En hebreo, la palabra EREV significa tarde.

De acuerdo con el calendario lunar utilizado por los judíos, los días comienzan la noche de antes, como podemos leer en el libro de Génesis durante la creación del mundo.

La tarde anterior es el momento de la retrospección, de la reorganización, así como de la recepción y de la preparación del día siguiente.

Originalmente, este ministerio fue creado para poner en línea los sermones audibles que hicimos con la familia el viernes por la noche durante la recepción de Shabbat.

Desde entonces, en una forma ligeramente diferente y no solo para difundir la enseñanza del viernes por la noche, decidimos mantener este nombre EREV Shabbat, como el símbolo de nuestro ministerio, porque realmente creemos
que la historia de nuestro mundo ha entrado en su ultima fase.

El regreso del Mesías es inminente, la oscuridad continúa creciendo y visiblemente ya entramos en el período anterior al Shabbat HaGadol (Gran Shabat).

La gente en todo el mundo corre como hormigas frenéticas sintiendo la llegada de la tormenta.

Mientras tanto, hay personas que no van al bar, a la discoteca u otros lugares de placer para descomprimir y olvidar las vicisitudes de una dura semana de trabajo, pero por el contrario, se va en silencio a la reunión del Señor.

El pueblo judío se está preparando de antemano.

Aunque nada es visible todavía, y uno podría incluso creer que el Todopoderoso se ha ido de este mundo, tanto el vicio reina con poder, el pueblo judío se queda en la fe y la esperanza.

Sabemos muy bien que si el cielo se oscurece es porque el sol inevitablemente saldrá pronto … y fue la tarde y la mañana …
Cada día comienza con la tarde anterior.

Esta es la razón por la cual el Shabbat empieza el viernes al atardecer.

Encendemos las candelas cuando el sol se pone en el horizonte.

Tan pronto como el sol desaparece, el mundo estalla en libertinaje e histeria colectiva para alejarse del estrés acumulado durante la semana.

Mientras tanto, una minoría hace exactamente lo contrario.

Se va ante יהוה con humildad y santidad, cerrando la puerta de su Arca detrás de ella y ante este diluvio de incredulidad e iniquidad para ir al Señor.

No lo hacemos porque somos seres brillantes y originalmente perfectos, sino porque una vez nos encontramos con יהוה y aceptamos Sus Mandamientos.

Lo aceptamos, por un lado, porque queríamos nuestro bien, pero también para convertirnos en un signo en los ojos de otros pueblos, en los ojos de todos aquellos que persiguen a las quimeras como tontos.

Ellos son los que deben darse cuenta de que hay un lugar donde se enciende la luz de la vida en el mundo oscuro que nos rodea.

Así como Noé construyó su arca de acuerdo con la guía del Señor, mientras sus contemporáneos continuaron viviendo sus vidas, comieron, bebieron, se reunieron por diversión y se burlaron de Noé y su familia.

Noah sabía que el arca tenía que estar lista antes de que llegara el juicio.

Sabía que el edificio no podía esperar a la primera lluvia, pero tenía que hacerse en el momento de la sequía, en medio del desierto, cuando todo estaba seco.

Del mismo modo, la noche del Seder antes de la salida de Egipto, cuando afuera, el ángel de la muerte se llevó a sus víctimas, el pueblo judío se preparaba para abandonar el país.

Allí tampoco se levantaron temprano por la mañana, pero ya habían preparado todo la noche anterior siguiendo las instrucciones de Moisés.

Después del sacrificio del cordero, los lados de la puerta debían cubrirse con su sangre y, después de haberla cerrado, la cena debía consumirse.

Esta comida no fue otra que la prefiguración de la Cena del Señor Yeshua HaMashiach.

Cuando salió el sol, todos tenían que tener el estómago lleno para enfrentar el gran viaje que les esperaba.

Todos estaban provistos de toda la defensa y toda la comida espiritual que necesitaban para sobrevivir en el camino y alcanzar la meta.

Afuera, el cielo se está oscureciendo, estamos en la víspera del Gran Shabbat.

No podemos sobrevivir a este tiempo oscuro sin la Luz.

También debemos construir nuestra arca de Noé mientras que haya tiempo.

Debemos consumir el plato del Seder, la Última Cena, como un signo de nuestro pacto y pertenencia al Cuerpo de Cristo para que el Ángel de la Muerte no tenga derecho a pasar el umbral de nuestra puerta para alejarnos.

Encendemos candelas el viernes por la noche para preservar la claridad y estar en unión con la Luz del mundo.

Como en el primer día de la creación, antes de la aparición del cielo y la tierra, cuando reinaba el tohu y bohu (el vacío, desorden, caos), la Luz fue el primer regalo que el Creador le hizo al mundo.

Según la tradición judía, la primera candela conmemora el acto divino de la creación.

Encendemos la primera candela así como el Creador introdujo la Luz en el mundo.

La segunda recuerda la Liberación y la salida de Egipto.

El pueblo elegido no sabe, porque todavía no puede saber, que el tan esperado Mesías ya ha pasado.

Sin embargo, somos algunos a aceptarlo y proclamarlo como Luz única, como Camino que fue dado a los pueblos con el fin de que también puedan hacerse ciudadanos del Reino de los cielos.

Los judíos son un testimonio de muchas maneras, por lo que vale la pena vigilarlos.

El camino al Señor, sin embargo, no pasa por ellos.

Cristo es el único camino para otras naciones.

Los judíos están en las manos del Señor, pero su camino es diferente y han sido dejados de lado hasta que llegue el momento.

Este momento viene a pasos agigantados, pero aún no llegó completamente.

Los judíos tradicionales son signos que son importantes para observar.

Pero el panel no es el objetivo.

Que les vigilemos, pero no perdemos de vista el Camino.

No pretendemos sembrar el pánico al proclamar las profecías de los últimos tiempos.

Sin embargo, es cada vez más obvio, incluso para los incrédulos, que los signos de los tiempos están ahí.

Los oímos hablar de eso todo el tiempo.

Nuestro objetivo no es centrar nuestra atención en la oscuridad, sino apuntar dónde buscar por la luz, cuál es la única solución al problema, divulgar la Redención.

Que esta modesta iniciativa que nuestro ministerio es sea una luz de candelas que les revele a otros el Camino de la Salvación, Yeshua HaMashiah.

Zeev Shlomo

VERSIÓN VIDEO