Cuando te acerques a una ciudad para combatirla, le intimarás la paz. Y si respondiere: Paz, y te abriere, todo el pueblo que en ella fuere hallado te será tributario, y te servirá. Mas si no hiciere paz contigo, y emprendiere guerra contigo, entonces la sitiarás. Luego que Jehová tu Elohim la entregue en tu mano, herirás a todo varón suyo a filo de espada. Solamente las mujeres y los niños, y los animales, y todo lo que haya en la ciudad, todo su botín tomarás para ti; y comerás del botín de tus enemigos, los cuales Jehová tu Elohim te entregó.

Deuteronomio 20:10-14

Otra vez una ley que escandaliza a muchos de los elegidos que ven en ella la manifestación de lo que solían llamar el «Dios cruel y vengativo del Antiguo Testamento».

Hoy, para aquellos de nosotros que estamos bajo la Gracia en Cristo, estas palabras realmente no se tratan de atacar y matar a nuestros enemigos, ni siquiera en defensa propia.

Entonces, ¿cómo explicar tal ley en Cristo? Necesitamos saber que

las luchas continúan hoy más que nunca, pero ya no contra sangre y carne, sino contra las dominaciones

Para nosotros los creyentes, las batallas espirituales están en curso contra los ataques externos e internos. La mayoría de las veces, los celestiales luchan por nosotros, nuestro Señor y sus ejércitos angelicales nos están protegiendo. Pero hay situaciones en las que debemos confesar conscientemente las promesas del Eterno y ordenar a los espíritus extraños que se vayan en el nombre de Jesús ya que no tienen más ningún derecho sobre nosotros.

Contra estas potencias extranjeras no hay piedad, ni humanismo, hay que vencerlas y destruirlas de manera radical. La victoria, sin embargo, siempre da como resultado que la parte victoriosa adquiera algún botín. En nuestro caso ese botín no es otro que la libertad que proviene de la liberación espiritual, pero de ella también provienen muchas otras bendiciones.

Cuando nos enfrentamos a estos espíritus enemigos a través de personas sobre las que ejercen su poder, entonces la situación es diferente y la estrategia cambia.

En primer lugar, podemos leer que la paz, el Shalom debe ofrecerse como una mano extendida.

Siempre debemos separar al pecado sí mismo de la persona bajo el yugo de ese pecado

Si el pecador, en su incircuncisión, escucha las reglas básicas que todo hombre recibió en su corazón cuando fue concebido, entonces existe la posibilidad de que reconozca el pecado y se deshaga de él aceptando nuestra ayuda y nuestro ministerio. Y traer a tal persona a Cristo será una gran victoria de la cual fluirán innumerables frutos tanto en la vida de la persona salvada como en la del siervo ministrante.

Como soldados de Cristo, debemos ayudar a nuestro Maestro a matar el viejo hombre en el espíritu de nuestro prójimo, para que él mismo se convierta en una nueva creación en Cristo.

Los hermanos así nacidos de nuevo ya no serán nuestros siervos, como leemos en el mandamiento anterior, sino que serán siervos de Cristo como tú y como yo. Pero como lo leemos, nosotros también disfrutaremos del botín que resultará de estas victorias. Cada ministerio victorioso resulta automáticamente en la adquisición de nuevos hermanos y hermanas en Cristo que pueden convertirse en nuestros compañeros de ministerio.

Es al ganar almas para Cristo que acumulamos tesoros en el cielo, donde la polilla y el óxido no los destruirán y donde los ladrones no entrarán para robarlos. Este es el botín más grande que podemos imaginar.

Pero si por el contrario, la persona a la que llevamos el Evangelio no nos escucha, ¿debemos matarlo? Claro que no. Al menos no en la forma en que pensamos. Una vez más, el juicio está enteramente en manos de Cristo. Si la persona resiste, no es contra nosotros, sino contra Cristo que se rebela. Y si la persona persiste conscientemente en adherirse a los espíritus extraños que la tienen cautiva y la obligan a pecar, tarde o temprano el juicio de Cristo la alcanzará y puede conducirla a la segunda muerte, que será definitiva. Por nuestra parte, lo único que nos queda por hacer cuando nos enfrentamos a una persona rebelde es ponerla en las manos de nuestro Señor.

Jesús también repite este mandato y lo pone en práctica cuando envía a sus discípulos al ministerio en Lucas 9 y 10:

El les dijo:

Y les dijo: No toméis nada para el camino, ni bordón, ni alforja, ni pan, ni dinero; ni llevéis dos túnicas. Y en cualquier casa donde entréis, quedad allí, y de allí salid. Y dondequiera que no os recibieren, salid de aquella ciudad, y sacudid el polvo de vuestros pies en testimonio contra ellos.

Lucas 9:3-5

Debemos seguir este mandamiento, de acuerdo con su práctica reforzada por Yeshua: Ya no mataremos a nadie físicamente como era el caso en los tiempos del Antiguo Testamento. Solo nos sacudimos el polvo de los pies. Si rechazan la paz que les ofrecemos, se declaran enemigos de nuestro Señor. En ese momento, debemos entregarlos a la Corte Suprema a través de esta señal simbólica de limpiar el polvo de nuestros pies. Entonces, si persisten en su rebelión hasta el final, Cristo mismo los juzgará de acuerdo con el Mandamiento anterior y original citado anteriormente.

En conclusión, el mandato original del Antiguo Testamento sigue vigente. Pero hoy, Cristo es el único Juez y no los hombres. Pero como el tiempo de la Gracia también está vigente, Él mismo ofrece a todos la ejecución de nuestro hombre viejo a nivel del espíritu para que podamos recibir la Vida Eterna dejando nacer en nosotros a nuestro hombre nuevo. Pero en el momento del regreso de Cristo, cuando termine el tiempo de la Gracia, todas las leyes de pena de muerte se ejecutarán tambien en el nivel físico de acuerdo con el juicio original requerido por el Antiguo Testamento. Así, todos aquellos que no hayan aceptado esta Gracia, morirán dos veces y definitivamente.

Otro Mandamiento más, perfeccionado por nuestro Redentor, cuando combinado y duplicado por la Gracia, se cumple al nivel del Espíritu.

RichardSipos/Z.Shlomo/2022/9/9

Pin It on Pinterest

Share This