En el artículo anterior, vimos que el enemigo puede obstaculizar nuestro progreso en el Camino Estrecho usando la herramienta de la falsificación y el adelantamiento para evitar el cumplimiento de los verdaderos eventos/bendiciones de YHWH.

Es así capaz de entorpecer o incluso frustrar nuestra carrera hacia la meta con una estrategia adicional que no es otra que

DESVIAR nuestra trayectoria hacia la derecha o hacia la izquierda para empujarnos a las EXTREMIDADES

Es a través del proceso de Reforma que podemos observar una vez más el funcionamiento de las consecuencias nefastas de esta obra demoníaca.

Dualismo y establecimiento de un estado de Guerra Fría

Una de las mejores herramientas de Satanás para engañar a la humanidad es, sin duda, el dualismo. Con cada paso que da el hombre, ofrece dos campos, el de la INSUFICIENCIA y el de la EXAGERACIÓN. Comunismo vs. Capitalismo, Izquierda vs. Derecha, Anarquistas vs. Fascistas, etc. La historia nos ha enseñado muchos de éstos.

Comenzando con ROMA, varios imperios del mundo han logrado preservar su poder sobre la base del principio de «DIVIDE Y REINARÁS».

Cuando llega el momento de la restauración de una verdad que surge en el corazón de ciertos creyentes y Satanás ve que no puede impedir su cumplimiento, a veces también opta por la táctica de dejar que las cosas sucedan y no de adelantarse a ellas. Se detiene por un momento y permite que las cosas sigan su camino. Permite que la gente saliera de las iglesias causando divisiones para que los creyentes renovados pudieran comenzar sus propios movimientos e iglesias nuevos.

Luego, usando la fuerza de aceleración de estos cristianos renovados que se acercan al justo medio, él de repente viene por detrás y les da una buena patada en la espalda para empujarlos al otro extremo para que no permanezcan espiritualmente equilibrados.

Porque cuando ocurre una escisión, comienzan las acusaciones, la exclusión, las disputas, las maldiciones, la condenación y hasta la persecución física. En todo caso, los que quieren renovarse son designados como herejes, rebeldes contra «Dios» y condenados por los que permanecen en el estado anterior. Estas acusaciones hieren y debilitan grandemente a aquellos que no desean nada más que seguir el camino de la santificación en la obediencia al Espíritu de Cristo.

Son precisamente estas heridas las que el enemigo utiliza para reintroducir la dominación humana en lugar de la guía exclusiva del Espíritu Santo, creando así una espiritualidad mixta.

La herida se transforma en odio, del odio nace la lucha, luego de la lucha una constante necesidad de justificarse. Esta autojustificación arroja un velo humano sobre lo que fue al origen del Espíritu. Así las nuevas reformas se convierten en dogmas que son manejados por voluntades humanas y ya no por la acción del Espíritu de Elohim. Más aún, comenzamos poco a poco a darles una importancia desmesurada, poniendo condiciones para la Salvación.

Las reformas se vuelven dogmas, los dogmas se vuelven condiciones de Salvación.

Aquí entran en juego todo tipo de excesos y todo tipo de fenómenos y funcionamientos cristianos no bíblicos. Esta condición afecta a los miembros de las comunidades de donde provienen estos creyentes renovados, actuando así como una confirmación de que, después de todo, tenían razón. Esto los congela aún más en su estado de deficiencia espiritual que también se suma al extremismo de los otros campos en un torbellino sin fin. Las diferencias se hacen cada vez más extensas y virulentas, generando un abismo espiritual que va aumentando como una espiral infernal.

Los testigos externos que ven esta situación, los no creyentes, a menudo no tienen más remedio que ponerse a un lado o al otro y participar en la lucha. O, lo que sucede más a menudo es que eligen quedarse en el mundo porque ven que algo anduvo muy mal en el mundo cristiano. Así impedimos a muchas personas que se arrepientan y se conviertan a Cristo.

Algunos ejemplos de estos extremismos dualistas:

Sin más comentarios ni explicaciones, examinemos algunos de estos extremos. La lista no es completa, y para mejor ilustración, no contiene tendencias y campos exclusivamente cristianos.

Quizás esto ayude a muchas personas a determinar dónde se encuentran en relación con el único camino correcto y medio, que es Yehoshua HaMashiah, y dónde vale la pena detenerse, tal vez retroceder o seguir adelante, siempre teniendo en cuenta que incluso la verdad está distorsionada por el enemigo.

Dado que el estado espiritual de una persona es demasiado complejo para ser considerado y analizado en dos dimensiones, debemos prestar atención al hecho de que podemos ser afectados en varias categorías al mismo tiempo, por lo que podemos desviarnos del estado estable del Espíritu Santo en muchas direcciones.

  1. Carismáticos sobrecalentados / Anti-Carismáticos
  2. Evangelio del Éxito / Evangelio de la Austeridad
  3. Hablantes en Lenguas / Profetizadores
  4. Aficionados a los judíos / Antisemitas
  5. Derecha / Izquierda
  6. Republicanos / Demócratas
  7. Legalistas / Antinomistas (libertarios)
  8. Doctrina del «Dios» severo y despiadado / Doctrina del «Dios» que todo lo ama y todo lo perdona
  9. Los que hacen brujería la Última Cena / Los que ya no la ven como un mero símbolo
  10. Sabatistas / Cristianos de domingo

Hay que decir que el diablo siempre se esconde en medias verdades. Entonces, la mayoría de las veces,

los campos opuestos chocan sobre la base de todas las verdades bíblicas, pero aparentemente contradictorias

La mejor herramienta para engendrar estas disputas son las declaraciones de Pablo aparentemente contradictorias ya menudo difíciles de interpretar. Estos son los versículos bíblicos favoritos del enemigo que usa para dividir el Cuerpo del Mesías.

La solución no es anular los argumentos de un lado en beneficio del otro, sino que ambas partes deben reconocer que algo anda mal con ellos también y aceptarlo en humildad para arreglar el problema ante YHWH, en Cristo. Así puede comenzar un acercamiento, no aceptando las diferencias, sino liberado de los excesos humanos, bajo la plena guía del Espíritu de Cristo.

Porque también el ecumenismo es un falso preliminar, que mezcla todo en lugar de trabajar en la verdadera unidad, donde, limpios de toda impureza, nos encontramos bajo el poder del único Espíritu Santo.

Hoy, simbólicamente, estoy publicando este artículo el 11 de noviembre. Que finalmente haya un Día de Armisticio también en el Cuerpo de Cristo.

El próximo artículo será una especie de versión condensada de los dos primeros: Herramientas de engaño 3 – DESACELERACIÓN

RichardSipos/2022/11/11

Pin It on Pinterest

Share This