יהוה YaHuWaH / Elohim / YaHuShuah יהושע

Para muchos ya no es una pregunta de que haya llegado el momento de hacer algo con los nombres originalmente revelados del Eterno y del Mesías. Este es uno de los puntos de inflexión importantes y esenciales de la restauración, o mejor dicho, de la Reforma.

Mucha gente también sabe que las letras hebreas tienen valor numérico. Así, cada palabra y cada letra presente en las Sagradas Escrituras tiene su lugar y su peso muy preciso. Está prohibido quitarles o añadirles, porque forman una unidad perfecta. Esta unidad es una fuente verdaderamente poderosa de vida y bendición para todos los que la leen y la siguen. Por lo tanto, la más mínima modificación o reducción tiene automáticamente repercusiones espirituales dañinas en las personas que actúan de esta manera.

También es obvio que el padre de la mentira, Satanás, falsea todo. Así, al traducir las Sagradas Escrituras a lenguas extranjeras, uno de sus principales objetivos era mal traducir los textos y en particular los nombres del Eterno, de Su Ungido y, a veces, incluso de Su Espíritu para desvirtuarlos y despojarlos de su contenido y de su poder espiritual. El enemigo intenta así infiltrarse en el corazón mismo de la Salvación para hacer estallar todo haciendo una especie de fisión nuclear.

YHWH / יהוה / YaHuWaH

El rechazo del nombre también se remonta al judaísmo rabínico. El judaísmo surgió durante el cautiverio babilónico cuando las llamadas leyes orales fueron formuladas por hombres considerados hasta el día de hoy como los sabios de la nación. El segundo mandamiento, que no tomaremos su nombre en vano, tampoco escapó a esta obra distorsionadora y para asegurarse de que este mandamiento nunca fuera quebrantado, decidieron que nunca más se pronunciará YHWH. El nombre de nuestro Elohim, Yahuwah, fue así simplemente borrado de la conciencia colectiva. Otras expresiones se utilizan como sustitutos cuando se lee la Torá. Así es como podemos escuchar palabras como: HaShem (El Nombre) y Adonai (Señor).

Uno puede encontrar muchas enseñanzas en Internet sobre cómo pronunciar su Nombre, por qué es importante volver a él con urgencia a la luz de las profecías y el impacto espiritual que tiene en nuestras vidas. Tal vez explique todo esto yo mismo con más detalle más tarde. Ahora, sin embargo, antes de que caigamos en la trampa de volver a la letra y desarrollar una nueva teología o denominación,

debemos ante todo referir el asunto a la guía exclusiva del Espíritu Santo/de Ruáj HaKodesh

Que este artículo esté en sus manos, desde su formulación hasta su lectura. Que Él nos guíe para saber qué hacer y cómo usar sus nombres originales, no sea que caigamos en vanos esfuerzos humanos carentes del profundo contenido espiritual de la cosa. Nunca restauremos nada por interés propio, o para parecer mejores cristianos. Pero restauremos las cosas para caminar en la obediencia por el camino de la santificación. Debemos evitar que el enemigo continúe ridiculizándonos torciendo/robando los mismos nombres del Altísimo.

Todo el mundo sabe muy bien que la palabra hablada tiene su peso en el mundo espiritual. ¡¿Cómo podría ser de otra manera con los nombres del Todopoderoso?!

Las letras hebreas también tienen un valor numérico. Incluso los soferes judíos, los copistas de la Torá, al menor error, simplemente destruyen toda la hoja o incluso todo el rollo y comienzan a copiar desde el principio. Cada palabra tiene un valor numérico que, como una especie de ecuación matemática perfecta, da vida a las Escrituras.

Los nombres de Elohim son los que más contienen este poder vivificante

por lo tanto, si los alteramos o reemplazamos, evitamos que traigan sus efectos benéficos.

Ver el artículo: YHWH está codificado genéticamente en nosotros

YaHuSHuah HaMashiah

En el Tanaj encontramos varias veces el nombre Yahushuah, que ha sido translito como Josué-Jehoshua. Ambos nombres aparecen como un solo nombre en la traducción original: יהושע (YHSHWH – YaHuSHuah).

ה

Me parece incomprensible que alguien haya tenido la idea de tomarse la libertad de quitar esta letra ה (hey) del Nombre de nuestro Salvador que luego nos fue revelado? Sobre todo porque sabemos por el caso de Abraham que esta misma letra ה, fue precisamente la que Abram recibió en medio de su nombre como señal de su Pacto con Yahuwah. ¿Qué podría haber hecho pensar a alguien que

esta misma letra ה (hey) se puede quitar del nombre del SALVADOR?

Así fue como YaHuShah finalmente se convirtió simplemente en Yeshua, un nombre que solo apareció una vez en esta forma y cuyo significado es Él Salvará. Pienso que aquellos que aún no lo conocen, eventualmente podrían llamarlo así. Pero para nosotros, que nacemos de nuevo en el Mesías y recibimos el Espíritu Santo, este nombre no debe ser pronunciado en su forma futura ya que la promesa ya se había cumplida en nosotros.

Cada letra hebrea no solo tiene un valor numérico, es decir, un peso matemáticamente calculable cuando se pronuncia, sino que también tiene un significado propio. Así la letra ה significa: He aquíSeñalPacto. De esta manera Su nombre original fue simplemente abreviado del siguiente significado:

AQUÍ está el Cordero de Elohim, que es la SEÑAL, es decir el sello, del PACTO.

ש

Otra letra importante e interesante que aparece en el nombre YHWH para formar el nombre del Salvador es la letra ש (SHin). Entre otras cosas, el significado de esta letra es «destrucción«. La necesidad de la muerte del Hijo está indicada por ש para que la ה pueda tener efecto. Pero ש también sirve como abreviatura de uno de los nombres de Yahuwah: El Shaddai (El Todopoderoso), ya que a menudo se encuentra en las mezuzá.

¡Cuánto más expresivo y completo es el nombre de YaHuSHuah que cuando simplemente pronunciamos su nombre como salvador! Porque en verdad, Él es el Salvador, pero también es el Signo de la Alianza por la Sangre del Cordero inmolado y además, Él es también UNO con el Padre.

YaHuShuah, el nombre del Cordero de Elohim necesariamente debe fusionarse con el nombre YHWH, porque este nombre significa: YaHuWaH Salva.

¿Cómo se puede pensar que los nombres que Él nos dio para nombrarse a sí mismo puedan ser traducidos a toda clase de idiomas, es decir distorsionados y reemplazados por expresiones muchas veces derivadas del nombre de principados espirituales paganos como Zeus por ejemplo? De aqui vienen los nombres (Theos/Deus/Dios/DieuJe-Sus/Heil–Zeus).

Nadie traduce el nombre de las personas cuando van al extranjero. Esto sería considerado como una falta de respeto al otro y una fuente de vejación. Si somos capaces de entender cuán importante es ser respetuoso con el nombre de nuestro prójimo, ¿por qué no vemos cuánto más importante es esto en el caso de Yahuwah nuestro Elohim?

Fue un verdadero shock para mí y casi me desanimé de continuar con el ministerio cuando descubrí que incluso el nombre del Salvador contenía el sello del anticristo desde la época de las primeras traducciones del Evangelio.

Porque quizás estés familiarizado con esta teoría de que la traducción del nombre de YaHuSHuah en griego no es más que el saludo “heil zeus”. Esto me parece un poco forzado al principio, sobre todo porque quienes promueven esta teoría basan sus explicaciones en la pronunciación española de Jesús que más refleja esta idea. Sin embargo, cuando los griegos inventaron el término Jesús, ni siquiera existía el idioma español. Pero el fenómeno es lo suficientemente sospechoso como para dar una posibilidad seria de que esto no sea una coincidencia, y conociendo las maquinaciones del enemigo, puedo imaginar fácilmente que él también se esconde detrás de esto.

Esta buena intención humana que trata de acercar el nombre del Salvador a los labios, es decir, a la lengua materna de los nuevos conversos, es utilizada por el demonio para profanar y blasfemar con sus propios nombres el Nombre sobre todo nombre. Como dice el dicho:

El camino al infierno está pavimentado con buenas intenciones

Satanás, entre otros, ha dominado el arte de usar la buena voluntad humana y las intenciones puras para obstaculizar el plan de YaHuWaH, es decir, contra la persona de YaHuSHuah.

Los griegos no mantuvieron la terminación -ah de Yahushuah, ya que la terminación -a es el signo de la forma femenina. Por lo tanto, realmente tenían una buena razón para hacerle algún cambio. Pero el problema era que la forma final masculina añadida -us, proviene directamente del nombre de Zeus, quien era el hombre por excelencia siendo el padre de todos los dioses, el primero varón del mundo según sus creencias. Esto resultó en el nacimiento de un nombre cuyo sonido incluye completamente el nombre de su zeus cuando se pronuncia: iesus. Algo que debería haberles parecido tan problemático como la forma original y su connotación femenina.

Lamentablemente, el asunto no termina aquí. Porque cuando los hablantes de latín adoptaron la traducción griega, iesus, simplemente la mantuvieron sin ninguna modificación. Aquí surge la pregunta de cómo un creyente de habla latina pudo mantener este nombre en esta forma y pronunciarlo al hablar del Mesías, siendo que la palabra sus en latín era una expresión existente y común cuyo significado no es otro que ¡cerdo!?

Sé que es impactante leer tales cosas y que es casi inaceptable. ¡Casi comenzamos a enojarnos con el Todopoderoso por permitir que el enemigo nos robe incluso Sus nombres y de tal manera! ¿Por qué lo dejó ir tan lejos en la falsificación?

Pero no caigamos en la tentación de acusarnos o incluso condenarnos por haber estado usando nombres impuros hasta ahora, reconozcamos una vez más que debemos mirar hacia adelante, no hacia atrás. Hay un tiempo de ignorancia y hay un engaño en el que todos hemos caído a pesar de nosotros mismos.

Ciertamente hemos sido engañados, pero no nos dimos cuenta y nuestra devoción era pura y por eso funcionó de todos modos.

Muchos de nosotros hemos sido bautizados en el nombre de Jesús. Sin embargo, en verdad hemos nacido de nuevo y hemos recibido el Espíritu Santo y todos los dones que lo acompañan junto con la Vida Eterna. Porque lo llamamos así por ignorancia, y en el fondo de nuestro corazón es el verdadero Mesías al que dijimos “sí” y al que verdaderamente encontremos.

Es importante enfatizar este hecho, porque el tiempo de la Gracia todavía está en curso. Y lamento ver una vez más que aquellos que predican el regreso a los nombres originales del Eterno, a menudo caen en el otro extremo. Sí caen en la trampa de acusar, o al menos insinuar, que quienes utilizan los nombres derivados de Zeus: Theos y Jesús son hijos de perdición. Esta condenación es un pecado grave y un ataque a Su Nombre aún peor que el uso de las falsificaciones contra las cuales estas personas levantan su voz. Debemos predicar la verdad con amor y no ejecutar a los moribundos antes de tiempo.

Si después del reconocimiento de la necesidad de restaurar los nombres originales, alguien persiste en el uso de falsificaciones, entonces se abrirá una nueva era para el rebelde que acortará gradualmente el tiempo de gracia que se le concede. Por lo tanto, debemos llamar la atención de todos sobre este peligro.

Alegrémonos de que aún dura el tiempo de prueba. Alegrémonos de que el Espíritu Santo nos siga guiando. Demos gracias por tener siempre la posibilidad de pedir tener un corazón cada vez más humilde y obediente para poder aceptar incluso lo que hoy puede parecernos inaceptable. Alegrémonos de tener aún a nuestra disposición los verdaderos nombres para poder vivir con y por ellos.

Y ahora hagamos la pregunta en nuestros corazones al Espíritu Santo, ¿realmente quiere el Eterno que volvamos a Sus nombres originales otra vez? Porque si Él nos está invitando desde adentro a hacerlo y aún así no tomamos la decisión correcta, entonces se abrirán tiempos muy diferentes y menos gloriosos en nuestras vidas.

Elohim / אלוהים

En lugar de ELOHIM, los nombres de elohim(s) falso(s) se usan en todos los idiomas.

Echemos un vistazo a algunos idiomas del mundo, en los que miles de millones de personas hasta el día de hoy se dirigen al Todopoderoso usando expresiones totalmente diferentes a la que Él nos reveló por primera vez: Elohim.

Theos/Zeus

Entre las cartas incluidas en el Nuevo Testamento que en realidad fueron originalmente escritas en griego, hoy encontramos el término Theos en lugar de Elohim. Esta es muy probablemente una transcripción posterior del nombre original. Cuando los textos comenzaron a ser copiados, el término Theos, más fácil de interpretar para los griegos, vino en sustitución del nombre original usado por Pablo. No es necesario tener profundos conocimientos teológicos, históricos o lingüísticos para reconocer el origen de este término: TheosZeus.

De aquí viene luego la forma latina Deus que por transliteración nos ha llegado en su forma Dios/Dieu, etc. en lenguas derivadas del latín, incluyendo el francés y el español.

Los orígenes de los dos nombres siguientes no están muy claros y son mucho más difíciles de descifrar. Sin embargo, si cualquiera de las teorías resulta ser la correcta, eso haría que su uso fuera bastante problemático.

ǥuđán / God

La palabra en inglés y alemán God/Got podría provenir de dos lugares diferentes: Primero tenemos la deidad babilónica llamada Gad que también fue adorada por algunos judíos durante el cautiverio que se menciona en el libro de Isaías en el capítulo 65.

Pero según algunas opiniones, God puede provenir simplemente del pueblo germánico del mismo nombre, los godos. Porque en el mundo germánico, donde el concepto de übermensch (raza superior) siempre fue prominente mucho antes de los nazis, las tribus góticas se consideraban superiores entre todas las demás tribus germánicas. En efecto, los godos eran los superhéroes germánicos, los guerreros más fuertes considerados invencibles y por tanto dotados de una reputación prácticamente divina. En un mundo de habla inglesa fuertemente antropocéntrico donde la gente desciende en su mayoría de tribus anglosajonas/danesas-vikingas y germánicas, puede suceder fácilmente que God sea simplemente la expresión del hombre que se eleva a sí mismo al rango de Elohim. En el momento de la adopción del cristianismo, este término que designa a la autoridad espiritual suprema, se adoptó para nombrar a Elohim, el Todopoderoso.

Isten / Ishtar

La palabra húngara Isten (pronunciado ishten, equivalente a Dios) es quizás la más interesante y también la más dramática de todas al mismo tiempo. Aquí nuevamente, el origen de la palabra no está muy claro. Según algunos lingüistas, la palabra proviene del idioma persa, otros dicen que es ugrofino y aún otros afirman que es de origen sumerio, y significa “ancestral”, “uno”, o “único”. Hasta aquí no sería gran cosa, ya que en realidad estamos hablando del Elohim que es Ancestral, Uno y Único.

Sin embargo, la sonoridad de este término se acerca sorprendentemente a otro fenómeno también de origen persa y sumerio, que no es otro que Ishtar.

Se la consideraba la diosa del amor, de la fertilidad, a veces también de la guerra, identificada con Venus, la estrella de la mañana. Entre los cananeos y mesopotámicos, es más conocida como Astarté. Su símbolo es la estrella de ocho puntas (similar a la que se puede ver en la bandera Székely). Él es una deidad que se tenía en tal reverencia incluso en Babilonia que la misma puerta por la que el pueblo judío entraba a la ciudad durante el cautiverio llevaba su nombre. Los restos de esta puerta todavía se conservan en un museo en Berlín, justo al lado del trono de Satanás, por cierto.

Desafortunadamente, esta vecindad no se limita solo al museo berlinés. Otro fenómeno inquietante se puede observar si escribimos esta palabra en hebreo: אישטן, forma casi idéntica no solo en su sonoridad, sino también en su ortografía en el nombre de שָׂטָן (STN).

Incluso si la situación no fuera tan grave como se acaba de describir, y el parecido con el nombre de Satanás es solo una coincidencia, el sonido casi idéntico de las palabras isten e isthar plantea la pregunta de ¿si es prudente usar este término cuando se habla del Creador?

Además, no sorprende observar tal fenómeno en el caso de un pueblo cuyas primeras decisiones cuando se fundó su Estado hace más de 1000 años, fue precisamente ofrecer el país a la Virgen María. De aquí en adelante, dar a Elohim el nombre de una deidad femenina no sorprende. Después de todo, Ishtar no solo era una deidad femenina, sino que también era llamada la reina del cielo. Según los historiadores, también fue nombrada Astarte por otros pueblos, pero también es una predecesora directa de Afrodita en Grecia y luego de Venus en Roma, ella misma más tarde rebautizada como Virgen María por los romanos cristianizados (del nombre original Miriam, la madre judía de YahuShuah).

Allah / Elah

Es interesante notar que en el caso de Allah, sucede todo lo contrario. Porque proviene directamente de Elah, la forma hebrea contraída de Elohim reemplazada por el árabe que, como sabemos, también es una lengua semítica. Este nombre había sido adoptado por los árabes en tiempos donde aún no existía ni el islam ni el cristianismo. Pero los árabes ya existían y muchos adoraban al verdadero y único Elohim, como podemos ver en el caso de Jetro (Yitro) suegro de Moisés. Hasta el día de hoy, los cristianos árabes o coptos utilizan Allah, esta versión abreviada y arabizada de Elohim, como palabra para designar a Dios. Por lo tanto, no es el nombre de una deidad extranjera que habría sido arrojada contra Elohim, sino todo lo contrario. Aquí, es el nombre original el que es tomado por un espíritu extranjero. Así, Baal se revela a sí mismo a un falso profeta al usurpar la versión abreviada Elah y simplemente se llama a sí mismo Elohim por miles de millones de personas.

¿Ex-novios?

Todos estos casos muestran que todavía hay cosas básicas que aún necesitan ser restauradas en la Iglesia. Ya sea que lo aceptemos o no, incluso si es impactante, debemos enfrentar el hecho de que:

¡la Novia usa los nombres de sus ex para llamar a su Novio!

Y me expresé con mucha moderación. Porque los ex ídolos no son solo ex novios, sino puros proxenetas. En su opinión, ¿qué nombre se le debe dar a una esposa que nombra a su esposo como su s alcahuetes antiguos? ¿Podemos hablar de una esposa? ¿O es todavía una prostituta o al menos en un estado espiritual mixto, en el adulterio? ¿Podría este fenómeno fundamental explicar la razón del lamentable estado de la cristiandad? ¿No podría ser ésta la raíz de todas las desviaciones del camino recto? La palabra latina curba significa desviación/curva. Esta palabra ha sido retomada en las lenguas eslavas así como en húngaro en la forma kurva que significa prostituta en su versión más vulgar. Esto se refiere a muchas profecías bíblicas donde Israel y Judá fueron referidos con adjetivos similares por su Esposo Elohim. Hoy, hay una tercera mujer, la Novia (Efraín o las Naciones) que, aceptémoslo, no es mucho mejor que las otras dos.

En aras de una reforma real y efectiva, tal vez deberíamos volver a lo básico de manera tan drástica:

¿En qué términos hablamos del Creador, el Todopoderoso, el Eterno, nuestro Salvador y su Espíritu?

No estamos hablando de raíces judías aquí. Todavía no. Quedan por restaurar cosas mucho más serias e importantes, que van mucho más allá de las raíces judías y frente a las cuales éstas son prácticamente insignificantes.

Porque todavía no había un solo judío en la tierra cuando la humanidad ya había estado invocando los nombres de Yahuwah y Elohim hacia mucho tiempo. Entonces vino el judío con toda su justicia propia y leyes artificiales hechas por hombres y veló el nombre de YHWH. Y esta falsa tradición ha sido respaldada y perpetuada por el cristianismo hasta el día de hoy.

Y ahora, como judío que cree en el Mesías YaHuSHuah de Nazaret, ¿debo también promulgar las raíces judías en el nombre de nuestro Salvador al continuar usando términos distorsionados o alienados como HaShem/Adonai e incluso Dios, God o Ishtar como muchos otros lo hacen?

¿Qué dirías si tu esposa/pareja/novia te llamara por el nombre de uno de sus ex novios? ¿Cuánto tiempo soportarías semejante ofensa antes de enviarla de vuelta al lugar de donde vino? Aquí es donde vemos cuán increíblemente paciente es Yahuwah en comparación con nosotros.

Por nuestra parte, sin embargo, reconozcamos el problema y no contristemos más Su Espíritu comportándonos como rameras y no como una Esposa digna y obediente.

Porque el Esposo está a la puerta. ¿Hay aceite en tu lámpara? Si es así, ¿de qué tipo es? ¿Con qué nombres has ungido al Hijo y al Padre? Porque los nombres que damos son unciones y tienen significados profundos. Y el Espíritu de Yahuwah/Elohim/Yahushuah no autorizó a nadie a señalarlo con estas palabras profanas. Date cuenta de que hay algunas vírgenes sabias que aún pueden darte aceite real hoy en caso de que todavía seas parte del campamento de las tontas.

Porque cuando llegue el Día, es aquel a quien has invocado el nombre que aparecerá para llevarte. (Romanos 10:13). ¡Que nadie se lleve una mala sorpresa en ese momento!

También ver: YHWH está codificado genéticamente en nosotros

RichardSipos/ZeevShlomo/11/27/2022

Pin It on Pinterest

Share This