como una simple carta, pero también se puede usar para alimentar, para cortar tumores y gangrenas, hasta para defenderse, en una palabra para mantener y conservar la Vida, si es vivido en el Espíritu.

La cuestión de los débiles

La raíz de todo lo que parece contradictorio en lo que dice Pablo, es el concepto de debilidad. Él pone todas las leyes y mandamientos de Elohim en un segundo plano para los débiles, para aquellos que todavía son niños en espíritu, para que no los carguemos con cosas que aún no les conciernen. Los temas que conciernen a los mayores no deben ser tratados en oídos de los más jóvenes para que ninguna falsa costumbre, dogma y otra tradición venga a velar el corazón de los niños. Si se obligaran a sí mismos a hacer cosas en lugar de dejar que el Mesías les diera forma desde dentro, sólo los alejaría del Espíritu del Mesías.

Porque la ley de la VIDA y del AMOR prevalece sobre todas las demás.

Si se ha restablecido una ley en nosotros y todavía no está en nuestro prójimo, evitemos enseñarles a obedecerla, porque en lugar de acompañarlo por el camino de la santificación, lo volveríamos a poner bajo la maldición de la ley. . Así su relación con la ley se reduciría a la letra, a las formalidades, al fariseísmo, en una palabra, a la religiosidad. Haríamos de él un fariseo y no un discípulo capaz de discernir por sí mismo a través del Espíritu lo que debe pensar y actuar en una determinada situación y en un determinado momento de su camino. Terminaría obedeciendo los decretos con la esperanza de obtener más recompensas y bendiciones y extrañaría la conducta del Ruach quien a su vez terminaría retirándose momentáneamente por falta de sumisión a Él.

Los mandamientos se han cumplido en mí cuando ya no los obedezco por fuerza, sino instintivamente, sin pensarlo y hasta deseando profundamente cumplirlos y sin poder siquiera imaginarme haciendo otra cosa.

Es bueno poder resistir la tentación. Pero si el problema no se resuelve a nivel del espíritu y obedecemos la voluntad de Elohim sólo a costa de luchas internas, tarde o temprano surgirán grandes problemas en nuestra vida espiritual. Lo que aún tengo que resistir cuando ya nací de nuevo es un pecado del cual aún no estoy libre. Por eso es necesario deshacerse de él, limpiarlo para que el poder del Mesías no deje de progresar en mí. Este mecanismo no es más que el

PROCESO DE SANTIFICACIÓN

El pecado es la raíz de todo desorden y de todos los obstáculos. Sólo la ley puede exponer el pecado. Y Yahushua puede liberarnos del pecado aplicando los Mandamientos. Porque Él es Sumo Sacerdote que ejecuta juicio contra el pecado en nuestros corazones, al nivel de nuestras mentes.

Somos los Templos de Su Espíritu y Él ministra en nosotros como Sumo Sacerdocio según el orden de Melquisedec y según todos los Mandamientos concernientes a los Sumos Sacerdotes que han sido revelados en la Torá hace mucho tiempo. En lugar de becerros, vacas, cabras y otros animales, quema nuestros pecados restantes a través de la ejecución de la Ley.

Esto puede manifestarse a nivel de nuestras relaciones con nuestro entorno en el mundo visible: unas relaciones mueren, otras reviven o surgen; se rompen vínculos, se fortalecen otros; las personas hasta ahora hostiles cambian repentinamente su actitud hacia nosotros; nuestras condiciones de vida se estabilizan o incluso mejoran; etc. Pero estoy pensando aquí sobre todo en los problemas internos de nuestra persona que, como obstáculos, nos impiden avanzar.

En la raíz de todo pecado está el quebrantamiento de una ley. A la larga esto implica la muerte si no nos desligamos del pecado, pero también puede engendrar vida si el Espíritu del Mesías nos libra de ella. Es al permitir que Yahushua aplique la sentencia contra el pecado que está en mí que al mismo tiempo me libera de él. Así que es Él, Yahushua, quien toma el lugar del pecado en mi corazón para que Su Ley sea aplicada de ahora en adelante en mí ya través de mí. Obedezco así la orden dada, porque está viviendo dentro de mí y actúa por sí misma, sin esfuerzo, como soplo que da vida.

Los débiles necesitan leche. Necesita experimentar y ver la Gracia, la Buena Nueva, la liberación, la sanación, para que su fe se fortalezca. Luego, gradualmente comenzará a tener hambre de alimentos cada vez más sólidos. Tarde o temprano

debes tener la curiosidad de aprender lo que contiene la Palabra incluyendo los mandamientos que se encuentran en los 5 libros de Moisés.

Si queremos conocer cada vez más a fondo la esencia del Mesías, entonces debemos dejar que comience este proceso.

Y mientras masas de maestros predican la negación de la ley, masas aún mayores de creyentes son privadas de esta curiosidad y de la capacidad de ir en busca del alimento sólido por sí mismos, no a través de maestros, sino independientemente, como adultos espirituales, a través de la guía directa. y la enseñanza del Ruach HaKodesh. Cuando, según la promesa, ya no nos enseñemos unos a otros (Jeremías 31:33 y Hebreos 8:11).

Todos tenemos que llegar a este nivel de madurez espiritual para así dejar que el Ruach HaKodesh cumpla esta promesa en nosotros y dejar de enseñar a nuestros propios hijos sipirtuales cuando ellos también se conviertan en adultos como nosotros. Tal como en el caso de una familia física. No somos los mismos padres para nuestros hijos adultos que cuando eran niños. Una vez que crezcan, debemos, en el mejor de los casos, presentarnos ante ellos como testigos y ejemplos.

Por tanto, no prohibamos a nadie comer conejo o cerdo, celebrar el domingo y la Navidad, o dar nombres extraños al Eterno, con tal de que estas personas lo hagan con un corazón puro y que sean aún inmaduros en el espíritu, porque ofenderlos Y, si nos escuchara y volviera a los originales, a lo que es santo, pero no es Ruach HaKodesh quien restituye estas preguntas en su corazón y en el momento apropiado, sino yo y a nivel de su intelecto, entonces yo han trabajado en vano.

Porque es posible salvarse incluso ahogándose en cerdo, si el Salvador nos coge a tiempo y le decimos que sí. Nadie debe tratar de forzar o acusar a alguien que, por pureza de corazón, aún no cumple con un decreto que ya se ha vuelto importante y natural para nosotros.

Pero si ya no eres parte de los débiles, porque ya eres un adulto o por lo menos lo suficientemente maduro para pasar a cosas más serias, entonces deja de jugar al niño y pretender no preocuparte por toda la Palabra de Elohim. Porque si sigue rehuyendo y negándose a conocer y obedecer la ley, terminará en un gran problema.

A partir de cierta edad, también podemos ser golpeados con palos si continuamos con nuestra puerilidad.

En nuestro ministerio, no debemos jugar a ser pequeños cristos juzgando a los débiles, sino presentarles al misericordioso Yahushua. Porque aún no ha llegado el tiempo del regreso del Mesías que juzga. El tiempo de la Gracia aún continúa, pero la Ley permanece eterna y válida. Cualquiera que predique lo contrario está predicando un evangelio extraño. El hecho es que la Ley es aplicada por Ruach HaKodesh en la vida de cada individuo, de acuerdo a su edad espiritual.

No debemos enseñar la ley cruda a nuestros hermanos menores, sino mostrarles el camino a seguir con el Ruach HaKodesh que puede fijar los Mandamientos vivientes en sus hogares.

Luego, cuando estemos convencidos de que ellos también están siendo dirigidos desde adentro por Ruach HaKodesh, entonces podemos comenzar a presenciar cómo Él ha restaurado los Mandamientos dentro de nosotros mismos.

Leer más: Pablo y la Ley 2

Artículos relacionados: Esencia de la Ley, ¿Mandamientos en Yahushua HaMashiah?

ZeevShlomo/RichardSipos/2021.03.21

Pin It on Pinterest

Share This