Los sacerdotes levitas, es decir, toda la tribu de Leví, no tendrán parte ni heredad en Israel; de las ofrendas quemadas a Jehová y de la heredad de él comerán.

Deuteronomio 18:1

Al nacer de nuevo, nos convertimos en sacerdotes, levitas en el sentido espiritual. Esta ley es para nosotros un prototipo de todos los versículos del Nuevo Testamento que nos animan a poner todas nuestras preocupaciones en las manos de Yeshuaj, a no preocuparnos por el mañana y, sobre todo, a no mirar al mundo en busca de ayuda financiera, salud o de otra cosa. Debemos ante todo volvernos a Él.

No tendrán, pues, heredad entre sus hermanos; Jehová es su heredad, como él les ha dicho.

Deuteronomio 18:2

Podemos tener bienes materiales, herramientas, pero no debemos darles demasiada importancia, no apegarnos a ellos y no estar bajo su dominio. Porque serán carcomidos por la polilla y el óxido. Nuestra herencia está en el Reino de Elohim. Por lo tanto, hagamos un tesoro para nosotros donde nada pueda dañarlo y que podamos disfrutar por la eternidad.

Estos tesoros son, por ejemplo, todos los hermanos y hermanas que llevamos a Cristo y que estarán allí con nosotros para siempre.

Pero para nosotros, los tesoros son estos dones espirituales que nos santifican para ganarnos la corona de la vida. Por eso debemos correr, como nos advierte Pablo, y no tras los bienes terrenales y la supervivencia del día a día.

Caminemos, pues, sobre las aguas, con confianza, porque si es necesario, hasta las montañas se moverán, los mares se partirán en dos, las casas se derrumbarán, las flechas que se dirigen hacia nosotros caerán sobre nuestros enemigos.

Ver también: Nombramiento y obediencia a los jueces

RichardSipos/Z.Shlomo/2022/9/4

Pin It on Pinterest

Share This