Herramientas de engaño 2 – EMPUJADO A LOS EXTREMOS

Herramientas de engaño 2 – EMPUJADO A LOS EXTREMOS

En el artículo anterior, vimos que el enemigo puede obstaculizar nuestro progreso en el Camino Estrecho usando la herramienta de la falsificación y el adelantamiento para evitar el cumplimiento de los verdaderos eventos/bendiciones de YHWH.

Es así capaz de entorpecer o incluso frustrar nuestra carrera hacia la meta con una estrategia adicional que no es otra que

DESVIAR nuestra trayectoria hacia la derecha o hacia la izquierda para empujarnos a las EXTREMIDADES

Es a través del proceso de Reforma que podemos observar una vez más el funcionamiento de las consecuencias nefastas de esta obra demoníaca.

Dualismo y establecimiento de un estado de Guerra Fría

Una de las mejores herramientas de Satanás para engañar a la humanidad es, sin duda, el dualismo. Con cada paso que da el hombre, ofrece dos campos, el de la INSUFICIENCIA y el de la EXAGERACIÓN. Comunismo vs. Capitalismo, Izquierda vs. Derecha, Anarquistas vs. Fascistas, etc. La historia nos ha enseñado muchos de éstos.

Comenzando con ROMA, varios imperios del mundo han logrado preservar su poder sobre la base del principio de «DIVIDE Y REINARÁS».

Cuando llega el momento de la restauración de una verdad que surge en el corazón de ciertos creyentes y Satanás ve que no puede impedir su cumplimiento, a veces también opta por la táctica de dejar que las cosas sucedan y no de adelantarse a ellas. Se detiene por un momento y permite que las cosas sigan su camino. Permite que la gente saliera de las iglesias causando divisiones para que los creyentes renovados pudieran comenzar sus propios movimientos e iglesias nuevos.

Luego, usando la fuerza de aceleración de estos cristianos renovados que se acercan al justo medio, él de repente viene por detrás y les da una buena patada en la espalda para empujarlos al otro extremo para que no permanezcan espiritualmente equilibrados.

Porque cuando ocurre una escisión, comienzan las acusaciones, la exclusión, las disputas, las maldiciones, la condenación y hasta la persecución física. En todo caso, los que quieren renovarse son designados como herejes, rebeldes contra «Dios» y condenados por los que permanecen en el estado anterior. Estas acusaciones hieren y debilitan grandemente a aquellos que no desean nada más que seguir el camino de la santificación en la obediencia al Espíritu de Cristo.

Son precisamente estas heridas las que el enemigo utiliza para reintroducir la dominación humana en lugar de la guía exclusiva del Espíritu Santo, creando así una espiritualidad mixta.

La herida se transforma en odio, del odio nace la lucha, luego de la lucha una constante necesidad de justificarse. Esta autojustificación arroja un velo humano sobre lo que fue al origen del Espíritu. Así las nuevas reformas se convierten en dogmas que son manejados por voluntades humanas y ya no por la acción del Espíritu de Elohim. Más aún, comenzamos poco a poco a darles una importancia desmesurada, poniendo condiciones para la Salvación.

Las reformas se vuelven dogmas, los dogmas se vuelven condiciones de Salvación.

Aquí entran en juego todo tipo de excesos y todo tipo de fenómenos y funcionamientos cristianos no bíblicos. Esta condición afecta a los miembros de las comunidades de donde provienen estos creyentes renovados, actuando así como una confirmación de que, después de todo, tenían razón. Esto los congela aún más en su estado de deficiencia espiritual que también se suma al extremismo de los otros campos en un torbellino sin fin. Las diferencias se hacen cada vez más extensas y virulentas, generando un abismo espiritual que va aumentando como una espiral infernal.

Los testigos externos que ven esta situación, los no creyentes, a menudo no tienen más remedio que ponerse a un lado o al otro y participar en la lucha. O, lo que sucede más a menudo es que eligen quedarse en el mundo porque ven que algo anduvo muy mal en el mundo cristiano. Así impedimos a muchas personas que se arrepientan y se conviertan a Cristo.

Algunos ejemplos de estos extremismos dualistas:

Sin más comentarios ni explicaciones, examinemos algunos de estos extremos. La lista no es completa, y para mejor ilustración, no contiene tendencias y campos exclusivamente cristianos.

Quizás esto ayude a muchas personas a determinar dónde se encuentran en relación con el único camino correcto y medio, que es Yehoshua HaMashiah, y dónde vale la pena detenerse, tal vez retroceder o seguir adelante, siempre teniendo en cuenta que incluso la verdad está distorsionada por el enemigo.

Dado que el estado espiritual de una persona es demasiado complejo para ser considerado y analizado en dos dimensiones, debemos prestar atención al hecho de que podemos ser afectados en varias categorías al mismo tiempo, por lo que podemos desviarnos del estado estable del Espíritu Santo en muchas direcciones.

  1. Carismáticos sobrecalentados / Anti-Carismáticos
  2. Evangelio del Éxito / Evangelio de la Austeridad
  3. Hablantes en Lenguas / Profetizadores
  4. Aficionados a los judíos / Antisemitas
  5. Derecha / Izquierda
  6. Republicanos / Demócratas
  7. Legalistas / Antinomistas (libertarios)
  8. Doctrina del «Dios» severo y despiadado / Doctrina del «Dios» que todo lo ama y todo lo perdona
  9. Los que hacen brujería la Última Cena / Los que ya no la ven como un mero símbolo
  10. Sabatistas / Cristianos de domingo

Hay que decir que el diablo siempre se esconde en medias verdades. Entonces, la mayoría de las veces,

los campos opuestos chocan sobre la base de todas las verdades bíblicas, pero aparentemente contradictorias

La mejor herramienta para engendrar estas disputas son las declaraciones de Pablo aparentemente contradictorias ya menudo difíciles de interpretar. Estos son los versículos bíblicos favoritos del enemigo que usa para dividir el Cuerpo del Mesías.

La solución no es anular los argumentos de un lado en beneficio del otro, sino que ambas partes deben reconocer que algo anda mal con ellos también y aceptarlo en humildad para arreglar el problema ante YHWH, en Cristo. Así puede comenzar un acercamiento, no aceptando las diferencias, sino liberado de los excesos humanos, bajo la plena guía del Espíritu de Cristo.

Porque también el ecumenismo es un falso preliminar, que mezcla todo en lugar de trabajar en la verdadera unidad, donde, limpios de toda impureza, nos encontramos bajo el poder del único Espíritu Santo.

Hoy, simbólicamente, estoy publicando este artículo el 11 de noviembre. Que finalmente haya un Día de Armisticio también en el Cuerpo de Cristo.

El próximo artículo será una especie de versión condensada de los dos primeros: Herramientas de engaño 3 – DESACELERACIÓN

RichardSipos/2022/11/11

Los Hechos de los Discípulos

Los Hechos de los Discípulos

A continuación, examinaremos cómo debe funcionar el ministerio de los discípulos de Jesús a la luz de lo que leemos en los Hechos de los Apóstoles y en base a los Mandamientos de Jesús:

Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades. Y los envió a predicar el reino de Elohim, y a sanar a los enfermos. Y les dijo: No toméis nada para el camino, ni bordón, ni alforja, ni pan, ni dinero; ni llevéis dos túnicas. Y en cualquier casa donde entréis, quedad allí, y de allí salid. Y dondequiera que no os recibieren, salid de aquella ciudad, y sacudid el polvo de vuestros pies en testimonio contra ellos. Y saliendo, pasaban por todas las aldeas, anunciando el evangelio y sanando por todas partes.

Lucas 9:1-6

¿Dónde podemos ver este poder que expulsa demonios y cura enfermedades hoy? De hecho, no debemos predicar a la gente un «dios» que les es desconocido. Tampoco tratemos de convencerlos con la lógica de argumentos vanos, sino traigamosles al Rey Ungido, como lo hizo aquel pollino de antaño en Jerusalén. Le corresponde entonces a Él demostrar Su poder en el acto sanando a los enfermos y expulsando a los malos espíritus.

Señales y prodigios: esto es lo que le falta a la evangelización hoy.

Hacer que alguien diga la oración de penitencia no le da vida nueva, sino que sólo le lleva a ese estado intermedio de religiosidad que carcome el Cuerpo de Cristo. Muchos solo reconocen la verdad en la medida en que sienten que algo muy malsano le está pasando al mundo y que sería mejor ponerse bajo alguna autoridad espiritual que ofrezca una solución antes de que se nos caiga el cielo sobre la cabeza. La Vida Eterna no podría resultar de un nivel tan superficial de reconocimiento de quién es la persona del Mesías. Las personas necesitan ver que aquel de quien vamos a testimoniar, todavía está entre nosotros y con nosotros a través de la manifestación visible de su poder, para que nuestro testimonio llegue a lo más profundo de sus corazones.

Porque la Gracia no pasa por el reconocimiento superficial de Jesús, sino por el cumplimiento de los siguientes tres pasos:

Arrepentimiento – Bautismo de agua – Bautismo de fuego

¿Por qué esto solo funciona esporádicamente hoy?

Cuando el mayor atentado jamás perpetrado contra el Cuerpo de Cristo lo cometieron Roma y su «gran» Constantino, quien, viendo la inutilidad de las persecuciones contra los cristianos, decidió tomar el control de la Iglesia haciéndose cristiano si-mismo, el discipulado también ha sido severamente dañado. La Reforma no trajo ninguna restauración significativa en esta área hasta el siglo XIX.

Hoy, muchas personas salen a las calles a proclamar el perdón de los pecados, la sangre derramada de Jesús y lo hacen bien. No hay nada malo con este mensaje. El problema es el orden de las cosas, y el hecho de que estamos empantanados en nuestros discursos teológico-filosóficos de raíz grecorromana. Como en la época helénica, los cristianos hoy alzan la voz en foros y otros lugares públicos para anunciar verdades bíblicas y hablar sobre el cumplimiento de la profecía a personas que no conocen la Biblia, los mandamientos o los profetas. Estas personas a menudo nunca han leído la Biblia y todo lo que «saben» acerca de Jesús es que habría nacido el día de Navidad y que era hijo de la Virgen María.

Sin conocer las profecías, no se darán cuenta de que estas se están cumpliendo ante sus ojos. Además, la forma de pensar helénica todavía está tan profundamente arraigada incluso en los creyentes más reformados que constantemente se enfocan en la razón y en persuadir a las personas a través de su intelecto a través del razonamiento.

Los no creyentes, por su parte, nos replican con mucha frecuencia y con razón: “Creo si lo veo”. Quieren pruebas y nos las piden. Y a menudo casi nos escandalizamos por ello; pensando que la fe no puede ni debe ser probada. Sin embargo, ellos son los que tienen toda la razón. Y nuestro Maestro espera eso de nosotros, que se lo llevemos a esta gente para que Él mismo les pruebe Su existencia y Su poder. La gente tiene razón en pedir pruebas. Y estas pruebas no son otras que

los signos y prodigios que, como un carnero, abren de lleno el camino a los corazones para que puedan acoger el Evangelio de Cristo.

Así como no puedes conquistar a una mujer sin juegos previos, de lo contrario sería una violación. Si ella cede de todos modos, nunca sería verdaderamente amor o matrimonio, en el mejor de los casos se convertiría en una esclava sumisa que no conoció la Libertad en Cristo y nunca se volveria verdaderamente en una compañera.

En primer lugar, son los corazones los que deben abrirse y esto, mediante la demostración de la fuerza, el poder y el amor de Cristo ante sus ojos. Así les quedará claro que Cristo es real, verdadero y que habla la verdad. Esta es la única manera de que lleguen al verdadero arrepentimiento como primer paso a la Vida Eterna.

El primer ministerio que siguió al don del Espíritu Santo

Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración. Y era traído un hombre cojo de nacimiento, a quien ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa, para que pidiese limosna de los que entraban en el templo. Este, cuando vio a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba que le diesen limosna. Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos. Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo. Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda. Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos; y saltando, se puso en pie y anduvo; y entró con ellos en el templo, andando, y saltando, y alabando a Dios. Y todo el pueblo le vio andar y alabar a Dios. Y le reconocían que era el que se sentaba a pedir limosna a la puerta del templo, la Hermosa; y se llenaron de asombro y espanto por lo que le había sucedido. Y teniendo asidos a Pedro y a Juan el cojo que había sido sanado, todo el pueblo, atónito, concurrió a ellos al pórtico que se llama de Salomón. Viendo esto Pedro, respondió al pueblo: Varones israelitas, ¿por qué os maravilláis de esto? ¿o por qué ponéis los ojos en nosotros, como si por nuestro poder o piedad hubiésemos hecho andar a éste?

Hechos 3:1-12

Luego Pedro continúa llevando el testimonio de Jesús a los oídos de la gente que estaba en el templo.

Aquí también vemos cuánto hemos olvidado que el ministerio sólo puede ser eficaz cuando con toda fe dejamos

Jesucristo caminando delante de nosotros y realizando señales y prodigios

Así testifica que nosotros, sus discípulos, estamos en él y que vale la pena escuchar lo que vamos a decir.

En la evangelización contemporánea, está sucediendo exactamente lo contrario. Todo tipo de creyentes salen y se pasan delante de Cristo para anunciarle a los demás. El mundo ve inmediatamente que están luchando humanamente y que no están respaldados por ninguna autoridad espiritual real excepto la suya propia o la de sus iglesias y denominaciones.

Se ponen así en una situación similar a la de aquellos judíos de Hechos 19:11-17, que no estaban en Cristo y trataban de echar fuera demonios refiriéndose al nombre de Jesús.

Cuando un siervo, que sea plenamente en Cristo, no obra conforme a lo que Él nos mandó hacer, usando su poder y autoridad, se vuelve como aquellos dos judíos de quienes se burlaron los demonios y aquellos a quienes habrá llevado la Palabra seguirán su camino con una sonrisa en la cara. En cuanto a él, la mayoría de las veces regresará con las manos vacías, debilitado y exhausto.

Pero si a pesar de esto a veces logramos convertir a alguien, que lo bauticemos, que nazca de nuevo y que hasta reciba el Espíritu Santo, inmensa alegría y bendición, pero esto sucede mucho menos que si hubiéramos hecho las cosas en el orden dado. Además, en tal caso, la persona así convertida transmitirá a su vez el Evangelio con la misma falta de unción, de autoridad y de verdadero poder, sin haber visto otro ejemplo más verdadero.

El ministerio también puede dar fruto de esta manera, pero cuánto más tendremos nosotros si obedecemos total y únicamente a nuestro Maestro Yeshua.

Salieron, echaron fuera demonios y sanaron a los enfermos

Pedro y Juan tampoco le preguntaron al lisiado en el Templo si se sentía culpable, si estaba preparado, si había perdonado a todos para poder ser sanado. Nada de todo esto.

Inmediatamente le ofrecieron sanidad y sucedió por orden de ellos.

Si Cristo es el mismo hoy que ayer, su Palabra también, entonces el modo de transmisión también permanece invariable. De modo que quien enseñe que habiendo cambiado los tiempos y las circunstancias desde el tiempo de los Hechos de los Apóstoles, el ministerio también debe operar de manera diferente, es un profesor falso.

¡De lo contrario! Que el progreso de la ciencia no engañe a nadie. Tampoco vamos a creer que el número cada vez mayor de graduados universitarios sea prueba de la inteligencia creciente del hombre moderno y que, por tanto, ya no sea necesario recurrir a signos sobrenaturales para convencerles del Evangelio. No, el progreso científico, el uso de ayudas tecnológicas cada vez más sofisticadas junto con la inteligencia artificial, así como el lavado de cerebro llevado a cabo a través de una educación en gran parte destructiva, ha empobrecido tanto a los humanos en espíritu como a nivel intelectual, porque son constantemente bombardeados con información inútil – que los milagros y los pródigos son más necesarios que nunca.

Porque, en efecto, el hombre moderno es intelectualmente mucho más débil, mucho menos inteligente y tiene una capacidad cerebral cada vez más limitada que nuestros antepasados.

La evolución es un engaño, la devolución es la triste realidad.

Por un lado, por todas estas herramientas modernas que se apoderan del pensamiento y la memoria, como los teléfonos inteligentes y las computadoras, y también y sobre todo porque el pecado que crece está degenerando cada vez más el organismo humano, incluido el cerebro.

Los discípulos, por otro lado, deben purificarse del lavado de cerebro helenístico que ha tenido lugar dentro de la cristiandad desde que Roma la tomó cautiva. Debemos poner los pies en el agua, creer en lo que Jesús puede y quiere hacer a través de nosotros. Dejemos de pensar que los buenos discursos bastarán para reunir a todas las almas que esperan la cosecha. Ningún verdadero gran despertar tendrá lugar como este.

Los milagros no necesariamente vendrán de inmediato o en todos los casos. Debemos orar por los demás con perseverancia hasta que tengamos éxito. Como en todas las demás áreas de la vida, trabajo, deporte, aquí es lo mismo. Y primero que todo pida que nuestros corazones sean barridos y limpiados de todas estas falsas teologías denominacionales para restaurar el original.

el discipulado está sembrado de errores y fracasos y debemos aprender cada día

También es importante buscar hermanos y servidores que ya estén involucrados en esta obra y que ya tengan experiencia. Pueden enseñarnos y servir como modelos a seguir hasta que nos convirtamos en “profesionales” nosotros mismos.

¿Eso también se te ha pasado por la cabeza alguna vez?

Creo que cualquiera que está en Cristo puede sentir cuando algo no está bien en su ministerio. A menudo nos tranquilizamos poniendo la responsabilidad sobre este mundo cada vez más corrupto y sobre las personas cada vez más rebeldes. De hecho, es así, pero por nuestra parte la razón es que la reforma siempre se detiene en un punto determinado y no nos atrevemos a ir más allá. ¡No estamos rogando al Señor que restaure todo, según lo descrito en los Hechos de los Apóstoles, incluso el modo de vida en comunidad cuando todo era común!

Así que ahora, no te culpes a tí mismo si no has ministrado completamente a lo que Jesús originalmente nos ordenó que hiciéramos. También has sido engañado. Todos hemos sido engañados por nuestras iglesias y otras denominaciones. Pero sepamos que el Señor no tiene en cuenta el tiempo de la ignorancia. Además, no creas que todo lo que has hecho hasta ahora fue en vano. Porque al menos habrás sembrado las semillas. Quizás en su mayoría cayeron en mala tierra, pero sepan que el Espíritu, que en hebreo es Ruah, que también significa «viento» es capaz de llevar las semillas y hacer que caigan en mejor tierra, para que eventualmente germinen.

Pero a partir de ahora, que nadie tenga que pasar la escoba por detrás. Obedezcamos, dejémonos guiar directamente a la buena tierra usando plenamente y con toda fe las armas espirituales que nos han sido dadas desde lo alto para hacer discípulos a todas las naciones.

También ver: Shavuot – Pentecostés

richard.sipos/zeev.shlomo/2022/9/7

Herramientas de engaño 1 – ADELANTAMIENTO

Herramientas de engaño 1 – ADELANTAMIENTO

En el gran tablero de ajedrez de la Historia de la Salvación, a diferencia de un simple juego de ajedrez, ya sabemos de antemano el resultado y el ganador del juego. Incluso si el enemigo sabe que terminará perdiendo, el desafío para él es involucrar en su pérdida tantos peones como sea posible. Si no puede ganar, su único objetivo sigue siendo causar el mayor daño posible y asegurarse de que la menor cantidad de gente posible participe en la victoria del Rey.

Nuestro objetivo como seguidores de Yeshuaj es mantenernos vivos en el tablero de ajedrez y ganar y preservar nuestros compañeros de juego al final de la apuesta.

En los próximos tres artículos voy a describir y exponer algunas de las herramientas/trucos básicos que el enemigo utiliza para engañarnos, de modo que aunque no pueda llevar consigo las almas engañadas en todos los casos, al menos pueda impedir su funcionamiento y eficacia durante el juego. Por funcionamiento me refiero a cuando el cumplimiento del ministerio de un creyente se ve obstaculizado por algo que le impide avanzar en espíritu, haciéndolo así incapaz de servir plenamente a su prójimo porque alguna enseñanza, fenómeno o espíritu extraño interfiere en su vida/corazón.

Hay varias herramientas de engaño. Vamos a ver 3 de ellas, que son importantes porque no se mencionan muy a menudo, a pesar de ser las armas más peligrosas y efectivas del enemigo.

ADELANTAMIENTO

El fenómeno y la herramienta de distracción más antigua utilizada por el enemigo consiste en anticiparse e imitar el proyecto de Elohim. A menudo podemos observar esta estrategia en nuestro propio viaje de discipulo cuando el enemigo nos ofrece bendiciones, situaciones o personas falsas antes de que recibamos las de Elohim, como sombras falsas de las verdaderas que vendrán.

1 – Descendencia de Set / Descendencia de Caín

Después de que Caín mató a su hermano Abel, la línea de Elohim se interrumpió por un tiempo hasta que envio a Seth para reemplazarlo.

En la genealogía de Caín podemos observar los nombres de individuos muy similares o casi idénticos a los que aparecen más tarde en la línea de Set. Estas personas nacieron con mucha anticipación y además casí en el mismo orden. Caín sí mismo precedió a Cainán, nieto de Seth. Como Set era mucho más joven que Caín, sus descendientes también nacieron unos años más «tarde» que sus falsos presagios.

CAIN – EnocIradMehujaelMetusael  Lamec
SETH – EnósCainán MahalaleelJaredEnocMatusalén Lamec

2 – ISAAC e ISMAEL

También hemos visto casos en los que, debido a la incredulidad en la promesa de Elohim, las personas toman medidas, presentan ideas y luego las implementan, interfiriendo así seriamente con el plan original. De esta manera, el enemigo opera sobre la incredulidad de las personas para adelantarlas al plan de YHWH.

Así nació Ismael antes de Issac que es hasta el día de hoy fuente de multitud de problemas de muy gran envergadura para el pueblo elegido.

Más tarde vemos la misma intervención humana que precedió y anuló el acto final de liberación de YHVH, cuando Jacob y Rebeca, presas del pánico, recogieron la bendición del primogénito engañando al viejo Isaac.

3 – Nacimiento de Jacob / Nacimiento de Esaú

Como explico con más detalle en otro artículo, Esaú, como enviado del enemigo, usó su superioridad física sobre Jacob, el enviado de Elohim, ya en el vientre de su madre cuando tomó el lugar de Jacob a la salida. El motivo de la pelea entre los dos niños fue el siguiente: Esaú tenía que salir primero a toda costa para expropiar la primogenitura de Jacob.

YHWH tiene un orden, una ley, que ya estaba en vigor entonces, incluso en la época premosaica, según la cual la herencia de la familia (tanto espiritual como material) va al primogénito.

Satanás siempre actúa contra YHWH por la fuerza y ​​el poder.

Esaú estaba predestinado a apropiarse de la herencia de Elohim en el mundo visible, para poder reclamar legítimamente ante el pueblo lo que YHWH originalmente pretendía para Jacob. Porque sabemos por un profeta posterior que «Amé a Jacob, aborrecí a Esaú» – Malaquías 1:2-3

Así, entendemos mejor por qué Jacob agarró el tobillo de su hermano cuando nacieron, para señalar al mundo exterior: «Arreglaremos ésto más tarde».

4 – Reforma / Secta

Durante el proceso de reforma de la Iglesia, ataques similares ocurrieron en varias ocasiones.

Esto es lo que sucede cuando el enemigo sabe que ha llegado el momento de que se lleve a cabo alguna reforma. Este es el caso, por ejemplo, cuando llega el momento de abandonar los nombres de dioses extranjeros, theos, dios, dios, deus, zeus, goth, ishtar, etc., y antes de que los nombres Elohim y YHWH sean rehabilitados por las personas legítimas que son inspiradas por el Espíritu Santo, Satanás arroja una granada al montón para hacerlo explotar. Esta es la verdadera identidad de la secta de los Testigos de Jehová que restauran el nombre del Eterno, pero al mismo tiempo intentan destruir la imagen y la esencia divina de Cristo reduciéndolo al rango de «mero» arcángel. Restauran algo esencial y destruyen uno aún mayor. Asimismo, cuando obstaculiza la restauración del Shabat/Sábado con tendencias que mezclan esta verdad con varias enseñanzas falsas evidentes.

Estas sectas no tienen otro fin que desacreditar las reformas ante los ojos de aquellos creyentes con fe e intención pura con el fin de manchar la verdad con mentiras aparentes e inaceptables para la mayoría de los creyentes. Así se rechaza todo lo que enseñan también lo que es verdadero y se paraliza el proceso de reforma.

Las reformas son así arrancadas de las manos legítimas antes de que llegue el momento oportuno, para que puedan ser entregadas a otros que son ilegítimos. En este caso, el enemigo moviliza marionetas que contaminan la verdad con falsas doctrinas para que gran parte del Cuerpo de Cristo no siga por el camino de la santificación.

Cabe mencionar que no debemos permitirnos caer en el error de no profesar ciertas cosas de nuestra boca, para no ser identificados como parte de alguna secta. Este tipo de actitud es un compromiso con el enemigo, un comportamiento cobarde que desea evitar cualquier conflicto. Si sabemos alguna cosa y quedamos silenciosos, estamos permitiendo conscientemente que el enemigo mantenga cautiva esa verdad.

Porque el diablo, siendo el padre de la mentira, siempre basa sus mentiras en verdades que distorsiona para apropiarse de ellas presentándolas de una manera diferente y modificada: «¿Conque Elohim os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?» Partió de una verdad, pero la exageró recurriendo a la herramienta de la generalización.

4.1 Lutero/otros reformadores

Tal vez esto ofenderá a mucha gente, pero en mi opinión, el propio Lutero fue un peón preliminar tan falso en el tablero, que tal vez fue desplegado antes de Calvin para que el enemigo comenzara la contrarreforma en su persona.

Muchos saben que Lutero, además de sus problemas con las posesiones demoníacas, «re-catolizó» varios puntos que había reformado unos años antes. Y si a alguien le choca la afirmación de que Lutero estaba bajo influencia demoníaca, lo invito a leer sus panfletos sobre los judíos que dicen mucho sobre el estado espiritual del hombre. El reconocimiento del espíritu demoníaco no es una condena, sino un diagnóstico, condición indispensable para toda posibilidad de curación. Ninguno de nosotros lo curará más, solo YHWH sabe si finalmente se curó, dónde está, lo que ha arreglado, a tiempo o no, no es nuestro turno de hablar. Sin embargo, dado que este estado malsano ha perdurado durante toda su carrera, sus efectos corruptos y destructivos todavía tienen su impacto hoy. Así pues, sería muy útil examinar en qué medida las raíces católicas, por lo demás claramente persistentes en el cristianismo protestante moderno, proceden todavia de él. Aunque Lutero fue el primero en oponerse al concepto de iglesia institucional, el cristianismo «renovado» pentecostal y carismático contemporáneo todavia se construye según el modelo de la iglesia institucional instaurada por el catolicismo. Fue además el primero en la historia de la Reforma en llamar la atención sobre el absurdo del bautismo de los niños, pero hacia el final de su carrera «revocó» esta reforma por sí mismo sin ninguna presión por parte del emperador o de la iglesia romana.

5 – El regreso de Cristo – la venida del Anticristo

El principal y último engaño de este tipo por parte de Satanás, será cuando se presente en forma de anticristo, para engañar a la humanidad incluida la cristiandad, que espera el regreso de Cristo. Hará señales y prodigios en todo el mundo, hará descender fuego del cielo y, mediante algunas enseñanzas teológicas falsas muy convincentes, engañará a muchos haciéndoles creer que Cristo ha regresado en la carne y no en el Espíritu, en un cuerpo glorificado, según el promesa:

Yeshuaj HaMashiah regresará como ascendió.

También es oportuno tratar este último engaño y llamar la atención de los creyentes, porque hay muchas señales de que el falso profeta ha aparecido en el mundo visible y ya entró en escena.

¿Qué nos enseña todo esto hoy?

Hoy nos resulta muy útil prestar atención a esta antigua estrategia maligna, porque nuestros semejantes a menudo intentan posicionarse de esta manera para apropiarse de lo que es nuestro. Con frecuencia experimentamos en nuestro camino de discípulo que se nos ofrecen falsas oportunidades, se abren ante nosotros puertas equivocadas que pueden parecer las correctas. Aquellos que ya han enfrentado el problema y han logrado reconocer el engaño y no caer en la trampa pueden dar testimonio de la gran bendición que siguió. Sin embargo, para esto debemos pedir uno de los frutos más importantes que el Espíritu Santo pueda ofrecernos

El don de discernimiento de espíritus

Y no sólo de los Espíritus, sino también de sus estrategias de distracción para que ya no nos puedan engañar.

En nuestro país, también, hay servidores precursores y ministerios que reclaman el título de judíos mesiánicos. Aparecieron antes y predican doctrinas similares a las nuestras en muchos aspectos. Han llevado a muchas personas por el buen camino, mientras comenzaron a administrar su veneno poco a poco, astutamente e imperceptiblemente. Todo esto hasta que terminan negando públicamente la sangre de Cristo, su sacrificio en la cruz y la Santísima Trinidad.

Debemos ser conscientes de que las próximas etapas de la reforma/restauración deben ser buscadas y tomadas hasta que la Reforma Final sea realizada por el propio Yeshua HaMashiah cuando regrese para comenzar su reinado de 1000 años aquí en la tierra.

También se debe especificar que la Reforma no es más que un regreso a la forma original de discipulado, tal como apareció por primera vez en Jerusalén en los círculos judíos como se describe en el libro de los Hechos de los Apóstoles.

Volver a las raíces judías también conlleva grandes peligros. Cuando los maestros judíos que creen en Jesús también son tentados a caer en el veneno del judaísmo rabínico. El mismo que hizo que los judíos no reconocieran a su Mesías en Yeshuaj en ese tiempo. Entonces, así mezclados con este veneno y contaminados, se van a enseñar a sus hermanos judíos y no judíos. Hemos visto repetidamente que este mecanismo diabólico a menudo conduce a la negación total de Cristo.

Así que no nos dejemos adelantar. Y si esto sucediera de todos modos, atrevámonos a retomar el mensaje que es nuestro y a reformar lo que ha sido contaminado de antemano, predicándolo hasta que sea purificado de nuevo por la gracia de Cristo para que pueda ser restaurado para siempre.

El resto del artículo: Herramientas de Engaño 2 – EMPUJE HACIA LOS EXTREMOS en curso de edición.

RichardSipos/10/29/2022

Sábado / Domingo

Sábado / Domingo

Durante el proceso de Reforma, se fundaron varias iglesias después de reconocer que el Sábado era el día santo original que YHWH definió, como se describe en los Diez Mandamientos:

Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Éxodo 20:8

De hecho, no leemos nada como: «asignarás un día de tu elección para santificarlo…» pero bien podemos ver que el sábado (el séptimo día) fue elegido específicamente por Elohim para ser un punto de encuentro, un signo de nuestra Alianza.

Jesús mismo no hizo lo contrario. Sin embargo, a veces mostró una especie de «desobediencia civil» o más bien «desobediencia farisea» al permitirse curar a los enfermos y liberar a los cautivos de sus pecados incluso en los días de reposo. Esto en verdad escandalizó a los líderes religiosos de la época, ya que hacía tiempo que habían olvidado que

el sábado fue hecho para el hombre y no el hombre para el sábado

A partir de entonces, la bendición del sábado se convirtió para ellos en maldición, pues asumieron un terrible yugo psicológico al tener que cuidarse constantemente de no transgredir las restricciones establecidas por sus líderes espirituales.

Porque la ley de la Vida y del Amor prevalece sobre todos los demás decretos.

Más tarde, Jesús también afirma que

El Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo. Lucas 6:5

Eso significa que quien está en Cristo, él mismo está por encima del sábado con Cristo.

Pero de eso no se sigue que tengamos derecho a intercambiar los días

El mismo Pablo nunca dijo tal cosa, aun cuando pidió a los ancianos que no agobiaran a los nuevos discípulos con cuestiones de días y fechas, porque todavía son niños en espíritu y mejor es no molestarles con detalles que conciernen sólo a los que ya están establecidos en la fe y el Espíritu.

Nuestros hermanos menores pueden permitirse algunas cosas que nosotros ya no podemos permitirnos. Mientras lo hagan por pureza de corazón y por ignorancia, eso sigue siendo una ofrenda de aroma agradable a los ojos de Elohim. Dejales hacerlo mientras no caiga en la idolatría. Sin embargo, Pablo no lo añade, pero es claro que tarde o temprano, y como consecuencia del proceso de santificación y maduración espiritual, el Espíritu Santo restaurará también en ellos el orden original. No nos corresponde a nosotros definir los tiempos y la duración de la paciencia que Elohim concede a sus otros hijos.

La Voluntad original de YHWH, sin embargo, es santificar/separar el sábado que es Shabbat y no otro día.

Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo.

Colosenses 2:16-17

Sábado: sombra o realidad de Cristo

Para nosotros, como Levitas en el Santuario Celestial, cada día es Sábado y un Día Santo perpetuo.

Como con todas las otras Fiestas de YHWH, como Levitas viviendo y sirviendo en Cristo, experimentamos todas las Fiestas y Sábados permanentemente en la presencia de Jesús. Para nosotros, en espíritu, cada día es Sábado, Yom Kippur, Pesaj y todas las Fiestas demás. Ya no nos importan las fechas según el calendario, los horarios o las horas, sino la continuidad y el cumplimiento de los Santos Momentos en nuestro corazón. Aprenda más sobre esto: Las fiestas del Señor en Cristo

Sin embargo,

los que no son de Cristo todavía están bajo la ley,

así, estas leyes se aplican a ellos según su orden original. Esa gente sabe que estos Días están designados para que puedan acercarse a YHWH para encontrarse con Él. Para nosotros que vivimos en Él, estos días de fiesta, tiempos y fechas designados son importantes y deben ser observados a este nivel, porque el ministerio externo se vuelve especialmente intenso en estos tiempos específicos del año.

Los corazones de las personas están más abiertos para recibir la Palabra de Elohim a través de nuestros testimonios y ministerios.

Por lo tanto, más que otros días, debemos estar alerta, listos para atacar.

¿Qué tiene de malo el domingo?

Tenga en cuenta que el domingo, el primer día de la semana, Yom Ejad, es un día muy especial y casi tan importante como el sábado. Por qué ? Porque fue en este día que Elohim comenzó Su obra de Creación y porque efectivamente fue el primer día de la semana que nuestro Señor y Salvador resucitó de la Muerte, así comenzó la Nueva Creación de la Humanidad caída.

A pesar de todo esto, ni YHWH ni Cristo ni el Espíritu Santo jamás le revelaron a nadie que debemos pasar del sábado al domingo.

En este caso, ¿Por qué muchos aún consideran el domingo como más importante?

¿Quizás porque los primeros discípulos se reunían los primeros días de la semana, como leemos en el Libro de los Hechos?

  • De hecho, así como también se reunían en cada días de la semana. Además, leemos que aparecían entre sus hermanos judíos tradicionales en las sinagogas en los sábados.

¿O porque también leemos que Pablo recolectó las donaciones el primer día de la semana?

  • Bueno, desde el punto de vista judío, esto es exactamente una prueba de que los primeros discípulos no consideraban santos los domingos, ya que nunca tratamos con dinero ni con ninguna otra cosa material en los días santos.

Al igual que en el caso del nacimiento de Jesús, Elohim nunca le pidió a nadie que celebrara su resurrección en un día particular de la semana en lugar del sábado.

Entonces, ¿es un error celebrar el domingo?

¡Por supuesto que sí! Por qué ?

Porque no entienden y reconocen lo que se acaba de explicar arriba.

En la mayoría de los casos, sus domingos son solo los brotes salvajes que quedan de una raíz católica que aún no ha sido arrancada.

Ni siquiera se dan cuenta de que, sin haber reconsiderado aún la cuestión del descanso semanal, siguen perpetuando la rebelión de Constantino, que pretendía “desjudaizar” la religión estatal recién adoptada. El Imperio Romano en ese momento tuvo que preservar muchas tradiciones, dioses y festivales paganos para que las masas paganas que vivían bajo su dominio no se rebelaran contra el nuevo orden. Así es como el día santo del Dios Sol (Sun-Day / Zon-Tag) reemplazó al Sábado original de Elohim. Lo mismo sucedió en el caso de la Navidad, la Pascua disfrazada así como las muchas fiestas de los llamados santos.

Para concluir, es importante que nosotros, discípulos de cierta edad espiritual en Cristo, recordemos que la obediencia no consiste en hacer que Elohim acepte una distorsión de origen humano o incluso demoníaco para no perturbar los espíritus y mantener la integridad del rebaño. Sino que al contrario

le corresponde al Hombre cumplir con las normas establecidas por YHWH que se hiciste carne en Jesucristo y que se cumplen en nosotros por el Espíritu Santo.

Algunas reflexiones sobre las iglesias que guardan el Shabat

No debemos creer que la vuelta al sábado nos haga mejores cristianos o asegure en sí misma nuestra Salvación. Desafortunadamente, es muy triste ver que la mayoría de las iglesias que guardan el sábado simplemente restauran este Mandamiento con un espíritu de superioridad moral sin comprender realmente su profundo contenido espiritual. Como resultado, sus esfuerzos y sus reformas no solo son en vano, sino que se convierten en enemigos de la restauración del verdadero sábado aún más que la Iglesia Romana sí misma con todos sus falsos domingos y otras fiestas falsificadas.

Muy a menudo, los observadores del domingo son condenados literalmente y la observancia del sábado se reduce a una condición de salvación, incluso cuando el domingo continúa siendo observado por ignorancia. Aunque también creo que continuar rebelándonos contra un tema que el Espíritu Santo ya nos ha iluminado, puede llevar a la pérdida de nuestra salvación. Pero declarar que la observancia de esta ley o cualquier otro mandamiento es una condición necesaria para la salvación de todos, es simplemente una peligrosa herejía.

Mientras tanto, en lugar de estar llenos del Espíritu Santo, estas comunidades idolatran a los fundadores de su propia iglesia, y la falta de liderazgo espiritual de Cristo ha llevado a algunos a regresar al judaísmo rabínico abiertamente anticristo.

Las tendencias sabáticas de hoy también están llevando mucho al judaísmo, o simplemente al unitarismo, cuando muchas de ellas llegan a comenzar a negar la realidad de la Santísima Trinidad.

Menciono estos casos para que veamos que a pesar de que es muy bueno y necesario volver a las raíces judías, pero

si todo esto no sucede en Cristo, bajo la guía del Espíritu Santo por nuestro nuevo nacimiento,

uno puede volver fácilmente bajo la ley de acuerdo con la letra asesina.

Si es para llegar allí, es mejor ni siquiera salir de nuestro Egipto, por muy falsos que sean sus días festivos y domingos.

Sóla verdadera Reforma posible

¿Podemos finalmente aceptar que

toda reforma sólo puede venir del Espíritu Santo.

¿Sólo las cosas que han quedado grabadas en nuestro corazón pueden ser consideradas verdaderas reformas y no todas esas buenas ideas intelectuales y teológicas que pueden salir de la cabeza de los cristianos de tan buena voluntad que sean?

La cuestión de si tenemos el Espíritu Santo o no?

Si es así, ¿nos ha expresado ya su voluntad sobre esta cuestión o sobre cualquier otra?

Si es así, ¿le hemos obedecido?

Si no, tomemos la decisión correcta y dejemos de rebelarnos.

Los que aún no tienen el Espíritu Santo, que pidan a Jesús el reconocimiento de sus pecados, para que se arrepientan, luego pasen por el bautismo de agua y luego por el de Fuego. De lo contrario, seguirás revolcándote en una religiosidad tibia y vacía.

Elijamos, pues, la perfección ofrecida por Cristo, ya que es gratuita y su recompensa es la Vida Eterna.

A partir de ahí, nos corresponde a nosotros decidir en qué medida le damos al Espíritu Santo el poder de realizar en nosotros su obra de santificación según su ritmo y su voluntad. No culpemos a Satanás y espíritus extraños si nos quedamos estancados en algún nivel espiritual, ya que somos los únicos responsables si les damos el poder de detenernos por nuestra falta de fe, voluntad o coraje.

La persecución, por otro lado, vendrá principalmente de adentro y no del mundo exterior.

Aquellos a quienes todavía podemos considerar nuestros hermanos hoy serán nuestros principales perseguidores en la Tribulación mañana.

Seamos, pues, valientes y dejemos que el Espíritu Santo continúe su obra santificadora en nosotros, aunque tarde o temprano provoque divisiones en nuestras comunidades desde que

la Reforma debe continuar hasta que volvamos al modelo de la primera y verdadera Iglesia descrita en el libro de los Hechos.

No nos corresponde a nosotros llevar a cabo esta reforma. Solo tenemos que dejar que el Espíritu Santo haga este trabajo principalmente en nosotros mismos. Lo único que Elohim espera de nosotros es permanecer obedientes en la pureza de nuestro corazón y dar un paso adelante con fe y firmeza tan pronto como Él nos indique que ha llegado el momento.

richard.sipos/z.shlomo/2022/9/11

Esencia de la Ley

Esencia de la Ley

Amarás a Jehová tu Elohim de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Estos dos mandamientos contienen todos los demás. Esto quiere decir que los 10 Mandamientos, 5+5, son la explicación y desarrollo de estos dos Grandes Mandamientos explicando con más detalle: COMO amar a YHWH ya tu Prójimo.

Y todos los demás mandamientos escritos en la Torá (Deuteronomio) son la extensión y las explicaciones más detalladas de los dos y los diez de los que resultan. Cada desarrollo nos ayuda a prever y reaccionar mejor en casos específicos.

Si Jesús es el Verbo que se hizo carne (Jn 1,14), y si Jesús es el Amor mismo, ¿cómo puede alguien decir que la ley ya no es válida hoy?

Pablo tampoco hizo tal declaración, aunque sus palabras a menudo parezcan contradecir esto (no estamos bajo la ley). Pero, ¿en qué contexto pronunció esta frase y quién es capaz de entender esto en espíritu?

El Espíritu de Cristo guarda la Ley. Si Él vive en nosotros, entonces la Ley ya no puede juzgarnos, por lo que realmente no estamos bajo ella.

¿Según qué otras reglas podría el Espíritu Santo guiarnos desde dentro, sino exclusivamente según la regla del Amor, que es la suma de todos los demás mandamientos de la Torá?

Jesús tomó de las manos de los hombres el derecho de ejecutar el juicio que emana de la Ley y lo transfirió a su propia autoridad. Por lo tanto, se aplican incluso las leyes asociadas con la muerte. Pero solo Jesús tiene el derecho de dar muerte a cualquiera. Y dado que el tiempo de la Gracia aún está vigente, su juicio solo se aplica a nivel espiritual por ahora, cuando nuestro viejo hombre sea ejecutado para que podamos convertirnos en nuevas criaturas.

Ver: La peina de muerte (el mandamiento de la vida)

¿Por qué Pablo contradice a Yeshuaj? ¿No estamos bajo la ley? / ¿No desaparecerá un solo ápice o una sola línea de la ley?

Partamos de un principio fundamental que debemos aplicar en todas las circunstancias:

Si vemos una contradicción entre las palabras de Jesús y las de cualquier otro personaje de la Biblia, la norma SIEMPRE es lo que dice Jesús.

Si no entendemos, no nos aferremos a lo que más nos gusta o a lo que los teólogos nos han metido en la cabeza durante siglos. Hasta que seamos lo suficientemente sabios y espiritualmente maduros para entender las palabras de Pablo, que a menudo son muy difíciles de entender, debemos aferrarnos muy firme y exclusivamente a la palabra de Yeshuaj y actuar en consecuencia, porque de esto no puede resultar ningún mal.

Entonces, cuando alcanzamos el nivel de madurez y obediencia suficiente, nos damos cuenta de que en última instancia

Pablo nunca contradijo a Yeshuaj

La gran diferencia entre ellos era que, a contrario del mensaje de Jesús, el mensaje de Pablo estaba dirigido principalmente a personas que ya habían nacido de nuevo y que tenían edades y estados espirituales muy diferentes. Jesús estaba en una situación «más simple» podría decir, ya que todos estaban en el mismo nivel espiritual y nadie había nacido de nuevo y recibido el Espíritu Santo.

Por lo tanto, los mensajes de Pablo hablan de manera diferente a las personas según sus nivel de madurez espiritual y sus antigüedad como discípulos. No le hablamos de la misma manera a un niño de 3 años que a un niño de 13 años, y no les exigimos lo mismo. A los pequeños se les pide menos y a los grandes se les aplican más reglas.

Pablo escribió sus epístolas según una especie de método de enseñanza diferenciado, como cuando un maestro educa a alumnos de diferentes edades y niveles en la misma clase y en paralelo. Cualquiera que sea profesor y haya tenido la oportunidad de trabajar así sabe de lo que hablo. Todo el mundo escucha todo lo que se dice, pero no todo es para todos, al menos no todavía o ya no. Por lo tanto, es necesario aclarar lo que el estudiante debe y no debe/más o aún no debe prestar atención, para no caer en la confusión.

Además, la tergiversación sistemática de las palabras de Pablo, como en el caso de muchos otros pasajes de la Biblia, se debe a que

los creyentes a menudo tienden a sacar uno u otro versículo fuera de contexto para darle un sentido que no tiene nada que ver con su significado original

¿Suavizó Yeshuaj al menos la Ley?

La Ley no sólo es válida, sino que lo es más que nunca.

Jesús no abolió la Ley, sino que por el contrario la elevó a un nivel espiritual superior

En los tiempos del Antiguo Testamento era suficiente abstenerse de hacer cosas que estaban prohibidas, pero desde Jesús, la sola idea de quebrantar una ley se considera pecado. No basta con no acostarse con alguien, ¡incluso hay que evitar imaginarlo!

Sin embargo, la gracia consiste precisamente en que seamos liberados incluso de los pensamientos más ocultos y profundos que intentan tentarnos desde dentro. En efecto, si nacemos de nuevo, es decir, que nos arrepentimos, luego que recibimos el bautismo de agua y luego el de fuego cuando seamos llenos del Espíritu Santo, tenemos la promesa de liberación y limpieza de pensamientos inicuos.

Sin embargo, es imposible lograr el arrepentimiento sin recibir el juicio de la ley:

porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado

Romanos 3:20

¿En qué se diferencian el Antiguo y el Nuevo Testamento?

La diferencia entre las dos Alianzas es el material sobre el que están inscritos los Mandamientos: la piedra en el caso de la primera / el corazón de carne o el Espíritu en la segunda.

La gran diferencia entre el Antiguo y el Nuevo Pacto es que el primero era un pacto grabado en piedra, por lo tanto débil y esencialmente teórico. Mientras que la Nueva Alianza es el cumplimiento de la primera, que era sólo una sombra de ella. La segunda Alianza opera y actúa por medio de Cristo con poder y autoridad y ya no emana del ser humano, sino del Espíritu Santo.

La Nueva Alianza, en cambio, libera al hombre de la carga de guardar la Ley, plantándola directamente en el corazón para que actúe por sí misma y de manera práctica.

¡La ley no ha cambiado ni una jota! Y si no me equivoco, el cielo y la tierra siguen ahí. Mateo 5:18

Vino añejo en odres viejos y vino nuevo en odres nuevos: el vino añejo no era otro que la letra grabada en la piedra, la que mata. El vino nuevo, en cambio, es aquel que es espiritual y está grabado en el corazón, dando vida.

Por otro lado

Cristo es mayor que la Ley. Así que quien está en Él está por encima de la Ley con él

y su juicio no nos alcanza, así que ya no estamos bajo la ley; en efecto. Sin embargo, hasta que el mundo sea destruido, todo sigue funcionando según la Ley.

El antiguo pacto fue para el nuevo lo que Agar fue para Sara, lo que la esclava es para la mujer libre, lo que el monte Sinaí es para Sión y lo que Moisés es para Cristo. Igualmente,

las tablas de piedra eran la prefiguración de estas dos lenguas de fuego

que aparecieron sobre las cabezas de los discípulos en Shavuot (Pentecostés) para penetrar y grabarse definitivamente en sus corazones.

Además, debe notarse que el Nuevo Testamento está mucho más caracterizado por la Ley que el Antiguo Testamento. Los “rabinos” contaron 613 mandamientos en la Torá además de los 10 mandamientos y las 2 leyes del amor. De hecho, calculo que la Torá contiene de 650 a 700 de ellos, porque varias leyes no han sido tomadas en cuenta. Sin embargo,

en el Nuevo Testamento tenemos mas de 1000 mandamientos

Estos «nuevos mandamientos» no son más que la clarificación y repetición de los antiguos, su reformulación, su refinamiento y su última práctica a nivel del espíritu. De hecho, ninguno de ellos es nuevo, sino que están íntimamente relacionados con los antiguos y son sellados por regla sacerdotal según el orden de Melquisedec, cuando la letra cobra vida.

Antiguo Testamento: Esclavitud / Nuevo Testamento: Libertad

La esclavitud es cuando tratas de obedecer la ley para agradar o complacer a alguien, en este caso a Elohim, pero en el fondo de tu corazón, te gustaría hacer algo completamente diferente, incluso completamente opuesto. ¡Qué carga tan increíble! ¡Qué vida llena de remordimientos y problemas de conciencia! ¡Qué enorme gasto de energía constante para poder contenerse de actuar según sus propios instintos! Así es la vida de un Sísifo, un esclavo en las galeras romanas, o nuestros antepasados ​​judíos en Egipto, y cualquiera que crea que puede cumplir la Ley por sí mismo.

Pero cuando llega la libertad, son nuestros corazones los que se renuevan por el Espíritu Santo y según la Ley. Cuando somos libres cumplimos los decretos de YHWH, por medio del Hijo que vive en nosotros, con buen corazón y con toda nuestra alma, sin aspirar a otra cosa ni sin ningún esfuerzo especial de nuestra parte.

¿Qué pasa con las ordenanzas que rigen el Santuario, el sacerdocio y los sacrificios?

Estos decretos también funcionan de la misma manera. excepto hoy

tenemos un solo Sumo Sacerdote, Yeshuaj, y los miembros de Su Cuerpo somos todos Levitas asignados al ministerio de este Templo Celestial.

El Santuario terrenal era la imagen del Celestial, tal como lo recibió Moisés. Por tanto, la ley es la misma, sólo ha cambiado su orden y modo de aplicación. Jesús recuperó el derecho de ejecutar el juicio de manos de los hombres. Sólo él está autorizado para aplicar las penas y esto a nivel del espíritu, mientras esté vigente el tiempo de la Gracia. Pero cuando regrese para juzgar al mundo, la ejecución de los castigos también se hará físicamente en y sobre el mundo visible. Allí destruirá definitivamente y a todos los niveles a los pecadores que no le hayan entregado a la muerte a su antiguo hombre.

El sacrificio se hizo de una vez por todas.

Sin embargo, se necesitan pequeños sacrificios adicionales para que el Cuerpo de Cristo funcione como un Santuario incluso hoy.

Sacrificio es cuando salgo a servir a los demás, sacrifico mi tiempo y mi energía. Además, a menudo soy yo quien siembra, pero no soy yo quien cosecho. Esto también es sacrificio. Sacrificio es también cuando entrego cosas, dando así la grasa de los animales que ofrezco en holocausto sobre el altar en lugar de consumirlos yo mismo. Sacrificio es también ayuno, cuando me retiro a orar, cuando crío a mis hijos en el nombre del Señor, cuando pongo mi voluntad sobre el altar para que se haga la Suya y cuando voy a visitar a las viudas, a los huérfanos, a los los enfermos, a los pobres y a los presos.

Los antiguos decretos eran sólo sombras y promesas de estos sacrificios espirituales y perfectos del corazón.

Porque, en efecto, entonces fueron administrados y ejecutados por hombres. Hoy, sin embargo, es directamente Cristo quien las hace obrar.

Pero también funciona en la dirección opuesta. Porque no sólo hay leyes de prohibición, sino también leyes de “goce”. El levita a veces se beneficia de las grasas y las cosas buenas, y tiene derecho a comerlas como le plazca. El trabajador merece su salario y nunca debe avergonzarse de aceptar limosna en cualquier forma y disfrutar de tales bendiciones. Basta no caer en los excesos y en el amor del dinero y de los bienes materiales y sobre todo no aceptar nada de personas que evidentemente nos quieren comprar.

El velo: y no solo sobre los ojos judíos

Así como en el caso de los judíos tradicionales cuyo falso Talmud y otras infecciones babilónicas les impidieron reconocer la Palabra que se hizo carne y apareció en Yeshuaj, el mismo velo viene a nublar la vista de gran parte del cristianismo. Es este velo el que les impide reconocer los Mandamientos en Jesús. Aunque lo acepten como el Mesías, se niegan a ver en él el cumplimiento de lo que los judíos recibieron a través de Moisés. En ambos casos, Satanás se aseguró de que el velo se colocara entre la Ley y Yeshuaj.

Por el lado de los guardianes de la Ley, estos no los reconocemos en Yeshuaj. Y del lado de los seguidores de Jesús, siguen negándose a reconocer la Ley en Él.

Así que no tengamos miedo de la Ley, porque es nuestra mejor amiga. Es una herramienta que nuestro Señor usa en nosotros para que no volvamos a caer en el pecado después de haber sido librados de él. Al negar la ley, obstruimos la obra del Espíritu Santo, y podemos llegar a entristecerlo.

Los mandamientos son como señales que nos ayudan a mantener el rumbo y el camino angosto que conduce a la salvación. Las señales de tráfico no son la meta ni el destino. Y quien los considera como tales, acaba chocando con ellos y muriendo.

Cristo es la meta y cualquiera va a él recibirá la vida eterna.

La Ley es nuestro pedagogo para que podamos conocer cada vez más a Cristo y acercarnos a Él.

A medida que leemos los mandamientos del Antiguo Testamento, gradualmente nos damos cuenta de lo que significan para nosotros en las condiciones actuales. Qué simbolizan el burro, la vaca y otros conceptos relacionados con la agricultura. Incluso a un ciudadano contemporáneo, se le revelará lo que esto significa para él hoy. Podrá darse cuenta de que tal o cual ley ya se realizó en su vida y en una situación dada sin haberla conocido de antemano y sin haber tenido que pensar para actuar según ella. Lo habrá respetado no por miedo, sino instintivamente y por Amor a Elohim o al prójimo, porque estaba grabado en su corazón.

Conocer la ley después de nacer de nuevo fortalece nuestra fe de que Cristo realmente vive en nosotros y da testimonio de la presencia del Espíritu Santo en nuestros corazones.

La ley verdaderamente se convierte en maldición cuando la tomamos en nuestras manos y la obedecemos para ganar alguna recompensa y/o cuando la usamos para juzgar a otros sin el Espíritu Santo y el Amor. Tales acciones son señales de que algo anda mal con nuestro Pacto en Cristo. En tales casos, dite a ti mismo que pensabas que habías nacido de nuevo, pero tal vez tú o alguien te engañó. Examínate y pide bautismo de agua y/o de fuego, solo tú y Elohim saben lo que te falta y dónde estás. Pero si sufres de estos síntomas, todavía estás en el nivel de religiosidad y santurronería. Es para no caer en este error que otros, en cambio, eligen el otro extremo y comienzan a negar la Ley. En tal caso, también te haces transgresor de la ley, y no te das cuenta de que estás rechazando la esencia misma de Cristo.

Que sólo aquel que los tiene grabados en su corazón hable de los Mandamientos y se atreva a enseñarlos.

En nuestro camino de discipulado, nuestra santificación se realiza por el hecho de que los mandamientos son sucesivamente restaurados y reactivados en nuestra mente.

Así que no nos interpongamos en el camino de la obra que el Espíritu Santo desea realizar en nosotros.

Ver también: Shavuot – Pentecostés

richard.sipos/z.shlomo/2022/09/07

¿Cómo perdonar?

¿Cómo perdonar?

page3image1626736

Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete. Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos. A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda. Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda. Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes. Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda. Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado. Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas. (Mateo 18:21-35)

Pues debemos perdonar 70 veces, es decir: siempre.
Entonces generalmente hacemos la pregunta siguiente: «¿pero cuándo y cómo perdonar si la persona que nos ofendió ni siquiera pide perdón, aún se da cuenta de que hizo algo mal?» Así es como estamos solemos evadir el comando que acabamos de leer para aliviar nuestra conciencia.

¿Cuándo y cómo perdonar?

Aquí está la respuesta: ¡Inmediatamente, sin ninguna expectativa y sin esperar que el otro venga con remordimientos y pida perdón!
Porque así es como nosotros también recibimos el perdón de Yeshua HaMashiaj.

La segunda parte de la Palabra describe cómo tratamos a los demás en espíritu, ya sean creyentes o no. Después de recibir el verdadero perdón del único Señor, pensamos que somos señores, pero generalmente omitemos perdonar a nuestro prójimo. Cuando algo malo nos sucede, olvidamos que en lugar de maldecir al otro, debemos bendecir incluso al lo de que proviene el mal, como hemos recibido la ordenanza:

Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian. (Lucas 6:27-28)

zeev shlomo

2017.11.25

VERSIÓN VIDEO

Pin It on Pinterest