Hace mucho tiempo que no deberíamos explicar a los cristianos por qué el estado judío es legítimo a la luz de la profecía. Desafortunadamente, esto sigue siendo necesario, porque las falsas doctrinas cristianas que intentan sustituir a Israel en espíritu representan tal proporción del mundo cristiano que aún no se puede descuidar a sus grupos de personas y debemos continuar la lucha por su favor para abrir sus ojos.

Pero entre aquellos que aceptan las profecías, a menudo surge la pregunta: ¿qué tipo de profecía permite que un país visiblemente tan depravado como el moderno estado cionista siga existiendo? ¿Cómo uno de los estados el más ateo que sufre de todo típo de pecados puede ser el cumplimiento de la profecía bíblica de acuerdo con la voluntad del Todopoderoso?

La pregunta es realmente legítima, y ​​si estamos en Espíritu y miramos a Eretz, rápidamente nos damos cuenta de que ningún sentimiento de catarismo espiritual nos gana, al contrario.

¿Quién es el dueño de Tierra Santa?

Es imperativo tener en cuenta que el único propietario de Tierra Santa es YHWH sí mismo y no el pueblo judío, o más ampliamente, los israelitas o cualquier otro pueblo. Este es el único pedazo de tierra donde, desde el principio, el señor de este mundo, Satanás, no tiene derecho a disponer. Y le agradó a YHWH haber reservado esta Tierra para el Pueblo Elegido desde el principio hasta el fin de los tiempos. Cuando de vez en cuando, en contra de su voluntad, se ve obligado a exiliar a sus hijos desobedientes, el país se encuentra temporalmente en manos de otros pueblos.

Sionismo

Tivadar Herzl, periodista de habla alemana de origen judío húngaro, nacido al lado de la Gran Sinagoga de la calle Dohàny en Budapest, pero viviendo en Viena y trabajando para un periódico vienés, estaba en misión en París cuando el famoso caso Dreyfus tenía lugar. Vio al oficial Dreyfus, acusado de traición, ser privado de sus funciones y de su rango en público, cuando le rompieron la espada. Herzl se sorprendió cuando vio a una multitud jadeante reunirse gritando «Muerte al judío». No podía creer que apenas un siglo después de la revolución francesa y la proclamación de los derechos humanos, el pueblo francés estuviera todavía en este nivel de primitividad. Como se descubrió más tarde, los culpables eran los altos oficiales cristianos franceses de Dreyfus, y los documentos secretos del ejército francés fueron entregados a los oficiales alemanes a través de un aristócrata húngaro, el conde Eszterházy. Fueron ellos, los traidores que eligieron a un judío como chivo expiatorio. Fue la visión de la humillación de Dreyfus y la rabia del pueblo lo que dio origen al concepto del estado judío moderno en la mente de Tivadar Herzl en París en este momento de la historia. Se dio cuenta de que necesitamos un país donde disfrutemos de la autodeterminación, donde podamos defendernos con armas y vivir en paz entre notros.

El sionismo, desde Herzl hasta el día de hoy, siempre ha sido tradicionalmente ateo y socialista. Esta es principalmente una iniciativa proveniente en su mayoría de judíos asimilados y no creyentes que sintieron en esta Europa antes de los pogromos y el Holocausto que se estaba preparando algo muy malo y que había llegado el momento de irse y regresar a nuestra patria ancestral.

Esto finalmente se realizó un poco tarde a fines de 1946, cuando finalmente se proclamó el Estado de Israel.

Anti-sionistas

Muchos saben que los antisionistas más grandes del mundo son a menudo judíos, y aquellos que oficialmente cuentan como judíos de sangre son enemigos feroces del estado judío. (Por ejemplo György (Georges) Soros – proclamado persona non grata en Israel, persona indeseable, partidario y declarado financista de grupos terroristas árabes. También fue utilizado como «perro detector» durante su adolescencia por los nazis en Budapest durante la guerra. Fue él quien ayudó a sus amos nazis a expropiar los objetos de valor abandonados en los apartamentos de los judíos que habían sido deportados. Vea los videos de entrevistas sobre este tema en youtube donde explica y confiesa su pasado casi con orgullo.

Existe otra forma de antisionismo judío que no se basa en el ateísmo, sino por el contrario, en el extremismo religioso. Aquí también, son los judíos de origen húngaro los que se destacan entre la multitud. La corriente ortodoxa de Szatmár (de la región húngara del mismo nombre) se niega fundamentalmente a permitir que nadie establezca un estado judío en Tierra Santa. Para ellos, solo el Mesías tiene el poder de devolver la vida al estado de Israel. Hasta entonces, ningún judío tiene derecho a hacerlo. Sin embargo, el regreso de los judíos a Tierra Santa está, según ellos, también autorizado e incluso recomendado. Estos también funcionan a favor de la profecía del regreso, pero de una manera diferente, descuidando por completo el lado político y administrativo del tema. Son los que disfrutan del sistema de seguridad, protección militar y beneficios sociales del estado sionista, pero que se niegan a contribuir a él, a trabajar o servir en el ejército. O más bien, son sus esposas las que envían a trabajar para ellos, porque el hombre naturalmente tiene que estudiar los textos de la mañana a la noche. Durante este tiempo, esperan que sus mujeres vayan a ganar el pan que comerán por la noche, mientras se las arreglan para mantener un hogar limpio y digno y para cuidar a sus 5 a 13 hijos por familia en promedio.

La ortodoxia Szatmar es la corriente más extendida en el mundo. Habitan principalmente las ciudades de Amberes y Nueva York, donde hay las comunidades más grandes fuera de Israel.

Dentro de esta ortodoxia se ha desarrollado la corriente neturei karta, «defensores de la ciudad» que no se limitan a la resistencia pacífica, sino que militan violentamente contra el Estado de Israel. Ellos son los que, vestidos con banderas palestinas, queman banderas israelíes mientras financian a los grupos terroristas árabes que derraman sangre judía y que a menudo aparecen con los líderes de los principales enemigos de Israel. Ellos son los que indirectamente cometen fratricidio, violando así una ley mucho más fundamental que la de la defensa de establecer un estado judío en lugar del Mesías. Son unos vulgares asesinos que según nuestras leyes, y las suyas al mismo tiempo, merecen la muerte inmediata por lapidación. Naturalmente, son aún más ciegos a este hecho obvio, ya que sus delirios talmúdicos extremos superan a los del promedio de los otros ortodoxos.

Un ortodoxo digno de ese nombre y en armonía consigo mismo, si eso les es possible, se permite profesar sus puntos de vista antisionistas solo de una manera descendiente y moderada. Un judío digno de ese nombre nunca hará un pacto con el enemigo y criticará a su hermano en público, ni incitará su odio y destrucción. Y si siente ganas de quemar una bandera israelí, lo hará con su familia detrás de las cortinas y no en las calles a los ojos del mundo entero.

Orden / promesa de devolución

Esta situación caótica donde humanamente es muy difícil decir quién tiene la razón, debe ser vista desde el punto de vista del Señor. Porque todos tienen directa o indirectamente verdades fundamentales que provenienen de YHWH y la mayoría de las partes tienen una buena excusa para su comportamiento desviador.

Según la voluntad del Señor y tras la destrucción del santuario, alrededor de los 70, el pueblo judío inició el exilio más largo de su historia que se prolonga hasta nuestros días. Sin embargo, según las profecías, el pueblo debe regresar a su patria original antes del regreso del Mesías.

Aquí tenemos que ver con un pueblo que ha caído en dos extremos. Algunos han abandonado la práctica de su religión y están enojados con su Creador porque no comprenden cómo este último les pudo haber permitido sufrir tanto. A menudo han preferido abandonar su identidad, que consideran la fuente y la causa de todos sus males.

Por otro lado, encontramos judíos que siguen al pie de la letra los preceptos religiosos. Estos preceptos que pueden estar basados ​​en la Torá, la Palabra revelada de YHWH, se han desviado mucho de ella por una multitud de enseñanzas superfluas y humanas. Son precisamente estas enseñanzas y preceptos disfrazados los que constituyen el velo que se ha posado en sus corazones y ojos y que les impide reconocer al Mesías en Yeshuaj. Entre ellos, las persecuciones sufridas a lo largo de los siglos solo aumentaron su fundamentalismo religioso para recuperar la simpatía de Elohim. Es este hermano un poco tonto que a pesar de todo será el primero de su clase tanto que estudiará para demostrar que es todo lo contrario. Es el pitufo con gafas de la comunidad, el que incluso hace lo que no se espera de él para complacer al papá pitufo. Es él quien seguirá vistiendo un schtreimel y un caftán muy negro (sombrero de piel y túnica larga negra) incluso después de haber dejado sus frías estepas rusas mientras ha vivido durante mucho tiempo bajo el sol abrasador del Medio Oriente. Lo hace porque esto es lo que los grandes «sabios» de Israel le pidieron que hiciera 150 años antes y creen que así lo están haciendo bien. Y se podrían enumerar los muchos absurdos que aún contiene la literatura rabínica. Sin embargo, su comportamiento sigue siendo conmovedor porque está muy convencido de que así es como agrada al Padre.

Está claro que ninguna de las partes ya no está cumpliendo el papel, la identidad y el camino original que Elohim les asignó, especialmente porque el Mesías no fue reconocido en Yeshuaj. Sin embargo, la promesa, el mandamiento, la profecía del regreso a Tierra Santa en algún momento sigue siendo válida, porque el Pueblo nunca fue rechazado y nunca lo será (ver Romanos 11, si aún es necesario llamar la atención a esto).

Imagínese a un padre que se ve obligado a echar a sus hijos de la casa porque no pueden obedecer las reglas de la casa. Luego, antes de dejarlos ir, les ordena que regresen a casa antes del atardecer porque el peligro se acerca. Los hijos pueden vagar todo el día, algunos de ellos alejándose aún más de los preceptos del padre y otros tratando de custodiarlos con un celo cada vez más delirante e innecesario. Ninguno de los dos regresa realmente a la Palabra del Padre, pero ambos sienten el peligro de que llegue la noche y se apresuran a regresar a casa. Quién según sus propios motivos e intenciones ateas o religiosas, pero lo importante es que todos vuelvan. Incluso si no lo hacen con el debido arrepentimiento, lo principal es que permanezcan vivos y a salvo de los peligros de la oscuridad.

Israel, como estado secular, que en muchos sentidos también está influenciado por las fuerzas del anticristo, al menos tiene la ventaja de reunir al rebaño perdido. Así, el Eterno permite que este encuentro se realice temporalmente bajo banderas extranjeras, como el sionismo socialista y ateo. Entonces, aquellos que critican el secularismo de Israel lo hacen correctamente, pero simplemente no tienen la visión de que el regreso a Eretz no podría hacerse de otra manera en el caso de muchos judíos. Y en lugar de criticar, debes alegrarte, por falta de lo demás, de ver al menos cumplirse esta ley, la de volver a la Tierra Prometida. Por otro lado, los quienes aceptan a Israel suelen caer en el otro extremo, el de la idolatría del judío o el del cumplimiento de la profecía. Ellos, incluso si no aceptan conscientemente los pecados, todavía lo toleran echando el velo sobre los pecados de Israel en lugar de remediarlos exponiéndolos y anunciando el camino de la curación que es Cristo. Por lo tanto, esta hipocresía y política de avestruz solo contribuye a empeorar la situación.

Y la comunidad judía religiosa algún día tendrá que darse cuenta de que la mayoría de sus hermanos seculares no abandonaron la fe simplemente por antisemitismo. Muchos han sido disuadidos de permanecer en la fe debido a las doctrinas y leyes talmúdicas visiblemente humanas que son inherentemente muy ajenas a la mentalidad judía original. Un judío sobrio y lúcido nunca se convertira a la ortodoxia y esto no es una cuestión de fe. Cualquiera que tenga alguna idea de las cosas del Señor pronto se dará cuenta de que el judaísmo rabínico está lleno de doctrinas, leyes y demandas inaceptables, tanto la nivel intelectual como espiritualmente. Y como no hay otra alternativa que seguir siendo judío, muchos prefieren salir al desierto del mundo y usar sus talentos para triunfar en la vida y sobrevivir. Éstos no tendrán otro objetivo que garantizar la mejor educación posible a sus hijos para que ellos también puedan sobrevivir en un mundo que les es ajeno y hostil. El dinero no compra la felicidad, pero a menudo es una gran ayuda y un medio de supervivencia. Este punto de vista es humanamente comprensible y los líderes del actual estado sionista operan sobre este principio. Mientras haya suficiente dinero y armas, todo está bien. Estos son sus ídolos, por ahora.

La cuestión palestina

Según algunos, parece que hoy no hay pueblo palestino. Pero esa no es la pregunta. Muy bien podrían existir, mejor ser los descendientes directos de los antiguos filisteos, que permanecerían tan ajenos a la Tierra Santa como lo fueron originalmente. Los filisteos, sus supuestos antepasados, siempre han sido intrusos y usurpadores cuya presencia en Tierra Santa y la hostilidad hacia los judíos fue una consecuencia directa de los pecados de Israel. Entonces, realmente no entiendo el debate y, sobre todo, no entiendo por qué nadie predica esta verdad fundamental en lugar de discutir y explicarse innecesariamente.

O más bien sí, los palestinos existen efectivamente y eso desde la época romana. Por supuesto, cuando el imperio decidió dejudaizar al pueblo y al estado judío, comenzaron a llamar a nuestro país Palestina ya llamar a nuestro pueblo los palestinos. Aún, hasta la década de 1930, las enciclopedias definían a los colonos judíos como palestinos, y la bandera de Palestina que la acompañaba era esencialmente la misma que la bandera israelí de hoy, fondo blanco con la estrella de David azul en el medio. Entonces, si lo desea, los palestinos todavía existen, ese ha sido uno de nuestros apodos durante más de 2000 años.

Pero desde el punto de vista de los árabes llamados palestinos, es la historia de los cananeos, y no la de los filisteos, lo que es mucho más interesante. Como se desprende de la historia de Rahab en el momento de la primera conquista, los antiguos inquilinos de la Tierra Prometida tampoco estaban muy contentos de ver desembarcar al pueblo israelita. Sin embargo, por las palabras de Rahab, sabemos que la llegada y la intención de los israelitas de tomar posesión de la tierra no les llegó inesperadamente. La gente se enteró de la llegada de los judíos y tuvo miedo, como leemos en Josue 2: 9 – Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros.

Hoy tambien, muchas personas invierten en bienes inmobiliarios. Compran pisos en el centro de las ciudades para permitir que sus hijos todavia menores puedan estudiar y empezar su vida una vez adultos. Hasta entonces, alquilan sus apartamentos para amortizar su inversión pero también para que la propiedad se mantenga y no quede en barbecho. Lo mismo sucede con la Tierra Santa.

Entonces habló el Señor. Se puso en el corazón de los cananeos de que había llegado el momento. Ciertamente no recibieron el mensaje justo antes cuando llegó el momento, cuando los judíos ya estaban rodeando Jericó, pero a sus antepasados ​​ya se les debe haber dicho en el fondo de sus almas. Ciertamente, todas las generaciones de cananeos siempre han sentido que esta tierra no era de ellos, pero que podían usarla por algún tiempo. Deben haberse sentido extranjeros desde el principio. Luego, cuando llegó el momento de que el propietario entregara la propiedad a su propio hijo mayor, los inquilinos reaccionaron de diferentes maneras y muchos de ellos se rebelaron.

Nada ha cambiado desde entonces. El Señor no rechaza a los árabes. La promesa de Agar e Ismael, en la medida en que los árabes de hoy son sus descendientes, es tan válida como las promesas hechas a Israel. Recuerda que no somos un pueblo privilegiado, sino simplemente un pueblo elegido. Seleccionado, reservado para el servicio, para el servicio de los demás, y no al revés. Sin embargo, también tenemos el derecho a la vivienda, el derecho a tener un país en algún lugar del mundo.

En un sentido más amplio y en Cristo, también esperamos que los árabes se unen con nosotros en la familia extendida, especialmente porque también somos parientes consanguíneos. El Señor no arroja a la gente a las calles con crueldad. La mayoría de los cananeos deben haberse asentado un poco más lejos, donde, habiéndose fusionado con la población local, sus descendientes actuales son, sin duda, parte del mundo árabe. Viven, solo en otros lugares, de manera diferente, tal vez mejor. En un lugar donde realmente se sientan como en casa. Quizás sean precisamente los descendientes de los cananeos obedientes de aquel época quienes hoy viven de la riqueza del petróleo. ¿Quién sabe?

El grupo árabe llamado Palestino desde la década de 1940 hasta hoy, habiendo habitado la Tierra Santa durante los últimos siglos, sin duda habría recibido un nuevo hogar también, si hubieran obedecido. Pero, en última instancia, incluso aquellos que se fueron para establecerse en Jordania continúan reclamando sus derechos en la Tierra Santa y solo están esperando la luz verde de los Estados del mundo para recuperar la posesión de lo que creen que es suyo.

Así, se someten a una terrible maldición y corren un gran peligro por su perseverancia en no devolver lo que no es suyo. Los sentimientos de perdón y resignación deben desarrollarse en ellos, y la convicción de que si YHWH toma algo, siempre da algo más, algo mucho mejor.

No hay duda de que el Espíritu de YHWH ha caminado ante los colonos judíos desde finales del siglo XIX hasta la fundación del estado en 1946 y hasta la actualidad. Así, las etnias que viven allí, como los cananeos de la época, recibieron el ultimátum de devolver el país y pasárselo, no a los judíos, sino a su único dueño legítimo, YHWH. Él que quería que sirviera como una tierra acogedora para el pueblo judío.

Elohim no tiene intención de arrojar ni barrer a nadie. Pudo haber bendecido a este pueblo que causan tantos problemas en el mundo y darles una nueva patria. Si hubieran obedecido, se habrían recuperado abundantemente en otros lugares, todo lo que perdieron aquí. Ha llegado el momento y el judío debe regresar a casa para que se cumplan las profecías del recogimiento en preparación para el regreso de Cristo. Cualquiera que se oponga a este proyecto se pone en peligro de muerte.

El ejército israelí, por otro lado, no aprovechó la oportunidad hace 40 o 50 años, cuando no habría molestado a nadie en el mundo, excepto a los propios árabes, expulsar a todos los árabes del territorio de Israel mientras aun quedaba tiempo. Hoy, el mundo espera que les pidamos perdón por todo, incluso prácticamente por querer evitar sus puñaladas. Tomar las armas contra ellos después de años de provocación y misiles disparados contra los judíos se ha convertido en un sacrilegio que la mayoría de las naciones que se han vuelto completamente locas condenan ciegamente. ¡Aquí es donde estamos!

Sin embargo, no niego que algunos árabes a veces son sometidos a un trato inadecuado. Después de todo, en una situación de guerra cualquiera puede volverse loco en cualquier momento, como dicen, y un soldado israelí también puede comportarse de manera inhumana. Sin embargo, esto de ninguna manera excusa la presencia ilegítima y la actitud rebelde de los árabes en el territorio, por lo que los posteriores excesos de los soldados judíos, aunque a menudo reprobables, no justifican sus supuestos derechos.

Además, alguien que provoca incesantemente no debería sorprenderse de una respuesta defensiva a cambio. Señalar con el dedo después de encender el fuego es un comportamiento particularmente vil y cínico. Además, una humanidad cuya mente se basa en un humanismo desmesurado y desproporcionado, nunca entenderá cómo el que es visiblemente más fuerte puede tener razón frente al que parece completamente desamparado.

Elohim los habría bendecido abundantemente en otros lugares, donde los árabes ya viven en algún lugar de los millones de kilómetros cuadrados que representa el mundo árabe. Si mi frase te hace sonreír, compruébalo tú mismo: 13.150.000 km², área del mundo árabe desde Marruecos hasta la frontera iraní, desde el Mediterráneo hasta la África negra. ¿Algunos dirían que gran parte de esta tierra es un desierto inhabitable? ¿De quién es la culpa? La Tierra Santa también lo fue antes de la llegada de los judíos. Casi milagrosamente convirtieron gran parte de la región en un oasis exuberante. Con un estilo de vida adecuado y la voluntad de trabajar y no solo salir a pastar sus cabras y ovejas que eventualmente digerirán hasta la última brizna de hierba, el hombre es capaz de restaurar y mantener un medio ambiente saludable.

Creo que es inútil discutir el carácter mezquino y codicioso de este espíritu que se obstina en rechazar esta pequeña parcela de tierra de tamaño insignificante a un pueblo que no tiene dónde ir hace 2000 años y que protege tontamente a una supuesta minoría desfavorecida. El área actual de Israel es de 21.000 km². Aquí viven 6 millones de judíos y 3 de árabes. Sabiendo que el número de judíos oficiales aún dispersos en el mundo es de 12 millones de almas adicionales, sin contar los descendientes de las tribus perdidas que aún no se han reunido o los miembros perdidos de la tribu de Judá que están asimilados y cuya reunión también está en curso, en el caso de una reunificación a gran escala de acuerdo con las promesas bíblicas, corremos el riesgo de sentirnos más como sardinas que como judíos en nuestro pais. En tal caso, los árabes que siempre insistirán en quedarse acabarán huyendo aunque sólo sea por el olor.

Judíos falsos y verdaderos jázaros o viceversa

Nuestro derecho básico a la Tierra proviene del hecho de que nos consideramos los descendientes de Jacob, principalmente sus hijos Judá y Benjamín. Sin embargo, según algunas teorías, la masa judía de Europa Central no es de Jacob, sino que desciende de los jázaros que se convirtieron al judaísmo. En otro artículo, ampliaré este tema con un poco más de detalle. Pero muy brevemente, hay tres posibilidades, ninguna de las cuales puede excluirse. La primera es que la teoría está equivocada y que todos venimos de Jacob. La otra es que solo la clase jázara gobernante se convirtió al judaísmo, como afirman muchos historiadores judíos y no judíos.

El tercer caso, a menudo aceptado por algunos judíos, historiadores y genetistas, es que la teoría es absolutamente correcta y que los judíos de Polonia, Hungría, Ucrania, Rumania, hasta la montaña rusa de los Urales, son en gran parte descendientes de estos prosélitos jázaros.

Y aquí, por lo general, dejamos de razonar. De repente, los judíos desafiados permanecen en silencio y prefieren pasar la página y no profundizar en este tema delicado.

Sin embargo, el territorio jázaro se encuentra a unos cientos de kilómetros al noreste del Reino de Israel. ¡Qué coincidencia! De hecho, esta es la dirección exacta en la que fueron deportadas las 10 tribus. Es mucho sospechoso cuando alguien siente una profunda atracción por el pueblo judío, tanto que siente un impulso irresistible de convertirse al judaísmo. ¡Esto no es lo que pasa en la gran mayoría de los casos! El contacto con los judíos generalmente genera algo más que atracción. El odio, el desprecio y la hostilidad son los sentimientos que genera nuestra presencia en el corazón de las naciones y no cualquier forma de simpatía o atracción. La relación de las naciones con los judíos generalmente no refleja la actitud de los Jázaros, sino más bien la de los cosacos. En muchos casos, la atracción comienza cuando genes similares entran en contacto entre sí. Esto es un poco como Juan el Bautista debió haber sentido en el vientre de su madre cuando María visitó a Isabel con Yeshuaj en su vientre.

Esto no me fue revelado, no es una visión profética, sino un simple razonamiento humano casi matemático, pero tengo la fuerte sensación de que si la teoría Jázara resulta ser cierta, también resultaría que los Jázaros, al menos una gran parte de ellos, no eran otros que los descendientes de las diez tribus deportadas. Así se cumpliría la profecía del recogimiento, no en los últimos días como se entiende hoy, sino en los últimos días como los presenta Jesús como ya comenzados durante su vida en el mundo. Por lo tanto, la reunión de las tribus perdidas se realiza hace 2000 años.

Los judíos asquenazíes de hoy en día solo tendrían que ser revelados de qué tribu provienen realmente. Hasta ahora pensábamos que descendíamos de Judá, Benjamín, Simeón o incluso Leví, ya que estos cuatro permanecieron, pero pronto resultará que muchos de nosotros que desearíamos ser los hijos de Raquel tendremos que dejar en claro que ni siquiera lo somos. descendiente de Leah, pero posiblemente de una de las dos criadas de esta última.

El funcionamiento de El Shadai en el territorio del actual Israel

Cualquiera que todavía tenga dudas de que el estado actual de Israel tiene algo que ver con las antiguas profecías bíblicas, vea los medios de comunicación y los relatos del pueblo de la Tierra Santa, cuántos verdaderos milagros han presenciado los judíos de Israel desde la fundación del estado. Tomemos solo el caso más común: cohetes disparados desde Gaza. Se ha disparado una cantidad inimaginable de cohetes desde Gaza hacia Israel desde principios de la década de 2000. Estos deberían haber cobrado un gran número de vidas. Sin embargo, el número de heridos y muertos e incluso daños materiales es tan bajo en comparación con el número de proyectiles que atribuirlo al azar ni siquiera sonaría como una broma de mal gusto.

A pesar de la apariencia y la voluntad de la mayoría, queriendo retratar a los filisteos modernos como pequeños Davides y contra el gran Goliat que representan los soldados israelis, la historia sigue siendo la misma que durante el reinado de Saúl. Israel puede tener una fuerza de ataque enorme, siendo el ejército más formidable del mundo, el gigante no es menos el llamado filisteo con sus mil millones de hermanos musulmanes detrás para apoyarlo sin contar las naciones anteriormente cristianas que han renunciado a su fe y se unen cada vez más a los enemigos de la nación judía.

El David moderno todavía se las arregla para defenderse solo con su propio poder contra Goliat, sus enemigos. Pero pronto llegará el momento en que, como el David original, derrotará al enemigo de una vez por todas, pero poniendo su confianza solo en el Señor de los Ejércitos.

El papel de Israel en los últimos días

Este es el lugar de reunión de los judíos, donde se les revelará colectivamente la verdadera identidad del Mesías cuando lo lloren como se llora a un primogénito.

El estado de Israel es también el lugar de predilección del Anticristo. Porque allí se edificará el último templo, que se convertirá en el trono del anticristo. Allí se unificarán las religiones del mundo, y donde Jerusalén, la ciudad indivisible según la voluntad de YHWH, se dividirá en tres partes. Aquí es donde se erigirá la imagen de la bestia y ante el cual casi todas las rodillas se verán obligadas a inclinarse, como en la época de Daniel.

Israel es también el lugar donde Gog y Magog se encuentran al final del milenio.

Jerusalén es también la ciudad donde los Dos Testigos serán ejecutados antes de que resuciten y regresen al cielo.

Sería demasiado largo enumerar todos los eventos que no podrían ocurrir sin el regreso del pueblo judío a la Tierra Santa. Pero que nadie imagine que este regreso debe realizarse en armonía y entendimiento entre los pueblos, teniendo en cuenta todas las tradiciones religiosas de la región. Las profecías no anuncian ni prometen tal cosa. Lo que está escrito es que debemos regresar y reclamar la Tierra, que les guste o no a algunas personas, como en el momento de la primera conquista con Josué. Quien no logra desconocer sus sentimientos humanistas y su justicia humana cae en la trampa tendida por el enemigo: hacer que se rebele contra la voluntad y el plan de YHWH. Tal falta actúa como un veneno que bloquea a la cristiandad e impide que cumpla su papel esencial junto con los judíos en el cumplimiento de las profecías de los últimos tiempos.

Con respecto a la minoría cristiana pro-judía, estas palabras también deberían incitar a la precaución. Porque cada trampa tiene su doble, su antítesis, su otro extremo que a menudo es más peligroso que el primero porque funciona en nombre del amor y de la tolerancia. No lo defiendas todo con el pretexto de que la cosa lleva el sello de judío. El veneno está igualmente presente allí y puede paralizarte tanto en tu llamado como en el caso de tus hermanos judeoescépticos.

ZeevShlomo / RichardSipos / 28/04/2021